Uru­guay. El terror de la dic­ta­du­ra plas­ma­da en un mapa interactivo

Por Juan Manuel Boc­cac­ci. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de diciem­bre de 2020.

La bús­que­da de Memo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia en Uru­guay encuen­tra en este sitio web una de sus trin­che­ras. Un recur­so didác­ti­co cons­trui­do a base de mili­tan­cia con infor­ma­ción sobre víc­ti­mas, repre­so­res, cau­sas judi­cia­les y mucho más.

En Uru­guay el cas­ti­go a los repre­so­res que vio­la­ron Dere­chos Huma­nos duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra sigue sien­do un pro­ce­so len­to y par­cial. Sin embar­go la bús­que­da de Memo­ria y Ver­dad fue crean­do sus pro­pios carri­les a fuer­za de mili­tan­cia. Uno de ellos se plas­mó en la pági­na web Sitios de Memo­ria Uru­guay. Allí se pue­de encon­trar un mapa inter­ac­ti­vo del país pla­ga­do de infor­ma­ción sobre cada lugar don­de dejó su mar­ca el terro­ris­mo de Esta­do. “El obje­ti­vo del pro­yec­to es iden­ti­fi­car, visi­bi­li­zar, conec­tar y dis­po­ni­bi­li­zar la infor­ma­ción sobre los luga­res des­de don­de se orga­ni­za­ron y come­tie­ron deli­tos de lesa huma­ni­dad”, infor­ma la web cha­rrúa. Detrás de esas pala­bras hay un tra­ba­jo titá­ni­co que gene­ró una herra­mien­ta fun­da­men­tal para cons­truir memo­ria y dar­le espa­cio a un dolor que sigue vivo.

Terri­to­rio minado

En un pri­mer momen­to fue­ron alfi­le­res sobre un mapa de papel. Ese fue el ger­men de Sitios de Memo­ria Uru­guay según narran a Página/​12 los crea­do­res de la web. Era el año 2018, duran­te el gobierno del recien­te­men­te falle­ci­do Taba­ré Váz­quez. El Con­gre­so uru­gua­yo había san­cio­na­do una ley que habi­li­tó la crea­ción de espa­cios de la memo­ria en el país. “En ese momen­to empe­za­mos a pen­sar una web que con­cre­ta­ra la posi­bi­li­dad de un mapeo y una geo­rre­fe­ren­cia­ción, incor­po­ran­do infor­ma­ción sig­ni­fi­ca­ti­va sobre las luchas por Memo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia”, indi­có la inves­ti­ga­do­ra Maria­na Ris­so. Una vez tra­za­do el plan, había que reu­nir los mate­ria­les. “Exis­tían muchas fuen­tes dis­per­sas que habían sis­te­ma­ti­za­do cada una por su par­te la infor­ma­ción sobre cár­ce­les de pre­sos y pre­sas polí­ti­cos, cen­tros de deten­ción clan­des­ti­nos, una de ellas, muy impor­tan­te, lle­va­da a cabo por la cen­tral sin­di­cal Pit-Cnt. Lo que hici­mos fue incor­po­rar todas esas fuen­tes en un sitio inter­ac­ti­vo”, comen­tó Rodri­go Bar­ba­jo, cabe­za infor­má­ti­ca del pro­yec­to. La pági­na vio la luz por pri­me­ra vez el pri­me­ro de octu­bre del año pasado.

Los alfi­le­res se digi­ta­li­za­ron y aho­ra apa­re­cen como pun­tos de colo­res en un mapa vir­tual. «Una per­so­na pue­de bus­car su barrio y des­cu­brir que a pocas cua­dras de su casa exis­tió un Cen­tro Clan­des­tino de Deten­ción y Tor­tu­ra. Noso­tros loca­li­za­mos más de 140 en el mapa, cuan­do sólo unos 40 están iden­ti­fi­ca­dos en su lugar físi­co», con­tó María Euge­nia Sote­lo, otra de las res­pon­sa­bles del pro­yec­to. Ade­más se pue­de acce­der a la ficha com­ple­ta de los 176 uru­gua­yos que per­ma­ne­cen des­apa­re­ci­dos, así como los 192 que fue­ron ase­si­na­dos por la vio­len­cia esta­tal en Uru­guay, Argen­ti­na y otros paí­ses de la región. “La mayo­ría de las per­so­nas dete­ni­das-des­apa­re­ci­das de nacio­na­li­dad uru­gua­ya se die­ron en el mar­co del Plan Cón­dor y des­apa­re­cie­ron en Argen­ti­na”, seña­ló Ris­so. En bre­ve el sitio publi­ca­rá un apar­ta­do espe­cial para las víc­ti­mas del accio­nar repre­si­vo coor­di­na­do por las dic­ta­du­ras del continente.

Otra carac­te­rís­ti­ca del terro­ris­mo de esta­do uru­gua­yo es que muchas de sus víc­ti­mas tuvie­ron que atra­ve­sar perío­dos de pri­sión y tor­tu­ras pro­lon­ga­dos. “Esto lle­vo a que Amnis­tía Inter­na­cio­nal infor­ma­ra en 1978 que Uru­guay era el país con más pre­sos polí­ti­cos por habi­tan­te. Y es que aquí hubo per­so­nas que han esta­do 12 o 14 años dete­ni­das”, infor­mó Sote­lo. Uno de ellos fue el expre­si­den­te José «Pepe» Muji­ca, que jun­to a otros diri­gen­tes del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal-Tupa­ma­ros sufrió, ade­más de la reclu­sión, tor­men­tos físi­cos y psi­co­ló­gi­cos duran­te 13 años.

Barre­ras hacia la Verdad

Reco­pi­lar la infor­ma­ción de fuen­tes tan diver­sas era y es el gran desa­fío. Se tra­ta de infor­ma­ción que en la mayo­ría de los casos no está sis­te­ma­ti­za­da. Uru­guay enfren­tó múl­ti­ples barre­ras para empe­zar a cono­cer la ver­dad sobre los deli­tos come­ti­dos por la dic­ta­du­ra enca­be­za­da por Juan María Bor­da­berry en 1973, así como sobre el accio­nar ile­gal del Esta­do duran­te el perío­do pre­vio al gol­pe. “Las tra­bas judi­cia­les han sido sis­te­má­ti­cas y per­sis­ten­tes, sos­te­ni­das a lo lar­go de todos los gobier­nos, más fuer­te­men­te en el perío­do pre­vio a la lle­ga­da del Fren­te Amplio al poder”, seña­ló Ris­so. Tras la vuel­ta a la demo­cra­cia en 1985, los mili­ta­res uru­gua­yos logra­ron su amnis­tía con la Ley de Cadu­ci­dad de la Pre­ten­sión Puni­ti­va del Esta­do, san­cio­na­da en 1986 bajo ame­na­za de un nue­vo alza­mien­to mili­tar. “Es una ley sinies­tra por­que ade­más obli­ga­ba el Poder Judi­cial a pre­gun­tar­le al Poder Eje­cu­ti­vo si podía juz­gar deter­mi­na­do cri­men de lesa huma­ni­dad”, sos­tie­ne la inves­ti­ga­do­ra. Hubo dos ple­bis­ci­tos en Uru­guay que inten­ta­ron ter­mi­nar con esta ley. El de 1989 alcan­zó el 42,4 por cien­to de los votos, y el de 2009 el 47,7 por cien­to. Es decir que nin­guno pudo supe­rar la barre­ra del 50 por cien­to para anularla.

Sin embar­go, en 2005, duran­te la pri­me­ra pre­si­den­cia de Váz­quez, se dió un pri­mer paso para ini­ciar los jui­cios con­tra los mili­ta­res. “El pre­si­den­te per­mi­tió que se inves­ti­guen las des­apa­ri­cio­nes for­za­das. Lue­go en 2011 se san­cio­na­ron unas leyes inter­pre­ta­das de la ‘ley de Cadu­ci­dad’ que en la prác­ti­ca ter­mi­nan dero­gán­do­la”, infor­ma Ris­so. Des­de 2011 comen­zó un abru­ma­dor ingre­so y reac­ti­va­ción de cau­sas por tor­tu­ra y pri­sión pro­lon­ga­da. Has­ta la fecha hubo 281 cau­sas en Uru­guay y fue­ron pro­ce­sa­do y/​o con­de­na­dos 46 repre­so­res. De ellos 32 for­ma­ban par­te de las Fuer­zas Arma­das. En tan­to que solo dos miem­bros del gobierno civil de la dic­ta­du­ra reci­bie­ron con­de­na. Uno de ellos fue Bor­da­berry al que le dic­ta­ron 30 años de pri­sión. Estu­vo dete­ni­do des­de 2006 has­ta su muer­te en 2011. El lis­ta­do com­ple­to de las cau­sas está dis­po­ni­ble en en la pági­na web.

En los últi­mos años en Uru­guay empe­zó a tomar mayor visi­bi­li­dad una retó­ri­ca mili­ta­ris­ta. Gui­do Man­ni­ni Ríos, exco­man­dan­te en jefe del ejér­ci­to apa­re­ce a la cabe­za de este movi­mien­to que nie­ga las atro­ci­da­des come­ti­das duran­te la dic­ta­du­ra. Su par­ti­do Cabil­do Abier­to con­for­ma la Coa­li­ción Mul­ti­co­lor que lle­vó a la pre­si­den­cia a Luis Laca­lle Pou en 2019. “Es algo que si bien siem­pre estu­vo, aho­ra tie­ne una repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria muy fuer­te, y en el Poder Eje­cu­ti­vo. El horror sis­te­má­ti­ca­men­te inten­ta ser nega­do, como una for­ma de que sus per­pre­tra­do­res pue­dan seguir tenien­do acu­mu­la­ción polí­ti­co-social”, sos­tu­vo Risso.

Peque­ños gran­des homenajes

“El otro día nos lle­gó un mail de una chi­qui­li­na que tenía que hacer un tra­ba­jo prác­ti­co sobre la dic­ta­du­ra. Nos con­tac­tó para tener infor­ma­ción y ter­mi­na­mos dán­do­le una mini char­la sobre lo que fue todo eso. La ver­dad es que no tenía mucha idea de lo que había pasa­do”, dijo Sote­lo. Los crea­do­res del sitio seña­lan la nece­si­dad de que el tema ingre­se en los pla­nes de estu­dio. “Lo que tie­ne de bueno la memo­ria es que uno nun­ca le pone el sello y la fija para siem­pre. La memo­ria impli­ca que recor­dar sea un apro­piar­se de los suce­sos para inter­pre­tar el pre­sen­te y para saber don­de uno quie­re ir. Y a don­de no quie­re ir”, sos­tu­vo Risso.

Si la memo­ria tie­ne múl­ti­ples deri­vas, la repa­ra­ción tal vez sea una de las más impor­tan­tes. En este sen­ti­do, el sitio web suma su grano de are­na. “Hace muy poqui­to la sobri­na de un dete­ni­do-des­apa­re­ci­do uru­gua­yo, Omar Cubas, nos hizo lle­gar una foto muy pre­cio­sa de él. Has­ta aho­ra la úni­ca ima­gen que tenía­mos de Omar era de cuan­do tenía 12 años. La fami­lia no tenía otra y usa­ban esa para la Mar­cha del Silen­cio de cada 20 de mayo. Aho­ra encon­tra­ron esta foto de una fecha cer­ca­na a su des­apa­ri­ción y nos las man­da­ron por mail. Noso­tros la edi­ta­mos y la subimos al sitio. Son cosas así, ínti­mas, peque­ños home­na­jes”, narró Ris­so. El sitio ter­mi­na cons­tru­yén­do­se a sí mis­mo como un espa­cio para la memo­ria. Una trin­che­ra vir­tual para seguir exi­gien­do Justicia.



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *