Nues­tra­mé­ri­ca. Hacia un año decisivo

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 diciem­bre 2020.-

Un resu­men del pro­gra­ma radio­fó­ni­co Brec­ce (www​.sprea​ker​.com).

En entre­vis­ta exclu­si­va para Bra­sil de Fac­to, el coor­di­na­dor del Movi­mien­to Sin Tie­rra, el eco­no­mis­ta João Pedro Ste­di­le, argu­men­tó que 2021 será el año de la vacu­na uni­ver­sal, la lucha social y el cam­bio en Amé­ri­ca Lati­na. Nue­vas rela­cio­nes de poder, dijo, sur­gi­rán con las pro­ba­bles vic­to­rias elec­to­ra­les de la izquier­da en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de febre­ro en Ecua­dor, lue­go en abril en Perú y, nue­va­men­te en abril, en las regio­na­les y muni­ci­pa­les en Chi­le, cuan­do tam­bién se rea­li­za­rán las elec­cio­nes des repre­sen­tan­tes de la Asam­blea Nacio­nal Constituyente.

Un pun­to de infle­xión que, según Ste­di­le, ais­la­rá al gobierno de extre­ma dere­cha de Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil, resal­tan­do más las fallas pro­vo­ca­das por su ges­tión y aumen­tan­do las posi­bi­li­da­des de vic­to­ria de la alter­na­ti­va. «Cuan­do ten­ga­mos acce­so a la vacu­na – dijo Ste­di­le – se abri­rán nue­vos espa­cios para las luchas de masas». Según un estu­dio recien­te del Ins­ti­tu­to de Esta­dís­ti­ca, la pobre­za extre­ma en Bra­sil afec­ta­rá entre el 10 y el 15% de la pobla­ción, el doble en com­pa­ra­ción con 2019. En 2021, los muy pobres serán 13,7 millones.

Situa­ción simi­lar a la exis­ten­te en otras par­tes del con­ti­nen­te, don­de se han apli­ca­do rece­tas neo­li­be­ra­les, a pesar del fra­ca­so de los gobier­nos en el car­go y la cri­sis abier­ta de las «demo­cra­cias» que miran a Washington.

Un ejem­plo sobre todo, Colom­bia, un país subor­di­na­do a los Esta­dos Uni­dos y ele­gi­do por todos sus pla­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción en el con­ti­nen­te. Un país en el que los espa­cios de via­bi­li­dad polí­ti­ca de la opo­si­ción están blo­quea­dos des­de 1948, cuan­do fue ase­si­na­do el líder libe­ral Elié­cer Gai­tán. Un país de masa­cres, dere­chos vio­la­dos y acuer­dos des­aten­di­dos, como fue el caso de los acuer­dos de paz entre el gobierno y la gue­rri­lla, ente­rra­dos tan­to en cár­ce­les don­de los pre­sos polí­ti­cos están ais­la­dos y repri­mi­dos, como en cemen­te­rios, don­de exgue­rri­lle­ros que han acep­ta­dos esos acuer­dos ter­mi­nan casi a dia­rio así como muchos líde­res sociales.

Otro ejem­plo de invo­lu­ción auto­ri­ta­ria, corrup­ción y des­igual­dad es Perú, un país que, como Ita­lia y Colom­bia, per­pe­túa una ven­gan­za infi­ni­ta con­tra los pre­sos polí­ti­cos de Sen­de­ro Lumi­no­so. La últi­ma ron­da de repre­sión impli­có la deten­ción de más de 70 inte­gran­tes del movi­mien­to Mova­def, con la fal­sa acu­sa­ción de «terro­ris­mo», a pesar de que no pue­den ser acu­sa­dos de nin­gún hecho con­cre­to, sal­vo el de ser con­si­de­ra­dos “el bra­zo legal de Sen­de­ro Luminoso».

Abo­ga­dos, fami­lia­res, artis­tas fue­ron dete­ni­dos para evi­tar que el tema del balan­ce del Siglo XX y de la memo­ria his­tó­ri­ca se reu­nie­ra con las mani­fes­ta­cio­nes y huel­gas ‑la más recien­te la de los mine­ros- que se están lle­van­do a cabo en el país para pedir una Asam­blea Nacio­nal Constituyente.

Recor­da­mos que Perú es la sede del nefas­to Gru­po de Lima, una alian­za inter­na­cio­nal reac­cio­na­ria naci­da en 2019, abier­ta­men­te para con­tra­rres­tar la expan­sión del cha­vis­mo en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, vacian­do des­de aden­tro Una­sur, la Unión de Nacio­nes del Sur. El gru­po de Lima está inte­gra­do por Argen­ti­na, Bra­sil, Cana­dá, Chi­le, Colom­bia, Cos­ta Rica, Gua­te­ma­la, Guya­na, Hon­du­ras, Pana­má, Para­guay, Perú y San­ta Lucía.

Con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na en Vene­zue­la, actuó y pre­ten­de seguir actuan­do de mane­ra con­cer­ta­da con el lla­ma­do Gru­po de Con­tac­to de la Unión Euro­pea, cuyos intere­ses son man­te­ner, qui­zás de otras for­mas, la far­sa de la auto­pro­cla­ma­ción de Juan Guai­dó como pre­sun­to «pre­si­den­te inte­ri­no de Vene­zue­la». ¿Por­que? Por­que en las ban­cas euro­peas y nor­te­ame­ri­ca­nas están el dine­ro y el oro del pue­blo vene­zo­lano que de esta mane­ra se podrían seguir roban­do impu­ne­men­te a tra­vés del auto­pro­cla­ma­do títe­re de Washington.

El Gru­po de Lima inclu­ye otros paí­ses en los que la orga­ni­za­ción de cla­se es fuer­te, como Hon­du­ras, y como Para­guay y Gua­te­ma­la, don­de se está cons­tru­yen­do un blo­que social alter­na­ti­vo. Paí­ses don­de la lucha de cla­ses sigue pagan­do un alto pre­cio, ya que poco ha cam­bia­do en la estruc­tu­ra repre­si­va des­de los tiem­pos de las fero­ces dic­ta­du­ras del siglo pasa­do a suel­do de Washington.

De hecho, fue recién en 2019 que se cum­plió una de las sen­ten­cias con­tra los crí­me­nes come­ti­dos en Para­guay en el mar­co del Plan Cón­dor, la estruc­tu­ra crea­da por la CIA con la que los dic­ta­do­res del Cono Sur inter­cam­bia­ban favo­res, matan­do opo­si­to­res don­de­quie­ra que estu­vie­ran, y hacién­do­los des­apa­re­cer. Para­guay estu­vo bajo las garras de la dic­ta­du­ra de mayor dura­ción en toda la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na, la de Alfre­do Stroess­ner, quien ensan­gren­tó al país duran­te 35 años, de 1954 a 1989.

Hoy, Para­guay es uno de los paí­ses con mayor índi­ce de des­igual­dad de Amé­ri­ca del Sur. El 24% de la pobla­ción (más de 335.000 per­so­nas) vive en extre­ma pobre­za, mien­tras que los super­ri­cos ganan has­ta 22 veces más que los pobres.

Para­guay tam­bién tie­ne un sis­te­ma blo­quea­do por una apa­rien­cia de demo­cra­cia que no per­mi­te una alter­na­ti­va de izquier­da, como se vio con el gol­pe ins­ti­tu­cio­nal con­tra Fer­nan­do Lugo, el obis­po de los pobres, que había gana­do las elec­cio­nes en 2008.

Un gol­pe ins­ti­tu­cio­nal simi­lar al que, al año siguien­te, des­ban­ca­rá al pre­si­den­te pro­gre­sis­ta Manuel Zela­ya en Hon­du­ras. A Zela­ya le hubie­ra gus­ta­do rea­li­zar un refe­rén­dum para pedir el ingre­so a la Alian­za Boli­va­ria­na para los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca (Alba), crea­da por Cuba y Vene­zue­la. Jun­to al Gru­po de Lima, Para­guay par­ti­ci­pó en la fun­da­ción de otra alian­za reac­cio­na­ria, tam­bién en 2019, Pro­sur, con la que inten­ta­ron cerrar defi­ni­ti­va­men­te el camino al Mer­co­sur, del que Para­guay fue fun­da­dor en 1991, y del cual Vene­zue­la se vio expulsada.

La gue­rri­lla comu­nis­ta del Ejér­ci­to Popu­lar de Para­guay con­ti­núa ope­ran­do, con muchos pre­sos polí­ti­cos, muje­res y hom­bres, seve­ra­men­te repri­mi­dos, en pri­sión. En estos días ha lle­ga­do un lla­ma­mien­to del gre­mio de abo­ga­dos argen­ti­nos, apo­ya­do y com­par­ti­do por movi­mien­tos popu­la­res en Amé­ri­ca Lati­na y tam­bién en Europa.

Denun­cia la des­apa­ri­ción de una niña de 14 años, hija de dos pre­sos polí­ti­cos, que vivía en Argen­ti­na con su tía Lau­ra Villal­ba, her­ma­na de Car­men Villal­ba, pre­sa polí­ti­ca duran­te 17 años. Des­de Argen­ti­na, país fron­te­ri­zo con Para­guay, Lau­ra se había tras­la­da­do a visi­tar a sus fami­lia­res en pri­sión, acom­pa­ña­da de su hija María Car­men y su sobri­na Lilian, ambas de 11 años, ambas argen­ti­nas, que que­rían cono­cer a sus padres, líde­res cam­pe­si­nos, presos.

Las niñas fue­ron agre­di­das, tor­tu­ra­das y ase­si­na­das en un simu­la­cro de con­flic­to con la gue­rri­lla, que nun­ca ocu­rrió. Lau­ra, ya gra­ve­men­te afec­ta­da por el ase­si­na­to de una hija y una sobri­na, que­dó atra­pa­da en Para­guay jun­to a su otra sobri­na de 14 años, lla­ma­da Lichi­ta, que nació en la clan­des­ti­ni­dad. Ambas fue­ron per­se­gui­das por el ejér­ci­to. La estra­te­gia del gobierno, denun­cian los movi­mien­tos inter­na­cio­na­lis­tas en sus comu­ni­ca­dos, es cla­ra: a par­tir de infor­ma­ción de inte­li­gen­cia mili­tar, con el apo­yo de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, israe­lí y colom­bia­na, el gobierno de Para­guay cono­ció que el verano pasa­do varios hijos de pre­sos que viven en Argen­ti­na cru­za­ron la fron­te­ra para ver a sus padres, tan­to los que luchan en la mon­ta­ña como los que están en la cárcel.

Una ten­ta­do­ra opor­tu­ni­dad para chan­ta­jear a la gue­rri­lla y gol­pear don­de más due­le, es decir, des­qui­tar­se con sus hijos y fami­lia­res. Hace casi un mes, un pobla­dor vio a un gru­po de sol­da­dos de las fuer­zas espe­cia­les, acom­pa­ña­dos por algu­nos civi­les, lle­ván­do­se a Lichi­ta. El 23 de diciem­bre tam­bién fue cap­tu­ra­da Lau­ra Villal­ba, pero reapa­re­ció con vida en pri­sión, acu­sa­da de ser un «ele­men­to logís­ti­co» fun­da­men­tal para la gue­rri­lla, a pesar de haber vivi­do en Argen­ti­na más de 10 años.

Lichi­ta, en cam­bio, se con­fi­gu­ra como un caso más de des­apa­ri­ción for­za­da. Ya otro hijo de los pre­sos polí­ti­cos Alci­des Ovie­do y Car­men Villal­ba fue ase­si­na­do cuan­do tenía 14 años. “Como en Argen­ti­na en la déca­da de 1970 – denun­cian los abo­ga­dos – los Esta­dos, sean civi­les o mili­ta­res, recu­rren a la tác­ti­ca de enjui­ciar y ase­si­nar a fami­lia­res, como hicie­ron con las dos niñas de 11 años”. Por tan­to, los abo­ga­dos se diri­gen a las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na y tam­bién a las de la Igle­sia cató­li­ca, para que pue­dan pro­nun­ciar y apo­yar las denun­cias ante orga­nis­mos internacionales.

Inclu­so en Gua­te­ma­la, un país que aún lle­va las hue­llas de los 36 años de gue­rra civil vivi­da en el últi­mo siglo, la lucha de cla­ses se hace sen­tir. Miles de per­so­nas lle­van sema­nas pro­tes­tan­do para pedir la renun­cia del pre­si­den­te en ejer­ci­cio, Ale­jan­dro Giam­mat­tei, y de los más de 115 dipu­tados alia­dos del gobierno. Y la repre­sión es fuer­te. Muchas orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, espe­cial­men­te las indí­ge­nas, están con­vo­can­do a una Asam­blea Nacio­nal Constituyente.

Repre­sen­tan­tes de las comu­ni­da­des indí­ge­nas de diez paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos se reu­nie­ron duran­te dos días en Cocha­bam­ba, Boli­via, para lan­zar una serie de pro­pues­tas, entre ellas la de una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, que pon­ga sus dere­chos en el cen­tro. La ini­cia­ti­va, deno­mi­na­da «Encuen­tro de pue­blos y orga­ni­za­cio­nes Abya Yala hacia la cons­truc­ción de una Amé­ri­ca mul­ti­na­cio­nal», fue con­vo­ca­da por el ex pre­si­den­te boli­viano Evo Mora­les, y con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des de las comu­ni­da­des indí­ge­nas de Ecua­dor, Argen­ti­na, Méxi­co, Vene­zue­la, Bra­sil, Perú, Pana­má, Gua­te­ma­la, Chi­le y Bolivia.

En su dis­cur­so intro­duc­to­rio, Mora­les ape­ló a la uni­dad de las orga­ni­za­cio­nes socia­les y pue­blos indí­ge­nas de Amé­ri­ca Lati­na fren­te a los impor­tan­tes desa­fíos que se enfren­ta­rán en el sub­con­ti­nen­te. El res­pon­sa­ble de la cri­sis actual – dijo Mora­les – es “el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Un sis­te­ma que atra­pa y con­de­na a millo­nes de per­so­nas al ham­bre”. Lue­go, el ex pre­si­den­te boli­viano citó un estu­dio de Cre­dit Suis­se, según el cual «42 millo­na­rios del pla­ne­ta tie­nen la mis­ma rique­za que 3.700 millo­nes de ciudadanos».

Al fina­li­zar el encuen­tro, se apro­bó un docu­men­to en el que se pro­po­ne exten­der el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal mul­ti­na­cio­nal vigen­te en Boli­via a todas las nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas, y devol­ver espa­cio a la medi­ci­na tra­di­cio­nal y los meca­nis­mos de pro­duc­ción ances­tra­les tam­bién en mate­ria de ali­men­ta­ción y ganadería. 

Los par­ti­ci­pan­tes deci­die­ron enton­ces relan­zar los meca­nis­mos de inte­gra­ción regio­nal como Celac, Una­sur y Alba, y crear un nue­vo orga­nis­mo, Runa­sur, espe­cí­fi­ca­men­te para esti­mu­lar la agre­ga­ción de los pue­blos ori­gi­na­rios latinoamericanos.

La nue­va admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se enca­be­za­da por Joe Biden ten­drá que lidiar con esta situa­ción. Al leer el últi­mo libro de Barack Oba­ma, se entien­de que, en el cen­tro esta­rá prin­ci­pal­men­te la polí­ti­ca de «divi­de y ven­ce­rás» hacia Vene­zue­la y Cuba. Nues­tro obje­ti­vo, escri­bió Oba­ma, es el mis­mo que el de los repu­bli­ca­nos, solo que inten­ta­mos con­se­guir­lo con un méto­do dife­ren­te. Y así expli­có el acer­ca­mien­to a Cuba: de esta mane­ra – dijo – hemos des­ac­ti­va­do un argu­men­to uti­li­za­do por el gobierno cubano duran­te todos estos años: el de con­si­de­rar­nos un enemigo.

La estra­te­gia del «gol­pe sua­ve», emplea­da duran­te sus man­da­tos para derro­car gobier­nos no subor­di­na­dos, ya ha reapa­re­ci­do en Cuba, a tra­vés de las mani­fes­ta­cio­nes de artis­tas pro occi­den­ta­les. Con res­pec­to a Vene­zue­la, la estra­te­gia de chan­ta­je de la Unión Euro­pea será uti­li­za­da como car­te­ris­ta, otro fac­tor para divi­dir al gobierno cubano del boli­va­riano. Con­tra Nica­ra­gua, cul­pa­ble de haber que­ri­do apo­yar­se en los chi­nos en la cons­truc­ción del Canal, segui­rán con la asfi­xia uti­li­zan­do a los paí­ses veci­nos como pun­ta de lan­za, en pri­mer lugar Cos­ta Rica.

Con res­pec­to a Cen­troa­mé­ri­ca, habrá, como siem­pre, espe­cial aten­ción, qui­zás tra­tan­do de reac­ti­var una ver­sión de la Alian­za para la Pros­pe­ri­dad lan­za­da por Oba­ma en temas como inmi­gra­ción, corrup­ción, cri­men orga­ni­za­do y drogas.

Ita­lia, den­tro de la Unión Euro­pea, ya está tra­tan­do de hacer su par­te expor­tan­do su mode­lo de «law­fa­re» y «huma­ni­ta­ris­mo» militarizado.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *