Tri­ni­dad y Toba­go. Miran­do al sur

Por Ángel Gue­rra Cabre­ra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de diciem­bre de 2020.

Tri­ni­dad y Toba­go anun­ció el 18 de diciem­bre que no par­ti­ci­pa­rá en nin­gu­na vota­ción de la OEA has­ta que se rein­cor­po­re al repre­sen­tan­te del pre­si­den­te de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, y se des­ti­tu­ya al dele­ga­do del líder opo­si­tor Juan Guaidó.

Mirar al Sur con­si­de­ra más impor­tan­te la noti­cia, dado que el pri­mer minis­tro tri­ni­ta­rio Keith Row­ley, quien en el pasa­do ha pedi­do la des­ti­tu­ción de Luis Alma­gro como secre­ta­rio de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), asu­mi­rá en enero la pre­si­den­cia del Cari­com, orga­ni­za­ción que agru­pa a 15 Esta­dos del Caribe.

Asis­ti­mos a las reunio­nes, pero no vota­mos sobre nin­gu­na reso­lu­ción ni apo­ya­mos nin­gu­na reso­lu­ción has­ta que las per­so­nas que están sen­ta­das allí repre­sen­tan­do a los paí­ses sean las ade­cua­das, dijo Row­ley. Sus decla­ra­cio­nes tie­nen lugar en medio de la cri­sis por la muer­te de al menos 28 vene­zo­la­nos en un nau­fra­gio cuan­do tra­ta­ban de lle­gar a Tri­ni­dad y Tobago.

El nau­fra­gio se pro­du­jo el pasa­do sába­do, aun­que las pri­me­ras noti­cias comen­za­ron a lle­gar en la madru­ga­da del domin­go por medio de las denun­cias de David Smo­lansky, nom­bra­do comi­sio­na­do ante la OEA por el líder opo­si­tor Juan Guai­dó. En una con­fe­ren­cia de pren­sa, Row­ley mos­tró tam­bién su des­acuer­do por decla­ra­cio­nes simi­la­res de Almagro 

¡Nos tira­ron a matar y esta­mos vivos!, afir­ma Díaz-Canel. Así lo argu­men­tó en su balan­ce del año: Hace un año, des­de esta mis­ma tri­bu­na diji­mos: ¡nos tira­ron a matar y esta­mos vivos! Supo­nía­mos enton­ces que nada podría ser peor que aque­lla esca­la­da de medi­das de endu­re­ci­mien­to del blo­queo impe­ria­lis­ta y de ata­que a las fuen­tes de sumi­nis­tros ener­gé­ti­cos, a las bri­ga­das médi­cas y a cual­quier posi­bi­li­dad de financiamiento.

Has­ta que lle­gó 2020, un año duro y desa­fian­te como pocos a cau­sa de la des­con­cer­tan­te pan­de­mia de Covid-19, que cerró de gol­pe y duran­te meses las puer­tas a la eco­no­mía y a la vida misma.

Todo fue peor, por­que su impac­to es uni­ver­sal y alcan­zó momen­tos inso­por­ta­bles, con el opor­tu­nis­ta recru­de­ci­mien­to del blo­queo esta­du­ni­den­se, prue­ba defi­ni­ti­va de la pro­fun­da mal­dad de nues­tros adversarios.

Fuen­te: La Jornada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *