Migran­tes. Esca­par de las narra­ti­vas que natu­ra­li­zan el racismo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de diciem­bre de 2020.

Acti­vis­tas revi­san la mane­ra en que los medios abor­dan la migra­ción. Rei­vin­di­can nue­vas mira­das ale­ja­das de un sen­sa­cio­na­lis­mo que vul­ne­ra dig­ni­da­des y natu­ra­li­za la muer­te en la fron­te­ra, y apues­tan por poner en el cen­tro los pro­ce­sos, la agen­cia, y la resis­ten­cia de las per­so­nas que migran.

Las per­so­nas migran­tes exis­ten en la medi­da que inten­tan lle­gar a Espa­ña (o Euro­pa) y si no, no exis­ten. Las per­so­nas migran­tes son más migran­tes que per­so­nas. O al menos eso pare­cen comu­ni­car algu­nos medios.

Ya hace seis años que la red Aco­ge moni­to­rea anual­men­te cómo los medios refle­jan la cues­tión migra­to­ria en el esta­do espa­ñol, en los infor­mes lla­ma­dos Inmi­gra­cio­na­lis­mo, cuya últi­ma edi­ción se pre­sen­tó esta sema­na. Seis años son un perio­do de tiem­po en el que han podi­do obser­var algu­nas cam­bios. Para empe­zar, en las temá­ti­cas que se abor­dan: Lau­ra Tra­ve­so, acti­vis­ta de la orga­ni­za­ción, cuen­ta a El Sal­to cómo el pri­mer año, con Tara­jal como cen­tro, la dis­cu­sión gira­ba en torno a este hecho como para­dig­ma de una mira­da más amplia sobre lo que pasa­ba en la fron­te­ra sur, “empe­za­mos a ver cómo había muchos ses­gos de racis­mo, de cri­mi­na­li­za­ción”. Enton­ces, en 2015, la mira­da se apar­tó par­cial­men­te de las fron­te­ras espa­ño­las para cen­trar­se en la cri­sis de los refu­gia­dos que huían de una Siria en gue­rra e inten­ta­ban alcan­zar Euro­pa a tra­vés de los Bal­ca­nes o des­de Turquía.

En Espa­ña ya no se habla­ba tan­to de entra­das pero la inmi­gra­ción seguía, por avión: con un flu­jo cre­cien­te de per­so­nas cen­tro­ame­ri­ca­nas de las que ape­nas se habla. Otra cues­tión des­ta­ca en los últi­mos dos años: “La infan­cia migran­te sin acom­pa­ña­mien­to adul­to. Lo que los medios lla­man Menas”, expli­ca Tra­ve­so, “está tenien­do más peso y reci­be un tra­ta­mien­to nefas­to por par­te de la mayo­ría de medios de comu­ni­ca­ción”. La emer­gen­cia del deba­te mediá­ti­co y estig­ma­ti­za­dor coin­ci­de casi con el ascen­so de la extre­ma dere­cha con sus dis­cur­sos explí­ci­ta­men­te anti­mi­gra­to­rios. Rela­tos que han per­mea­do los medios de comu­ni­ca­ción, que muchas veces difun­den decla­ra­cio­nes racis­tas. “Des­de los medios se hace una repro­duc­ción del dis­cur­so de odio por mucho que se usen las comi­llas. Si noso­tros titu­la­mos con una decla­ra­ción xenó­fo­ba de algún líder de opi­nión, al final esta­mos repro­du­cien­do ese discurso”.

“Des­de los medios se hace una repro­duc­ción del dis­cur­so de odio por mucho que se usen las comi­llas. Si noso­tros titu­la­mos con una decla­ra­ción xenó­fo­ba de algún líder de opi­nión al final esta­mos repro­du­cien­do ese discurso”

En octu­bre de 2008, Oxfam Inter­món, publi­có una Guía de Comu­ni­ca­ción sobre las migra­cio­nes. Para Eva Gar­zón, res­pon­sa­ble de migra­cio­nes de la orga­ni­za­ción y coau­to­ra del docu­men­to, las mira­das anti migra­ción tam­bién impreg­nan el len­gua­je: hay que tener cui­da­do con las pala­bras, que pue­den ser trai­cio­ne­ras. “Creo que si haces una nube de pala­bras en los artícu­los sobre migra­ción apa­re­ce la pala­bra pro­ble­ma, inva­sión, irre­gu­la­ri­dad, ame­na­za. Uti­li­za­mos muchas veces voca­bu­la­rio béli­co, el sal­to a la valla, por ejem­plo: se ha inclu­so inter­cam­bia­do como el ‘asal­to a la valla’”.

El colec­ti­vo Cami­nan­do Fron­te­ras, no es un medio de comu­ni­ca­ción, pero se rela­cio­nan mucho con ellos. Lle­van mucho tiem­po infor­man­do de lo que pasa en el trán­si­to por la fron­te­ra sur, y son una fuen­te habi­tual, tam­bién a tra­vés de la infor­ma­ción que com­par­ten en sus redes socia­les. Sin embar­go, para ellas, cuen­ta Ernes­to Maleno, las redes no son tan­to una pla­ta­for­ma para comu­ni­car a Euro­pa lo que está pasan­do sino que se han con­ver­ti­do en un espa­cio de inter­cam­bio de infor­ma­ción entre las mis­mas per­so­nas migrantes.

“Lo vemos por ejem­plo en el face­book de Hele­na Maleno, don­de se habla sobre las coor­di­na­cio­nes de los res­ca­tes, ahí se ha crea­do una comu­ni­dad autó­no­ma: Hay un dina­mis­mo muy impor­tan­te de auto­or­ga­ni­za­ción”. Aho­ra apues­tan por dejar de depen­der de las gran­des redes socia­les, recien­te­men­te han abier­to una pági­na web: “esta­mos cami­nan­do hacia esos espa­cios segu­ros y sobe­ra­nos en el ámbi­to tec­no­ló­gi­co, que per­mi­tan a las pro­pias per­so­nas migran­tes a tra­vés de un telé­fono o cual­quier dis­po­si­ti­vo, hacer denun­cias, docu­men­tar toda una infor­ma­ción que se aca­ba per­dien­do y que no sale muchas veces a la luz”.

Imá­ge­nes que insen­si­bi­li­za­nEl pro­yec­to de Cami­nan­do Fron­te­ras está en las antí­po­das de algu­nas mira­das des­de los medios. Por­no­gra­fía del dolor, así lla­ma Maleno a cier­tas prác­ti­cas mediá­ti­cas, aque­llas que, en bus­ca de mayo­res audien­cias, se sir­ven de imá­ge­nes impac­tan­tes: “una dra­ma­ti­za­ción a veces exa­ge­ra­da, de mane­ra for­zo­sa”. Maleno pien­sa en las fami­lias revic­ti­mi­za­das por el uso que muchas veces se hace de las imá­ge­nes de sus hijos o her­ma­nos ausen­tes. “Nos han insis­ti­do muchas veces que cuan­do hay videos y fotos de per­so­nas víc­ti­mas de tra­ge­dias en este lado de la fron­te­ra, cada vez que este video se repro­du­ce o se vira­li­za en las redes socia­les, es como si sus her­ma­nos o sus hijos estu­vie­sen murien­do cons­tan­te­men­te. Su difu­sión se des­con­tro­la y ellos no tie­nen dere­cho sobre la ima­gen de sus seres que­ri­dos”, lamen­ta Maleno.

El perio­dis­ta Yous­sef M. Ouled publi­ca­ba un artícu­lo sobre esta cues­tión el pasa­do 18 de noviem­bre en La Marea, un tex­to que en sus pro­pias pala­bras “es una reco­pi­la­ción de ideas y sen­sa­cio­nes que uno tie­ne como migran­te”. Ouled dimen­sio­na el dra­ma­tis­mo de las imá­ge­nes mos­tra­das: “per­so­nas aho­gán­do­se, per­so­nas medio muer­tas arras­trán­do­se sobre el sue­lo cuan­do por fin con­si­guen lle­gar, el dra­ma, la bús­que­da del hijo. La for­ma en la que se jus­ti­fi­ca el hecho de que esas imá­ge­nes tie­nen que ver­se neta­men­te y en alta cali­dad es que se hace para concienciar”.

“Hay un papel que jue­gan todas esas ima­ge­nes que es la aso­cia­ción de esas situa­cio­nes con unos cuer­pos deter­mi­na­dos, somos inca­pa­ces de ima­gi­nar la muer­te en estas con­di­cio­nes con otros cuer­pos que no sean cuer­pos negros”

Se tra­ta, recuer­da, de imá­ge­nes don­de no se pre­ser­va la iden­ti­dad de meno­res, imá­ge­nes de humi­lla­ción, don­de no se res­pe­ta la dig­ni­dad de las per­so­nas. “Me pre­gun­ta­ba has­ta qué pun­to se pue­de con­cien­ciar de una reali­dad que todo el mun­do cono­ce. Cuan­do se uti­li­zan de la mis­ma mane­ra des­de hace déca­das esas imá­ge­nes que más que de con­cien­cia­ción de lo que se tra­ta es de sen­sa­cio­na­lis­mo”. En el artícu­lo, Ouled tra­za una expli­ca­ción, apun­ta a un tras­fon­do de racis­mo estruc­tu­ral: “hay un papel que jue­gan todas esas ima­ge­nes que es la aso­cia­ción de esas situa­cio­nes con unos cuer­pos deter­mi­na­dos, somos inca­pa­ces de ima­gi­nar la muer­te en estas con­di­cio­nes con otros cuer­pos que no sean cuer­pos negros”. A veces tam­bién ára­bes, pero nun­ca blan­cos, concluye.

Ver cuer­pos negros aho­gán­do­se se vuel­ve coti­diano, no gene­ra indig­na­ción. “Es lo nor­mal, no van a morir euro­peos, las lógi­cas fron­te­ri­zas no están hechas para euro­peos, están hechas para esos cuer­pos. Lo nor­ma­li­za­mos y deci­mos, pues cla­ro, son los mis­mos cuer­pos que se mue­ren siem­pre. Por eso no encon­tra­mos nin­gu­na crí­ti­ca, da igual cuán­tas pate­ras se hundan”.

Para Eva Gar­zón, “la pobla­ción está un poco insen­si­bi­li­za­da por­que están muy acos­tum­bra­dos a ver esas imá­ge­nes. Nece­si­ta­mos enfo­ques que indi­vi­dua­li­cen la expe­rien­cia, que per­mi­tan empa­ti­zar con esa per­so­na”. Gar­zón con­si­de­ra que las habi­tua­les imá­ge­nes de gru­pos gran­des con muchas per­so­nas don­de ade­más no se dis­tin­gue a una per­so­na de otra aca­ban sien­do deshumanizadoras.

Las fotos que se usan para hablar de migra­cio­nes cuen­tan solo una par­te de la his­to­ria, opi­na Tra­ve­so, “la ‘foto­gra­fía’ de las migra­cio­nes es mucho más diver­sa”, no son solo hom­bres negros lle­gan­do ago­ta­dos a la fron­te­ra Sur. “Son hom­bres, muje­res, niños y niñas que se mue­ven”. Tam­po­co hay que que­dar­se en esa ima­gen de fron­te­ra: “ Los pro­ce­sos migra­to­rios ini­cian con todo un camino por delan­te en el que en muchos casos se da una vul­ne­ra­ción de dere­chos sis­te­má­ti­ca. Al lle­gar a Espa­ña se da otro pro­ce­so igual o más lar­go toda­vía”, un pro­ce­so en el que tam­bién son comu­nes las vul­ne­ra­cio­nes de derechos.

Fron­te­ras y fron­te­ras­Que se lo cuen­ten a Edith Espi­no­la, que hace dos días vio como al salir de un auto­bús la poli­cía nacio­nal le pedía su tar­je­ta de resi­den­cia, en lo que, pare­cien­do un con­trol de movi­li­dad (venía de tra­ba­jar en Madrid a Sego­via), se sen­tía como un con­trol de per­fil racial. Uno más de los que se están hacien­do en los medios de trans­por­te. Así, coti­dia­na­men­te, Espi­no­la, acti­vis­ta anti­rra­cis­ta y por­ta­voz de Regu­la­ri­za­ción­Ya, y muchos otros, se topan con fron­te­ras de las que no se hablan. “Una fron­te­ra invi­si­ble pero super estruc­tu­ra­da es el racis­mo estruc­tu­ral que sufres en el día a día”. No con­se­guir tra­ba­jo por care­cer del per­mi­so, tener que luchar por empa­dro­nar­te o por acce­der a una vivien­da, todo ello se aña­de a la cri­mi­na­li­za­ción de los controles.

Pero los medios pare­cen más cen­tra­dos, según la acti­vis­ta, en la otra fron­te­ra “la que una atra­vie­sa cuan­do lle­ga a este país. Hay dos for­mas de lle­gar, y la que tie­ne mayor afluen­cia es la de la gen­te que lle­ga en avión. Sin embar­go, los medios hacen foco sola­men­te en la fron­te­ra sur”. La ima­gen de una “ola” de migran­tes aco­san­do las cos­tas en pate­ra no es ino­cen­te, para Espí­no­la: “sabe­mos que tras esto hay una fuer­te pre­sen­cia de la indus­tria del con­trol migra­to­rio que se lle­va millo­nes de pre­su­pues­to del esta­do”, una mira­da que muchos medios legitiman.

Las per­so­nas, la estruc­tu­raU­na de las for­mas de negar la huma­ni­dad a las per­so­nas es invi­si­bi­li­zar su agen­cia. Cen­trar el foco en las mafias, abun­dar en las ideas de enga­ño, mani­pu­la­ción, como si quie­nes se des­pla­zan de un país a otro no pudie­sen hacer­lo en base a una deci­sión, apun­ta Tra­ve­so, quien aler­ta de la com­ple­ji­dad de los pro­ce­sos migra­to­rios que en nin­gún caso deben redu­cir­se a la cues­tión de las mafias.

Sí, las per­so­nas migran­tes tie­nen agen­cia, tam­bién tie­nen fami­lias, a Maleno le lla­ma la aten­ción cómo se invi­si­bi­li­za a las fami­lias, no solo en cuan­to el uso de las imá­ge­nes si no “como un actor legí­ti­mo de repre­sen­ta­ción de las víc­ti­mas, fami­lias que, en su gran mayo­ría, y esta es una cues­tión huma­na y común, lo que desean es la recu­pe­ra­ción de la memo­ria de la víctima”.

Las imá­ge­nes del dra­ma en la fron­te­ra poco o nada cuen­tan de “toda una reali­dad pre­via de lucha y de cons­truc­ción de comu­ni­dad migrante”

Y es que las imá­ge­nes del dra­ma en la fron­te­ra poco o nada cuen­tan de “toda una reali­dad pre­via de lucha y de cons­truc­ción de comu­ni­dad migran­te”, para Maleno es ahí don­de hay que poner el foco, en las tra­yec­to­rias y refle­xio­nes de las per­so­nas, en cómo se orga­ni­zan para defen­der sus dere­chos. “Hay que hablar de las per­so­nas migran­tes más allá de las vio­len­cias que sufren”.

Ouled apun­ta a los peli­gros de esta repre­sen­ta­ción: “Si yo cons­tan­te­men­te per­ci­bo que son víc­ti­mas, me pue­do per­mi­tir cons­truir el dis­cur­so de una Euro­pa sal­va­do­ra y de que esas per­so­nas nece­si­tan ser sal­va­das”. Así, lamen­ta, el dis­cur­so se cen­tra en el sal­va­dor blan­co, olvi­dan­do las cau­sas de la migra­ción. Las per­so­nas se ven redu­ci­das a cuer­pos, rela­cio­na­dos con la muer­te en el trán­si­to o con la cri­mi­na­li­za­ción e inclu­so el terro­ris­mo. O si no, aco­gi­dos bajo las alas de un pater­na­lis­mo que les nie­ga la agencia.

Edith Espi­no­la coin­ci­de en que es nece­sa­rio visi­bi­li­zar las luchas migran­tes, luchas en las que ella está muy acti­va: “Se ve siem­pre a la pobla­ción migran­te como alguien que nece­si­ta ayu­da o que vine a robar o a vio­lar. No mues­tran la capa­ci­dad de resis­ten­cia que noso­tros tene­mos”. Recuer­da que duran­te la pan­de­mia, fue su auto­or­ga­ni­za­ción con la crea­ción de cajas de resis­ten­cia, la que pudo asis­tir “a las per­so­nas que no tenían y siguen sin tener nin­gún tipo de ayu­da por par­te del esta­do”, tam­bién son, recuer­da, los que hoy vol­ve­rán a la calle para con­cen­trar­se por el acce­so a citas de extran­je­ría, para no tener que cami­nar siem­pre entre fronteras.

El infor­me de Red Aco­ge cuen­ta con un buen ejem­plo sobre cómo pro­ce­sos y dimen­sio­nes de las migra­cio­nes se invi­si­bi­li­zan: “Eso pasa tam­bién cuan­do no se habla de migra­cio­nes con enfo­que de géne­ro, solo en algo más del 3% de las noti­cias estu­dia­das en el infor­me abor­dan la cues­tión de géne­ro y migra­ción y eso es muy con­tra­dic­to­rio con la reali­dad migra­to­ria por­que al final la mitad de las per­so­nas que migran son mujeres”.

Salir del mar­co­De­re­cho, dere­cho, dere­cho, es la pala­bra más repe­ti­da por Lau­ra Tra­ve­so en su con­ver­sa­ción con el Sal­to, la inte­gran­te de Red Aco­ge apun­ta a la nece­si­dad de abor­dar solo des­de este enfo­que la cues­tión migra­to­ria: la gen­te migra por­que tie­ne dere­cho a migrar. “Creo que lo prin­ci­pal es que des­de los medios se pon­ga sobre la mesa que migrar no es un fenó­meno sino que es un dere­cho, y que se está vul­ne­ran­do el dere­cho a migrar”.

Tan al fren­te de la dis­cu­sión tie­ne que estar la cues­tión de la migra­ción como dere­cho, que inclu­so los dis­cur­sos sobre lo bene­fi­cio­so de la migra­ción están de más. “No impor­ta o no debe­ría impor­tar que la migra­ción trai­ga a la socie­dad de aco­gi­da con­se­cuen­cias posi­ti­vas o nega­ti­vas por­que es un dere­cho”, afir­ma Tra­ve­so, aler­tan­do fren­te a las pos­tu­ras que defien­den la migra­ción como nece­sa­ria como mano de obra o repo­si­ción demo­grá­fi­ca. Es decir, una mira­da utilitarista.

Poner como titu­lar una decla­ra­ción xenó­fo­ba, como seña­la­ba la acti­vis­ta de Red Aco­ge, pue­de ser una de las for­mas más extre­ma de soli­di­fi­car el mar­co, la narra­ti­va, que iden­ti­fi­ca la migra­ción como ame­na­za. Pero cómo esca­par de esas lógi­cas, ¿cómo ir a Cana­rias y no aca­bar refor­zan­do el rela­to de la lle­ga­da insos­te­ni­ble de migran­tes? “Yo creo que hay que infor­mar de que esto está ocu­rrien­do, que las per­so­nas han esta­do en unas con­di­cio­nes muy pre­ca­rias, que tie­nen dere­cho a estar allí. Si no nos que­da­mos solo en el hecho de que han lle­ga­do tan­tas o tan­tas personas”.

“Lo impor­tan­te es no enro­car­se en exce­so con­tra el dis­cur­so anti inmi­gra­to­rio si no poner el foco en las cau­sas reales de las migraciones”

Pero no son bue­nos tiem­pos para hablar de dere­chos. En la Guía de Oxfam-Inter­món pro­po­nen hur­tar­se a las narra­ti­vas anti­mi­gra­to­rias. Gar­zón con­si­de­ra un reto abor­dar la migra­ción en un con­tex­to de cri­sis, don­de la com­pe­ten­cia por los recur­sos apa­re­ce como ame­na­za en muchos de estos dis­cur­sos. Para ella, la estra­te­gia pasa por des­men­tir bulos cuan­do sea nece­sa­rio, poner los datos en con­tex­to, pero sobre todo, por des­pla­zar el deba­te hacia una mayor nece­si­dad de jus­ti­cia social para todas. “Lo impor­tan­te es no enro­car­se en exce­so con­tra el dis­cur­so anti inmi­gra­to­rio si no poner el foco en las cau­sas reales de las migra­cio­nes”. Con­si­de­ra, ade­más, que ante un cier­to dis­cur­so fata­lis­ta y nega­ti­vo sobre las cues­tio­nes migra­to­rias, es impor­tan­te poner solu­cio­nes a los desa­fíos que encuen­tran las per­so­nas migran­tes, otros mode­los, sobre la mesa.

Para salir del mar­co, Maleno tie­ne más espe­ran­za en el Sur: “hay un pro­ce­so diná­mi­co que nace de la urgen­cia de las pro­pias per­so­nas migran­tes, de una nece­si­dad de tra­tar sobre ellos mis­mos, sobre sus seres que­ri­dos, sobre sus pro­ce­sos migra­to­rios de orga­ni­za­ción y de lucha”. Res­pec­to a los medios de este lado, con­si­de­ra difí­cil que renun­cien a las imá­ge­nes sen­sa­cio­na­lis­tas y a poner el foco solo en la lle­ga­da a la fron­te­ra. “Cuan­do hemos plan­tea­do crí­ti­cas a las narra­ti­vas que no solo están en los medios sino que están en las ONG, en gran­des y peque­ñas inclu­so, han sido crí­ti­cas que son muy impo­pu­la­res, en gene­ral nadie las com­pra”. Los medios, la gen­te, dice, insis­ten en que hay que mos­trar imá­ge­nes “dra­má­ti­cas y agre­si­vas” para dar fe de la reali­dad y sensibilizar.

Ouled ve las cosas más fáci­les: “A veces se redu­ce a hablar con el otro como si hablá­se­mos con noso­tros mis­mos”. Sería, bási­ca­men­te, con­si­de­rar a las per­so­nas migran­tes per­so­nas, sor­tean­do el racis­mo estructural.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *