Cuba. Tie­ne dos desa­fíos, uno más impor­tan­te que el otro

Por Ser­gio Ortiz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de diciem­bre de 2020.

Cuba fue noti­cia por dis­tur­bios pro­mo­vi­dos por lúm­pe­nes ali­men­ta­dos por EEUU. El desa­fío más impor­tan­te del 2021 es que crez­ca su eco­no­mía y uni­fi­car sus dos mone­das.

En noviem­bre pasa­do muchas agen­cias inter­na­cio­na­les, sobre todo las que sin­to­ni­zan la onda del Depar­ta­men­to de Esta­do toda­vía a car­go de Mike Pom­peo, exje­fe de la CIA, inun­da­ron las redes con la supues­ta repre­sión en Cuba a un pre­sun­to movi­mien­to de artis­tas. A éstos lo lla­ma­ron «Movi­mien­to San Isi­dro» (MSI), por el barrio de la Haba­na vie­ja don­de se habían dado cita para una pre­sun­ta huel­ga de ham­bre por­que esta­ría «des­apa­re­ci­do» un artis­ta.
No había tal cosa. El rape­ro Denis Solís había sido dete­ni­do y lue­go con­de­na­do a ocho meses de pri­sión por des­aca­to, pese a que la pena podía ser de has­ta un año. El delin­cuen­te, que no ape­ló la san­ción, era miem­bro del MSI ali­men­ta­do con sub­si­dios y pro­me­sas de pagos bara­tos en dóla­res por gusa­nos cuba­nos que pulu­lan en Mia­mi y reci­ben a su vez sobras de los millo­na­rios sub­si­dios esta­dou­ni­den­ses a ONG y fun­da­cio­nes que bus­can, sin éxi­to, sabo­tear la revo­lu­ción cuba­na.
Esos seu­do opo­si­to­res son bas­tan­te sala­mes (inú­ti­les, para tra­du­cir del argen­ti­nis­mo) y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia cuba­nos son muy capa­ces, rápi­da­men­te el gobierno del pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel puso a dis­po­si­ción del públi­co cubano e inter­na­cio­nal una sín­te­sis de videos don­de los incul­pa­dos decían que su pre­si­den­te era Donald Trump y que tenían víncu­los con gusa­nos mia­men­ses, algu­nos con ante­ce­den­tes terro­ris­tas de aten­ta­dos en la isla para tra­tar de refor­zar el blo­queo vigen­te des­de 1962.
Con­vie­ne recor­dar que La Flo­ri­da fue gana­do por Trump y el par­ti­do repu­bli­cano en las recien­tes elec­cio­nes. El neo­na­zi per­dió en muchos esta­dos pero no en ese.
El argu­men­to legal con que Denis Solís fue dete­ni­do fue váli­do: insul­tó al poli­cía que fue a lle­var­le una noti­fi­ca­ción a su domi­ci­lio pues no había con­cu­rri­do a sede poli­cial en cita­cio­nes ante­rio­res. Y los 14 cuba­nos que hacían la «huel­ga de ham­bre» fue­ron obje­to de un alla­na­mien­to poli­cial por­que uno de ellos, veni­do del extran­je­ro, vio­ló los pro­ce­di­mien­tos de cua­ren­te­na sobre el Covid-19. Dicho sea de paso, esa polí­ti­ca dio a Cuba gran­des éxi­tos en la mate­ria (ape­nas 136 muer­tos des­de el ini­cio de la pan­de­mia).
Ese alla­na­mien­to ocu­rrió el 26 de noviem­bre. Al día siguien­te, y apro­ve­chan­do la con­fu­sión, con una agi­ta­ción de que se había encar­ce­la­do a «artis­tas inde­pen­dien­tes», el MSI orga­ni­zó una movi­li­za­ción hacia el Minis­te­rio de Cul­tu­ra. Tuvie­ron un rela­ti­vo éxi­to por­que jun­ta­ron casi 300 per­so­nas, muchas de ellas hones­tas y que peca­ron de inge­nui­dad al par­ti­ci­par de un acto cuyo sen­ti­do polí­ti­co era anti­so­cia­lis­ta. En la opor­tu­ni­dad esa car­te­ra les pro­me­tió que reci­bi­rían a una dele­ga­ción para dia­lo­gar, algo que se con­cre­tó el 5 de diciem­bre con cin­co horas de con­ver­sa­cio­nes con el minis­tro de Cul­tu­ra, Alpi­dio Alon­so, y el pre­si­den­te de Casa de las Amé­ri­cas, Abel Prie­to. Ahí se pudo sepa­rar la paja del tri­go.
La revo­lu­ción cuba­na tie­ne alta sen­si­bi­li­dad polí­ti­ca y poé­ti­ca, y habrá toma­do nota de la nece­si­dad de revi­sar si se han come­ti­do erro­res para que los gusa­nos de San Isi­dro pudie­ran en un pri­mer momen­to con­fun­dir a gen­te de «Bue­na Fe» como Israel Rojas.
El con­tra­gol­pe polí­ti­co y cul­tu­ral fue el domin­go 2911 en el Par­que Tri­llo de la capi­tal, con un reci­tal de jóve­nes artis­tas e inte­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos con la pro­fun­di­za­ción de la demo­cra­cia socia­lis­ta y la defen­sa de su Revo­lu­ción, al que asis­tió Díaz-Canel.

Es la eco­no­mía…
Aque­llos gusa­nos y mer­ce­na­rios, más algu­nos hones­tos con­fun­di­dos, no pare­cen ser el pro­ble­ma más gra­ve, más allá de la pro­pa­gan­da que hagan los medios al ser­vi­cio de Washing­ton. Cuba los ha derro­ta­do y segui­rá derro­tan­do.
Los dra­mas mayo­res tie­nen que ver con las estre­che­ces eco­nó­mi­cas deri­va­das del blo­queo, que Trump recru­de­ció con nume­ro­sas san­cio­nes a empre­sas, inclu­so de su país, que vio­la­ban par­cial­men­te sus prohi­bi­cio­nes. Tam­bién tomó medi­das con­tra los via­jes, inver­sio­nes, comer­cio y auto­ri­zó a deman­dar judi­cial­men­te a la isla en fun­ción del Títu­lo III de la ley Helms-Bur­ton (por pro­pie­da­des expro­pia­das por la revo­lu­ción).
Esas limi­ta­cio­nes se gra­fi­ca­ron en algu­nos núme­ros del pre­su­pues­to nacio­nal 2021 que fue ele­va­do a la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar. Por cier­to que las limi­ta­cio­nes pro­vo­ca­das por la pan­de­mia, en cuan­to a la caí­da de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el turis­mo, etc, le pusie­ron cifras aún más preo­cu­pan­tes al balan­ce del año 2020.
Por ejem­plo, el turis­mo en 2019 había atraí­do a más 4 millo­nes de turis­tas, con toda la impor­tan­cia de esa, la mayor fuen­te de divi­sas para la isla blo­quea­da. Y en 2021 se esti­ma que sólo reci­bía a 2.2 millo­nes.
Ale­jan­dro Gil Fer­nán­dez, vice­pri­mer minis­tro y titu­lar de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción, comen­tó que se pre­vé un cre­ci­mien­to del 10,4 % con res­pec­to a 2020 de los ingre­sos en divi­sas. Aun así, seña­ló: «nos esta­re­mos que­dan­do en 2021 en un 16,2 % por deba­jo de lo que alcan­za­mos en 2019, y si bien ini­cia­mos una gra­dual recu­pe­ra­ción, toda­vía en el pró­xi­mo año no alcan­za­re­mos los nive­les de ingre­sos de años ante­rio­res».
El cre­ci­mien­to del Pro­duc­to Bru­to Interno será muy leve, lejos del tam­bién modes­to 2 por cien­to que regis­tró en 2019. La aspi­ra­ción de años ante­rio­res, sobre todo moto­ri­za­dos por los pla­nes de inver­sión nacio­nal y extran­je­ra en la Zona Eco­nó­mi­ca Espe­cial de Mariel, era cre­cer has­ta 5 por cien­to anual.
A par­tir del 1 de enero de 2021, ani­ver­sa­rio 62 de la revo­lu­ción, cuan­do empie­za a correr el núme­ro 63, se aña­di­rá una difi­cul­tad extra, si bien en caso de solu­cio­nar­se posi­ti­va­men­te pue­de ali­viar bas­tan­te el tra­ba­jo: se supri­men las dos mone­das exis­ten­tes des­de 1994 y se uni­fi­can en una. Hoy exis­ten el CUP, peso cubano, y el CUC, peso con­ver­ti­ble y equi­pa­ra­ble al dólar. Que­da­rá de pie sólo el CUP, con una coti­za­ción de 1 CUC igual a 24 CUP, lo que supo­ne una deva­lua­ción del peso cubano. Según las auto­ri­da­des cuba­nas, esa deva­lua­ción, con la infla­ción sub­si­guien­te, no afec­ta­rá el sala­rio de los tra­ba­ja­do­res ni pen­sio­nes, que subirán pro­por­cio­nal­men­te, ni a los depó­si­tos de las per­so­nas y empre­sas en los ban­cos. Pro­me­tie­ron que «no se apli­ca­rán bajo nin­gún con­cep­to tera­pias de cho­que».
A los argen­ti­nos la pala­bra deva­lua­ción les pro­vo­ca ata­ques de páni­co. Cla­ro que en Cuba hay otro tipo de gobierno, socia­lis­ta, con fun­cio­na­rios al ser­vi­cio de su gen­te, muy dife­ren­tes a los Cava­llo, Prat Gay, Dujov­ne, Capu­to y Gon­zá­lez Fra­ga. La gran dife­ren­cia es que en camino al VIII Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba, se rati­fi­có que «la empre­sa esta­tal socia­lis­ta está lla­ma­da a cum­plir el papel prin­ci­pal que le corres­pon­de en la eco­no­mía nacio­nal».
En Argen­ti­na en cam­bio la nave insig­nia es la Patria Finan­cie­ra, los mono­po­lios, las mul­ti­na­cio­na­les y expor­ta­do­res, todos pri­va­dos. ¡Peque­ña diferencia!

Fuen­te: La arena

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *