Chi­na. 2020, un año de bata­llas diplomáticas

Por Yolaidy Mar­tí­nez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de diciem­bre de 2020.

Chi­na vivió el 2020 con fuer­tes desa­fíos en sus rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos y Occi­den­te, que la obli­ga­ron a plan­tar pos­tu­ra en defen­sa de su sobe­ra­nía, sin des­es­ti­mar las nego­cia­cio­nes y la coope­ra­ción como los mejo­res reme­dios.
Con Washing­ton las ten­sio­nes se avi­va­ron y siguen aún al lími­te por su intro­mi­sión en temas sen­si­bles como dere­chos huma­nos en el Tíbet, Xin­jiang y Hong Kong, las inten­cio­nes sepa­ra­tis­tas en Tai­wán y los recla­mos terri­to­ria­les en el mar Meridional.

Otros ingre­dien­tes de las dis­cor­dias fue­ron las res­tric­cio­nes de visa a perio­dis­tas, san­cio­nes a fun­cio­na­rios y mili­tan­tes del Par­ti­do Comu­nis­ta, el cie­rre sor­pre­si­vo del con­su­la­do en Hous­ton y las barre­ras a las empre­sas tec­no­ló­gi­cas Hua­wei, Tik Tok y WeChat.

Ana­lis­tas vie­ron en el enfren­ta­mien­to una estra­te­gia del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Donald Trump, con fines elec­to­ra­les, pues pre­ten­día apun­tar su vic­to­ria con pro­me­sas, como tras­la­dar la pro­duc­ción des­de el gigan­te asiá­ti­co y redu­cir la depen­den­cia de la cade­na de suministro.

Aun­que el repu­bli­cano fra­ca­só y per­dió los comi­cios de noviem­bre, en la carre­ra por la Casa Blan­ca el ban­do demó­cra­ta –coman­da­do por el ven­ce­dor Joe Biden- no se que­dó atrás y tam­bién lan­zó dar­dos a lo que con­si­de­ran la ‘ame­na­za china’.

Bei­jing no se cru­zó de bra­zos y apar­te de recha­zar con gra­dual con­tun­den­cia cada ofen­si­va nor­te­ame­ri­ca­na, devol­vió los gol­pes median­te con­tra­me­di­das de simi­lar peso.

Los des­en­cuen­tros entre ambas poten­cias colo­ca­ron los víncu­los bila­te­ra­les en su eta­pa más crí­ti­ca en déca­das, con la pro­fun­di­za­ción de la des­con­fian­za y –como aler­ta­ra el can­ci­ller chino Wang Yi- al bor­de de una Gue­rra Fría.

‘La com­ple­ji­dad de las rela­cio­nes sino-esta­dou­ni­den­ses fue más allá del con­tex­to bila­te­ral y for­zó a esco­ger entre el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y el uni­la­te­ra­lis­mo, entre la pro­gre­sión y la regre­sión, entre la jus­ti­cia y el poder agre­si­vo’, comen­tó el jefe diplomático.

Esa apre­cia­ción la com­par­tie­ron obser­va­do­res inter­na­cio­na­les e inclu­so temie­ron el esta­lli­do de una lucha arma­da, prin­ci­pal­men­te por las incur­sio­nes en el mar Meri­dio­nal de Chi­na o el apo­yo de Trump al sepa­ra­tis­mo de Tai­wán, una isla que Bei­jing con­si­de­ra par­te inalie­na­ble del terri­to­rio nacional.

Apar­te del con­tra­pun­teo de Esta­dos Uni­dos, los nexos de Chi­na con Cana­dá, Rei­no Uni­do, Aus­tra­lia e India tam­bién atra­ve­sa­ron y des­pi­den el 2020 con momen­tos de peligro.

Con las tres pri­me­ras poten­cias hay dis­cre­pan­cias por cues­tio­nes eco­nó­mi­co-comer­cia­les, su inje­ren­cia en las deci­sio­nes toma­das en Hong Kong y las barre­ras a Huawei.

En el caso de Otta­wa pesa la deten­ción de la jefa finan­cie­ra de dicha empre­sa, Meng Wanzhou; en tan­to con Can­be­rra hay roces por espio­na­je y una hos­ti­li­dad sin pre­ce­den­tes que deri­vó en una aler­ta de via­je para los ciu­da­da­nos chi­nos con pla­nes de visi­tar o estu­diar allí por moti­vos de segu­ri­dad y discriminación.

Las fric­cio­nes con el esta­do oceá­ni­co recien­te­men­te subie­ron de tono con el inter­cam­bio de acu­sa­cio­nes, el pedi­do de una inves­ti­ga­ción sobre la Covid-19 en Chi­na, res­tric­cio­nes comer­cia­les, alzas tari­fa­rias a bie­nes impor­ta­dos y una polé­mi­ca por los crí­me­nes del ejér­ci­to aus­tra­liano en Afganistán.

Mien­tras, los lazos sino-bri­tá­ni­cos se ten­sa­ron con la deci­sión de Lon­dres de excluir a Hua­wei del des­plie­gue de la 5G y de toda la infra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca, el cese del tra­ta­do de extra­di­ción con Hong Kong y el plan de aco­ger a por­ta­do­res del Pasa­por­te Bri­tá­ni­co de Ultramar.

Res­pec­to a India, el cho­que fron­te­ri­zo de junio dio lugar a la impo­si­ción de tra­bas a las ope­ra­cio­nes comer­cia­les, boi­cot a pro­duc­tos chi­nos, can­ce­la­ción de múl­ti­ples apli­ca­cio­nes móvi­les y la revi­sión de pla­nes para incluir a Hua­wei y ZTE en la ins­ta­la­ción de la 5G.

Si bien Bei­jing se man­tu­vo fir­me en la pro­tec­ción de sus intere­ses, sobe­ra­nía y segu­ri­dad ante cada una de esas dife­ren­cias, dejó las puer­tas abier­tas al diá­lo­go, insis­tió en solu­cio­nes nego­cia­das y sal­var la coope­ra­ción mutua­men­te beneficiosa.

Tam­bién optó por seguir ade­lan­te con su polí­ti­ca de refor­ma y aper­tu­ra, y apun­ta­lar las alian­zas con zonas prio­ri­ta­rias en su agen­da exte­rior, como el res­to de Euro­pa, Rusia, Áfri­ca, el Sudes­te Asiá­ti­co, Medio Orien­te, Amé­ri­ca Lati­na y El Caribe.

Mien­tras se agu­di­za­ron las rela­cio­nes con Occi­den­te, Chi­na sos­tu­vo con­tac­tos con altas auto­ri­da­des de esas regio­nes, plan­teó alter­na­ti­vas de desa­rro­llo y coope­ra­ción, así como la nece­si­dad de tra­ba­jar jun­tos por la sal­va­guar­da del mul­ti­la­te­ra­lis­mo y el libre comercio.

En medio de bata­lla diplo­má­ti­ca, negó cual­quier pre­ten­sión hege­mó­ni­ca, dio segu­ri­da­des sobre su ape­go al desa­rro­llo pací­fi­co y al avan­ce de una glo­ba­li­za­ción más abier­ta, inclu­si­va y balanceada.

Pero al mis­mo tiem­po advir­tió a Washing­ton y sus alia­dos que pue­den ser las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de su pro­pia hos­ti­li­dad por pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos, pues nun­ca antes el mun­do estu­vo tan inter­co­nec­ta­do y si sufre uno, pier­den todos.

‘Lo que Chi­na defien­de son sus dere­chos e intere­ses legí­ti­mos y los de otros paí­ses; lo que pro­te­ge es la base polí­ti­ca (…) y las nor­mas que regu­lan las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les; (…) lo que per­si­gue son sus pro­pues­tas legí­ti­mas y la jus­ti­cia inter­na­cio­nal’, resu­mió el canciller.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *