Boli­via. El abor­to legal en y los «obje­to­res de con­cien­cia» institucionalizados

Por Esther Mama­ni, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de diciem­bre de 2020. 

Una sen­ten­cia cons­ti­tu­cio­nal de 2014 eli­mi­nó dos requi­si­tos «anti­cons­ti­tu­cio­na­les» que limi­ta­ban el acce­so al abor­to legal en casos de vio­len­cia sexual. Sin embar­go, argu­yen­do «obje­ción de con­cien­cia», per­so­nal de salud con­ti­núa con­de­nan­do a mater­ni­da­des for­za­das a niñas y adolescentes. 

La sen­ten­cia cons­ti­tu­cio­nal 02062014 esta­ble­ce el acce­so al abor­to legal para muje­res boli­via­nas en casos de vio­la­ción, inces­to, estu­pro y cuan­do la vida o la salud de la mujer estén en ries­go por el emba­ra­zo. Sin embar­go, muchas niñas, ado­les­cen­tes y adul­tas son obli­ga­das a la ges­ta­ción y mater­ni­dad for­za­das bajo un dis­cur­so que dice “defen­der la vida”, pero que, en reali­dad, repro­du­ce prác­ti­cas noci­vas en con­tra de las jóve­nes boli­via­nas. ¿Quié­nes son los «obje­to­res de con­cien­cia» y por qué no deben obs­ta­cu­li­zar ni negar el acce­so a inte­rrup­cio­nes lega­les del emba­ra­zo (ILE)?

Uno de ellos es Luis Larrea, pre­si­den­te del Cole­gio Médi­co de La Paz y can­di­da­to a la alcal­día de La Paz por la alian­za Libre21 de Jor­ge “Tuto” Quiroga.

“Los pro­fe­sio­na­les esta­mos de lado de la vida”, dice el pro­fe­sio­nal, cono­ci­do mediá­ti­ca­men­te más que nada por su acti­vi­dad polí­ti­ca. Ofre­ce esa res­pues­ta lue­go de qué le con­sul­ta­mos qué debe hacer una mujer cuan­do le nie­gan el dere­cho a una ILE. “No pode­mos acep­tar un abor­to, por­que es nues­tro dere­cho argu­men­tar que esta­mos a favor de la vida”, repi­te, eva­dien­do una res­pues­ta que, en tér­mi­nos lega­les, es cla­ra: el regla­men­to para la apli­ca­ción de la sen­ten­cia 02062014 debe cum­plir­se obli­ga­to­ria­men­te en hos­pi­ta­les públi­cos, pri­va­dos, de segu­ri­dad social o de convenio.

Larrea no desa­rro­lla su res­pues­ta y la defi­ni­ción de “vida” que ofre­ce sue­na acha­ta­da. En cam­bio, un deta­lla­do infor­me del Fon­do de Pobla­ción de las Nacio­nes Uni­das (UNFPA) de noviem­bre de 2020 seña­la que “el emba­ra­zo en la ado­les­cen­cia y la mater­ni­dad tem­pra­na son fenó­me­nos que impac­tan fuer­te­men­te en la tra­yec­to­ria de vida de miles de muje­res en Amé­ri­ca Latina”.

Entre enero y julio de 2020 en Boli­via se regis­tra­ron 19,233 emba­ra­zos en niñas y ado­les­cen­tes. De ese total, 953 corres­pon­den a niñas meno­res de 15 años, esto corres­pon­de a cua­tro emba­ra­zos infan­ti­les por día. Según datos del Infor­me del Esta­do de la Pobla­ción Mun­dial 2016 del UNFPA, la tasa de nata­li­dad en ado­les­cen­tes en Boli­via (2009−2015) es un 35% más alto que el pro­me­dio de Amé­ri­ca Lati­na y el Caribe.

Marcha por el 8M en Bolivia
Pos­tal de la mar­cha por el 8M en La Paz, Boli­via. Foto: Caya­ra Aguilar

Pero Larrea, en par­te, tie­ne razón: los pro­fe­sio­na­les médi­cos sí pue­den recu­rrir a la obje­ción de con­cien­cia para negar­se a prac­ti­car un abor­to. Sin embar­go, este recur­so es per­so­nal y de nin­gu­na mane­ra pue­de ser ins­ti­tu­cio­nal. Lxs direc­torxs o jefxs a car­go de los ser­vi­cios de salud están obli­ga­dos a garan­ti­zar la inte­rrup­ción del emba­ra­zo den­tro las pri­me­ras 24 horas pos­te­rio­res a cual­quier solicitud.

Para pedir una ILE, por casos de vio­len­cia sexual, en cual­quier cen­tro de salud del país no hace fal­ta más que pre­sen­tar una copia de la denun­cia agre­sión sexual. No hace fal­ta nin­gu­na auto­ri­za­ción judi­cial, tam­po­co una que­re­lla ni la impu­tación o acu­sa­ción for­mal. La sim­ple denun­cia ante las auto­ri­da­des (Fis­ca­lía, Poli­cía o man­dos comu­ni­ta­rios) y el con­sen­ti­mien­to de la víc­ti­ma son sufi­cien­tes para acce­der a un abor­to legal.

Cuan­do la salud o la vida de la mujer estén en peli­gro solo será nece­sa­ria la eva­lua­ción médi­ca y el con­sen­ti­mien­to de la gestante.

No brin­dar esta aten­ción, ade­más de vul­ne­rar los dere­chos huma­nos, sexua­les y repro­duc­ti­vos de las afec­ta­das, aca­rrea para lxs pro­fe­sio­na­les con­se­cuen­cias lega­les de todo tipo (civi­les, pena­les y administrativas).

La acti­vis­ta femi­nis­ta Andrea Ter­ce­ros, par­te de Cató­li­cas por el Dere­cho a Deci­dir, advier­te que “no solo es per­so­nal médi­co” el que se nie­ga a las muje­res que soli­ci­tan un abor­to legal. Tam­bién están otros fun­cio­na­rios, quie­nes, ade­más, “inten­tan disua­dir a las muje­res para que desis­tan de la ILE”.

Sin embar­go, según la orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal IPAS, el per­so­nal de enfer­me­ría, psicólogos/​as y trabajadores/​as socia­les u otros que asis­tan al médico/​a en la inte­rrup­ción legal del emba­ra­zo, bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia podrá argu­men­tar obje­ción de conciencia”.

Andrea cuen­ta que, como orga­ni­za­ción, acom­pa­ñan a muchas muje­res en su bús­que­da de un hos­pi­tal don­de se garan­ti­ce el acce­so al pro­ce­di­mien­to.Anun­cio solidario

El direc­tor del Hos­pi­tal de la Mujer, Yuri Pérez, expli­ca que sí rea­li­zan abor­tos lega­les y que, usual­men­te, reci­ben infor­mes de la Defen­so­ría de la Niñez para auto­ri­zar­los. Por su par­te, Fer­nan­do Rome­ro (otra figu­ra del sin­di­ca­lis­mo médi­co) dice que en ese mis­mo cen­tro sani­ta­rio hay solo dos médi­cos que rea­li­zan pres­ta­cio­nes de ILE.

Rome­ro, duran­te la entre­vis­ta, vio nece­sa­rio resal­tar varias veces que, ante todo, son “defen­so­res de la vida”.

Fuen­te: Muy waso – Foto de por­ta­da: Pos­tal de la mar­cha por el 8M en La Paz, Boli­via. Foto: Caya­ra Aguilar



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *