Méxi­co. Vio­len­cia de géne­ro: com­par­tir para contener

Nico Bar­ya */​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de diciem­bre de 2020

Los ojos tris­tes de Car­men mira­ban el piso mien­tras com­par­tía su his­to­ria con más muje­res. Des­pués de con­ver­tir­se en mamá, su pare­ja des­apa­re­ció y aun­que pasa­do un tiem­po regre­só para ver a su hijo, tras bre­ves visi­tas la tie­rra lo tra­gó nuevamente.

La vio­len­cia de géne­ro se había meti­do como una rata en las ren­di­jas de la puer­ta, era sigi­lo­sa y tan nor­ma­li­za­da que pare­cía invi­si­ble, aun­que es cons­tan­te en millo­nes de hoga­res, escue­las, tra­ba­jos o en las calles. De hecho, 63 de cada 100 muje­res viven emba­tes físi­cos, psi­co­ló­gi­cos y sexua­les, según la Encues­ta Nacio­nal sobre la Diná­mi­ca de las Rela­cio­nes en los Hoga­res (ENDIREH. 2016).

Con la pan­de­mia, la vio­len­cia de géne­ro aumen­tó a pasos agi­gan­ta­dos –ONU dice que en un 60 por ciento‑, por lo que la orga­ni­za­ción Adi­vac (que tra­ba­ja con víc­ti­mas de vio­len­cia sexual) y la Secre­ta­ría de las Muje­res de la Ciu­dad de Méxi­co (Semu­je­res) ofre­cie­ron talle­res de con­ten­ción emo­cio­nal a 170 víc­ti­mas de vio­len­cia de género.

Los cur­sos pre­sen­cia­les se die­ron con las medi­das sani­ta­rias nece­sa­rias en la caso­na de San­ta María la Ribe­ra, don­de des­de hace más de 30 años son aten­di­dos hom­bres, muje­res, niños, niñas y ado­les­cen­tes (NNA) que sufrie­ron abu­so sexual.

Ahí se habló de la nece­si­dad de for­mar redes para con­te­ner la vio­len­cia en cual­quie­ra de sus moda­li­da­des y tipos. En 6 sesio­nes de 2 horas sema­na­les, se com­par­tie­ron expe­rien­cias, conec­ta­das todas bajo el con­cep­to de vio­len­cia estruc­tu­ral, pero en la que la con­di­ción de mujer cim­bra­ba la base.

En este espa­cio las muje­res como sus his­to­rias eran diver­sas. Aban­do­na­das tras dar a luz, com­pro­me­ti­das social­men­te a ser madres, rele­ga­das en el tra­ba­jo, aco­sa­das en la calle, vio­len­ta­das (físi­ca, psi­co­ló­gi­ca o sexual­men­te) o madres de meno­res de edad que vivie­ron vio­len­cia, sin­tién­do­se cul­pa­bles por la vio­len­cia que pasaron.

Los rela­tos pare­cían saca­dos de algu­na nove­la, pero eran tan reales como quie­nes inter­ve­nían en las char­las. Unas entre sollo­zos, otras asus­ta­das y unas más con la espe­ran­za y fuer­za toma­da del refle­jo de las situa­cio­nes escu­cha­das, como Irán, quien se pro­me­tió pro­te­ger a su hija, no que­ría que vivie­ra lo que ella de niña, cuan­do fue abu­sa­da sexual­men­te. Sin embar­go y tris­te­men­te la his­to­ria se repi­tió cuan­do Maria­na, su hija, tenía 3 años de edad. La mujer de casi 60 oto­ños no sabe cómo pagar la omisión.

La cons­truc­ción de redes en esos espa­cios pare­cía res­pon­der a la nece­si­dad de las muje­res de ser escu­cha­das y de sus ganas de tejer his­to­rias jun­tas para enten­der el mun­do. En el ambien­te veloz en el que vivi­mos, esos momen­tos de inter­cam­bio de ideas lle­gan a ser un bien pre­cia­do ante la sole­dad que pare­ce rei­nar en una socie­dad hiper­co­nec­ta­da, pero muy fragmentada.

Per­la mos­tró su eno­jo por el mal­tra­to y prohi­bi­cio­nes de sus expa­re­jas, dijo que duran­te algún tiem­po se dedi­có a ver por­no­gra­fía como ven­gan­za; era para que con razón todos supie­ran lo “mala” que era, decía la mujer que aho­ra era una curio­sa de tema del nar­ci­sis­mo y bus­ca­ba evi­tar la vin­cu­la­ción con hom­bres de ese tipo.

Años atrás se había acer­ca­do a diver­sos gru­pos de ayu­da para a sanar sus heri­das, algún psi­có­lo­go le dijo que esta­ba inte­lec­tua­li­zan­do dema­sia­do el tema y des­pués de algu­nas sesio­nes lo dejó. Tam­bién acu­dió a con­gre­ga­cio­nes reli­gio­sas pero no fue­ron sus mejo­res alia­dos pues solo la hicie­ron sen­tir cul­pa, algo que recha­za­ba categóricamente.

Al ser cons­cien­tes de que las emo­cio­nes influ­yen en la salud físi­ca y men­tal, resul­ta más sen­ci­llo dar­se cuen­ta de los epi­so­dios de vio­len­cia que se viven, a veces ori­gi­na­dos sin saber­lo y otros con toda la intención.

La vio­len­cia de géne­ro afec­ta a niñas y muje­res, por lo que se explo­ra­ron los alcan­ces de esas agre­sio­nes las cua­les per­pe­túan pen­sa­mien­tos vie­jos y agrios del patriar­ca­do, mode­lo social domi­na­do por los hom­bres que ven a niñas y muje­res como obje­tos de uso y dese­cho, como Mar­tín, el abue­lo de una de las par­ti­ci­pan­tes de los talle­res en Adi­vac, que al escu­char lo que su nie­ta decía sobre las sesio­nes, solo alcan­zó a decir­le que se ale­ja­ra de esas cosas femi­nis­tas. “El abu­so sexual que vivis­te de niña, no fue vio­len­cia, así que debes dejar esas ton­tas ideas, que te impe­di­rán con­se­guir novio pron­to”, voci­fe­ra­ba de mala gana mien­tras ter­mi­na­ba su comida.

Ante situa­cio­nes crí­ti­cas por vio­len­cia de géne­ro, el coor­di­na­dor de los talle­res, David López, reco­men­dó hacer ejer­ci­cios de vege­to­te­ra­pia. Esti­mu­lan el sis­te­ma ner­vio­so y com­ba­ten los muros emo­cio­na­les y físi­cos levan­ta­dos ante las ten­sio­nes y “aun­que pare­cen magia, no lo son”, expli­có López, tras seña­lar que estos no deben supe­rar los 5 minu­tos cada uno.

En total fue­ron 14 talle­res de con­ten­ción emo­cio­nal a víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro don­de se habló de la nece­si­dad de pro­mo­ver el buen tra­to y el auto­cui­da­do. De sep­tiem­bre a noviem­bre de este tre­men­do 2020, muje­res con dife­ren­tes pro­fe­sio­nes, ofi­cios, eda­des e intere­ses, com­par­tie­ron su his­to­ria y apren­die­ron jun­tas a tejer redes, que de algu­na mane­ra pue­dan dar­les la resis­ten­cia nece­sa­ria ante la vio­len­cia cotidiana.

En tér­mi­nos sen­ci­llos, podría­mos decir que com­par­tir es dar algo de una mis­ma a los demás, pero tam­bién sig­ni­fi­ca escu­char aten­ta­men­te. O como diría Gabrie­la Mis­tral sobre este inter­cam­bio de ideas y sen­ti­res: “el mun­do fue más her­mo­so des­de que me hicis­te alia­da, cuan­do jun­to de un espino nos que­da­mos sin pala­bras ¡y el amor como el espino nos tras­pa­só de fragancia!.”

Ejer­ci­cios de vegetoterapiahttps://www.youtube.com/watch?v=ijgobkhubh0

*Perio­dis­ta y edu­ca­do­ra sexual infan­til perua­no­me­xi­ca­na, espe­cia­li­za­da en pre­ven­ción de la vio­len­cia a tra­vés de estra­te­gias de edu­ca­ción infor­mal sobre sexua­li­dad humana

FUENTE: CIMAC

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *