Hai­tí. Acu­san al pre­si­den­te de ins­tau­rar una dic­ta­du­ra median­te decretos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de diciem­bre de 2020.

La adop­ción por par­te del pre­si­den­te de Hai­tí, Jove­nel Moï­se de un decre­to sobre el «for­ta­le­ci­mien­to de la segu­ri­dad públi­ca», así como otro don­de crea la Agen­cia Nacio­nal de Inte­li­gen­cia (ANI) y se otor­ga a los agen­tes de esta ins­ti­tu­ción inmu­ni­dad cua­si legal, es obje­to de seve­ras crí­ti­cas tan­to en Hai­tí como en el exterior.

La adop­ción de tales decre­tos abre así la posi­bi­li­dad de abu­sos, en tan­to extien­de la cali­fi­ca­ción de «acto terro­ris­ta» a cier­tos hechos que no se encua­dran en él y pre­vé penas muy seve­ras de 30 a 50 años de pri­sión y esta­ble­ce la crea­ción de una Agen­cia Nacio­nal de Inte­li­gen­cia (ANI).

Para el Sec­tor Demo­crá­ti­co y Popu­lar, una de las pla­ta­for­mas opo­si­to­ras al Gobierno, los decre­tos fir­ma­dos por el jefe de Esta­do tie­nen como obje­ti­vo ins­tau­rar una dic­ta­du­ra al esti­lo de Fra­nçois y Jean Clau­de Duva­lier, quie­nes gober­na­ron el país de 1957 a 1986 con mano de hierro.

Fer­nan­do Duclair, inte­gran­te del sec­tor, dijo que el decre­to otor­ga ple­nos pode­res a la agen­cia, entre ellos la repre­sión, y es un meca­nis­mo que per­mi­ti­rá al man­da­ta­rio, Jove­nel Moï­se, tener el con­trol de la nación, por lo cual cri­ti­có ade­más, que la reso­lu­ción exi­me de res­pon­der ante la jus­ti­cia a los agen­tes en el ejer­ci­cio de su fun­ción y a ope­rar de for­ma anónima.

Por su par­te, el Colec­ti­vo 4 de diciem­bre denun­ció que la ANI per­mi­ti­rá a las auto­ri­da­des lega­li­zar la repre­sión y dese­char las deman­das de la pobla­ción, mien­tras agra­va la situa­ción del ban­di­da­je y la mul­ti­pli­ca­ción de actos violentos.

El sába­do últi­mo, el Core Group («Gru­po cen­tral», inte­gra­do por emba­ja­do­res de Ale­ma­nia, Bra­sil, Cana­dá, Espa­ña, Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, Fran­cia, la Unión Euro­pea, el Repre­sen­tan­te Espe­cial de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos y la Repre­sen­tan­te Espe­cial del Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das) expre­só, en un comu­ni­ca­do, su preo­cu­pa­ción tras de los polé­mi­cos decretos.

El gru­po de emba­ja­do­res extran­je­ros seña­lan en su comu­ni­ca­do que estos «dos decre­tos pre­si­den­cia­les, adop­ta­dos en áreas que son com­pe­ten­cia de un par­la­men­to, no pare­cen ajus­tar­se a cier­tos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la demo­cra­cia, el Esta­do de dere­cho y los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de los ciudadanos». 

De acuer­do al comu­ni­ca­do de los emba­ja­do­res «el Gru­po Cen­tral tam­bién des­ta­ca, des­de su visión, la impor­tan­cia de «res­ta­ble­cer un par­la­men­to ele­gi­do median­te la orga­ni­za­ción de elec­cio­nes par­la­men­ta­rias lo antes posi­ble, tan pron­to como se cum­plan las con­di­cio­nes para una elec­ción democrática».

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *