Colom­bia. Luchar con­tra lo impo­si­ble y vencer

Por Boris Rojas. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de diciem­bre de 2020.

Hay quie­nes se opo­nen a la vida, son nega­do­res de cual­quier naci­mien­to y defe­nes­tra­do­res de sue­ños, les moles­ta la risa y la ale­gría, no quie­ren que se reco­noz­ca lo inve­ro­sí­mil, lo mági­co, lo fan­tás­ti­co. Ni el amor, ni la ale­gría, ni el arte caben a la hora de los cálcu­los, el trá­fi­co de influen­cias, los con­tac­tos con gen­te bien y las ganan­cias oca­sio­na­les por las peque­ñas corrup­cio­nes coti­dia­nas que garan­ti­zan un poco de con­fort mien­tras no muer­dan la asque­ro­sa mano que les da de comer. Su volun­tad estó­li­da solo alcan­za para ser lam­bo­nes con los de arri­ba y abu­so­nes des­pó­ti­cos con quie­nes con­si­de­ran infe­rio­res, es decir, todos los que no sean “patro­nes” repre­sen­tan­tes del poder y de las ins­ti­tu­cio­nes que pue­dan ofre­cer­les coimas o galle­ti­cas de perro por los favo­res reci­bi­dos, insig­ni­fi­can­cias a nom­bre de “los intere­ses supe­rio­res” de la mafia en el poder.

Fal­se­da­des, mon­ta­jes judi­cia­les, frau­des pro­ce­sa­les, la tor­tu­ra físi­ca y. psi­co­ló­gi­ca; el “sui­ci­dio” con cia­nu­ro; los tes­ti­gos fal­sos, los “cua­dres” por favor­ci­tos con jue­ces y poli­cías corrup­tos, el mer­ca­do de influen­cias con fun­cio­na­rios y “ami­gos del par­ti­do” (par­ti­do cen­tro demo­crá­ti­co) : todos son recur­sos del inven­ta­rio de la fis­ca­lía más corrup­ta y mafio­sa de la his­to­ria de Colom­bia (y eso es ya mucho decir) inau­gu­ra­da por Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez y con­ti­nua­da por el fis­cal Babo­sa. Un pro­ce­so esen­cial e irre­ver­si­ble para las ins­ti­tu­cio­nes colom­bia­nas, el ejem­plo del fun­cio­na­mien­to del Esta­do colom­biano. Un país en el que así fun­cio­na la jus­ti­cia y en ese fun­cio­na­mien­to ya se encuen­tra vencida…rota… derro­ta­da… caduca…podrida. La injus­ti­cia es ley, la ley en Colom­bia es injus­ti­cia. La cues­tión es que ya todos nos dimos cuen­ta y eso es un pro­ble­ma para los cobar­des cala­mi­to­sos que ampa­ran su tira­nía tras vio­len­cias y mentiras.

Es como para des­ilu­sio­nar­se, hun­dir­se en el escep­ti­cis­mo y la deses­pe­ra­ción ¿no cier­to?. Eso qui­sie­ran los des­es­pe­ran­za­dos, los alu­ci­na­dos con el bri­llo del oro, los feli­ces nor­ma­les que viven al por­cen­ta­je de inte­rés. Sobre todo en un país en el que “por la pla­ta bai­la el perro”, en el que “se callan o los calla­mos”, en el que la masa­cre tie­ne “sen­ti­do social”, en el que se masa­cra y des­apa­re­ce en ple­na capi­tal pri­me­ro a los pre­sos y lue­go a la pobla­ción de la ciu­dad; en don­de a un ase­sino men­ti­ro­so y corrup­to lo nom­bran emba­ja­dor en Espa­ña y a una per­so­na que podría ser juz­ga­da por una cor­te penal inter­na­cio­nal le rega­lan la pro­cu­ra­du­ría lue­go de su paso por el minis­te­rio de jus­ti­cia; en un país en el que muchos jue­ces, la mayo­ría de pro­cu­ra­do­res, fis­ca­les, direc­to­res de cár­cel y poli­cías actúan todos de acuer­do a lo que orien­ten de arri­ba sin ley o cons­ti­tu­ción que val­gan a la hora de cum­plir los man­da­tos de patro­nes peli­gro­sa­men­te vio­len­tos, fuer­te­men­te arma­dos y corrup­tos; UN PAÍS EN EL QUE EXISTE UN CONGRESO VIRTUAL Y UNA DICTADURA REAL.

Que en un país así exis­tan millo­nes que se opo­nen a que así los gobier­nen, que sigan luchan­do vivien­do cons­tru­yen­do gri­tan­do, crean­do; que exis­tan per­so­nas como Lina e Iván, como los que no nos mori­mos, ni nos ren­di­mos, no somos ven­ci­dos, ni nos sui­ci­da­mos, no aspi­ra­mos al mar­ti­rio ni hui­mos y a pesar del aco­so a nues­tras fami­lias, la tor­tu­ra y la agre­sión de la cár­cel, el abu­so de poder y la per­se­cu­ción judi­cial y poli­cial a quie­nes esta­mos inmer­sos en el mon­ta­je judi­cial del andino, man­te­ne­mos la ale­gría de vivir, cele­bra­mos la vida que se abre paso, ama­mos, cree­mos y crea­mos. Eso tie­ne que ser una con­tra­rie­dad muy pro­fun­da para las bes­tias empe­ri­fo­lla­das que son gobierno, jus­ti­cia y ley.

Lina e Iván siguen injus­ta­men­te pre­sos, van más de 40 meses, tres veces recap­tu­ra­dos, jue­ces tram­po­sos, fis­ca­les y poli­cías corrup­tos, con­de­na­dos sin jui­cio y pre­sos sin con­de­na, rehe­nes de una pan­di­lla nefas­ta y pode­ro­sa que des­de los demos­tra­dos mon­ta­jes judi­cia­les fabri­ca­dos por fis­ca­lía y poli­cía con­tra Mateo Gutié­rrez y Sti­ven Bui­tra­go han veni­do tra­tan­do de incul­par­nos del cri­men del CCA y ha sido tan errá­ti­co su actuar que ni siquie­ra han res­pe­ta­do a las víc­ti­mas direc­tas del aten­ta­do para empu­jar­las a la bús­que­da de cul­pa­bles don­de sea y como sea dejan­do de lado la ver­dad y sus inco­mo­di­da­des para el poder. Pero no todo mun­do ha renun­cia­do a la ver­dad; aún que­dan jue­ces valien­tes e inde­pen­dien­tes, hay perio­dis­tas que se nie­gan a pros­ti­tuir­se ante el poder, aún hay quien actúa por con­vic­ción y no por con­ve­nien­cia. No todo el mun­do quie­re cobrar su sala­rio e irse, aun a sabien­das de que come­ten una injus­ti­cia como Ber­na­te (abo­ga­do de vic­ti­mas del andino) o Vicen­te (dele­ga­do del buf­fet para el cen­tro comer­cial y de nego­cios andino) o los abo­ga­dos de Nata­lia Tru­ji­llo, quien dicho sea de paso, cán­di­da e inge­nua y ase­so­ra­da por seme­jan­tes genios se auto-incul­pa de crí­me­nes de los que ni siquie­ra la había acu­sa­do la fis­ca­lía sien­do total­men­te ino­cen­te, eso sí, como quie­ra que la ausen­cia total de dig­ni­dad o no tener ni una piz­ca de auto res­pe­to no son deli­to en Colombia.

Que asun­to tan intrin­ca­do: como no tie­nen prue­bas, dado que fue una ope­ra­ción de con­tra­in­te­li­gen­cia para favo­re­cer el esta­do de opi­nión uri­bis­ta en con­tra de los pro­ce­sos de paz de san­tos. Como fue un aten­ta­do que come­tió la ultra­de­re­cha (ver tes­ti­gos y pri­me­ros auto­res) no quie­ren que se des­cu­bra a los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles por­que se les cae el esca­pa­ra­te de su poder frau­du­len­to y ase­sino. Así lo com­prue­ban el actuar de la fis­ca­lía en el ase­si­na­to de los Pizano, el ocul­ta­mien­to de las prue­bas de com­pra de votos por el ñeñe­fis­cal- la abso­lu­ción anti­ci­pa­da de Uri­be por par­te de una fis­ca­lía adic­ta a su cau­sa, el mon­ta­je a San­trich* y etc.

Aun­que ya se sabe que las sacro­san­tas ins­ti­tu­cio­nes colom­bia­nas solu­cio­nan sus pro­ble­mas matan­do, encar­ce­lan­do, des­apa­re­cien­do: aquí hay ale­gría, hay espe­ran­za, aquí no hay mie­do. Que pro­ble­ma tan serio tienen.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *