Colom­bia. Hidro­ituan­go, los fun­cio­na­rios acu­sa­dos y la jus­ti­cia que recla­man el río y las comunidades

Por Gus­ta­vo Wil­ches-Chaux. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de diciem­bre de 2020.

El pro­ce­so legal con­tra los fun­cio­na­rios y enti­da­des pre­sun­ta­men­te res­pon­sa­bles del desas­tre es un modo de evi­tar que el río Cau­ca y las mon­ta­ñas ten­gan que hacer jus­ti­cia por sus pro­pias manos.

Por muchas razo­nes se jus­ti­fi­ca el revue­lo que ha cau­sa­do en los medios ─de comu­ni­ca­ción y en los empre­sa­ria­les, polí­ti­cos y guber­na­men­ta­les─ la deci­sión de la Con­tra­lo­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca de impu­tar­les car­gos a 28 per­so­nas natu­ra­les y jurí­di­cas por la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal que les pue­da corres­pon­der en las deci­sio­nes e inde­ci­sio­nes que, de una u otra mane­ra, con­du­je­ron a la emer­gen­cia que se pro­du­jo el 28 de abril de 2018 en la pre­sa de Hidro­ituan­go, y que des­en­ca­de­nó una serie de impac­tos de carác­ter geo­ló­gi­co, eco­ló­gi­co, inge­nie­ril, eco­nó­mi­co y social, que has­ta hoy no han podi­do ser conjurados.

Posi­ble­men­te las dos razo­nes prin­ci­pa­les que cau­san ese revue­lo sean la lis­ta de per­so­na­li­da­des vin­cu­la­das a esa inves­ti­ga­ción, y el impac­to que pue­da tener en el pro­ce­so pre­elec­to­ral que ya comen­zó en Colom­bia; así como el mon­to de los per­jui­cios eco­nó­mi­cos (“daño fis­cal”) pro­duc­to de esa cri­sis, que en este momen­to está en pleno desa­rro­llo y que la Con­tra­lo­ría cal­cu­la en 2,9 billo­nes de pesos (un 2.9 segui­do de 11 ceros) por des­truc­ción de acti­vos más lucro cesante.

Esta deci­sión de la Con­tra­lo­ría es el resul­ta­do de una minu­cio­sa inves­ti­ga­ción que ini­ció el orga­nis­mo tras la emer­gen­cia de 2018, y que en este momen­to lle­ga a una meta volan­te con esa impu­tación de car­gos. Se espe­ra que alcan­ce la meta final en 2022 cuan­do se pro­fie­ra un fallo definitivo.

Cual­quie­ra que sea el resul­ta­do, cau­sa ali­vio saber que un orga­nis­mo de con­trol tan impor­tan­te está cum­plien­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des cons­ti­tu­cio­na­les. Una de las prio­ri­da­des que debe tener Colom­bia en este momen­to (indis­pen­sa­ble, entre otras cosas, para poder enfren­tar la cri­sis cli­má­ti­ca con todas sus impli­ca­cio­nes, inclui­da la pan­de­mia), es for­ta­le­cer el lla­ma­do “Esta­do de Dere­cho” sobre el cual hoy se cier­nen tan­tas y tan gra­ves amenazas.

Por la pro­tec­ción de los dere­chos inse­pa­ra­bles de la natu­ra­le­za y las comunidades

En esa cifra casi tres veces billo­na­ria no están inclui­dos los enor­mes cos­tos eco­ló­gi­cos y socia­les que ha pro­du­ci­do este, el mayor pro­yec­to hidro-ener­gé­ti­co que se ha inten­ta­do hacer en Colom­bia, inclui­dos los daños sobre la salud, men­tal, afec­ti­va y cul­tu­ral de las per­so­nas y sus comu­ni­da­des y que, como lo expre­sé en el pri­mer artícu­lo que escri­bí en Razón Públi­ca en febre­ro 2019, no comen­za­ron con la emer­gen­cia de 2018, sino des­de cuan­do, hace ya casi un cuar­to de siglo, empe­zó a ges­tar­se ese pro­yec­to en ese pun­to espe­cí­fi­co del Bajo Cau­ca. Lo que hizo esa emer­gen­cia fue hacer visi­ble ese desas­tre a que las comu­ni­da­des de la zona de influen­cia venían sien­do some­ti­das des­de dos déca­das antes.

En ese artícu­lo cité a la inves­ti­ga­do­ra Jua­na Afa­na­dor cuan­do afir­ma que “En la zona esco­gi­da para cons­truir Hidro­ituan­go se con­cen­tran unas 15 mil per­so­nas afec­ta­das por el con­flic­to arma­do. De ellas, 4.500 sufrie­ron des­pla­za­mien­to for­za­do entre 1990 y 2012 […] Ade­más de Ituan­go, en la que que­da el corre­gi­mien­to de El Aro, hay otros 11 muni­ci­pios afec­ta­dos por la repre­sa […] Y en la mayo­ría de ellos, se expe­ri­men­ta­ron masa­cres. En cifras apro­xi­ma­das, se cree que hay entre 300 y 600 víc­ti­mas ente­rra­das, de 62 masa­cres come­ti­das por paramilitares.”

Esa otra dimen­sión de la tra­ge­dia tam­po­co ha cesa­do: en el artícu­lo ante­rior que escri­bí sobre este mis­mo tema, titu­la­do “Hidro­ituan­go: un desas­tre de mal en peor”, expu­se una serie de hechos que pare­cen indi­car que el con­trol efec­ti­vo de la zona de influen­cia inme­dia­ta del pro­yec­to está en manos de acto­res arma­dos ile­ga­les; que siguen los des­pla­za­mien­tos, los ase­si­na­tos y las ame­na­zas a líde­res socia­les y a sus familiares.

Río Cau­ca. Foto: Alcal­día de Cali.

Un pro­ce­so judi­cial paralelo

Alre­de­dor de esta otra dimen­sión del desas­tre se vie­ne ade­lan­tan­do en Colom­bia otro pro­ce­so, en este caso en los estra­dos judi­cia­les. En un comu­ni­ca­do del 18 de octu­bre de 2019 titu­la­do “Rati­fi­can medi­das de pro­tec­ción soli­ci­ta­das por la Fis­ca­lía en favor de víc­ti­mas de caso Hidro­ituan­go”, ese orga­nis­mo infor­mó lo siguiente:

“Las habi­tan­tes de 19 muni­ci­pios del área de influen­cia de la mega­obra con­ti­nua­rán ampa­ra­dos por las medi­das de pro­tec­ción soli­ci­ta­das por la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación y con­ce­di­das des­de el pasa­do 12 de junio.

La deter­mi­na­ción la adop­tó el Juz­ga­do 28 Penal del Cir­cui­to de Bogo­tá al con­fir­mar las soli­ci­tu­des que hizo la Fis­ca­lía 40 de la Direc­ción Espe­cia­li­za­da Con­tra las Vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos (DECVDH) en favor de las comu­ni­da­des de 19 muni­ci­pios de Antio­quia impac­ta­das por el pro­yec­to hidro­eléc­tri­co en Ituango.

El juez en su deci­sión seña­ló que, tal y como lo argu­men­tó el fis­cal del caso, la fal­ta de infor­ma­ción sobre el esta­do real del pro­yec­to y los posi­bles ries­gos obli­gan a pro­te­ger a los pobla­do­res de los muni­ci­pios de Buri­ti­cá, Libo­ri­na, Cau­ca­sia, Tara­zá, Tole­do, Bri­ce­ño, Ituan­go, Saba­na­lar­ga, Nechí, Val­di­via, Peque, Cáce­res, Aya­pel, San Mar­cos, Maja­gual, Gua­ran­da, Achis, San Jacin­to y Magangué.”

Noti­cias Cara­col dijo al respecto:

“EPM y la socie­dad Hidro­ituan­go S.A., la cons­truc­to­ra del pro­yec­to, habían soli­ci­ta­do revi­sar un fallo del Juz­ga­do 75 penal muni­ci­pal con fun­ción de con­trol de garan­tías de Bogo­tá que orde­na­ba res­guar­dar con urgen­cia los dere­chos de las víc­ti­mas de la obra.

Pero la reso­lu­ción de la ape­la­ción, a car­go del juez 28 penal del Cir­cui­to de Bogo­tá con fun­ción de cono­ci­mien­to, recha­zó la peti­ción de las dos fir­mas y con­fir­mó lo que la Fis­ca­lía había soli­ci­ta­do y el juz­ga­do 75 había orde­na­do: decre­tar las medi­das urgen­tes para pro­te­ger a las víc­ti­mas del pro­yec­to, res­ta­ble­cer sus dere­chos a la vida, la salud, el míni­mo vital, la vida dig­na, la sos­te­ni­bi­li­dad ali­men­ta­ria, el dere­cho al medio ambien­te y a la salubridad.”

Entre otras cosas el fallo que fue rati­fi­ca­do deter­mi­na que:

«Se orde­ne a EPM sumi­nis­trar a la pobla­ción que pue­da resul­tar afec­ta­da por cual­quier sinies­tro del pro­yec­to hidro­eléc­tri­co infor­ma­ción real, actual, téc­ni­ca y acer­ta­da sobre el esta­do de la estruc­tu­ra inter­na de la pre­sa, el esta­do real de la obra y sobre el ries­go que pue­den estar sufrien­do las pobla­cio­nes aguas aba­jo del pro­yec­to. Asi­mis­mo, se auto­ri­ce la acti­vi­dad de pes­ca los pobla­do­res en zonas per­mi­ti­das y don­de los peces sean aptos para el con­su­mo humano, en caso nega­ti­vo, que EPM expli­que las razo­nes de la prohi­bi­ción de la pes­ca en el embal­se y final­men­te se reali­ce un inven­ta­rio real de los derrum­bes alre­de­do­res del embal­se y un ade­cua­do mane­jo de los mis­mos para evi­tar más caí­das de tie­rra y rocas al agua represada.»

EPM le otor­gó poder al abo­ga­do Jai­me Gra­na­dos para que la repre­sen­te y defien­da sus intere­ses en este pro­ce­so. Coin­ci­den­cial­men­te este es el mis­mo abo­ga­do que defien­de al expre­si­den­te y excon­gre­sis­ta Álva­ro Uri­be en los pro­ce­sos que se ade­lan­tan en su con­tra por sus posi­bles víncu­los con la masa­cre del Aro. Esta fue la pri­me­ra de las más de 62 masa­cres que se han lle­va­do a cabo en la zona des­de que se tomó la deci­sión de ade­lan­tar allí el pro­yec­to Hidroituango.

Accio­nes para exi­gir el cum­pli­mien­to de lo ordenado

Con argu­men­tos con­cre­tos la orga­ni­za­ción Ríos Vivos, que agru­pa a las orga­ni­za­cio­nes de las comu­ni­da­des afec­ta­das por este pro­yec­to, con­si­de­ró que las medi­das de pro­tec­ción orde­na­das por el Juz­ga­do 75 penal muni­ci­pal con fun­ción de con­trol de garan­tías de Bogo­tá no esta­ban sien­do cum­pli­das, e inter­pu­so una acción de Cum­pli­mien­to de Medi­das Cau­te­la­res ante el mis­mo Juz­ga­do, en vir­tud de lo cual se han rea­li­za­do varias audien­cias, la más recien­te el pasa­do vier­nes 4 de diciembre.

En esa audien­cia Isa­bel Zule­ta, líder de la orga­ni­za­ción Ríos Vivos, expu­so una serie de hechos com­pro­ba­bles que demues­tran que los pes­ca­do­res, los bare­que­ros y en gene­ral las comu­ni­da­des de la zona, siguen some­ti­das al impac­to de este desas­tre con­ti­nua­do que es cada vez más complejo.

Así tam­bién pre­sen­tó una serie de argu­men­tos de carác­ter cien­tí­fi­co y téc­ni­co apor­ta­dos por pro­fe­sio­na­les de la geo­lo­gía, la geo­mor­fo­lo­gía, la hidro­lo­gía, la inge­nie­ría, la ges­tión ambien­tal y otras espe­cia­li­da­des, que han veni­do hacién­do­le segui­mien­to a ese pro­yec­to des­de antes de la emer­gen­cia del 2018 y que ponen en duda la pre­ci­sión de los argu­men­tos en que EPM se apo­ya para “ase­gu­rar” que esa mega­obra no sigue crean­do ries­gos que pue­den lle­gar a con­ver­tir­se en desas­tres para todo el terri­to­rio aguas abajo.

Espe­re­mos que el señor Juez 75 que cono­ce de caso, vuel­va a fallar tenien­do en cuen­ta todos estos argu­men­tos que expo­nen las comu­ni­da­des a tra­vés de sus líde­res, y que expo­ne la Natu­ra­le­za direc­ta­men­te o a tra­vés de los exper­tos que la inter­pre­tan, para evi­tar así que el río Cau­ca y las mon­ta­ñas se vean en la nece­si­dad de hacer jus­ti­cia por sus pro­pias manos.

Recor­de­mos: los desas­tres son los recla­mos que hace la Natu­ra­le­za por las malas, cuan­do sus recla­mos no son aten­di­dos por las buenas.

Fuen­te: Razón Pública

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *