Hai­tí. Cues­tio­na­mien­to inter­na­cio­nal a los decre­tos de Jove­nel Moise

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de diciem­bre de 2020.

La Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y un gru­po de emba­ja­do­res extran­je­ros cues­tio­na­ron este sába­do, 12 de diciem­bre, la cali­dad demo­crá­ti­ca de dos nue­vos decre­tos apro­ba­dos en Hai­tí por Jove­nel Moi­se que sir­vie­ron para crear una agen­cia de inte­li­gen­cia y para tipi­fi­car como «terro­ris­mo» los actos de vandalismo.

El gru­po sub­ra­ya que estos decre­tos ‑fir­ma­dos el pasa­do 26 de noviem­bre por el pre­si­den­te Jove­nel Moi­se- «no pare­cen ajus­tar­se a cier­tos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la democracia».

«Estos dos decre­tos pre­si­den­cia­les, adop­ta­dos en áreas que son com­pe­ten­cia de un Par­la­men­to, no pare­cen ajus­tar­se a cier­tos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la demo­cra­cia, el Esta­do de dere­cho y los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de los ciu­da­da­nos», afir­ma en un comu­ni­ca­do el deno­mi­na­do Core Group inte­gra­do por los repre­sen­tan­tes en el país de la ONU, de la OEA y por los emba­ja­do­res de Ale­ma­nia, Bra­sil, Cana­dá, Espa­ña, Esta­dos Uni­dos y la Unión Europea.

¿Qué cau­só esta reac­ción del Core Group?

Uno de estos polé­mi­cos decre­tos sir­vió para crear la Agen­cia Nacio­nal de Inte­li­gen­cia (ANI) y «otor­ga a los agen­tes de esta ins­ti­tu­ción una casi inmu­ni­dad jurí­di­ca, abrien­do así la posi­bi­li­dad de abu­so», según sub­ra­ya el Core Group.

Este decre­to prohí­be que los agen­tes de inte­li­gen­cia sean pro­ce­sa­dos ante un tri­bu­nal por hechos come­ti­dos en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes, a no ser que lo auto­ri­ce de for­ma expre­sa el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Los agen­tes ‑que res­pon­de­rán direc­ta­men­te al pre­si­den­te- tie­nen entre sus fun­cio­nes la vigi­lan­cia de los «gru­pos sus­cep­ti­bles a recu­rrir a la vio­len­cia y a soca­var la segu­ri­dad nacio­nal y la paz social».

El otro decre­to apro­ba­do el mis­mo día tipi­fi­ca como «terro­ris­mo» los actos de van­da­lis­mo en la vía públi­ca o el por­te de armas de fue­go y esta­ble­ce para estos deli­tos penas de 30 a 50 años de pri­sión. Otro artícu­lo de ese decre­to tam­bién cas­ti­ga la pose­sión de muni­cio­nes, con un año de cár­cel por cada una de las balas que se encuen­tren en la per­so­na sospechosa.

El Core Group seña­la que se cali­fi­can como actos terro­ris­tas «cier­tos hechos que no se encua­dran» en esta defi­ni­ción, resal­tan­do ade­más que las penas pre­vis­tas son «par­ti­cu­lar­men­te seve­ras». El comu­ni­ca­do con­clu­ye reite­ran­do el lla­ma­do a la orga­ni­za­ción de elec­cio­nes legis­la­ti­vas lo antes posi­ble, para res­ta­ble­cer el Parlamento.

Los polé­mi­cos decre­tos fue­ron apro­ba­dos el 26 de noviem­bre, pero solo fue­ron dados a cono­cer por la pren­sa la sema­na pasa­da y su con­te­ni­do ha cau­sa­do indig­na­ción en Hai­tí. En una mani­fes­ta­ción cele­bra­da el pasa­do jue­ves para pro­tes­tar con­tra la inse­gu­ri­dad, en la que par­ti­ci­pa­ron cien­tos de per­so­nas, se vie­ron pan­car­tas con pala­bras hos­ti­les hacia los nue­vos decretos.

Fuen­te: DW

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *