Esta­do espa­ñol. Car­los Gómez Gil: “Dine­ro de la coope­ra­ción espa­ño­la se ha des­ti­na­do a fon­dos pri­va­dos con sede en paraí­sos fiscales”

Enric Llopis/​10 diciem­bre 2020.- 

Entre­vis­ta a Car­los Gómez Gil, autor de Deba­tes y con­tro­ver­sias en la coope­ra­ción al desa­rro­llo. Fon­dos pri­va­dos de ayu­da, acuer­dos neo­co­lo­nia­les y ayu­da a refu­gia­dos (Uni­ver­si­dad de Ali­can­te).

El deno­mi­na­do Fon­do Afri­cano para la Agri­cul­tu­ra (AAF), radi­ca­do en el paraí­so fis­cal de las Islas Mau­ri­cio, reci­bió 40 millo­nes de dóla­res en 2010 de la Agen­cia Espa­ño­la de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal para el Desa­rro­llo (AECID), depen­dien­te del Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res. Se tra­ta­ba, en teo­ría, de “fomen­tar los sis­te­mas de pro­duc­ción sos­te­ni­bles y el apo­yo a peque­ños pro­duc­to­res des­de un enfo­que terri­to­rial (…) en las zonas rura­les afri­ca­nas”. En la prác­ti­ca el pro­yec­to se cen­tró en la pro­duc­ción de acei­te de pal­ma para la expor­ta­ción, afir­ma el soció­lo­go Car­los Gómez Gil en el libro Deba­tes y con­tro­ver­sias en la coope­ra­ción al desa­rro­llo. Fon­dos pri­va­dos de ayu­da, acuer­dos neo­co­lo­nia­les y ayu­da a refu­gia­dos (Uni­ver­si­tat d’Alacant, 2020).

Dife­ren­tes estu­dios y ONG han denun­cia­do que –con la ayu­da ofi­cial espa­ño­la inver­ti­da en el pro­yec­to de AAF- se pro­du­je­ron abu­sos con­tra las comu­ni­da­des y situa­cio­nes de explo­ta­ción labo­ral (sala­rios de un dólar dia­rio) en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go. Otro caso men­cio­na­do por Gómez Gil son los 12,5 millo­nes de dóla­res de la coope­ra­ción espa­ño­la apor­ta­dos en 2012 a Latin Rene­wa­bles Infra­es­truc­tu­re Fund, ubi­ca­do en el paraí­so fis­cal de Dela­wa­re (Esta­dos Uni­dos). Este fon­do de inver­sión es uno de los finan­cia­do­res de la repre­sa hidro­eléc­tri­ca San­ta Rita, en el nor­te de Gua­te­ma­la, recha­za­do por comu­ni­da­des indí­ge­nas y defen­so­res ambien­ta­les. Car­los Gómez Gil impar­te docen­cia sobre coope­ra­ción al desa­rro­llo en la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te y es autor de El colap­so de los micro­cré­di­tos en la coope­ra­ción al desa­rro­llo (Cata­ra­ta, 2016). La entre­vis­ta se reali­zó por correo electrónico. 

-En la déca­da de los 90 del siglo XX comen­zó a expan­dir­se el mode­lo de empre­sas pri­va­das que inver­tían en paí­ses del Sur con recur­sos de la Ayu­da Ofi­cial al Desa­rro­llo (AOD), pro­ce­den­tes de los paí­ses donan­tes u orga­nis­mos como el FMI o el Ban­co Mun­dial. En el caso de la coope­ra­ción espa­ño­la, apun­tas el caso del Fon­do para la Pro­mo­ción del Desa­rro­llo (FONPRODE) –ads­cri­to al Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res- y sus apor­ta­cio­nes a fon­dos de inver­sión pri­va­dos radi­ca­dos en paraí­sos fis­ca­les. ¿Qué ejem­plos destacarías?

Una vez más, los recur­sos públi­cos des­ti­na­dos a la ayu­da al desa­rro­llo se ponen al ser­vi­cio de los intere­ses pri­va­dos y de sus inver­so­res a tra­vés de estas empre­sas, crea­das con fre­cuen­cia al ampa­ro de paraí­sos fis­ca­les como socie­da­des offsho­re. Has­ta tal pun­to que a estas com­pa­ñías que reco­lec­tan recur­sos públi­cos de la ayu­da al desa­rro­llo para sus nego­cios pri­va­dos se las deno­mi­na con el elo­cuen­te nom­bre de “inter­me­dia­rios finan­cie­ros”, reci­bien­do cada vez más recur­sos de ins­ti­tu­cio­nes bila­te­ra­les como mul­ti­la­te­ra­les así como de agen­cias de desarrollo.

En el caso de Espa­ña, el suce­sor de los polé­mi­cos cré­di­tos FAD, el Fon­pro­de (Fon­do de Pro­mo­ción para el Desa­rro­llo), crea­do en el año 2010, que se pre­sen­ta­ban reple­tos de bon­da­des, han abier­to la puer­ta a un mag­ma de acti­vi­da­des pri­va­das muy dañi­nas y sin prác­ti­ca­men­te con­trol, como hemos vis­to en estos años. No son solo mis artícu­los y estu­dios los que están dejan­do tes­ti­mo­nio de ello, sino la pro­pia audi­to­ría del Tri­bu­nal de Cuen­tas del año 2016 la que ha cons­ta­ta­do estos hechos.

Entre los casos más lla­ma­ti­vos y dañi­nos que se han finan­cia­do con recur­sos de la Ayu­da Ofi­cial al Desa­rro­llo de Espa­ña pode­mos men­cio­nar el Fon­do REGMIFA radi­ca­do en Luxem­bur­go y cons­ti­tui­do como SICAV (Socie­dad de Inver­sión de Capi­tal Varia­ble) para elu­dir el pago de impues­tos, que ha reci­bi­do 55 millo­nes de dóla­res; al igual que el Fon­do Pri­va­do de Capi­tal en Ango­la, tam­bién radi­ca­do en Luxem­bur­go como SICAV, que ha reci­bi­do 6 millo­nes de dóla­res; el Fon­do de Capi­tal Pri­va­do Pro­gre­sa, cons­ti­tui­do como una Limi­ted Part­neship, con sede en Alber­ta (Cana­dá) que ha reci­bi­do tam­bién 20 millo­nes de dóla­res; el Fon­do Afri­cano para la Agri­cul­tu­ra, con sede en el paraí­so fis­cal de las Islas Mau­ri­cio y que ope­ra tam­bién des­de las Islas Cai­mán, que ha reci­bi­do 40 millo­nes de dóla­res; el Fon­do Afri­cano de Garan­tías, cons­ti­tui­do como una Socie­dad de Res­pon­sa­bi­li­dad Limi­ta­da que ha reci­bi­do otros 20 millo­nes de dólares.

O el Fon­do Morin­ga, con la for­ma de Socie­dad Coman­di­ta­ria de Accio­nes, con sede en Luxem­bur­go como SICAV, que reci­bió 15 millo­nes de euros; el Fon­do de Infra­es­truc­tu­ra de Ener­gía Reno­va­ble para Amé­ri­ca Lati­na, una Socie­dad Limi­ta­da con sede en el paraí­so fis­cal de Dela­wa­re, en los Esta­dos Uni­dos, que reci­bió de la coope­ra­ción espa­ño­la 12,5 millo­nes de dóla­res; y el Fon­do de Inclu­sión Finan­cie­ra Glo­bal, cons­ti­tui­do en Luxem­bur­go como Socie­dad Coman­di­ta­ria por Accio­nes, recep­tor de 12,5 millo­nes de euros.

-¿Cuál es la conclusión?

Cuan­do tene­mos una coope­ra­ción espa­ño­la que lle­va años ale­ja­da de la lucha con­tra la pobre­za y de apo­yar el acce­so a bie­nes esen­cia­les en las pobla­cio­nes más des­fa­vo­re­ci­das, resul­ta que se dedi­ca a regar de dine­ro a estas oscu­ras socie­da­des de inver­sión pri­va­das que pro­ta­go­ni­zan la elu­sión fis­cal a tra­vés de paraí­sos fis­ca­les opa­cos uti­li­zan­do una sofis­ti­ca­da inge­nie­ría finan­cie­ra. No habla­mos úni­ca­men­te de la recha­za­ble finan­cia­ción a estas empre­sas opa­cas, sino que, con el Códi­go de Finan­cia­ción Res­pon­sa­ble de la Coope­ra­ción Espa­ño­la, estas ope­ra­cio­nes nun­ca debe­rían de haber reci­bi­do finan­cia­ción, sien­do una irre­gu­la­ri­dad muy importante.

-¿Dine­ro de la AOD espa­ño­la para estos fon­dos se ha con­cre­ta­do en pro­yec­tos con impac­to muy nega­ti­vo, a los que se haya denun­cia­do por vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos o agre­sio­nes ambientales?

Así es, resul­ta toda­vía más impac­tan­te el hecho de que algu­nas de estas empre­sas han pro­mo­vi­do, finan­cia­do o inver­ti­do en pro­yec­tos extrac­ti­vis­tas en paí­ses empo­bre­ci­dos en con­tra de las pobla­cio­nes loca­les, apro­pián­do­se de sus tie­rras, dañan­do de mane­ra irre­ver­si­ble sus valio­sos eco­sis­te­mas, impi­dién­do­les acce­der con su gana­do a las zonas de pas­to­reo ances­tra­les; y lle­gan­do inclu­so a uti­li­zar a la poli­cía y a las fuer­zas mili­ta­res para repri­mir con dure­za algu­nas de las pro­tes­tas con­tra algu­nos de estos pro­yec­tos, que lle­va­ban el apo­yo de la coope­ra­ción espa­ño­la, inclu­so con indí­ge­nas dete­ni­dos, muer­tos, heri­dos y perseguidos.

-En el libro men­cio­nas tres de los casos más “escan­da­lo­sos”…

La actua­ción del Fon­do GEF Áfri­ca sus­ta­nai­ble Forestry Part­ners, en Ugan­da, que según el infor­me anual del Movi­mien­to Mun­dial sobre Bos­ques Tro­pi­ca­les, es uno de los más con­flic­ti­vos del mun­do debi­do a las mul­tas, deten­cio­nes arbi­tra­rias, con­fis­ca­ción de gana­do a la pobla­ción local y la prohi­bi­ción de abas­te­cer­se de las fuen­tes de agua que han uti­li­za­do toda la vida, agra­va­do por la actua­ción vio­len­ta de los agen­tes de segu­ri­dad de la plan­ta­ción que impo­nen san­cio­nes arbi­tra­rias muy ele­va­das a los cam­pe­si­nos de la región; han lle­ga­do a denun­ciar­se, inclu­so, vio­la­cio­nes de mujeres.

Tam­bién des­ta­ca­ría el pro­yec­to pro­mo­vi­do en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go por el Fon­do Afri­cano para la Agri­cul­tu­ra (AAF) a tra­vés de la empre­sa Fero­nia Inc., median­te un hol­ding radi­ca­do en las Islas Cai­mán, que ha sido muy bien estu­dia­do por dife­ren­tes ONG de Espa­ña y de otros paí­ses; sobre el terreno y con eva­lua­cio­nes ejem­pla­res. En ellas, se reco­gen minu­cio­sa­men­te los abu­sos come­ti­dos por esta empre­sa en las plan­ta­cio­nes que posee, como la denun­cia de 61 per­so­nas a las que se ha des­po­ja­do de 14.000 hec­tá­reas de tie­rra median­te enga­ños, a cam­bio de sacos de sal, man­tas y taba­co, con situa­cio­nes de explo­ta­ción labo­ral extre­mas e inclu­so el des­vío de fon­dos a diri­gen­tes del gobierno con­go­le­ño median­te un com­ple­jo entra­ma­do socie­ta­rio que ha sido denun­cia­do por Wikileaks.

Aun­que qui­zás, el caso más gra­ve haya sido el pro­ta­go­ni­za­do por el Fon­do de Infra­es­truc­tu­ra de Ener­gía Reno­va­ble en Amé­ri­ca Lati­na (LRIF) en Gua­te­ma­la; es el pro­yec­to hidro­eléc­tri­co San­ta Rita, situa­do en el depar­ta­men­to de Alta Vera­paz, que des­de sus ini­cios con­tó con una impor­tan­te opo­si­ción de la pobla­ción indí­ge­na local y defen­so­res del terri­to­rio. Des­de que comen­za­ron las movi­li­za­cio­nes con­tra el pro­yec­to, que vio­la­ba los acuer­dos de paz en mate­ria de iden­ti­dad y dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas, las fuer­zas poli­cia­les actua­ron dura­men­te, con deten­cio­nes, ase­si­na­tos, heri­dos y órde­nes de cap­tu­ra con­tra nume­ro­sas personas.

-¿Hubo reac­cio­nes con­tra la cons­truc­ción de esta repre­sa hidroeléctrica?

Me pare­ce des­ta­ca­ble el hecho de que en su día, dife­ren­tes colec­ti­vos del país remi­tie­ron una car­ta a la Agen­cia Espa­ño­la de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal (AECID) en la que infor­ma­ban de estos hechos y pedían la reti­ra­da de los fon­dos de la coope­ra­ción espa­ño­la para no par­ti­ci­par en una dura repre­sión que has­ta el momen­to se había cobra­do la vida de sie­te per­so­nas, seten­ta civi­les heri­dos, trein­ta deten­cio­nes arbi­tra­rias y otras tan­tas casas incen­dia­das, jun­to a la per­se­cu­ción de líde­res comu­ni­ta­rios, inva­sión de tie­rras y orde­nes de cap­tu­ra con­tra más de cua­ren­ta per­so­nas. Esta car­ta nun­ca fue con­tes­ta­da por la coope­ra­ción española.

Creo que son ejem­plos más que con­tun­den­tes de inter­ven­cio­nes que nun­ca debían de haber reci­bi­do finan­cia­ción de la coope­ra­ción espa­ño­la, aun­que lo peor es que, al tener cono­ci­mien­to de estas gra­ves actua­cio­nes, la AECID man­tu­vo el apo­yo a las mis­mas a pesar del sufri­mien­to gene­ra­do a las pobla­cio­nes loca­les, lo que hace toda­vía más recha­za­ble la actua­ción de la coope­ra­ción espa­ño­la en todos ellos.

-El pasa­do 12 de noviem­bre el Par­la­men­to Euro­peo dio el vis­to bueno al acuer­do pes­que­ro entre la UE y la Repú­bli­ca de Sene­gal, cen­tra­do en las cap­tu­ras de atún y mer­lu­za negra por bar­cos espa­ño­les, por­tu­gue­ses y fran­ce­ses. ¿Se tra­ta de acuer­dos –el pri­me­ro se fir­mó en 1979- de carác­ter neo­co­lo­nial y que han ter­mi­na­do por arra­sar las eco­no­mías locales?

Des­gra­cia­da­men­te, el balan­ce sobre estos acuer­dos de pes­ca de la UE con Sene­gal des­de que se pusie­ron en mar­cha es muy nega­ti­vo para la pobla­ción sene­ga­le­sa, con impac­tos des­truc­ti­vos múl­ti­ples, a cam­bio de la depre­da­ción sal­va­je de sus ricos ban­cos de pes­ca y la gene­ra­ción de efec­tos muy nega­ti­vos de carác­ter trans­ver­sal en la socie­dad y en su eco­no­mía que per­du­ra­rán duran­te déca­das. Son acuer­dos basa­dos en el extrac­ti­vis­mo sal­va­je, con carac­te­rís­ti­cas que, en efec­to, podría­mos deno­mi­nar de neo­co­lo­nia­les, que en nin­gún momen­to han hecho un diag­nós­ti­co pre­vio de sus posi­bles impac­tos sobre el país ni sobre sus habitantes.

Así lo demues­tro en el estu­dio que he lle­va­do a cabo, con una revi­sión exhaus­ti­va de infor­mes, artícu­los cien­tí­fi­cos y estu­dios publi­ca­dos en los últi­mos años. De tal for­ma que, fren­te a la pro­pa­gan­da hue­ca y enga­ño­sa de la UE que ha pasa­do a deno­mi­nar a estos acuer­dos como Acuer­dos de Aso­cia­ción de Pes­ca Sos­te­ni­ble (AAPS), afir­man­do que cum­plen los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­bles (ODS) de las Nacio­nes Uni­das y en con­so­nan­cia con las prio­ri­da­des de la FAO, las mis­mas Nacio­nes Uni­das, en sus infor­mes, han des­ta­ca­do cómo su eva­lua­ción es cla­ra­men­te nega­ti­va, tan­to des­de el pun­to de vis­ta ambien­tal como social, afir­man­do que los ban­cos de pes­ca se han ago­ta­do, dañan­do a la pes­ca arte­sa­nal y al con­jun­to de la pobla­ción senegalesa.

-¿Obser­vas una rela­ción entre los con­ve­nios en mate­ria de pes­ca con la UE, los ajus­tes pro­mo­vi­dos por el FMI y el Ban­co Mun­dial ‑déca­da de los 80 y 90 del siglo XX- y las migra­cio­nes de la pobla­ción sene­ga­le­sa a Euro­pa, inclui­da la deno­mi­na­da cri­sis de los cayu­cos de 2006 en las Islas Canarias?

En paí­ses como Sene­gal se veri­fi­ca esta rela­ción tan per­ver­sa con extre­ma cla­ri­dad, y así lo he ana­li­za­do en mi libro. Años de crue­les polí­ti­cas de ajus­te del FMI y el BM apli­ca­das en Sene­gal que empo­bre­cie­ron a agri­cul­to­res y tra­ba­ja­do­res, cau­sa­ron el cie­rre de explo­ta­cio­nes agrí­co­las y gran­jas aví­co­las en todo el país, impul­san­do pro­ce­sos de libe­ra­li­za­ción comer­cial y finan­cie­ra asi­mé­tri­cos que exten­die­ron la des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos. Así, se abrió el camino para la impor­ta­ción masi­va des­de la UE de los mis­mos pro­duc­tos cuyas expor­ta­cio­nes hacia los mer­ca­dos euro­peos se cor­tó, a pre­cios mucho más bajos de los de pro­duc­ción en el país afri­cano. Al mis­mo tiem­po, el impac­to de déca­das de acuer­dos pes­que­ros con la UE y con otros paí­ses, que han sobre­ex­plo­ta­do sus cala­de­ros y daña­do sus eco­sis­te­mas mari­nos, crea­ron las con­di­cio­nes per­fec­tas para des­en­ca­de­nar una explo­sión migra­to­ria en el país, con unas con­se­cuen­cias iné­di­tas para España.

-¿Cómo resu­mi­rías las con­se­cuen­cias socio­eco­nó­mi­cas de estos ajus­tes y pactos?

Agri­cul­to­res y tra­ba­ja­do­res arro­ja­dos al paro por las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas impul­sa­das por el FMI, jun­to a pes­ca­do­res obli­ga­dos a dejar de fae­nar ante la ausen­cia de cap­tu­ras en las cos­tas por el expo­lio al que se vie­nen some­tien­do los cala­de­ros des­de hace años por los acuer­dos de pes­ca sus­cri­tos con la UE, uni­do a los cons­truc­to­res y pro­pie­ta­rios de cayu­cos que tenían que dejar sus embar­ca­cio­nes vara­das y sin poder salir al mar ante la fal­ta de ocu­pa­ción, pro­por­cio­na­ron los ingre­dien­tes para que des­de Sene­gal se vivie­ra un pro­ce­so migra­to­rio sin­gu­lar, como res­pues­ta a todos estos des­ajus­tes socia­les y económicos.

Los cala­de­ros siguen esquil­ma­dos y toda la cade­na vin­cu­la­da a un sec­tor tan impor­tan­te como la pes­ca sigue pro­fun­da­men­te daña­da, al tiem­po que las eco­no­mías agra­rias han sido seria­men­te gol­pea­das, por lo que las migra­cio­nes se man­tie­nen como una vál­vu­la de esca­pe al males­tar social exis­ten­te. En mi opi­nión, una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y comer­cial más jus­ta hacia estos paí­ses afri­ca­nos sal­va­ría nume­ro­sas vidas y fre­na­rían unas pul­sio­nes migra­to­rias ali­men­ta­das por déca­das de polí­ti­cas de ajus­te tan fra­ca­sa­das como dañinas.

-El Minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol infor­ma que, entre enero y media­dos de noviem­bre, la lle­ga­da de per­so­nas migran­tes a Cana­rias por mar ha aumen­ta­do un 1.019% res­pec­to al mis­mo perio­do de 2019. Mien­tras, la minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res, Aran­cha Gon­zá­lez Laya via­jó el 22 de noviem­bre a Sene­gal para –según la nota de pren­sa ofi­cial- “refor­zar la coope­ra­ción” con este país. ¿En qué medi­da se tra­ta de una exter­na­li­za­ción poli­cial y mili­tar de las fronteras?

Hay un error impor­tan­te al creer que las migra­cio­nes se van a dete­ner apli­can­do solu­cio­nes poli­cia­les o mili­ta­res, sin com­pren­der los fac­to­res que las ori­gi­nan ni arti­cu­lar medi­das lega­les y segu­ras para faci­li­tar unas migra­cio­nes orde­na­das. Esto ya se hizo duran­te la cri­sis de los cayu­cos, en el año 2006, cuan­do se lle­gó a uti­li­zar dine­ro de los fon­dos reser­va­dos a tra­vés del Cen­tro Nacio­nal de Inte­li­gen­cia (CNI), inclu­so, para pagar a pro­pie­ta­rios de cayu­cos con el vano pro­pó­si­to de dete­ner a los inmi­gran­tes, o emplean­do dine­ro de la ayu­da al desa­rro­llo para fre­nar las migraciones.

Muchos nos pre­gun­ta­mos dón­de que­dan los tan cacarea­dos Obje­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­bles (ODS), que nues­tros diri­gen­tes polí­ti­cos afir­man cum­plir sin cono­cer su sig­ni­fi­ca­do, cuan­do, por ejem­plo, en su meta 10.7 se reco­ge faci­li­tar la migra­ción y la movi­li­dad orde­na­da, segu­ra, regu­lar y res­pon­sa­ble: ¿qué se está hacien­do para ello? En el mis­mo sen­ti­do, en el año 2018 Espa­ña sus­cri­bió el “Pac­to mun­dial para la migra­ción segu­ra, orde­na­da y regu­lar” de Marra­kech, que tam­bién se com­pro­me­te a lo mis­mo, y creo que debe­mos pre­gun­tar a nues­tros diri­gen­tes públi­cos qué están hacien­do para que Espa­ña y la UE avancen.

-¿Cuál es la ten­den­cia, duran­te los últi­mos años, de las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias e inver­sio­nes en la coope­ra­ción espa­ño­la al desarrollo?

Tras atra­ve­sar la polí­ti­ca de coope­ra­ción espa­ño­la en la últi­ma déca­da el perío­do más oscu­ro de su his­to­ria, lo que la ha con­du­ci­do a un pro­ce­so de dete­rio­ro impa­ra­ble, aho­ra tie­ne que enfren­tar­se a la mayor cri­sis eco­nó­mi­ca, sani­ta­ria y social de los últi­mos tiem­pos. El esta­do tan pre­ca­rio en el que se encuen­tra, la irre­le­van­cia a la que ha sido con­du­ci­da, los pro­fun­dos recor­tes pre­su­pues­ta­rios, téc­ni­cos y huma­nos que ha teni­do que afron­tar, jun­to a la situa­ción de debi­li­dad cró­ni­ca que atra­vie­sa, la sitúan en muy malas con­di­cio­nes para afron­tar los gigan­tes­cos desa­fíos sis­té­mi­cos que tie­ne por delante.

El esta­do coma­to­so de la coope­ra­ción espa­ño­la, que ha veni­do sien­do sis­te­má­ti­ca­men­te nega­do e igno­ra­do por sus máxi­mos res­pon­sa­bles des­de hace años, es algo que ha sido reco­gi­do en dife­ren­tes estu­dios mun­dia­les por ins­ti­tu­cio­nes de dis­tin­ta natu­ra­le­za. El hecho de que, duran­te los gobier­nos del PP pre­si­di­dos por Mariano Rajoy, la coope­ra­ción espa­ño­la retro­ce­die­ra a nive­les de los años 80, sien­do redu­ci­da a su míni­ma expre­sión, no impi­dió que sus máxi­mos res­pon­sa­bles polí­ti­cos defen­die­ran públi­ca­men­te ante foros tan solem­nes como las Nacio­nes Uni­das que Espa­ña era un impor­tan­te donan­te mun­dial y que su polí­ti­ca de coope­ra­ción al desa­rro­llo era un impor­tan­te acti­vo. Tan­tas men­ti­ras se han veni­do des­ple­gan­do sobre la coope­ra­ción espa­ño­la que ha lle­ga­do a un pun­to cari­ca­tu­res­co de hacer­la irre­co­no­ci­ble, lo que ha ayu­da­do muy poco a su mejo­ra y reorientación.

-¿Hay, a tu jui­cio, tam­bién expe­rien­cias posi­ti­vas en la coope­ra­ción española?

Natu­ral­men­te que el sis­te­ma espa­ñol de coope­ra­ción y ayu­da al desa­rro­llo ha acu­mu­la­do expe­rien­cia y capa­ci­da­des, ali­men­tan­do bue­nas prác­ti­cas y expe­rien­cias exi­to­sas, cons­tru­yen­do estruc­tu­ras y dis­po­si­ti­vos impor­tan­tes, pero muchas de ellas no han sido reco­no­ci­das sufi­cien­te­men­te por nues­tros res­pon­sa­bles polí­ti­cos y en otros casos, a base de difun­dir dis­cur­sos gran­di­lo­cuen­tes y auto­elo­gio­sos, se ha aca­ba­do por hacer pura pro­pa­gan­da hueca.

-Dedi­cas un capí­tu­lo del libro a un aspec­to poco cono­ci­do: la uti­li­za­ción de la AOD para finan­ciar la aten­ción a las per­so­nas refu­gia­das y soli­ci­tan­tes de asi­lo en los paí­ses occi­den­ta­les. ¿Cómo ha evo­lu­cio­na­do este gas­to con car­go a las ayu­das y por qué te pare­ce criticable?

Des­de hace años, espe­cial­men­te a par­tir de la mal lla­ma­da “cri­sis de los refu­gia­dos” de 2015, me venía preo­cu­pan­do el empleo de impor­tan­tes par­ti­das de la Ayu­da Ofi­cial al Desa­rro­llo dedi­ca­das a la aten­ción a los refu­gia­dos por los pro­pios paí­ses occi­den­ta­les, en su mis­mo territorio.

Aho­ra bien, el avan­ce de estas par­ti­das de gas­tos para la aten­ción a refu­gia­dos en los pro­pios paí­ses donan­tes de aco­gi­da, espe­cial­men­te duran­te los años en los que Euro­pa ha vivi­do la mayor cri­sis de refu­gia­dos des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, no se corres­pon­de con un avan­ce en las polí­ti­cas de aco­gi­da, en mejo­res pro­ce­sos de incor­po­ra­ción social e inclu­so en un mejor reco­no­ci­mien­to del dere­cho al asi­lo y a la pro­tec­ción internacional.

Por el con­tra­rio, los recur­sos dedi­ca­dos a soli­ci­tan­tes de asi­lo y refu­gio duran­te su pri­mer año de estan­cia en los paí­ses donan­tes han teni­do una volun­tad de refor­zar las capa­ci­da­des ins­ti­tu­cio­na­les en polí­ti­cas migra­to­rias y de asi­lo, nada que ver con la mejo­ra del desa­rro­llo y el bien­es­tar en los paí­ses ori­gen de esos refu­gia­dos, en todos los casos, paí­ses pobres, con fre­cuen­cia azo­ta­dos por gue­rras, ham­bru­nas, con­flic­tos y pri­va­cio­nes. Ni siquie­ra se han impul­sa­do des­de la AOD vías para impul­sar patro­nes nue­vos que vin­cu­len las migra­cio­nes y el desa­rro­llo, que algu­nos paí­ses han tra­ta­do de tra­ba­jar por medio de orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil con comu­ni­da­des del Sur en dife­ren­tes paí­ses, con­tri­bu­yen­do a reno­var una Ayu­da Ofi­cial al Desa­rro­llo decadente.

-En el tex­to te refie­res, asi­mis­mo, a un polé­mi­co infor­me que con­clu­yó, en febre­ro, con la renun­cia en el car­go de la eco­no­mis­ta jefe del Ban­co Mun­dial. ¿Cuál era el con­te­ni­do, a gran­des ras­gos, del docu­men­to? ¿Apun­ta un modus ope­ran­di usual en la AOD?

Este caso ejem­pli­fi­ca algu­nas de las dis­fun­cio­nes en el sis­te­ma de ayu­da que deben corre­gir­se, con el aña­di­do de ser reco­gi­do en un polé­mi­co Wor­king Paper publi­ca­do por el Ban­co Mundial.

El estu­dio, con el títu­lo: “Eli­te Cap­tu­re of Foreign Aid: Evi­den­ce from Offsho­re Bank Accounts”, rea­li­za­do por los eco­no­mis­tas Jør­gen Juel Ander­sen, pro­fe­sor de la Nor­we­gian Busi­ness School; Niels Johan­ne­sen, pro­fe­sor de la uni­ver­si­dad de Copenha­gen, y Bob Rij­kers, eco­no­mis­ta del pro­pio Ban­co Mun­dial, gene­ró una enor­me polé­mi­ca que lle­vó a que el Ban­co Mun­dial tra­ta­ra de evi­tar su publi­ca­ción, por lo que se le deno­mi­nó como “Paper­ga­te”.

El estu­dio reve­la que exis­te una corre­la­ción ine­quí­vo­ca entre aque­llos paí­ses que mayo­res volú­me­nes de ayu­da al desa­rro­llo reci­ben, con el aumen­to en los depó­si­tos ban­ca­rios en paraí­sos fis­ca­les por par­te de sus éli­tes. Para ello se estu­dia una mues­tra de los 22 paí­ses más depen­dien­tes de la ayu­da, ana­li­zan­do los des­em­bol­sos que reci­ben, jun­to a su secuen­cia tem­po­ral, cons­ta­tan­do que en los perío­dos en que un país reci­be más flu­jos de ayu­da aumen­tan de mane­ra sus­tan­cial las trans­fe­ren­cias a depó­si­tos opa­cos en paraí­sos fis­ca­les, fren­te a aque­llos otros paí­ses simi­la­res que no reci­ben ayu­da y cuyas trans­fe­ren­cias per­ma­ne­cen cons­tan­tes. De esta for­ma, los tres inves­ti­ga­do­res han deter­mi­na­do que, por cada 100 dóla­res de ayu­da reci­bi­da en los 22 mayo­res paí­ses recep­to­res, 7,5 se con­ver­ti­rían en trans­fe­ren­cias ocul­tas des­via­das a cen­tros finan­cie­ros extraterritoriales.

Los pro­fe­so­res Juel, Johan­ne­sen y Rij­kers afir­man que aque­llos paí­ses que depen­den más de la ayu­da, como Afga­nis­tán o Bur­ki­na Faso, sue­len ser tam­bién los peor ges­tio­na­dos y don­de más corrup­ción exis­te. Según los resul­ta­dos del docu­men­to, la ayu­da al desa­rro­llo podría mejo­rar la vida de la gen­te y res­pon­der a sus nece­si­da­des inme­dia­tas, pero tam­bién ayu­da a los polí­ti­cos corrup­tos loca­les a acu­mu­lar rique­za per­so­nal que trans­fie­ren a cuen­tas opa­cas en paraí­sos fis­ca­les con las que poder con­so­li­dar su poder. Al mis­mo tiem­po, seña­lan que, si los polí­ti­cos loca­les se vuel­ven cada vez más ricos y pode­ro­sos, cuan­ta más ayu­da reci­ban, menos incen­ti­vos ten­drán para redu­cir la pobre­za en su país. Un buen ejem­plo lo cons­ti­tu­ye el país más depen­dien­te de la ayu­da en el mun­do, Afga­nis­tán, que reci­be el 33,5 por cien­to de su PIB en ayu­da exte­rior, sien­do tam­bién uno de los paí­ses más corrup­tos del mun­do y con un impor­tan­te volu­men de dine­ro en paraí­sos fis­ca­les, a pesar de su pobreza.

-Por últi­mo, escri­bes, “la lógi­ca de las agen­cias, de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y finan­cia­do­res se ha ido ale­jan­do cada vez más de los pobres y des­he­re­da­dos, con­ver­ti­dos en sim­ples cifras”, a lo que se agre­ga “toda la aris­to­cra­cia téc­ni­ca y aca­dé­mi­ca de la AOD”. ¿Hay actual­men­te mode­los o ejem­plos de ONG que pro­mue­van una soli­da­ri­dad alter­na­ti­va?

Por supues­to, y no son una excep­ción, sino que en todo el mun­do muchas ONG lle­van años tra­ba­jan­do con esfuer­zo para cam­biar y mejo­rar unas socie­da­des reple­tas de injus­ti­cias. En el esta­do espa­ñol exis­ten orga­ni­za­cio­nes ejem­pla­res que, des­de hace déca­das, impul­san cam­bios, luchas y diná­mi­cas de soli­da­ri­dad capi­lar de una enor­me rique­za que han sido tras­cen­den­ta­les en nume­ro­sos sec­to­res. Y muchas de ellas son peque­ñas orga­ni­za­cio­nes, con una fuer­te implan­ta­ción terri­to­rial, que lle­van años ponien­do en mar­cha valio­sas expe­rien­cias de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal en comu­ni­da­des y poblaciones.

Recor­de­mos que las ONG han sido un fenó­meno de la socie­dad glo­bal y un expo­nen­te más de las pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes que se han pro­du­ci­do en los esta­dos, en la gober­nan­za y en el con­jun­to de la socie­dad, impul­san­do cam­bios eco­nó­mi­cos y socia­les de un gran cala­do. Pre­ci­sa­men­te por ello, se han pro­du­ci­do impor­tan­tes reajus­tes en las fun­cio­nes y com­pe­ten­cias de los Esta­dos y de la socie­dad civil, lle­van­do a las ONG a ocu­par un lugar des­ta­ca­do, pero sien­do uti­li­za­das por gobier­nos y admi­nis­tra­cio­nes como pro­vee­do­ras de ser­vi­cios bara­tos espe­cia­li­za­dos y agen­tes pro­pa­gan­dís­ti­cos de polí­ti­cas ofi­cia­les. Ahí es don­de otro buen núme­ro de estas ONG han renun­cia­do a la inde­pen­den­cia y al poten­cial de trans­for­ma­ción que acu­mu­lan, para poner­se al ser­vi­cio de los pode­res públi­cos. Sin olvi­dar aque­llas otras que han sur­gi­do del poder polí­ti­co o eco­nó­mi­co, con­vir­tién­do­se en sus mam­po­rre­ros, dañan­do enor­me­men­te al sector.

Así las cosas, se plan­tea la exi­gen­cia de una pro­fun­da revi­sión en el sec­tor de las ONG, que lle­ve a que el mode­lo de orga­ni­za­cio­nes enten­di­das úni­ca­men­te como pro­vee­do­res de ser­vi­cios bara­tos a las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas o de pro­pa­gan­da y difu­sión de sus polí­ti­cas, pue­da dar paso a una nue­va gene­ra­ción de ONG, mucho más com­pro­me­ti­das, mucho más mili­tan­tes, mucho más poli­ti­za­das, dota­das de un cor­pus crí­ti­co y ana­lí­ti­co de mayor cala­do. Y para ello, el rear­me ideo­ló­gi­co de las ONG es una con­di­ción nece­sa­ria para arti­cu­lar res­pues­tas efec­ti­vas a los cam­bios que se están gene­ran­do y a sus efec­tos, así como para refor­zar su legi­ti­mi­dad social.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *