Colom­bia. Cró­ni­ca de un fra­ca­so anunciado

Por Pie­dad Cór­do­ba Ruiz. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de diciem­bre de 2020.

Mien­tras el pre­si­den­te Duque insis­te tozu­da­men­te en jus­ti­fi­car la gra­ve cri­sis de segu­ri­dad y dere­chos huma­nos que pade­ce el país res­pon­sa­bi­li­zan­do al nar­co­trá­fi­co e inten­ta legi­ti­mar la per­sis­ten­cia de su gobierno en la lla­ma­da gue­rra con­tra las dro­gas, la Comi­sión de Polí­ti­ca de Dro­gas del Hemis­fe­rio Occi­den­tal (WHDPC) –comi­sión bipar­ti­dis­ta inde­pen­dien­te del Con­gre­so de los EEUU- publi­ca un infor­me don­de cues­tio­na el para­dig­ma de la polí­ti­ca anti­nar­có­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­na y reco­no­ce un secre­to a voces: el Plan Colom­bia fue un fracaso.

Tras 50 años de ingen­tes recur­sos inver­ti­dos y de innu­me­ra­bles pér­di­das huma­nas, si el obje­ti­vo de la lla­ma­da gue­rra con­tra las dro­gas era real­men­te la reduc­ción del con­su­mo y la des­truc­ción de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta del nar­co­trá­fi­co, esta­mos ante un estre­pi­to­so fra­ca­so. En cam­bio, como dis­fraz para la inter­ven­ción direc­ta de EE. UU. en toda Amé­ri­ca Lati­na y el fomen­to de lucra­ti­vos nego­cios, la polí­ti­ca anti­nar­có­ti­cos ha sido todo un éxi­to. Así tam­bién lo tes­ti­fi­ca la mis­ma comi­sión cuan­do reco­no­ce la fun­ción con­tra­in­sur­gen­te y de “segu­ri­dad nacio­nal” cum­pli­da por el Plan Colom­bia: “Un esta­do que hace dos déca­das esta­ba al bor­de del colap­so es aho­ra el más fir­me alia­do de EE. UU. con una demo­cra­cia vibran­te y una eco­no­mía de mer­ca­do esta­ble”. Jus­ta­men­te dedi­ca­ré uno de mis infor­mes a la Comi­sión de Escla­re­ci­mien­to de la Ver­dad a los acto­res inter­na­cio­na­les en el con­flic­to arma­do interno, don­de la inje­ren­cia nor­te­ame­ri­ca­na ame­ri­ta capí­tu­lo especial.

La polí­ti­ca prohi­bi­cio­nis­ta y puni­ti­vis­ta impul­sa­da por Washing­ton des­de tiem­pos de Nixon, ade­más de cebar el poder de una enti­dad tan corrom­pi­da como la DEA y de gene­rar gran­des uti­li­da­des a sec­to­res del com­ple­jo mili­tar indus­trial nor­te­ame­ri­cano, solo ha redun­da­do en la ele­va­ción de los pre­cios de los nar­có­ti­cos y por tan­to de las ganan­cias del nar­co­trá­fi­co que inexo­ra­ble­men­te vier­te sus capi­ta­les en el sis­te­ma finan­cie­ro glo­bal e irri­gan todo el mer­ca­do mun­dial. La deman­da des­bor­da­da en espe­cial del mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, el prohi­bi­cio­nis­mo y la com­pli­ci­dad del sec­tor finan­cie­ro, man­tie­nen al nar­co­trá­fi­co como un sig­ni­fi­ca­ti­vo ren­glón del capi­ta­lis­mo mun­dial. Es sobre estos aspec­tos que debe tra­ba­jar cual­quier estra­te­gia que pre­ten­da ata­car real­men­te esta problemática.

El Infor­me de la WHDPC aun­que enmar­ca­do toda­vía en el prohi­bi­cio­nis­mo y el inter­ven­cio­nis­mo des­nu­da varias reali­da­des ya denun­cia­das. La polí­ti­ca eco­ci­da de la asper­sión aérea que había ver­ti­do sobre nues­tras sel­vas y mon­ta­ñas más de 15 millo­nes de litros de gli­fo­sa­to has­ta 2012, así como la erra­di­ca­ción for­za­da no son efi­ca­ces para dis­mi­nuir la ofer­ta de cocaí­na. “Des­truir labo­ra­to­rios y con­fis­car pre­cur­so­res quí­mi­cos pue­de ser más ren­ta­ble y menos dañino para las comu­ni­da­des loca­les que erra­di­car los cul­ti­vos de coca” plan­tea la Comi­sión bipar­ti­dis­ta, que nue­va­men­te deja en cues­tión toda la polí­ti­ca de Trump-Duque cuan­do afir­ma: “Enviar tra­ba­ja­do­res y fuer­zas de segu­ri­dad a áreas remo­tas para eli­mi­nar peque­ñas par­ce­las de coca es un esfuer­zo inú­til”. El ensa­ña­mien­to con­tra el cam­pe­si­na­do cul­ti­va­dor y la opción por la ocu­pa­ción mili­tar solo pue­den enten­der­se por intere­ses polí­ti­cos y geo­po­lí­ti­cos, no por su efec­ti­vi­dad para derro­tar al narcotráfico.

Tras 50 años de lucha anti­dro­gas, más de 11.000 millo­nes de inver­sión nor­te­ame­ri­ca­na solo en el Plan Colom­bia, y más de dos déca­das de ocu­pa­ción mili­tar en el país, la derro­ta es bochor­no­sa: «La can­ti­dad de coca cul­ti­va­da alcan­zó un récord de 212.000 hec­tá­reas en 2019, inclu­so cuan­do el país inten­si­fi­có sus esfuer­zos, erra­di­can­do más de 100 hec­tá­reas” cer­ti­fi­ca WHDPC. Seguir insis­tien­do en esta polí­ti­ca fra­ca­sa­da no solo es cri­mi­nal con nues­tros eco­sis­te­mas y comu­ni­da­des rura­les, sino estúpido.

Es hora de abor­dar el deba­te con rigor y supe­rar la mora­li­na con que la dere­cha asu­me el tema del narcotráfico

Es hora de abor­dar el deba­te con rigor y supe­rar la mora­li­na con que la dere­cha asu­me el tema del nar­co­trá­fi­co. Reva­luar la fra­ca­sa­da polí­ti­ca actual no es estar a favor de los car­te­les ni de la vio­len­cia, insis­tir en ella por el con­tra­rio es fun­cio­nal a quie­nes se han bene­fi­cia­do de esta eco­no­mía ile­gal y del prohi­bi­cio­nis­mo. No hay auto­ri­dad moral ni en Washing­ton ni en el Cen­tro Demo­crá­ti­co para hablar del tema ni para insi­nuar rela­cio­nes non sanc­tas a quie­nes cues­tio­na­mos la fra­ca­sa­da estrategia.

Des­de el caso Irán-Con­tras que finan­cia­ba la gue­rra en Cen­troa­mé­ri­ca y cuyos más cons­pi­cuos invo­lu­cra­dos aun hoy ocu­pan car­gos públi­cos en EEUU, has­ta las actua­les rela­cio­nes entre el gru­po nar­co­pa­ra­mi­li­tar de Los Ras­tro­jos des­ple­ga­do en la fron­te­ra colom­bo-vene­zo­la­na y su rela­ción con gru­pos opo­si­to­res de ese país, se ha evi­den­cia­do el apro­ve­cha­mien­to de las mafias del nar­co­trá­fi­co para obje­ti­vos geo­po­lí­ti­cos de Washing­ton. Mien­tras tan­to el pre­si­den­te Duque que tan­to cul­pa al nar­co­trá­fi­co por todo lo que suce­de en el país no hace tie­ne la mis­ma vehe­men­cia para actuar con los fun­cio­na­rios de su gobierno y de su cam­pa­ña invo­lu­cra­dos con agen­tes de los gran­des esla­bo­nes de esta cade­na ilí­ci­ta: el lava­do de acti­vos. Ni los “Ñeñes” ni los “Memos Fan­tas­mas” ni sus socios, reci­ben fumi­ga­cio­nes y ESMAD como sí lo sufren las comu­ni­da­des cultivadoras.

El infor­me de WHDPC apor­ta entres sus reco­men­da­cio­nes varias cla­ves que en hora bue­na debe­rían ser teni­das en cuen­ta en Bogo­tá y en Washing­ton. La pri­me­ra plan­tea que sea el Depar­ta­men­to de Esta­do el que direc­ta­men­te lide­re y coor­di­ne la lucha anti­dro­gas para el hemis­fe­rio. Esta suge­ren­cia con­tie­nen una fuer­te crí­ti­ca implí­ci­ta a la DEA, de mane­jo guber­na­men­tal, que no solo se hun­de en la corrup­ción de sus acuer­dos con cri­mi­na­les y sus ope­ra­cio­nes de entram­pa­mien­to, sino que como que­dó demos­tra­do en el caso de Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, venía sien­do usa­da como ins­tru­men­to polí­ti­co del gobierno Trump. En segun­do lugar, la comi­sión bipar­ti­dis­ta cues­tio­na la prác­ti­ca neo­co­lo­nial de la cer­ti­fi­ca­ción: “Reem­pla­zar el pro­ce­so de cer­ti­fi­ca­ción y desig­na­ción de dro­gas por herra­mien­tas más efec­ti­vas para eva­luar los esfuer­zos de los paí­ses para con­tra­rres­tar la delin­cuen­cia trans­na­cio­nal y san­cio­nar a quie­nes no actúen. El pro­ce­so de cer­ti­fi­ca­ción actual ofen­de a nues­tros socios y hace poco para disua­dir las prác­ti­cas corrup­tas en nacio­nes hos­ti­les”. Cri­ti­ca­mos la cer­ti­fi­ca­ción des­de que fue usa­da polí­ti­ca­men­te con­tra el gobierno Sam­per y hoy sigue sien­do usa­da en este sen­ti­do con­tra Boli­via y Venezuela.

Final­men­te la WHDPC pone el énfa­sis de lo que ha de ser una polí­ti­ca inte­gra y efi­caz del lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co en el desa­rro­llo social: “Se debe for­mu­lar una estra­te­gia que inte­gre pro­gra­mas de inter­dic­ción de dro­gas, segu­ri­dad y desa­rro­llo alter­na­ti­vo en un enfo­que inte­gral y foca­li­za­do que abor­de las nece­si­da­des espe­cí­fi­cas de las comu­ni­da­des afec­ta­das por las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les”. Rea­li­za un segui­mien­to de los pro­gra­mas socia­les apo­ya­dos por EEUU, reco­no­ce la impor­tan­cia del Acuer­do de Paz y la nece­si­dad de apo­yar la rein­cor­po­ra­ción de los excom­ba­tien­tes, e inclu­so ana­li­za la impor­tan­cia de las vías ter­cia­rias en la derro­ta del nar­co­trá­fi­co. En resu­men la Comi­sión bipar­ti­dis­ta en lo refe­ren­te a Colom­bia coin­ci­de con el Acuer­do de paz, el mis­mo que es des­co­no­ci­do de fac­to por Duque y Hol­mes Trujillo.

Sien­do opo­si­to­ra al gobierno de Pas­tra­na denun­cié que el Plan Colom­bia no resol­ve­ría el pro­ble­ma del nar­co­trá­fi­co por­que no aten­día a sus cau­sas, mien­tras muchos aplau­dían para obte­ner favo­res polí­ti­cos. Hoy inclu­so en EE. UU. vali­dan su fra­ca­so. Ha lle­ga­do la hora de enmen­dar los erro­res en esta mate­ria. El Acuer­do del pun­to 4 de la Mesa de La Haba­na Solu­ción al pro­ble­ma de las dro­gas ilí­ci­tas, que entien­de el con­su­mo como un pro­ble­ma de salud públi­ca, el cul­ti­vo como un pro­ble­ma social irre­so­lu­ble sin refor­ma rural inte­gral ‑por lo que crea los lla­ma­dos PNIS‑, y redi­rec­cio­na la per­se­cu­ción con­tra los gran­des esla­bo­nes de la cade­na, es un plan míni­mo en el que deber com­pro­me­ter­se un gobierno demo­crá­ti­co. Espe­re­mos que el infor­me de la Comi­sión WHDPC ten­ga eco en el nue­vo gobierno del pre­si­den­te Biden y poda­mos pasar la pági­na de más de 20 años de cos­to­so y dolo­ro­so fracaso.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *