Vene­zue­la. Elec­ción en car­ne viva

Por Caro­la Chá­vez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de diciem­bre de 2020.

Ya pasa­ron los tres meses aque­llos que en sep­tiem­bre me pare­cían eter­nos, irre­mon­ta­bles, y en un pes­ta­ñeo nos lle­va­ron aquí, a un par de días de la elec­ción… otra elec­ción cru­cial, vital, como todas las que hemos hecho en estos 20 años.

Nin­gu­na más difí­cil que esta, creo, por­que salir a votar mien­tras que un gigan­te te asfi­xia para que no lo hagas, para que te entre­gues, para que le entre­gues el futu­ro de tus hijos a quie­nes con saña, con odio, con des­pre­cio, dise­ña­ron un plan de sufri­mien­to sis­te­ma­ti­za­do para cas­ti­gar­nos por osa­dos, por irre­ve­ren­tes, por valien­tes, por­que un día diji­mos que aquí deci­di­mos noso­tros, para noso­tros y que los grin­gos se vayan bien lar­go al cara­jo… No es fácil, pero ¿quién dijo miedo?

Ya son más de vein­te años de una dura y her­mo­sa pelea; esqui­van­do tran­ca­zos, zan­ca­di­llas, cons­pi­ra­cio­nes, trai­cio­nes. Más de vein­te años luchan­do en paz, por la paz. Apa­gan­do la vio­len­cia a votos, tan­tas veces con­ju­ran­do en una elec­ción todos los males que nos quie­ren echar encima.

Nos hemos sal­va­do por votos de tan­tas cosas y si alguien lo duda solo tie­ne que aso­mar­se en la ven­ta­na de la his­to­ria recien­te: hace unos años, en 2008, cuan­do per­di­mos la gober­na­ción de Miran­da, no había ter­mi­na­do de anun­ciar el CNE la vic­to­ria de Capri­les cuan­do sus neo­fa­chos salie­ron a que­mar Simon­ci­tos, a per­se­guir a los médi­cos de Barrio Aden­tro, allá en los módu­los don­de aten­dían al pue­blo. Y no solo fue Capri­les, fue­ron todos los opo­si­to­res que le gana­ron una gober­na­ción al cha­vis­mo, entre ellos el Salas Feo en Cara­bo­bo, Pérez Vivas en Táchi­ra, Pablo Pérez en el Zulia. Vol­vie­ron con saña, con sed de ven­gan­za y no con­si­guie­ron mejor mane­ra de des­qui­tar­se que que­man­do, saquean­do y des­man­te­lan­do ins­ti­tu­cio­nes que ser­vían a los más necesitados.

De aque­llas vic­to­rias en gober­na­cio­nes y alcal­días sur­gie­ron los terri­to­rios vio­len­tos de las gua­rim­bas finan­cia­das y ampa­ra­das des­de esos espa­cio que una vez per­di­mos. De ahí se fil­tró el para­mi­li­ta­ris­mo y el plan de colom­bia­ni­zar la polí­ti­ca vene­zo­la­na que aún sigue en pie. En cada espa­cio que deja­mos, sur­ge una yaga con­tra la demo­cra­cia y la paz de todos. La peor de todas es la que cre­ció en la Asam­blea Nacio­nal en 2015, cuan­do la gue­rra de Loren­zo, que siem­pre está en gue­rra con­tra el pue­blo, nos lle­vó un des­cui­do que aho­ra no pesa tan­to: la men­ti­ra de la últi­ma cola.

No vota­mos y ellos toma­ron el poder para usar­lo con­tra noso­tros, con­tra todos noso­tros, inclu­yen­do sus votan­tes que no sabían lo que habían hecho. Usa­ron el poder con­tra el país ente­ro. Un peda­ci­to de poder pues­to a la orden de La Casa Blan­ca se con­vir­tió en un arma de des­truc­ción masi­va de nues­tros logros, de nues­tros dere­chos en ejer­ci­cio: el dere­cho a la ali­men­ta­ción, al tra­ba­jo, a la salud, a la vida dig­na; bom­bar­dea­dos metó­di­ca­men­te, con sadis­mo… Y aque­llos que fue­ron elec­tos para tra­ba­jar por el país era los emplea­dos del mes de un país enemi­go. Paga­mos todos menos Guai­dó, Ramos Allup, Julio Bor­ges, Leo­pol­do López y sus trein­ta MMGs de siem­pre, que no paga­ron, sino cobra­ron millo­nes de dóla­res nues­tros que ter­mi­na­ron en la neve­ra de Fabi.

Aho­ra vie­ne la nue­va cama­da de aspi­ran­tes a perri­tos, mien­tras los perri­tos amaes­tra­dos menean la coli­ta deses­pe­ra­dos para que no los man­den a la perre­ra del olvi­do, para que no los cam­bien por estos perri­tos nue­vos que le refres­quen la ima­gen al gol­pis­mo de siempre.

Entre perri­tos de entra­da y perri­tos de sali­da, todos sali­van­tes, todos dis­pues­tos al bajo perreo de la entre­ga; con un blo­queo bru­tal que pre­ten­de que arru­gue­mos. Con la expe­rien­cia ardien­do en car­ne viva de lo que trae el can­san­cio, el arru­gue, la duda nos lle­ve a dejar de votar… cons­cien­tes –por­que nos lo dicen todos sadi­co­nes, nos lo recuer­dan a dia­rio con sus ame­na­zas, con sus san­cio­nes– de que aún tie­nen tan­tí­si­mo más daño para hacer­nos si los deja­mos, si les abri­mos más ven­ta­nas por don­de nos pue­dan dañar. No hay lugar para el can­san­cio ni el descuido.

El domin­go 6 de diciem­bre votar será mucho más que votar, será dete­ner la infa­mia para seguir escri­bien­do esta his­to­ria her­mo­sa –difí­cil, pero her­mo­sa– de dig­ni­dad, con­cien­cia, amor, valen­tía, y paz.

¡Noso­tros venceremos!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *