Méxi­co. Las cin­co prin­ci­pa­les ame­na­zas del cri­men orga­ni­za­do a la niñez mexicana

Nancy Flo­res /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de diciem­bre de 2020

La exten­sa pre­sen­cia del cri­men orga­ni­za­do en terri­to­rio nacio­nal impac­ta de muchas for­mas a la niñez mexi­ca­na, pero son cin­co las prin­ci­pa­les ame­na­zas aso­cia­das: homi­ci­dios dolo­sos, des­apa­ri­cio­nes, reclu­ta­mien­to para delin­quir, tra­ta –sobre todo en su moda­li­dad de trá­fi­co sexual y por­no­gra­fía infan­til– y adic­cio­nes. Ello, por­que los meno­res de edad son alta­men­te vul­ne­ra­bles ante el poder de las ban­das, en muchos casos, colu­di­das con auto­ri­da­des (de los tres nive­les de gobierno y de los tres Pode­res de la Unión).

La aten­ción a estos pro­ble­mas –inclui­do tam­bién el apo­yo a los infan­tes en situa­ción de orfan­dad por vio­len­cia– son más que urgen­tes, pues la impu­ni­dad pro­pi­cia casos tan des­ga­rra­do­res como el atroz ase­si­na­to de dos niños mazahuas, de 12 y 14 años de edad, que se encon­tra­ban des­apa­re­ci­dos des­de el 27 de octu­bre y cuyos res­tos fue­ron halla­dos el pasa­do 1 de noviem­bre en el Cen­tro His­tó­ri­co de la Ciu­dad de México.

No hace fal­ta repe­tir aquí los deta­lles del cri­men, sino des­ta­car que se aso­ció a la Unión Tepi­to, uno de los gru­pos cri­mi­na­les que ope­ran en la capi­tal del país. Dos hipó­te­sis de las auto­ri­da­des apun­tan en ese sen­ti­do –a supues­tos “ajus­tes de cuen­tas” por “cobro de piso” o por nar­co­me­nu­deo–, sin que a la fecha se haya escla­re­ci­do aún el caso.

Los homi­ci­dios dolo­sos de meno­res de edad –inclui­dos los que ocu­rren en fue­go cru­za­do– son, sin duda, los peo­res impac­tos del cri­men orga­ni­za­do en ese sec­tor pobla­cio­nal: no hay mane­ra de repa­rar el daño a las fami­lias. En muchas des­apa­ri­cio­nes se enfren­ta la mis­ma situa­ción, por­que hay víc­ti­mas que jamás regre­san a casa.

Homi­ci­dios de infantes

Cada día, sie­te niñas, niños y ado­les­cen­tes son ase­si­na­dos en el país, y otros sie­te son des­apa­re­ci­dos en total impu­ni­dad, esti­ma la Red por los Dere­chos de la Infan­cia en Méxi­co (Redim). De cada 100 car­pe­tas de inves­ti­ga­ción don­de meno­res son víc­ti­mas, sólo tres alcan­zan algún tipo de sen­ten­cia o pro­ce­sos judi­cia­les, “garan­ti­zan­do [con ello] un alto índi­ce de impu­ni­dad en torno al 97 por ciento”.

Esto, por­que los meno­res de edad han que­da­do en medio de una de las peo­res cri­sis huma­ni­ta­rias que vive el país –y de la que aún no pue­de librar­se – , a cau­sa de la vio­len­cia que des­ató Feli­pe Cal­de­rón Hino­jo­sa con su gue­rra para empo­de­rar al Cár­tel de Sina­loa [bas­te ver el papel que jugó su súper-secre­ta­rio de Segu­ri­dad Públi­ca, Gene­ro Gar­cía Luna, actual­men­te suje­to a jui­cio en Esta­dos Uni­dos por su coope­ra­ción con esa orga­ni­za­ción cri­mi­nal] y con­te­ner por la fuer­za el des­con­ten­to social.

Tan sólo en la Ciu­dad de Méxi­co y en el Esta­do de Méxi­co ocu­rrie­ron 208 homi­ci­dios vio­len­tos de niñas, niños y ado­les­cen­tes en 2019. El 58.8 por cien­to en la capi­tal y el 41.7 por cien­to en el Esta­do de Méxi­co corres­pon­dían a ado­les­cen­tes de entre 15 y 17 años, apun­tan datos de la Redim. Los muni­ci­pios y alcal­días con más homi­ci­dios de per­so­nas de 0 a 17 años fue­ron: Eca­te­pec, Nau­cal­pan, Tecá­mac, Tlal­ne­pantla, Nico­lás Rome­ro, Izta­pa­la­pa y Coacal­co.

En el caso de las des­apa­ri­cio­nes de meno­res en la Ciu­dad de Méxi­co, la orga­ni­za­ción ha docu­men­ta­do que, de 516 casos vigen­tes, el 50 por cien­to (273) se regis­tró en 2019 y lo que va de 2020.

Al res­pec­to, la Red ha des­ta­ca­do la cruel­dad del cri­men orga­ni­za­do en diver­sas expre­sio­nes de vio­len­cia extre­ma con­tra ado­les­cen­tes, y en el caso de la capi­tal, ha seña­la­do el gra­ve error de las auto­ri­da­des al negar la pre­sen­cia y ope­ra­ción de los cár­te­les de la dro­ga, pues al redu­cir­los a pan­di­llas o “peque­ñas mafias” les ofre­ce una capa de protección.

En ese con­tex­to de vio­len­cia, impu­ni­dad y expan­sión de los cár­te­les es en el que ocu­rre un ter­cer fenó­meno aso­cia­do: el reclu­ta­mien­to for­za­do de meno­res para delin­quir. Según la Redim, 30 mil per­so­nas de has­ta 17 años han sido coop­ta­das por gru­pos delic­ti­vos, como el caso de la “Tro­pa del Infierno”, con sica­rios de 5 años de edad en ade­lan­te y que se rela­cio­na con el Cár­tel del Noreste.

Su rol en estas ban­das cri­mi­na­les va des­de ser hal­co­nes o infor­man­tes, has­ta el sica­ria­to, que inclu­ye “labo­res” de eje­cu­ción, tor­tu­ra, des­apa­ri­ción. Tam­bién se les emplea en la pro­duc­ción y el trá­fi­co de dro­gas ilí­ci­tas, como mulas en la fron­te­ra Nor­te o dea­lers en sus escue­las y entor­nos sociales.

Tra­ta de infantes

El cri­men orga­ni­za­do tam­bién está detrás de cien­tos de casos de tra­ta de per­so­nas, en sus moda­li­da­des de explo­ta­ción sexual de meno­respor­no­gra­fía infan­til y trá­fi­co inter­na­cio­nal de infan­tes no acom­pa­ña­dos con fines migra­to­rios. Ade­más, por años se ha pre­su­mi­do que algu­nas de las des­apa­ri­cio­nes podrían estar rela­cio­na­das con trá­fi­co de órga­nos.

En su estu­dio Vio­len­cias con­tra gru­pos vul­ne­ra­bles. Una visión com­ple­men­ta­ria para la aten­ción inte­gral en la pre­ven­ción de las vio­len­cias hacia muje­res, niñas y niños en Méxi­co –recién publi­ca­do – , el Cen­tro de Estu­dios Socia­les y de Opi­nión Públi­ca (Cesop) apun­ta que el país es el segun­do lugar mun­dial en turis­mo sexual infan­til y el pri­mer lugar a nivel mun­dial como emi­sor de por­no­gra­fía infan­til.

Ade­más, des­ta­ca que uno de cada cin­co meno­res engan­cha­dos en esos deli­tos que vul­ne­ran la vida –tan­to físi­ca como men­tal­men­te– es abor­da­do por inter­net. Recuer­da que la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das ha esti­ma­do que “hay más de 1 millón de pedó­fi­los que están atra­pan­do a nues­tros niños por medio de este nue­vo delito”.

Otro dato que pro­por­cio­na el aná­li­sis –ela­bo­ra­do por los inves­ti­ga­do­res Omar Cor­tés Macías y José Mar­tín Iñi­guez Ramos– corres­pon­de a infor­ma­ción gene­ra­da de la Comi­sión Eje­cu­ti­va de Aten­ción a Víc­ti­mas, en don­de apun­ta que de 1 mil denun­cias de vio­len­cia sexual con­tra niñas y niños, sólo una lle­ga a con­de­na. “La impu­ni­dad es de 99 por cien­to y la cifra negra, aún mayor”.

El estu­dio del Cesop agre­ga que el abu­so sexual infan­til no está tipi­fi­ca­do en los esta­dos de Aguas­ca­lien­tes, Naya­rit, Nue­vo León, Tlax­ca­la y Sono­ra. Jun­to a la impu­ni­dad, esto, sin duda, repre­sen­ta un ali­cien­te para los cri­mi­na­les y los pedófilos.

Por su par­te, la Guar­dia Nacio­nal y la Secre­ta­ría Eje­cu­ti­va del Sis­te­ma Esta­tal de Pro­tec­ción Inte­gral de Niñas, Niños y Ado­les­cen­tes han aler­ta­do de un incre­men­to del 73 por cien­to en la por­no­gra­fía infan­til des­de que ini­ció el con­fi­na­mien­to nacio­nal por la pan­de­mia de Covid-19. Y han iden­ti­fi­ca­do a la Ciu­dad de Méxi­co y Jalis­co como las enti­da­des con mayor incidencia.

Adic­cio­nes

En la revi­sión de los impac­tos más seve­ros del cri­men orga­ni­za­do a la infan­cia mexi­ca­na no pue­de fal­tar el tema de las adic­cio­nes. De acuer­do con Cen­tros de Inte­gra­ción Juve­nil (CIJ), los hom­bres sue­len ini­ciar el con­su­mo de taba­co y alcohol a los 15 años, y de dro­gas ilí­ci­tas a los 16 años; y las muje­res a los 15 y 18 años, respectivamente.

Las dro­gas de mayor con­su­mo en los pacien­tes de los CIJ son: alcohol, 89 por cien­to; marihua­na, 84.8 por cien­to; taba­co, 84.8 por cien­to; cocaína/​crack, 48.5 por cien­to; esti­mu­lan­tes, 47.9 por cien­to (prin­ci­pal­men­te metan­fe­ta­mi­nas, 43.8 por cien­to; y éxta­sis, 7.5 por cien­to); inha­la­bles, 21.1 por cien­to; depre­so­res, 16.9 por cien­to; dro­gas alu­ci­nó­ge­nas y diso­cia­ti­vas, 14.8 por cien­to; y opiá­ceos, 4.2 por cien­to (prin­ci­pal­men­te heroí­na).

Otro dato que pro­por­cio­na el CIJ es que las sus­tan­cias más uti­li­za­das por sus pacien­tes un mes antes del ini­cio del tra­ta­mien­to fue­ron: taba­co, 60.9 por cien­to; alcohol, 55.8 por cien­to; can­na­bis, 44.9 por cien­to; metan­fe­ta­mi­nas, 25.4 por cien­to; cocaína/​crack, 15.2 por cien­to; ben­zo­dia­ce­pi­nas, 5.7 por cien­to; e inha­la­bles, 5.6 por ciento.

Es urgen­te e impres­cin­di­ble que –más allá de la dis­cu­sión social que han des­ata­do los más recien­tes homi­ci­dios dolo­sos de niños en la capi­tal del país– Méxi­co com­ba­ta todos los deli­tos aso­cia­dos al cri­men orga­ni­za­do con impac­to en los infan­tes, y tam­bién que se les pro­te­ja de las adic­cio­nes. Para ello es nece­sa­rio que se con­so­li­den polí­ti­cas públi­cas coor­di­na­das en los tres nive­les de gobierno y eso no se pue­de pos­ter­gar más.

FUENTE: Con­tra LInea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *