Cuba. Revo­lu­ción de colo­res o calen­tar­le la pis­ta a Biden

Por Randy Alfon­so Fal­cón, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de diciem­bre de 2020. 

Donald Trump se va de la Casa Blan­ca doble­men­te derro­ta­do: no pudo ganar la reelec­ción pre­si­den­cial, ni tam­po­co pudo derro­car los gobier­nos de Cuba, Vene­zue­la y Nica­ra­gua; con­tra los que empleó todos los méto­dos de cas­ti­go y agre­sión a su alcance.

Pero las fuer­zas trum­pis­tas no están aca­ba­das, ni mucho menos. Están inten­tan­do dejar una pro­fun­da hue­lla en la socie­dad esta­dou­ni­den­se y más allá. A estas altu­ras, toda­vía Trump no reco­no­ce su amplia derro­ta en las elec­cio­nes; y tam­po­co deja de sem­brar­le pro­ble­mas a la admi­nis­tra­ción que ven­drá: hace unos días has­ta ame­na­zó con ata­car sitios nuclea­res ira­níes para abor­tar todo pro­pó­si­to de diá­lo­go con ese país.

Con Cuba, la actual admi­nis­tra­ción tie­ne una par­ti­cu­lar rabia: más de 120 medi­das puni­ti­vas que arre­cian el de por sí cri­mi­nal blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro, y no han podi­do derro­car a la Revolución.

Con esa espi­na y el alien­to de las fuer­zas de la dere­cha anti­cu­ba­na que le die­ron el voto en las pasa­das elec­cio­nes, la actual admi­nis­tra­ción no cesa de orga­ni­zar pla­nes y pro­vo­ca­cio­nes con­tra Cuba, espe­ran­za­dos de dar la esto­ca­da final antes del 20 de enero; o al menos dejar­le la pis­ta bien calien­te al gobierno de Biden para que no pue­da plan­tear­se una con­vi­ven­cia civi­li­za­da con el archi­pié­la­go caribeño.

El nue­vo gobierno elec­to toda­vía no ha con­ge­nia­do públi­ca­men­te con esa dere­cha con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria anti­cu­ba­na, que le votó en con­tra y lo acu­só de “socia­lis­ta” y has­ta “comu­nis­ta” en una feroz cam­pa­ña mediá­ti­ca de cor­te mac­carthis­ta. Más bien, ha dicho públi­ca­men­te que pla­nea retor­nar a la polí­ti­ca de acer­ca­mien­to entre Cuba y EE.UU. que Oba­ma solo logró comen­zar en su últi­mo man­da­to, y que en tan poco tiem­po pudo demos­trar que sí es posi­ble con­vi­vir en paz y coope­ra­ción, cen­trán­do­nos en los pun­tos en común, res­pe­tan­do las diferencias.

Los vivi­do­res del con­flic­to, los pro­mo­to­res del mal con­tra el pue­blo cubano, los que se han bene­fi­cia­do de los millo­nes y millo­nes de dóla­res que Esta­dos Uni­dos des­ti­na cada año a los pla­nes agre­si­vos y de sub­ver­sión con­tra Cuba, andan por estos días en fre­né­ti­ca ofen­si­va, inten­ta­do cons­truir un pre­tex­to para com­pro­me­ter al futu­ro gobierno esta­dou­ni­den­se con la agre­si­va hos­ti­li­dad anticubana.

Bus­can una actua­li­za­da ver­sión de la archi­co­no­ci­da juga­da «derri­bo de avio­ne­tas de Her­ma­nos al Res­ca­te» que for­zó al pre­si­den­te can­di­da­to de 1996 Bill Clin­ton a renun­ciar al acer­ca­mien­to con Cuba y con­ver­tir en ley al pro­yec­to Helms Bur­ton para arre­ciar el blo­queo y dibu­jar el futu­ro neo­co­lo­nial del rebel­de país.

Pre­ten­den fomen­tar la ines­ta­bi­li­dad social, alen­tar las frus­tra­cio­nes, apro­ve­char las cir­cuns­tan­cias difí­ci­les de un país que ha teni­do que librar una dura bata­lla con­tra la pan­de­mia de COVID-19 en medio de arre­cia­das medi­das de blo­queo y de la para­li­za­ción de su prin­ci­pal fuen­te de ingre­sos, el turismo.

Apues­tan al posi­ble lide­raz­go des­es­ta­bi­li­za­dor de redu­ci­dos sec­to­res de la cul­tu­ra que han esta­do finan­cian­do y apa­dri­nan­do duran­te años, y bus­can con­fun­dir a sec­to­res juve­ni­les gol­pea­dos en sus aspi­ra­cio­nes y cali­dad de vida por la mis­ma polí­ti­ca de asfi­xia impe­rial con­tra Cuba.

Como expre­sa­ra el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro en un dis­cur­so ante el par­la­men­to cubano el 19 de abril de 2018: “ …una de las per­ma­nen­tes apues­tas de los enemi­gos de la Revo­lu­ción es pene­trar, con­fun­dir, divi­dir y ale­jar a nues­tra com­ba­ti­va juven­tud de los idea­les, la his­to­ria, la cul­tu­ra y la obra revo­lu­cio­na­ria, sem­brar el indi­vi­dua­lis­mo, la codi­cia, la mer­can­ti­li­za­ción de los sen­ti­mien­tos e indu­cir a las nue­vas gene­ra­cio­nes al pesi­mis­mo, al des­ape­go hacia la éti­ca y los valo­res huma­nis­tas, la soli­da­ri­dad y el sen­ti­do del deber”.

Se pre­ten­de pren­der una chis­pa que des­em­bo­que en un esta­lli­do social al esti­lo de los ensa­ya­dos y eje­cu­ta­dos en el mun­do ára­be o Ucra­nia. Y ello se alien­ta con total cinis­mo des­de las redes socia­les digi­ta­les, lo mis­mo des­de el Depar­ta­men­to de Esta­do y su emba­ja­da en La Haba­na que des­de la mafia ane­xio­nis­ta de Mia­mi. Quie­nes se ali­men­tan infor­ma­ti­va­men­te sólo en esos espa­cios digi­ta­les pen­sa­rán que en Cuba hay una gue­rra civil en estos días o una pro­tes­ta social gene­ra­li­za­da. Hacia tal esce­na­rio qui­sie­ran con­du­cir al país el impe­rio y sus peo­nes de turno.

La Revo­lu­ción cuba­na tie­ne la expe­rien­cia de sus más de 60 años de lucha con­tra las inten­cio­nes de domi­na­ción esta­dou­ni­den­se y con­tra una con­tra­rre­vo­lu­ción basa­da en el país del nor­te que ha recu­rri­do has­ta la inva­sión arma­da y el terro­ris­mo para inten­tar derro­car­la. Tie­ne, en espe­cial, el apo­yo mayo­ri­ta­rio de un pue­blo, cuya movi­li­za­ción en estos días de ame­na­zas es la prin­ci­pal for­ta­le­za y el mejor bas­tión ante los des­pro­pó­si­tos. Y cuen­ta ade­más, con una cul­tu­ra, una inte­lec­tua­li­dad, una plé­ya­de de artis­tas y crea­do­res rai­gal­men­te antim­pe­ria­lis­tas, que son espa­da y escu­do de la nación ante los inten­tos de dominación.

Cuba vive un nue­vo momen­to de desa­fío al que se le debe y da res­pues­ta des­de la inte­li­gen­cia, la fir­me­za de prin­ci­pios, la capa­ci­dad de diá­lo­go para hacer mejor al país y la fuer­za esen­cial­men­te revo­lu­cio­na­ria de su pueblo.

Nos advier­te des­de el siglo XIX el gran pen­sa­dor cubano José Anto­nio Saco: «No sea­mos el jugue­te des­gra­cia­do de hom­bres que con sacri­fi­cio nues­tro qui­sie­ran apo­de­rar­se de nuestrra tie­rra, no psra nues­tra feli­ci­dad, sino para su pro­ve­cho» (…) «yo desea­ría que Cuba no solo fue­se rica, ilus­tra­da, moral y pode­ro­sa , sino que fue­se Cuba cuba­na y no anglo-americana»

Fuen­te: Al Mayadeen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *