Colom­bia. ¿Por qué Petro en el 2022?

Por Emi­lio Lagos Cor­tés. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de noviem­bre de 2020.

Ya se agi­ta el deba­te polí­ti­co en rela­ción con las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2022. Millo­nes de colom­bia­nos las ven con espe­ran­za; pien­san que hay posi­bi­li­da­des sóli­das de dar­le un vira­je radi­cal al rum­bo del país. Otros, con Jesu­ri­be a la cabe­za, tie­nen mie­do y gri­tan de mane­ra cons­tan­te “cui­da­do con el 2022”; temen seria­men­te que pue­dan ser des­pla­za­dos del poder polí­ti­co y de los pri­vi­le­gios que se le asocian.

A la com­pe­ten­cia pre­si­den­cial acu­den varios sec­to­res: el uri­bis­mo, bus­can­do su per­ma­nen­cia en el poder, pro­ba­ble­men­te con Tomás Uri­be, el de las mani­llas y zonas fran­cas; Petro su anta­go­nis­ta más nota­ble; Fajar­do, el que no es ni uri­bis­ta ni anti­uri­bis­ta, pero decla­ra­do y reite­ra­do anti­pe­tris­ta; y otros como Maru­lan­da, Rome­ro, de La Calle, etc…

Sec­to­res de la socie­dad colom­bia­na, cada vez mayo­res, ven en Petro la posi­bi­li­dad de cam­bios ver­da­de­ros en la polí­ti­ca y la eco­no­mía de Colom­bia. ¿Por qué?

Sin duda, el mayor de sus acti­vos es la cohe­ren­cia y la con­se­cuen­cia de su lucha en favor de los sec­to­res popu­la­res menos favo­re­ci­dos, a lo lar­go de su vida polí­ti­ca. Des­de que lle­gó a la polí­ti­ca, en las filas del M‑19, Petro se la ha juga­do por los más humil­des; con sus pro­pias manos impul­só la cons­truc­ción de Bolí­var 83, un barrio para las fami­lias más humil­des de Zipa­qui­rá. Su com­pro­mi­so con los pobres se evi­den­ció en su ges­tión en la alcal­día de Bogo­tá. Allí des­ta­ca­ron sus esfuer­zos por bene­fi­ciar a reci­cla­do­res, a tra­ba­ja­do­res infor­ma­les como los zorre­ros, a madres cabe­zas de fami­lia, a muje­res que ejer­cían la pros­ti­tu­ción, y a los ven­de­do­res ambu­lan­tes. El eje de su admi­nis­tra­ción fue­ron las polí­ti­cas socia­les, bus­can­do for­ta­le­cer la salud y la edu­ca­ción públi­cas, que en pri­mer lugar bene­fi­cian a los más pobres. Sin olvi­dar polí­ti­cas como el sub­si­dio a la tari­fa en el tras­por­te públi­co, que lle­vó a que se redu­je­se el pre­cio de los pasa­jes de Trans­Mi­le­nio en horas valle.

Jun­to a la defen­sa de los humil­des esta su lucha fron­tal con­tra la corrup­ción gene­ra­li­za­da de la oli­gar­quía colom­bia­na, ese redu­ci­do gru­po de pode­ro­sos que mane­jan el país como su fin­ca per­so­nal. Petro ha denun­cia­do la corrup­ción des­de cuan­do era un joven con­gre­sis­ta; enton­ces la dejó en evi­den­cia en el sec­tor ban­ca­rio y en los cupos indi­ca­ti­vos en el con­gre­so. Lle­ga­do a la alcal­día de Bogo­tá, denun­ció y enfren­tó una alian­za cri­mi­nal entre polí­ti­cos y con­tra­tis­tas que se creían pro­pie­ta­rios de la con­tra­ta­ción en el dis­tri­to. Par­te de los con­ce­ja­les ter­mi­na­ron en la cár­cel; los con­tra­tis­tas no le die­ron tre­gua, inclu­so, con la ayu­da de entes de con­trol “par­cia­li­za­dos”, logra­ron des­ti­tuir­lo de la alcal­día. El tiem­po puso las cosas en su lugar; Petro regre­só a la alcal­día, y las mul­tas y san­cio­nes dis­ci­pli­na­rias se han ido cayen­do una a una, con­for­me se dan las deci­sio­nes judi­cia­les respectivas.

En rela­ción con esa mis­ma alian­za entre polí­ti­cos y cri­mi­na­les (¿es redun­dan­cia?), Petro bri­lló como sena­dor en la denun­cia que des­en­mas­ca­ró la com­pli­ci­dad entre polí­ti­cos y para­mi­li­ta­res, la lla­ma­da para­po­lí­ti­ca; sin duda ha sido el más enco­na­do denun­cian­te de la corrup­ción al inte­rior de los gobier­nos uri­bis­tas, inclui­do el que pade­ce­mos actual­men­te, que, ade­más de domi­na­do por los corrup­tos, tam­bién se carac­te­ri­za por la más abso­lu­ta inca­pa­ci­dad para rea­li­zar las acti­vi­da­des pro­pias de la admi­nis­tra­ción públi­ca; solo gobier­na en bene­fi­cio de sus ami­gos de uni­ver­si­dad y de la empre­sa don­de tra­ba­ja su her­ma­na, y para pro­te­ger a su titiritero.

Pero lo más valio­so de Petro es la pro­pues­ta que le pre­sen­ta a los colom­bia­nos, para imple­men­tar en caso de ser ele­gi­do pre­si­den­te. Colom­bia Huma­na pro­po­ne ter­mi­nar las vio­len­cias y desa­rro­llar una polí­ti­ca de paz; gene­rar empleo y rique­za median­te la reac­ti­va­ción de la pro­duc­ción cam­pe­si­na y, con base en esta, desa­rro­llar una indus­tria livia­na de trans­for­ma­ción de mate­rias pri­mas orien­ta­da al con­su­mo interno y a la expor­ta­ción; sus­ti­tuir las ener­gías fósi­les por ener­gías lim­pias, con miras a enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co, dejan­do de ser una eco­no­mía depen­dien­te de los recur­sos mine­ros; desa­rro­llar rela­cio­nes fra­ter­nas con todos nues­tros veci­nos, recu­pe­ran­do así el mer­ca­do vene­zo­lano, des­tino ideal para la expor­ta­ción de pro­duc­tos colom­bia­nos; e impul­sar la expan­sión de los sis­te­mas de edu­ca­ción y salud públi­cas, como mate­ria­li­za­ción de dere­chos de los colom­bia­nos, para men­cio­nar solo algu­nos de las pro­pues­tas más notables.

A lo ante­rior se suma que, como en el 2018, en el 2022 a Petro se le va a enfren­tar una alian­za de la tra­di­cio­nal cla­se polí­ti­ca y el uri­bis­mo, esa par­te de la cla­se polí­ti­ca ínti­ma­men­te aso­cia­da con los dis­tin­tos fac­to­res de la gran cri­mi­na­li­dad colom­bia­na. Con­ser­va­do­res, libe­ra­les, la U, Cam­bio Radi­cal, Cen­tro demo­crá­ti­co, Gavi­ria, Pas­tra­na, Uri­be, cada fuer­za polí­ti­ca y cada polí­ti­co corrup­to com­pe­ti­rán uni­dos con­tra Petro. Los colom­bia­nos en el 2022 podrán esco­ger entre un repre­sen­tan­te de la cla­se polí­ti­ca que ha lle­va­do a Colom­bia al desas­tre y el diri­gen­te polí­ti­co que pre­sen­ta una genui­na alter­na­ti­va polí­ti­ca; podrán esco­ger entre Polom­bia y Colombia.

De mane­ra que Gus­ta­vo Petro, por su com­pro­mi­so con los más humil­des, su lucha con­tra la corrup­ción, la cri­mi­na­li­dad y la inca­pa­ci­dad de los gobier­nos del uri­bis­mo, y por la per­ti­nen­te pro­pues­ta de gobierno que encar­na la Colom­bia Huma­na, se posi­cio­na como la pro­pues­ta más sóli­da de cara a las veni­de­ras elec­cio­nes presidenciales.

Aden­da. Es nota­ble el silen­cio de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción ante la pali­za que en el con­gre­so reci­bió el exfis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez por su ope­ra­ción de sabo­teo al pro­ce­so de paz.

Fuen­te: Las 2 orillas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *