Disi­den­cias Sexua­les. La Aso­cia­ción Esta­tal de Pro­fe­sio­na­les de la Sexo­lo­gía en el deba­te sobre la Ley Trans

Por Susa­na Maro­to Rebo­llo. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de noviem­bre de 2020.

La idea de sexo con la que tra­ba­ja la sexo­lo­gía no es por tan­to ni (sólo) bio­ló­gi­ca, ni (sólo) cul­tu­ral, sino que es bio­grá­fi­ca.

Ante el enfren­ta­mien­to de pos­tu­ras que se vie­ne dan­do en los últi­mos tiem­pos en torno a las per­so­nas tran­se­xua­les, espe­cial­men­te a raíz del pro­yec­to de Ley Trans pre­sen­ta­do por el Minis­te­rio de Igual­dad, des­de la Aso­cia­ción Esta­tal de Pro­fe­sio­na­les de la Sexo­lo­gía (AEPS) que­re­mos expo­ner nues­tra pos­tu­ra par­tien­do de la pers­pec­ti­va que la sexo­lo­gía, cien­cia que estu­dia los sexos, des­de su cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co nos apor­ta. Nues­tra espe­ran­za es que apor­te algo de luz al debate.

Vaya por delan­te que con­si­de­ra­mos abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria una ley esta­tal que garan­ti­ce los dere­chos de las per­so­nas tran­se­xua­les, un colec­ti­vo que sufre todas las for­mas de dis­cri­mi­na­ción y al que como socie­da­des civi­li­za­das no se está res­pon­dien­do en la mis­ma medi­da que hacia otros gru­pos que han sufri­do de dis­cri­mi­na­ción. En este sen­ti­do la ley pue­de ser una herra­mien­ta fun­da­men­tal y bási­ca para sol­ven­tar esta situa­ción y enmen­dar la deu­da existente.

La sexo­lo­gía estu­dia los sexos y sus inter­ac­cio­nes sexua­das, y pro­du­ce cono­ci­mien­to para com­pren­der la sexua­li­dad huma­na. Nues­tro deseo es poner este capi­tal a dis­po­si­ción de la socie­dad para mejo­rar nues­tras vidas y para seguir avan­zan­do como comu­ni­dad cien­tí­fi­ca y como socie­dad. Sin embar­go, en los últi­mos tiem­pos esta­mos vien­do el sur­gi­mien­to y la con­so­li­da­ción de corrien­tes de pen­sa­mien­to, que abor­dan el sexo pres­cin­dien­do de la sexo­lo­gía y que ela­bo­ran teo­rías que pre­ten­den dar res­pues­ta a nues­tro obje­to de estu­dio con expli­ca­cio­nes par­cia­les de una reali­dad tan amplia y com­ple­ja como es el hecho sexual humano.

Des­de esta par­ce­la­ción de la reali­dad a la que asis­ti­mos, que­re­mos tam­bién lla­mar la aten­ción sobre el uso de algu­nos con­cep­tos, que están ya ins­ta­la­dos en nues­tras cul­tu­ras occi­den­ta­les, y que están fomen­tan­do esta desinformación.

Vemos la nece­si­dad de acla­rar tér­mi­nos cuyos usos poli­sé­mi­cos están con­tri­bu­yen­do a este des­atino con­cep­tual que dis­tor­sio­na el pro­pio sig­ni­fi­ca­do al que se refie­ren y con ello con­fun­den a las per­so­nas en la com­pren­sión de su dimen­sión sexua­da. No olvi­de­mos que esta­mos hablan­do de vivir­nos, lo cual impli­ca inter­ac­ción, expe­rien­cia… y va mucho más lejos que pen­sar­nos. Nece­si­ta­mos que la socie­dad se enri­quez­ca con las pre­gun­tas que sur­gen en torno a ¿qué es ser hom­bres y muje­res?, pero obser­va­mos que ade­más de la con­fu­sión, algu­nos deba­tes ideo­ló­gi­cos no sólo no ayu­dan al loa­ble fin de cono­cer y res­pe­tar la diver­si­dad, sino que faci­li­tan la apa­ri­ción de incer­ti­dum­bres y des­aso­sie­gos (sobre todo entre la juven­tud), que los y las pro­fe­sio­na­les de la sexo­lo­gía lle­va­mos un tiem­po aten­dien­do en edu­ca­ción y en ase­so­ra­mien­to y tera­pia. Esta pro­ble­ma­ti­za­ción vuel­ve a repe­tir­se en las mis­mas pre­mi­sas nor­ma­ti­vas que lo ha veni­do hacien­do a lo lar­go de nues­tra his­to­ria repre­si­va del abor­da­je socio-cul­tu­ral del sexo: gene­ra­ción de nue­vas nor­ma­ti­vi­da­des, acti­tu­des com­ba­ti­vas por fal­ta de com­pren­sión, fal­ta de acer­ca­mien­to a la lite­ra­tu­ra sexológica…

En cuan­to a las ins­ti­tu­cio­nes res­pon­sa­bles, podría­mos til­dar de des­pis­te o resal­tar la fal­ta de lide­raz­go cien­tí­fi­co en el abor­da­je de estos temas; muy a nues­tro pesar. Toda­vía pre­va­le­ce la ideo­lo­gi­za­ción sobre la razón cien­tí­fi­ca a la hora de desa­rro­llar pro­gra­mas, pro­yec­tos, leyes, etc. Nues­tra socie­dad nece­si­ta supe­rar cier­tos deba­tes que no debe­rían de ser opi­na­bles, sino zan­ja­dos, cono­ci­dos y res­pe­ta­dos como en este caso, el deba­te sobre la transexualidad.

Dicho esto, en pri­mer lugar pro­ce­de acla­rar cier­tos tér­mi­nos. Des­de la sexo­lo­gía enten­de­mos por sexo aque­llo que somos. Del latín sexa­re (cor­tar, sec­cio­nar, en el sen­ti­do de divi­dir, dife­ren­ciar) el sexo es lo que me hace la per­so­na úni­ca e irre­pe­ti­ble que soy. Se tra­ta de una dimen­sión huma­na inelu­di­ble que se va con­fi­gu­ran­do a lo lar­go de toda nues­tra exis­ten­cia, des­de antes del naci­mien­to has­ta la muer­te, y en la que influ­yen – y con­flu­yen- diver­sos ele­men­tos. La idea de sexo con la que tra­ba­ja la sexo­lo­gía no es por tan­to ni (sólo) bio­ló­gi­ca, ni (sólo) cul­tu­ral, sino que es biográfica.

En este sen­ti­do, enten­der el sexo como sinó­ni­mo de geni­ta­les (y a veces cro­mo­so­mas) es un error del que fácil­men­te pode­mos salir gra­cias al con­cep­to de inter­se­xua­li­dad de Mag­nus Hirsch­feld, quien fue pio­ne­ro en desa­rro­llar la teo­ría de la inter­se­xua­li­dad huma­na. Gra­cias a él y a otras per­so­nas auto­ras e inves­ti­ga­do­ras del sexo, se ha ido for­jan­do un cono­ci­mien­to que es capaz de expli­car la tran­se­xua­li­dad lejos del reduc­cio­nis­mo geni­tal-cro­mo­só­mi­co que se vie­ne uti­li­zan­do. Así, sabe­mos que todos los seres huma­nos posee­mos carac­te­rís­ti­cas mas­cu­li­nas y feme­ni­nas, lue­go somos inter­se­xua­les. Las per­so­nas tran­se­xua­les son un ejem­plo de la diver­si­dad que esa com­bi­na­ción siem­pre úni­ca de ele­men­tos mas­cu­li­nos y feme­ni­nos produce.

Pode­mos decir ade­más que la iden­ti­dad sexual es la estruc­tu­ra sobre la que se orga­ni­za el psi­quis­mo humano, que requie­re entre otras cosas de auto­per­cep­ción cere­bral para dotar­nos de noción de ser uno mismo/​a. Par­tien­do de lo que lla­ma­mos sexa­ción, que resu­mien­do mucho es un pro­ce­so pre-cog­ni­ti­vo, evo­lu­ti­va­men­te reco­no­ci­ble que ten­dría que ver con la nece­si­dad de sexar, dife­ren­ciar a los otros/​otras, pode­mos decir que exis­te una cate­go­ri­za­ción que cada quien se da a sí (auto­se­xa­ción) y otra para la que cada quien asig­na a cada una de las per­so­nas con las que inter­ac­túa (alo­se­xa­ción). Habla­mos de un fenó­meno uni­ver­sal, que no se apren­de ni se ense­ña; así pues, todas las per­so­nas somos alo­se­xa­das por el res­to y auto­se­xa­das por noso­tras mis­mas. No olvi­de­mos que aun­que somos seres huma­nos, no por ello deja­mos de ser mamí­fe­ros y esta carac­te­rís­ti­ca (alo­se­xa­ción) es tan evi­den­te como ele­men­tal entre ellos como en nosotros/​as.

Y dicho esto, pre­ten­de­mos no negar de dón­de veni­mos sin menos­pre­ciar nues­tra dimen­sión cul­tu­ral. La cul­tu­ra, ha de ser­vir para com­pren­der y com­pren­der­nos, poner en valor la diver­si­dad y res­pe­tar las dife­ren­cias. Pero la diver­si­dad sexual no es una carac­te­rís­ti­ca de la cul­tu­ra sino del sexo, que des­pués cada cul­tu­ra y cada épo­ca gestiona.

En torno a estas cues­tio­nes, han sur­gi­do en nues­tra socie­dad corrien­tes de pen­sa­mien­to con las que aún com­par­tien­do el loa­ble obje­ti­vo del res­pe­to a las dife­ren­cias, no pode­mos estar más en des­acuer­do por el tra­ta­mien­to que hacen de nues­tro obje­to de estu­dio y las con­se­cuen­cias nega­ti­vas hacia las per­so­nas tran­se­xua­les. Estas corrien­tes atri­bu­yen en exclu­si­vi­dad al pro­ce­so de cul­tu­ri­za­ción el hecho sexual iden­ti­ta­rio y hacen res­pon­sa­ble al mode­lo de socia­li­za­ción de las dife­ren­cias sexua­les a las que lla­man de géne­ro. Con­si­de­ra­mos que pasa­rán a la his­to­ria como nega­cio­nis­tas del sexo y espe­ra­mos que la evi­den­cia y la razón aca­ben imponiéndose.

En rela­ción con lo ante­rior, otro tér­mino que se está usan­do de mane­ra muy con­fu­sa es el con­cep­to de géne­ro, que pare­ce tener uti­li­dad para todo, lo mis­mo es sinó­ni­mo de mujer, que se habla de iden­ti­dad de géne­ro como sinó­ni­mo de iden­ti­dad sexual.

El géne­ro se refie­re a aque­llos pape­les, com­por­ta­mien­tos, acti­vi­da­des y atri­bu­cio­nes social­men­te cons­trui­dos que una socie­dad con­cre­ta con­si­de­ra pro­pios de muje­res o de hom­bres. Repen­sar el géne­ro supo­ne ana­li­zar en una cul­tu­ra todos estos ele­men­tos que sin duda, cuan­do no dis­po­nen de la fle­xi­bi­li­dad que los pro­pios indi­vi­duos nece­si­tan para expre­sar­se, se con­vier­ten en repre­so­res y ocul­tan la reali­dad de las per­so­nas que ha de ser en defi­ni­ti­va la que pre­va­lez­ca. El géne­ro es por tan­to un ins­tru­men­to de aná­li­sis que nos per­mi­te iden­ti­fi­car las opre­sio­nes, pero en nin­gún caso es el ori­gen de la iden­ti­dad, pues­to que, como demues­tran las vidas de las per­so­nas tran­se­xua­les, la iden­ti­dad no pue­de ser impuesta.

Des­de la sexo­lo­gía con­si­de­ra­mos que el con­cep­to de iden­ti­dad de géne­ro, como se vie­ne usan­do, sinó­ni­mo de iden­ti­dad sexual, supo­ne no sólo una con­tra­dic­ción sino que ade­más gene­ra des­con­cier­to y con­fu­sión. Si habla­mos de iden­ti­dad sexual, a dife­ren­cia del géne­ro, que se refe­ri­ría a algo exclu­si­va­men­te cul­tu­ral, esta­mos hablan­do de una estruc­tu­ra bási­ca, que no nece­si­ta de roles u este­reo­ti­pos con­cre­tos para per­ci­bir­se, aun­que pue­dan uti­li­zar­se para expre­sar­se, dos cues­tio­nes que con­vie­ne reco­no­cer para no con­fun­dir­nos. La iden­ti­dad sexual es para todas las per­so­nas una cua­li­dad bási­ca para poder con-vivir, y su reco­no­ci­mien­to, por tan­to, es con­di­ción sine­qua non para vivir. Ade­más, cons­ta­ta­mos tam­bién, que par­te del con­flic­to exis­ten­te en torno a la tran­se­xua­li­dad pro­vie­ne de la con­fu­sión entre dos reali­da­des dife­ren­tes: los com­por­ta­mien­tos de géne­ro que no siguen las nor­mas socia­les (por ejem­plo un niño al que le gus­ten los ves­ti­dos y que inclu­so vis­tién­do­se con ellos su auto­per­cep­ción es de niño) y la auto­per­cep­ción del sexo que no se corres­pon­de con el asig­na­do al nacer (por ejem­plo una niña con pene cuyo sexo de asig­na­ción al nacer fue en base a sus geni­ta­les y que nos da cuen­ta del error). Para aña­dir más con­fu­sión a la sopa de tér­mi­nos, des­de el mun­do anglo­sa­jón hace años que se sus­ti­tu­yó la pala­bra sex (en el sen­ti­do del sexo que se es) por gen­der, con lo que nume­ro­sos tex­tos lega­les y del ámbi­to de los dere­chos lega­les hablan de gen­der iden­tity.

Más allá de la uti­li­za­ción de los tér­mi­nos, que enten­de­mos impor­tan­te, dado que con la for­mu­la­ción de su uso no hace­mos sino cons­ta­tar la con­fu­sión per­ma­nen­te con res­pec­to a estos temas, vemos la nece­si­dad de acla­rar con­cep­tos des­de un plano cien­tí­fi­co para que des­pués, la auto­ri­dad com­pe­ten­te ten­ga argu­men­tos para garan­ti­zar dere­chos a tra­vés de la ley. Pero tam­bién para que poda­mos seguir hacien­do peda­go­gía, es decir, edu­ca­ción de los sexos, des­de la com­pren­sión de estos y no des­de enfren­ta­mien­tos ideológicos.

Pro­ba­ble­men­te no halle­mos una res­pues­ta de con­sen­so sobre qué nos hace ser quie­nes somos, pero lo que sí pode­mos afir­mar es que no es algo que pue­da esta­ble­cer­se des­de fue­ra de la pro­pia per­so­na. Las muje­res tran­se­xua­les no se sien­ten muje­res, saben que lo son; los hom­bres tran­se­xua­les no quie­ren ser hom­bres, saben que lo son, exac­ta­men­te igual que el resto.

Por tan­to, deben equi­pa­rar­se sus dere­chos a los de las demás per­so­nas. Con ese obje­ti­vo la Ley Trans ha de garan­ti­zar la liber­tad para ges­tio­nar sus deci­sio­nes con res­pec­to a la expre­sión de su identidad.

Susa­na Maro­to Rebo­llo es Pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Esta­tal de Pro­fe­sio­na­les de la Sexología

Fuen­te: https://​bisaeps​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​1​1​/​0​9​/​l​a​-​a​e​p​s​-​e​n​-​e​l​-​d​e​b​a​t​e​-​s​o​b​r​e​-​l​a​-​l​e​y​-​t​r​a​ns/, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *