Boli­via. El coro­nel tie­ne quien le escriba

Por Cami­lo Kata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 27 de noviem­bre de 2020

“Sólo cum­plía órde­nes” es la fra­se muy cono­ci­da de quie­nes orde­na­ron y diri­gie­ron tro­pas para repri­mir al pue­blo, Argen­ti­na, Chi­le, Uru­guay, Para­guay, Bra­sil, fue­ron tes­ti­gos de este tipo de res­pues­tas lue­go de las dic­ta­du­ras de los años 70.

Las FFAA “no deli­be­ra y está suje­ta a las leyes y a los regla­men­tos mili­ta­res” seña­la el artícu­lo 245 de la CPE, y en este cuer­po de la “ley mayor” del Esta­do se pue­de leer tam­bién que: “Quie­nes vio­len los dere­chos esta­ble­ci­dos en esta Cons­ti­tu­ción serán obje­to de pro­ce­so penal por aten­tar con­tra los dere­chos” (Art.139 inci­so II), por eso extra­ña, la reac­ción del Alto Man­do Mili­tar que salió a decla­rar que fue “des­con­cer­tan­te” la deten­ción del Coman­dan­te que diri­gió la repre­sión en Saca­ba (Cocha­bam­ba – Boli­via) en la que murie­ron 20 per­so­nas. Esta decla­ra­ción ha teni­do su efec­to y cien­tos de per­so­nas per­te­ne­cien­tes a los gru­pos para­mi­li­ta­res, jun­to a fami­lia­res y mili­tan­tes del gol­pe de Esta­do, se agol­pa­ron en las puer­tas del Juz­ga­do en la ciu­dad de Saca­ba, decla­ran­do la ino­cen­cia del militar.

Sabe­mos que los mili­ta­res estu­dian estra­te­gia, saben de pla­ni­fi­ca­ción y los esce­na­rios posi­bles, eso fue lo que pasó en estos días; las decla­ra­cio­nes del Alto Man­do Mili­tar esta­ban enca­mi­na­das a pre­pa­rar los áni­mos para la reac­ción de los acto­res del gol­pe de Esta­do y nue­va­men­te demos­trar que están “vivi­tos y colean­do” con su dosis de vio­len­cia y coer­ción psicológica.

No se ha des­mon­ta­do la maqui­na­ria gol­pis­ta, que ha teni­do lar­gos años de orga­ni­za­ción y es más, exis­ten denun­cias, que seña­lan que los gol­pis­tas se encuen­tran en las mis­mas repar­ti­cio­nes del gobierno, nom­bres y foto­gra­fías cir­cu­lan en las redes socia­les como res­pal­do de estas denun­cias y ofi­cial­men­te no se cono­ce una respuesta.

En la his­to­ria boli­via­na, los “peque­ños” des­cui­dos han crea­do gran­des pro­ble­mas, por ejem­plo des­cui­dar la ocu­pa­ción del terri­to­rio del Acre, dejar que los ter­ce­ros, en una elec­ción, sean gobierno, per­mi­tir que la reli­gión inter­ven­ga abier­ta­men­te en polí­ti­ca par­ti­da­ria, “borrón y cuen­ta nue­va” no es una for­ma de gobierno que ten­ga cohe­ren­cia con su pro­pues­ta de cam­biar el Estado.

La fra­gi­li­dad de un “esta­do de dere­cho” se encuen­tra a la vis­ta, cuan­do vemos que se per­mi­ten accio­nes vio­len­tas como el mal­tra­to a una Alcal­de­sa, cuan­do se uti­li­za vio­len­cia físi­ca con repre­sen­tan­tes nacio­na­les por el sólo hecho de ves­tir con polle­ras andinas.

La con­ci­lia­ción, enten­di­da como acuer­do, no sig­ni­fi­ca impu­ni­dad ni tam­po­co es capi­tu­la­ción, la per­sis­ten­cia de dis­cur­sos gol­pis­tas, o man­te­ner a “topos” en los minis­te­rios debe tener una res­pues­ta del gobierno, que dé cer­te­za de memo­ria, ver­dad y justicia.

Mien­tras el coro­nel, ten­ga quien le escri­ba car­te­les, ale­gan­do su ino­cen­cia, el peli­gro de otro gol­pe de Esta­do esta­rá siem­pre presente.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *