Cuba. Una amis­tad entra­ña­ble: Fidel Cas­tro y Die­go Arman­do Maradona

Por Isau­ra Diez Millán FotosPL: José Tito Meri­ño, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de noviem­bre de 2020. 

A Die­go Arman­do Mara­do­na y Fidel Cas­tro los sepa­ra­ban 34 años, cuan­do el astro del fút­bol nació ya el líder cubano coman­da­ba una Revo­lu­ción triun­fan­te, una dife­ren­cia que no impi­dió la amis­tad entre ambos.
El máxi­mo refe­ren­te revo­lu­cio­na­rio de Amé­ri­ca Lati­na en el siglo XX y uno de los mejo­res juga­do­res en la his­to­ria del fút­bol —para muchos el mejor— se cono­cie­ron en 1987, cuan­do Mara­do­na fue invi­ta­do por Pren­sa Lati­na para reci­bir en Cuba el pre­mio al mejor depor­tis­ta lati­no­ame­ri­cano del año.

Quie­nes estu­vie­ron cer­ca de ambos, afir­man que podían pasar­se lar­gas horas con­ver­san­do de fút­bol y polí­ti­ca, pese a que el diri­gen­te cubano era un apa­sio­na­do del béis­bol, depor­te nacio­nal en la isla.

El víncu­lo se hizo evi­den­te cuan­do el argen­tino obse­quió al esta­dis­ta cubano la cami­se­ta de su debut con Newell’s Old Boys y su simi­lar de la selec­ción de Argentina.

Por otro lado, Fidel Cas­tro apa­re­ció como invi­ta­do en 2005 en el pro­gra­ma La Noche del Diez, con­du­ci­do por Die­go Armando.

‘Fidel, si algo he apren­di­do con­ti­go a lo lar­go de años de sin­ce­ra y her­mo­sa amis­tad, es que la leal­tad no tie­ne pre­cio’, escri­bió Mara­do­na al líder cubano en una car­ta del 15 de enero de 2015.

De hecho, en ese mis­mo año Fidel Cas­tro des­ve­ló algu­nas de las misi­vas que había inter­cam­bia­do con el fut­bo­lis­ta en las que ambos com­par­tían impre­sio­nes sobre polí­ti­ca y depor­te.

El depor­tis­ta se tras­la­dó a la isla por invi­ta­ción del diri­gen­te cubano para reci­bir tra­ta­mien­to médi­co en un momen­to difí­cil de su carrera.

En varias oca­sio­nes, Mara­do­na des­ta­có su víncu­lo con el pue­blo cubano y la defen­sa de sus ideales.

El com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co y de amis­tad del juga­dor lle­gó a tal pun­to que se tatuó la ima­gen del gue­rri­lle­ro argen­tino-cubano Ernes­to Che Gue­va­ra en el bra­zo y la de Fidel Cas­tro en una pierna.

Resul­ta enton­ces un gui­ño al des­tino que el autor de La Mano de Dios se des­pi­da hoy de su gen­te cua­tro años des­pués de la des­apa­ri­ción físi­ca del hom­bre a quien admi­ró y qui­so, quien le sal­vó la vida en uno de los momen­tos más duros de su carre­ra y a quien con­si­de­ra­ba un padre.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *