Vene­zue­la. La revo­lu­ción no duer­me: entre­vis­ta al can­di­da­to Car­los Sierra

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 noviem­bre 2020.-

No pasas muchas horas dur­mien­do, Car­los Sie­rra. Perio­dis­ta, aca­dé­mi­co, mili­tan­te de la revo­lu­ción boli­va­ria­na y aho­ra can­di­da­to a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre por el PSUV. Por lo tan­to, le agra­de­ce­mos dos veces el tiem­po que nos dedi­có para esta entrevista.

Recien­te­men­te, ha agre­ga­do otros títu­los de doc­to­ra­do a su ya exten­so plan de estu­dios. ¿Cómo nació esta pasión por el cono­ci­mien­to y qué pro­po­nes hacer?

Estu­diar, luchar, ser ejem­plo para la juven­tud vene­zo­la­na. Esta es la entre­ga que nos dejó Chá­vez, a Robert Serra ya mí. Robert había estu­dia­do en la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca, yo en la Uni­ver­si­dad Boli­va­ria­na, me gra­dué en dere­cho cons­ti­tu­cio­nal, lue­go hizo un doc­to­ra­do en peda­go­gía crí­ti­ca y cua­tro post­gra­dos. No se tra­ta de acu­mu­lar títu­los aca­dé­mi­cos, sino de tener más herra­mien­tas para ayu­dar a mi país, la revo­lu­ción, a avan­zar en la bús­que­da del conocimiento.

Eres uno de los crea­do­res de la Uni­ver­si­dad Inter­na­cio­nal de Comu­ni­ca­ción. ¿Cómo se con­ci­bió esta expe­rien­cia, qué balan­ce se pue­de sacar de este pri­mer perío­do y cómo pien­sa continuar?

La Uni­ver­si­dad Inter­na­cio­nal de la Comu­ni­ca­ción es un pro­yec­to que desa­rro­llé en mi tesis doc­to­ral. Allí abor­dé la idea de una uni­ver­si­dad lati­no­ame­ri­ca­na de comu­ni­ca­ción, que se había con­cre­ta­do en dis­cu­sio­nes con el actual minis­tro de Cul­tu­ra, Ernes­to Ville­gas, sobre la gran can­ti­dad de comu­ni­ca­do­res popu­la­res que rea­li­za­ban un exce­len­te tra­ba­jo fue­ra de la pro­fe­sión cer­ti­fi­ca­da. Mi pro­pues­ta fue uni­fi­car a todos los comu­ni­ca­do­res popu­la­res que luchan por la igual­dad y la jus­ti­cia social pero que, en Amé­ri­ca Lati­na, no han teni­do acce­so a la uni­ver­si­dad por­que en sus paí­ses la edu­ca­ción es pri­va­da y de difí­cil acce­so, aun­que tra­ba­jan des­de hace años y con gran pro­fe­sio­na­lis­mo. En LAUICOM has­ta el momen­to ya hemos rea­li­za­do 30 semi­na­rios, dos talle­res, uno sobre la crea­ción y uso de la radio web, el otro sobre la comu­ni­ca­ción en redes digi­ta­les. Para 2021, pla­nea­mos incluir otros cam­pos de cono­ci­mien­to y desa­rro­llar otras fábri­cas de con­te­ni­do. Espe­ra­mos tener nues­tra pro­pia agen­cia de noti­cias inter­na­cio­nal, nues­tra tele­vi­sión y radio. Con­ta­mos con desa­rro­llar con­te­ni­dos y herra­mien­tas en defen­sa de nues­tro pue­blo. La Uni­ver­si­dad de la comu­ni­ca­ción repre­sen­tó un gran apor­te por­que, en medio de la pan­de­mia, pudi­mos lle­var la refle­xión a cada uno de los comu­ni­ca­do­res del mun­do, con la par­ti­ci­pa­ción de más de 30 paí­ses. Reci­bi­mos a pre­si­den­tes y ex pre­si­den­tes, aca­dé­mi­cos de fama inter­na­cio­nal, con el gran apo­yo del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, quien pro­mul­gó la ley para per­mi­tir la acti­va­ción de la Uni­ver­si­dad, y de todos los com­po­nen­tes del coman­do polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio, comen­zan­do por la cama­ra­da Tania. Díaz, que es el motor prin­ci­pal, jun­to con su mara­vi­llo­so equipo.

Su libro Logros de la Patria, que apa­re­ce­rá en Ita­lia para la edi­to­rial PGre­co, pue­de leer­se como un refi­na­do com­pen­dio del pro­ce­so boli­va­riano. Uno de los prin­ci­pa­les logros de estos vein­te años es sin duda haber for­ma­do una gene­ra­ción de jóve­nes revo­lu­cio­na­rios como la suya y la de Robert Serra, cuya vida, lamen­ta­ble­men­te, fue trun­ca­da por la con­tra­rre­vo­lu­ción. ¿Qué recuer­das de los años de tu for­ma­ción con Robert y cuá­les son los hilos de con­ti­nui­dad con las bata­llas de esa época?

Robert Serra era mi her­mano de lucha, está­ba­mos jun­tos en las bata­llas para orga­ni­zar la juven­tud del PSUV. Con la gene­ra­ción 2007 hemos teni­do gran­des deba­tes para defen­der la Patria de la juven­tud bur­gue­sa, de la juven­tud de dere­cha, y siem­pre hemos esta­do a la van­guar­dia, siem­pre uni­dos en la defen­sa de la revo­lu­ción de Chá­vez y hoy de Madu­ro. Robert y yo fui­mos los dipu­tados más jóve­nes en ingre­sar al par­la­men­to por la ciu­dad de Cara­cas y tra­ba­ja­mos para que, como él dijo, la revo­lu­ción boli­va­ria­na fue­ra irreversible.

La revo­lu­ción boli­va­ria­na es un labo­ra­to­rio en cons­tan­te efer­ves­cen­cia. ¿Cómo actua­li­za­rías tu libro hoy?

El libro Logros de la Patria que es un libro coral, nues­tro libro, sigue vigen­te por­que fue escri­to por nues­tro pue­blo con amor y cons­tan­cia a tra­vés de mi per­so­na. El libro rela­ta los logros, en el cam­po polí­ti­co, social, regio­nal, sin muchos tec­ni­cis­mos, pero dejan­do que la gen­te se expre­se direc­ta­men­te, cuen­te los bene­fi­cios obte­ni­dos de la revo­lu­ción boli­va­ria­na pri­me­ro con Chá­vez y aho­ra con Madu­ro. Des­de el final del libro has­ta el día de hoy, ten­dría­mos otros logros que con­tar, a pesar del blo­queo geno­ci­da, la gue­rra eco­nó­mi­ca y mul­ti­fac­to­rial del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y sus vasa­llos: la con­ti­nua­ción de la Misión Vivien­da, la Misión Negra Hipo­li­ta, el sis­te­ma peni­ten­cia­rio, que tie­ne como obje­ti­vo cons­truir el hom­bre nue­vo y la mujer nue­va. Hay mucho mate­rial para el pró­xi­mo libro. Mien­tras tan­to, el pro­pó­si­to de esto es con­tri­buir a la ver­dad sobre la impor­tan­cia de la jus­ti­cia social, en la que se basa nues­tra revo­lu­ción a pesar de todos los ata­ques del impe­ria­lis­mo que han redu­ci­do el poder adqui­si­ti­vo total del Esta­do a ape­nas un 1%. A pesar de ello, con un pre­si­den­te como el cama­ra­da Madu­ro, que nos apo­ya y apo­ya­mos, esta­mos garan­ti­zan­do al pue­blo sus dere­chos bási­cos. Los medios hege­mó­ni­cos no hablan de eso, pero la for­ma en que Madu­ro ha enfren­ta­do la pan­de­mia del coro­na­vi­rus con exce­len­tes resul­ta­dos es un ejem­plo para toda Amé­ri­ca Lati­na y tam­bién en gene­ral: un ejem­plo de lo que se pue­de hacer ponien­do en el cen­tro los intere­ses del ser humano y no los del mer­ca­do capi­ta­lis­ta. Nos gus­ta­ría hablar de esto en el pró­xi­mo libro.

Algu­nos de los prin­ci­pa­les logros de la revo­lu­ción se vie­ron fre­na­do y obs­ta­cu­li­za­do por el feroz blo­queo eco­nó­mi­co-finan­cie­ro y la nece­si­dad de con­tra­rres­tar­lo. Estoy pen­san­do prin­ci­pal­men­te en tres temas: la ley con­tra el lati­fun­dio mediá­ti­co, que debe­ría mejo­rar aún más la Ley de medios; que con­tra el lati­fun­dio (¿por qué no se ha logra­do una ver­da­de­ra refor­ma agra­ria?) y el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de las muje­res, el dere­cho a deci­dir sobre su pro­pio cuer­po, pro­crear o no en liber­tad. ¿Cómo crees que evo­lu­cio­na­rán estos tres temas en la revolución?

Can­di­da­tos y can­di­da­tas en las elec­cio­nes 6D reco­gie­ron una serie de pro­yec­tos de ley que el pue­blo nos envió a tra­vés de una con­sul­ta nacio­nal, rea­li­za­da con todos los can­di­da­tos del Gran Polo Patrió­ti­co como par­te de una agen­da de cam­bio. En par­ti­cu­lar, esta­mos impul­san­do dos leyes: la de las Comu­nas, rela­ti­va al esta­do comu­nal y al par­la­men­to comu­nal, y la de pro­tec­ción de la fami­lia en todas sus for­mas. Lue­go están otros, que se refie­ren al sec­tor de la comu­ni­ca­ción y la pro­tec­ción social de quie­nes tra­ba­jan allí. Es impor­tan­te for­ta­le­cer la ley de res­pon­sa­bi­li­dad en el sec­tor de las comu­ni­ca­cio­nes digi­ta­les, ade­cuán­do­la a la exis­ten­te para radio y tele­vi­sión, se debe garan­ti­zar la mis­ma pro­tec­ción social al tra­ba­ja­dor y a la tra­ba­ja­do­ra de la comu­ni­ca­ción digi­tal. Tam­bién se debe blin­dar la ley con­tra el odio y con­so­li­dar una ley que gene­re un fuer­te apo­yo a los medios alter­na­ti­vos y digi­ta­les que han sur­gi­do. Las muje­res están a la van­guar­dia de este pro­ce­so elec­to­ral en el que el 40% está for­ma­do por jóve­nes meno­res de 40 años, el 90% de los can­di­da­tos son caras nue­vas, las muje­res son el 50%. En el Par­la­men­to impul­sa­re­mos leyes para la pro­tec­ción de la mujer en todos los ámbi­tos, for­ta­le­cien­do el poder legis­la­ti­vo con­tra todas las for­mas de vio­len­cia de géne­ro y siem­pre con­sul­tan­do el pueblo.

Hable­mos de la cam­pa­ña elec­to­ral. Eres can­di­da­to. ¿Qué sig­ni­fi­ca hacer cam­pa­ña en con­di­cio­nes de pan­de­mia y boi­cot inter­na­cio­nal? ¿Cuál es el esta­do de áni­mo del pue­blo vene­zo­lano? ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les soli­ci­tu­des que te han hecho? ¿Y cuál es el pro­gra­ma elec­to­ral que pro­po­nes en nom­bre del PSUV?

Soy can­di­da­to a la lis­ta de Cara­cas. Hace tiem­po que tra­ba­ja­mos incan­sa­ble­men­te para recu­pe­rar la Asam­blea Nacio­nal y me estoy pre­pa­ran­do para estar a la altu­ra de la tarea que me ha con­fia­do la revo­lu­ción. A pesar de la pan­de­mia, esta­mos tra­tan­do de expre­sar la máxi­ma crea­ti­vi­dad, man­te­nien­do estric­ta­men­te los están­da­res de bio­se­gu­ri­dad. Esta­mos vien­do cómo nues­tro pue­blo está ansio­so por des­ha­cer­se de los ban­di­dos que se habían apo­de­ra­do del par­la­men­to, hacién­do­les tan­to daño: pro­vo­can­do medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les geno­ci­das, blo­quean­do la com­pra de insu­li­na y medi­ci­nas que sal­van vidas, roban­do más de 33 millo­nes de dóla­res, pro­vo­can­do pér­di­das por más de 130 mil millo­nes de dóla­res, robán­do­nos las empre­sas Cit­go y Mono­me­ros. Un daño infli­gi­do no solo a los cha­vis­tas, sino a toda la pobla­ción. Por eso, serán can­ce­la­dos no solo por el voto de los cha­vis­tas, sino tam­bién por el de los ni-ni y de la opo­si­ción. En cuan­to a la alian­za del Gran Polo Patrió­ti­co y el PSUV, nos com­pro­me­te­mos a lle­var ade­lan­te la ley del esta­do comu­nal, la pro­pues­ta del par­la­men­to comu­nal y el for­ta­le­ci­mien­to del par­la­men­to de calle, por el agua, el gas, el for­ta­le­ci­mien­to sala­rial y la pro­tec­ción inte­gral de las fami­lias, para el tiem­po libre, por el dere­cho a la igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción de todas las opcio­nes y orien­ta­cio­nes sexua­les. Nues­tra tarea más inme­dia­ta es lograr que la Asam­blea Nacio­nal deje de ser un peque­ño Pen­tá­gono en manos del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y vuel­va a ser la voz del par­la­men­ta­ris­mo de calle.

El Par­ti­do Comu­nis­ta Vene­zo­lano ha deci­di­do rom­per la uni­dad del GPP. ¿Por qué lo hizo y cómo se lo expli­cas­te a las estruc­tu­ras bási­cas de la revolución?

Res­pe­ta­mos la posi­ción de todos los par­ti­dos, de los 14.400 can­di­da­tos, de los 107 par­ti­dos polí­ti­cos pre­sen­tes en este pro­ce­so elec­to­ral, por lo tan­to tam­bién de aque­llos par­ti­dos que, como el PCV, han deci­di­do pre­sen­tar­se de for­ma inde­pen­dien­te. Los res­pe­ta­mos pero nues­tra tarea es con­ti­nuar en el lega­do de Chá­vez, en la entre­ga que nos dejó reco­men­dan­do: Uni­dad, lucha, bata­lla y vic­to­ria. Por eso hemos deci­di­do unir­nos en el GPP, para lle­var a cabo la pro­pues­ta de la revo­lu­ción boli­va­ria­na: derro­tar a la extre­ma dere­cha y al impe­ria­lis­mo votan­do el 6 de diciembre.

¿Qué fase atra­vie­sa el con­ti­nen­te en el con­tex­to más gene­ral deter­mi­na­do por la pan­de­mia y en el con­tex­to más espe­cí­fi­co de las elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses? ¿Qué esce­na­rios ve y qué papel pue­de jugar la revo­lu­ción boli­va­ria­na a nivel internacional?

La revo­lu­ción boli­va­ria­na, jun­to a Cuba y Nica­ra­gua, es un faro de espe­ran­za para Amé­ri­ca Lati­na y para el mun­do, espe­cial­men­te de cara a esta nue­va ola de luchas que devol­vió la vic­to­ria a el Mas en Boli­via tras el gol­pe fas­cis­ta, y que aho­ra mues­tra la volun­tad de los pue­blos de rebe­lar­se con­tra la bar­ba­rie, la exclu­sión, el neo­li­be­ra­lis­mo sal­va­je, con­tra quie­nes defien­den el sis­te­ma capi­ta­lis­ta a pesar de que la pan­de­mia ha expues­to dra­má­ti­ca­men­te sus meca­nis­mos. Noso­tros, a nivel inter­na­cio­nal, segui­mos opo­nién­do­nos a la agre­sión impe­ria­lis­ta con la diplo­ma­cia de paz, la unión de los pue­blos y de los movi­mien­tos socia­les del mun­do con la que segui­mos difun­dien­do la ver­dad de Vene­zue­la: la de un pue­blo que, a pesar del blo­queo geno­ci­da, se man­tie­ne fir­me, resis­te y con­ti­núa cons­tru­yen­do uni­dad y jus­ti­cia social.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *