Bra­sil. Los mili­ta­res han pro­mo­vi­do gol­pes de esta­do des­de 1889

Por Alex Sol­nik. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de noviem­bre de 2020.

«Lo que los his­to­ria­do­res acor­da­ron lla­mar la ‘pro­cla­ma­ción de la Repú­bli­ca’ y se con­vir­tió en la fies­ta nacio­nal del 15 de noviem­bre fue el pri­me­ro de una serie de gol­pes de esta­do y cons­pi­ra­cio­nes lide­ra­das por los mili­ta­res bra­si­le­ños des­de enton­ces», seña­la el perio­dis­ta Alex Solnik

El impe­rio cayó por­que los mili­ta­res no se con­si­de­ra­ron tan recom­pen­sa­dos​como mere­cían de par­te del empe­ra­dor. Fue­ron a las gue­rras, sacri­fi­ca­ron vidas, llo­ra­ron y con­de­na­ron a sus fami­lias a la mise­ria. Y la recom­pen­sa fue escasa.

Las rela­cio­nes se vol­vie­ron más ten­sas des­pués de 1883, cuan­do Dom Pedro II deci­dió cas­ti­gar al coro­nel Cunha Matos por opo­ner­se a la deci­sión del gobierno de hacer con­tri­bu­cio­nes obli­ga­to­rias al mon­te­pio mili­tar y al gene­ral Deo­do­ro da Fon­se­ca por negar­se a prohi­bir a sus subor­di­na­dos fir­mar artícu­los en periódicos.

Deo­do­ro no derro­có el impe­rio para entre­gar el poder a los civi­les, él mis­mo lo enca­be­zó. Y para garan­ti­zar la hege­mo­nía mili­tar, nom­bró a Flo­riano Pei­xo­to, el «Maris­cal de Hie­rro» y su adjun­to. Su carac­ter lo ima­gi­na­mos por el apodo.

Tan­to Deo­do­ro como su suce­sor, Flo­riano, gober­na­ron como dictadores.

Tuvie­ron que entre­gar el poder a la pobla­ción civil, median­te elec­cio­nes direc­tas, en 1894, pero los mili­ta­res no deja­ron de vigi­lar, cons­pi­rar o derro­car gobier­nos elec­tos, pro­vo­can­do un cli­ma de ines­ta­bi­li­dad e incer­ti­dum­bre abso­lu­ta­men­te incom­pa­ti­ble con el pro­gre­so de un país.

Inclu­so cuan­do un mili­tar lle­gó al poder median­te el voto, como Hero­des da Fon­se­ca, sobrino de Deo­do­ro, en 1910, el país esta­ba en paz. La cen­su­ra y los ata­ques a la pren­sa, las cár­ce­les polí­ti­cas y el esta­do de sitio fue­ron sus legados.

Una déca­da des­pués sur­gió el movi­mien­to tenen­tis­ta que cons­pi­ró para derro­car al pre­si­den­te Epi­tá­cio Pes­soa, sin éxi­to, en 1922.

«Revo­lu­ción de los 30»

Los mili­ta­res no vol­ve­rían al poder has­ta 1930, abra­zan­do a Getú­lio Var­gas, con­su­man­do su segun­do gol­pe de esta­do, que pasó a la his­to­ria como la “Revo­lu­ción de los 30”.

Se man­tu­vie­ron uni­dos al cau­di­llo en el decre­to del Esta­do Novo, en 1937, su ter­cer gol­pe de Esta­do (o gol­pe den­tro del gol­pe), perío­do en el que el país vivió bajo cen­su­ra de pren­sa y artes, cár­ce­les polí­ti­cas, tor­tu­ras, depor­ta­cio­nes, ase­si­na­tos, todo. bajo la aquies­cen­cia de los coman­dan­tes militares.

Para evi­tar dudas sobre quién man­da­ba, con la mis­ma con­vic­ción con la que con­si­guie­ron que Getú­lio lle­ga­ra al poder en 1930 y 37, lo reti­ra­ron en 1945, aho­ra más influi­do por sus alia­dos en Esta­dos Uni­dos. Cuar­to golpe.

La elec­ción direc­ta de 1946 la ganó el maris­cal Dutra, una prue­ba más de que los mili­ta­res nun­ca deja­ron de estar en política.

Inter­vi­nie­ron nue­va­men­te en 1954, pre­sio­nan­do a Var­gas, ele­gi­do en 1950, para que renun­cia­ra por el «mar fan­go­so». Eli­gió renun­ciar a la vida.

Las cons­pi­ra­cio­nes con­tra los pre­si­den­tes elec­tos no han ter­mi­na­do. Ofi­cia­les de aero­náu­ti­ca pro­mo­vie­ron el Levan­ta­mien­to de Ara­ga­rças, en 1955, con­tra la toma de pose­sión de Jus­ce­lino Kubit­check. Ellos fallaron.

JK pudo gober­nar en rela­ti­va paz

En el cor­to perío­do en que los mili­ta­res no se inmis­cu­ye­ron en los nego­cios del esta­do bra­si­le­ño, el país vivió uno de sus mejo­res momentos.

Orgu­llo nacio­nal y joya de la arqui­tec­tu­ra moder­na, Bra­si­lia, para asom­bro del mun­do, fue cons­trui­da en cua­tro años. Cine­ma Novo, nació Bos­sa Nova. El tea­tro expe­ri­men­tó su apo­geo crea­ti­vo. Fui­mos res­pe­ta­dos por nues­tra músi­ca, por nues­tro fút­bol. Nos des­hi­ci­mos del mal­di­to com­ple­jo mestizo.

Sin embar­go, no había tiem­po para que pros­pe­ra­ra este momen­to mágico.

Ya en 1961, los coman­dan­tes de las Fuer­zas Arma­das prohi­bie­ron al vice­pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, João Gou­lart, asu­mir el car­go des­pués de la renun­cia de Jânio Qua­dros. Otra cons­pi­ra­ción con­tra la democracia.

Agi­ta­ron las ame­na­zas más espan­to­sas. Toma­rían el avión que lo traía des­de Chi­na, don­de esta­ba en misión oficial.

Solo lo deja­ron hacer­se car­go cuan­do los dipu­tados acor­da­ron imple­men­tar el par­la­men­ta­ris­mo para redu­cir sus poderes.

La tre­gua se rom­pió cuan­do Jan­go revir­tió el par­la­men­ta­ris­mo median­te un refe­rén­dum. No pasó mucho tiem­po antes de que fue­ra derro­ca­do en 1964 por los mili­ta­res, que lue­go deci­die­ron tomar el mando.

Siguie­ron vein­tiún años, en la mis­ma línea que el Esta­do Novo, esta vez con gene­ra­les en lugar del dic­ta­dor civil: cen­su­ra de las artes y la pren­sa, cár­ce­les polí­ti­cas, cie­rre del Con­gre­so, tor­tu­ras, ase­si­na­tos, actos ins­ti­tu­cio­na­les, mie­do, inse­gu­ri­dad, caos .

La dic­ta­du­ra se ha podrido

Aver­gon­za­dos, los mili­ta­res aban­do­na­ron la esce­na en 1985. La rede­mo­cra­ti­za­ción, lla­ma­da Nue­va Repú­bli­ca, comen­zó a fla­quear con el gobierno deplo­ra­ble de José Sar­ney y el bre­ve e infa­me perío­do Collor, pero los siguien­tes gobier­nos logra­ron sofo­car uno de los lega­dos mal­di­tos del régi­men mili­tar: infla­ción des­con­tro­la­da – en el perío­do FHC y redu­cien­do drás­ti­ca­men­te la des­igual­dad social en el país, en el perío­do Lula-Dilma.

Temer puso fin al exi­lio volun­ta­rio de los mili­ta­res de la polí­ti­ca en 2016. Con­sul­tó a sus coman­dan­tes cuan­do ini­ció jun­to al alcal­de, Eduar­do Cunha, la cons­pi­ra­ción que des­em­bo­có en la caí­da de Dil­ma Rous­seff. Los entre­gó, a tra­vés del gene­ral Bra­ga Net­to, para inter­ve­nir en la segu­ri­dad de Río de Janeiro.

Un ex capi­tán que había sido apo­da­do Cava­lão en el cuar­tel, pro­mo­vió el regre­so defi­ni­ti­vo al poder de los mili­ta­res, colo­cán­do­los en los prin­ci­pa­les minis­te­rios, lo que nun­ca había ocu­rri­do en gobier­nos civi­les, ade­más de emplear a casi 3000 ofi­cia­les en tra­ba­jos más peque­ños, pero tam­bién rele­van­tes y muy bien remunerados.

Derro­có a la Nue­va Repú­bli­ca sin mos­trar lo que ven­drá después

Si el coman­dan­te del ejér­ci­to, el gene­ral Edson Pujol, real­men­te qui­sie­ra sacar a los mili­ta­res de la polí­ti­ca, ya habría orde­na­do un «dere­cho, retro­ce­so» del gobierno de Bolsonaro.

Mien­tras no lo haga ‑y no lo hará por­que su jefe supre­mo es el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca- segui­rá sien­do un gobierno mili­tar ele­gi­do por voto direc­to que segui­rá sem­bran­do ines­ta­bi­li­dad y demo­ra has­ta el momen­to, en el 2022, en que la socie­dad ten­drá la opor­tu­ni­dad de impe­dir, tam­bién por voto direc­to, la con­so­li­da­ción de otro ciclo mili­tar en nues­tro país.

(Alex Sol­nik es perio­dis­ta. Ha tra­ba­ja­do en publi­ca­cio­nes como Jor­nal da Tar­de, Istoé, Senhor, Care­ta, Inter­view y Man­che­te. Es autor de tre­ce libros, entre los que des­ta­can «Por qué no fun­cio­nó», «O Cofre do Adhe­mar», «La gue­rra del apa­gón» y «El doma­dor de sue­ños»).

Fuen­te:

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *