Perú. Humo blan­co en un país en llamas

POR Yair Cybel, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de noviem­bre de 2020.

En Perú, el cuar­to pre­si­den­te en tres años lle­gó por elec­ción del Con­gre­so. En un cli­ma mar­ca­do a fue­go por la movi­li­za­ción popu­lar, Fran­cis­co Sagas­ti, del Par­ti­do Mora­do, logró una amplia mayo­ría legis­la­ti­va y se con­vir­tió en el nue­vo man­da­ta­rio inte­ri­no de Perú, tras obte­ner 97 votos a favor y sola­men­te 27 en contra.

Sagas­ti es un inge­nie­ro indus­trial de 76 años, exfun­cio­na­rio del Ban­co Mun­dial, con maes­tría y doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia. En su exten­sa tra­yec­to­ria polí­ti­ca fue par­te del Gobierno nacio­na­lis­ta de Velas­co Alva­ra­do y ase­sor de los minis­te­rios de Indus­tria, Rela­cio­nes Exte­rio­res y Edu­ca­ción duran­te las ges­tio­nes de Ber­mú­dez, Alan Gar­cía y Ollan­ta Huma­la. Como dato de color, Sagas­ti estu­vo secues­tra­do duran­te la toma de la Emba­ja­da de Japón por miem­bros del MRTA en 1996.

Lle­ga al poder con el apo­yo de una coa­li­ción legis­la­ti­va amplia y lo acom­pa­ña­rán en la vice­pre­si­den­cia Mirtha Vás­quez (Fren­te Amplio), Luis Roel (Acción Popu­lar) y Matil­de Fer­nán­dez (Somos Perú), como par­te de los acuer­dos sella­dos en la lis­ta que se pre­sen­tó este lunes. Las úni­cas dos fuer­zas que se posi­cio­na­ron en con­tra de su elec­ción fue­ron la fuji­mo­ris­ta Fuer­za Popu­lar (con 13 votos) y los etno­ca­ce­ris­tas de Unión por el Perú (8 votos), el par­ti­do de Antau­ro Huma­la, el her­mano del expre­si­den­te que per­ma­ne­ce pre­so pero no desis­te en su inten­to por pre­sen­tar­se en las elec­cio­nes gene­ra­les de 2021.

Por su par­te, Manuel Merino se reti­ra cin­co días, dos muer­tos y dece­nas de heri­dos des­pués de haber asu­mi­do. Se le aña­de que, al día de hoy, la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos denun­cia­ba que dos mani­fes­tan­tes per­ma­ne­cían des­apa­re­ci­dos[1]. En su cor­to man­da­to cose­chó el recha­zo de gran­des sec­to­res movi­li­za­dos en la calle, per­dió res­pal­do del Con­gre­so y de las Fuer­zas Arma­das[2], e inclu­so sumó la opo­si­ción de los juga­do­res de la Selec­ción Nacio­nal de Perú[3].

Atrás que­dó el inten­to de colo­car a la pri­me­ra mujer pre­si­den­ta del país. La jor­na­da del domin­go, a pura nego­cia­ción par­la­men­ta­ria, Rocío Sil­va San­ties­te­ban no con­si­guió los votos nece­sa­rios para ser ungi­da como pri­me­ra man­da­ta­ria, pero a la pos­tre ter­mi­nó ofi­cian­do como una de las ges­to­ras del amplio acuer­do final que coro­nó a Sagas­ti al fren­te del Ejecutivo.

Julio Guz­mán, pre­si­den­te del Par­ti­do Mora­do y can­di­da­to en las lis­tas inter­nas de esta mis­ma for­ma­ción, salu­dó públi­ca­men­te la elec­ción de Sagas­ti, quien lo acom­pa­ña­ba en las lis­tas como vice­pre­si­den­te segun­do, aun­que se esti­ma que aho­ra Sagas­ti depon­drá esa can­di­da­tu­ra. El Par­ti­do Mora­do, de cen­tro-libe­ral y con repre­sen­ta­ción mayo­ri­ta­ria­men­te urba­na, había sido la úni­ca for­ma­ción que se opu­sie­ra de mane­ra orgá­ni­ca a la moción de vacan­cia que des­pla­zó a Mar­tín Viz­ca­rra del poder.

Mien­tras tan­to, la suer­te de Viz­ca­rra se defi­ne en la Jus­ti­cia: este miér­co­les 18 se posi­cio­na­rá el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) y, aun­que exis­te un artícu­lo de la Cons­ti­tu­ción que per­mi­te anu­lar actos y reso­lu­cio­nes, apli­ca solo en casos en que se emi­tan actos con­tra­dic­to­rios entre dis­tin­tos pode­res del Esta­do. Por vía legal, pero tam­bién en vis­tas de sos­te­ner la esta­bi­li­dad polí­ti­ca, se esti­ma que el TC ava­le la línea de suce­sión pro­pues­ta por el Con­gre­so y no repon­ga a Viz­ca­rra en su cargo.

Al mis­mo tiem­po, en la mis­ma jor­na­da de ayer, la ONPE[4] ofi­cia­li­zó las can­di­da­tu­ras de 24 par­ti­dos polí­ti­cos que par­ti­ci­pa­rán en las elec­cio­nes inter­nas del 29 de noviem­bre y el 6 de diciem­bre. Gero­ge Forsyth, Veró­ni­ka Men­do­za, Julio Guz­mán, y Kei­ko Fuji­mo­ri enca­be­zan las encues­tas y ya ins­cri­bie­ron sus fór­mu­las para los comi­cios que ten­drán fecha el pró­xi­mo 11 de abril.

Por su par­te, las calles con­ti­núan movi­li­za­das en el ter­cer país del mun­do con mayor can­ti­dad de muer­tos por Covid-19 cada 100 mil habi­tan­tes. La apues­ta del Gobierno será con­te­ner la pro­tes­ta popu­lar y paci­fi­car el país, pero este miér­co­les 18 ya está anun­cia­da una nue­va movi­li­za­ción de calle orga­ni­za­da por la Con­fe­de­ra­ción Gene­ral de Tra­ba­ja­do­res del Perú (CGTP).

En tan­to, en las pro­tes­tas comien­za a emer­ger el recla­mo por una nue­va Cons­ti­tu­ción. De hecho, este fin de sema­na, la can­di­da­ta pre­si­den­cial de izquier­da Veró­ni­ka Men­do­za pro­pu­so ins­ta­lar una segun­da urna el día de las elec­cio­nes, orien­ta­da a rea­li­zar un refe­ren­dum nacio­nal por un cam­bio de Constitución.

El cli­ma con­ti­núa enra­re­ci­do en un país que compu­ta ya tres pre­si­den­tes en la últi­ma sema­na. Sin embar­go, la elec­ción de Sagas­ti tra­jo mayo­res nive­les de acuer­do y res­ta saber si podrá con­te­ner las deman­das popu­la­res o si las pro­tes­tas ten­drán la capa­ci­dad de mar­car­le la can­cha al fla­man­te presidente.

fuen­te: CELAG​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *