Saha­ra Occi­den­tal. Cua­ren­ta y cin­co años de trai­ción al pue­blo saharaui

Resu­men Medio Orien­te, Por MIGUEL URBÁN, 14 de noviem­bre de 2020-.

14 NOVIEMBRE, 2020

Este sába­do 14 de noviem­bre se cum­ple el 45 ani­ver­sa­rio de la fir­ma del lla­ma­do Acuer­do Tri­par­ti­to de Madrid, el nom­bre sim­pli­fi­ca­do de la Decla­ra­ción de prin­ci­pios entre Espa­ña, Marrue­cos y Mau­ri­ta­nia sobre el Saha­ra Occi­den­tal, que ser­vi­ría para jus­ti­fi­car la entre­ga del terri­to­rio a Marrue­cos y Mau­ri­ta­nia. Uno de los epi­so­dios más oscu­ros de la polí­ti­ca exte­rior espa­ño­la y que, como ana­li­za­mos en el libro de recien­te publi­ca­ción ¡Aba­jo el rey! Repú­bli­cas, supu­so una mone­da de cam­bio fun­da­men­tal en la res­tau­ra­ción borbónica.

Dos sema­nas antes de aque­llos Acuer­dos de Madrid, ape­nas cin­co días antes de que la Mar­cha Ver­de lle­ga­ra al Sáha­ra espa­ñol y con un Fran­co mori­bun­do, Juan Car­los, en su cali­dad de jefe del Esta­do en fun­cio­nes, reu­nió en la Zar­zue­la al Gobierno y a los jefes del Esta­do Mayor del Ejér­ci­to para comu­ni­car­les que via­ja­ría a El Aaiún. «Fran­co se encuen­tra a dos pasos de la muer­te y yo soy el here­de­ro… en fun­cio­nes. Por lo tan­to, voy a ir a El Aaiún para expli­car a Gómez de Sala­zar (gober­na­dor del Sáha­ra espa­ñol) y a sus hom­bres lo que debe­mos hacer y cómo lo vamos a hacer. Vamos a reti­rar­nos del Sáha­ra, pero en buen orden y con dig­ni­dad. No por­que haya­mos sido ven­ci­dos, sino por­que el ejér­ci­to no pue­de dis­pa­rar con­tra una muche­dum­bre de muje­res y niños des­ar­ma­dos[1]«. La jus­ti­fi­ca­ción de Juan Car­los era total­men­te incon­sis­ten­te, ya que los ser­vi­cios secre­tos espa­ño­les y el pro­pio Ejér­ci­to espa­ñol habían infor­ma­do de la pre­sen­cia de miles de sol­da­dos de las Fuer­zas Arma­das del Rei­no de Marrue­cos (FAR) en la Mar­cha Ver­de. Eso sí, la argu­men­ta­ción anti­ci­pa­ba el cinis­mo mar­ca del futu­ro monarca.

Un cinis­mo que Juan Car­los repe­ti­ría al lle­gar a El Aaiún, esta vez ante los man­dos mili­ta­res des­ta­ca­dos en el Sáha­ra. Según la pro­pia trans­crip­ción ofi­cial, el joven prín­ci­pe afir­mó: «Espa­ña cum­pli­rá sus com­pro­mi­sos y desea­mos pro­te­ger los legí­ti­mos dere­chos de la pobla­ción civil saha­raui». Dos sema­nas des­pués, el 14 de noviem­bre de hace hoy 45 años, se fir­ma­ban en Madrid los Acuer­dos Tri­par­ti­tos por los cua­les Espa­ña entre­ga­ba uni­la­te­ral­men­te el Sáha­ra Occi­den­tal a una admi­nis­tra­ción tri­par­ti­ta for­ma­da por la pro­pia Espa­ña, Marrue­cos y Mau­ri­ta­nia. El obje­ti­vo de los Acuer­dos no era otro que lega­li­zar la ocu­pa­ción marro­quí y mau­ri­ta­na del Sáha­ra. Una ocu­pa­ción que para enton­ces ya esta­ba casi con­clui­da y que ini­cia­ría una san­grien­ta gue­rra que duró más de 15 años. La Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das recha­zó los lla­ma­dos «Acuer­dos de Madrid» así como la ocu­pa­ción, pre­sen­tan­do una reso­lu­ción en la que se exi­gía el res­pe­to a la lega­li­dad inter­na­cio­nal, lla­ma­ba a Espa­ña a con­cluir el pro­ce­so de des­co­lo­ni­za­ción y reco­no­cía el dere­cho del pue­blo saha­raui a la autodeterminación.

Hay auto­res que seña­lan que el prín­ci­pe Juan Car­los entre­gó el Sáha­ra espa­ñol ante el temor de embar­car­se en una gue­rra colo­nial con incier­to resul­ta­do. Y que en esa deci­sión pesó bas­tan­te la expe­rien­cia por­tu­gue­sa en Ango­la y Mozam­bi­que, ante­sa­la de la pos­te­rior Revo­lu­ción de los Cla­ve­les, muy pre­sen­te en las deci­sio­nes y mie­dos de la jerar­quía fran­quis­ta y espe­cial­men­te en el futu­ro monar­ca. Pero ese supues­to cálcu­lo «estra­té­gi­co» omi­te que siem­pre hubo una alter­na­ti­va sobre la mesa: que Espa­ña hubie­se dele­ga­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des como poten­cia des­co­lo­ni­za­do­ra, tras­pa­san­do la admi­nis­tra­ción del terri­to­rio a la ONU, quien de for­ma inte­ri­na por un perio­do de seis meses orga­ni­za­ría y super­vi­sa­ría el refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción en el Sáha­ra com­pro­me­ti­do por la admi­nis­tra­ción espa­ño­la. Así se esti­pu­la­ba en el Plan Waldheim que insis­ten­te­men­te ofre­ció el secre­ta­rio gene­ral de la ONU para ase­gu­rar una solu­ción que pre­ser­va­ra los dere­chos del pue­blo saha­raui y per­mi­tie­ra a Espa­ña cum­plir sus com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les. Una pro­pues­ta que Juan Car­los I, como jefe del Esta­do en fun­cio­nes, direc­ta­men­te rechazó.

Pero todas las excu­sas que se han bus­ca­do para jus­ti­fi­car la injus­ti­fi­ca­ble posi­ción de Juan Car­los I y su gobierno en la entre­ga del Saha­ra Occi­den­tal sal­ta­ron por los aires cuan­do en enero de 2017 se des­cla­si­fi­ca­ron 12 millo­nes de pági­nas de la CIA, de las cua­les 12.500 tra­tan sobre Espa­ña. En muchas de ellas des­ta­ca el nom­bre de Juan Car­los I. Según la infor­ma­ción reve­la­da por el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, el rey emé­ri­to se con­vir­tió en uno de los infor­man­tes más valio­sos de EE UU, faci­li­tan­do infor­ma­ción con­fi­den­cial a su con­tac­to en Madrid, el emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano Wells Sta­bler. Pero, ade­más, los pape­les de la CIA deta­llan que el papel del ex monar­ca no se limi­tó a mediar para resol­ver un con­flic­to que ter­mi­nó con la reti­ra­da del Sáha­ra del Ejér­ci­to espa­ñol, sino que «Juan Car­los pac­tó en secre­to con Has­san II que la avan­za­di­lla de la gigan­tes­ca Mar­cha Ver­de, con la que Marrue­cos se adue­ñó del Sáha­ra Occi­den­tal, pudie­ra entrar unos cien­tos de metros en la colo­nia espa­ño­la de cuya fron­te­ra nor­te se habría reti­ra­do pre­via­men­te el Ejér­ci­to espa­ñol. Tam­bién acep­tó que una dele­ga­ción de medio cen­te­nar de fun­cio­na­rios y espías marro­quíes entra­se en esas fechas en El Aaiún, la capi­tal del Sáha­ra. Esta doble cesión, que con­su­ma­ba la con­quis­ta marro­quí de la últi­ma colo­nia espa­ño­la, que­da reco­gi­da en algu­nos docu­men­tos de la CIA des­cla­si­fi­ca­dos»[2].

De esta for­ma, la res­tau­ra­ción monár­qui­ca se inau­gu­ra­ba rin­dien­do plei­te­sía a los intere­ses de EE UU con la entre­ga deman­da­da del Sáha­ra a Marrue­cos. Tal y como des­cri­be Ber­nar­do Vidal, mili­tar espa­ñol des­ta­ca­do en el Sáha­ra y miem­bro de la Unión Mili­tar Demo­crá­ti­ca (UMD), «la cul­mi­na­ción de la era Fran­co, o el prin­ci­pio de la monar­quía, según quie­ra tomar­se, ha sido lo que se ha dado en lla­mar des­co­lo­ni­za­ción del Sáha­ra que en pura éti­ca mili­tar o polí­ti­ca podría lla­mar­se enga­ño o trai­ción (…) humi­llan­te enga­ño a los mili­ta­res espa­ño­les, que hemos hecho de mario­ne­tas al ser­vi­cio de unos intere­ses muy con­cre­tos y de unos pocos que, reci­bien­do órde­nes de USA, han ven­di­do el Sáha­ra a Marrue­cos[3]. Por­que, como sabía un Juan Car­los aspi­ran­te al trono y las éli­tes polí­ti­cas espa­ño­las que pilo­ta­ban la tran­si­ción post-fran­quis­ta, uno de los prin­ci­pa­les esco­llos para la res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca era la fal­ta de legi­ti­mi­dad inter­na­cio­nal, espe­cial­men­te tras haber­se nega­do a rea­li­zar una con­sul­ta popu­lar que ava­la­ra la monar­quía por mie­do a per­der­la, como reco­no­ció en un des­cui­do el pro­pio Adol­fo Suá­rez. Y ahí es don­de la Casa Blan­ca devol­vió par­te del favor del Sáha­ra a Juan Car­los, reci­bién­do­le en EE UU en su pri­mer via­je ofi­cial como rey, con el con­si­guien­te espal­da­ra­zo inter­na­cio­nal que nece­si­ta­ba. Así, la res­tau­ra­ción monár­qui­ca y el régi­men del 78 nacie­ron sobre la trai­ción y la san­gre del pue­blo saharaui.

Un pue­blo saha­raui que, ante el incum­pli­mien­to sis­te­má­ti­co del Plan de Paz por par­te de Marrue­cos y la inac­ción cóm­pli­ce de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal no ha deja­do de luchar. El pasa­do vier­nes tro­pas marro­quíes ata­ca­ron con fue­go real a la pobla­ción saha­raui que de for­ma pací­fi­ca blo­quea­ba la ile­gal carre­te­ra del Guer­gue­rat, zona que se sitúa en el lími­te sur del terri­to­rio del Sáha­ra Occi­den­tal, entre el muro marro­quí y la fron­te­ra con Mau­ri­ta­nia. Una zona tapón según los acuer­dos de paz de 1991 y, por tan­to, bajo el con­trol de la MINURSO, sin que las dos par­tes pue­dan hacer uso de ella. Sin embar­go, y a pesar de lo esta­ble­ci­do en aquel acuer­do de paz, hace tres años Marrue­cos comen­zó la obra de asfal­ta­do de una carre­te­ra en esta zona con el obje­ti­vo de con­ti­nuar con el expo­lio de los recur­sos natu­ra­les del Saha­ra ocu­pa­do. La impo­si­bi­li­dad de alcan­zar una solu­ción pací­fi­ca y, por ende, la posi­bi­li­dad del retorno a un con­flic­to arma­do es hoy en día un hipo­té­ti­co, pero no des­car­ta­ble esce­na­rio. En caso de que se pro­duz­ca, las res­pon­sa­bi­li­da­des habrá que bus­car­las entre quie­nes no han hecho nada o direc­ta­men­te han pues­to palos en las rue­das de un pro­ce­so de des­co­lo­ni­za­ción incom­ple­to que toda­vía tie­ne un refe­rén­dum y muchas deu­das pendientes.

Por ello, resul­ta más impor­tan­te que nun­ca recor­dar y denun­ciar cómo este sába­do 14 de noviem­bre no solo se cum­plen 45 años de la trai­ción de las eli­tes y de los dife­ren­tes gobier­nos espa­ño­les al pue­blo saha­raui, sino que esa trai­ción con­ti­núa hoy en día. Por­que los Acuer­dos de Madrid no solo pre­ten­dían legi­ti­mar la ocu­pa­ción del Saha­ra, sino tam­bién libe­rar a Espa­ña de sus res­pon­sa­bi­li­da­des como poten­cia colo­ni­za­do­ra, algo ile­gal dado que la ONU nun­ca ha reco­no­ci­do la vali­dez jurí­di­ca de estos acuer­dos tri­par­ti­tos. Lo que sig­ni­fi­ca que, a todos los efec­tos, Espa­ña sigue sien­do hoy la poten­cia colo­ni­za­do­ra y, por lo tan­to, el Sáha­ra sigue sien­do un terri­to­rio pen­dien­te de des­co­lo­ni­zar. Esto trans­fie­re al Gobierno espa­ñol una res­pon­sa­bi­li­dad que ha sido sis­te­má­ti­ca­men­te obvia­da en los últi­mos 45 últi­mos años, en los cua­les se ha situa­do siem­pre del lado de la ocu­pa­ción marroquí.

El actual Gobierno de coa­li­ción no solo rom­pió la tóni­ca mono­co­lor del bipar­ti­dis­mo rei­nan­te duran­te cua­tro déca­das, sino que levan­tó tam­bién espe­ran­zas de cam­bio en la polí­ti­ca exte­rior espa­ño­la y, en con­cre­to, en la asun­ción defi­ni­ti­va de una res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca con el pue­blo saha­raui que ni hoy ni nun­ca debe­ría ser nego­cia­ble. Sin embar­go, por el momen­to la entra­da de Uni­das Pode­mos en el Gobierno no ha modi­fi­ca­do un ápi­ce la posi­ción espa­ño­la cóm­pli­ce con la ocu­pa­ción marro­quí. Pero esa irres­pon­sa­bi­li­dad no es exclu­si­va: si todas aque­llas per­so­nas soli­da­rias con nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas saha­rauis no nos move­mos, segu­ra­men­te nada cam­bie. Can­sa­do de espe­rar, el pue­blo saha­raui lle­va sema­nas movi­li­zán­do­se y rei­vin­di­can­do en el Guer­gue­rat la des­obe­dien­cia pací­fi­ca como motor de cam­bio. Marrue­cos recu­rre de nue­vo a la repre­sión, inter­vi­nien­do mili­tar­men­te en una zona des­mi­li­ta­ri­za­da y, por lo tan­to, incu­rrien­do nue­va­men­te en una ile­ga­li­dad inter­na­cio­nal a los ojos de una comu­ni­dad que sigue miran­do para otro lado. Con o sin Gobierno de Espa­ña asu­mien­do final­men­te su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca y legal o siguien­do hacien­do oídos sor­dos, no pode­mos dejar al pue­blo saha­raui solo fren­te al ocu­pan­te. 45 años de ver­güen­za ya son suficientes.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *