Colom­bia. Entre­vis­ta a Renan Vega Can­tor: “Duque es Uri­be III”

Por José Ramón Lla­nos H. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de noviem­bre de 2020.

Entre­vis­ta con Renán Vega Can­tor quien recien­te­men­te aca­ba de publi­car el libro “Siem­pre de pie, nun­ca ren­di­dos. Los cor­te­ros de caña de azú­car en el Valle del Cau­ca, pre­sen­cia y luchas” (1860−2015).

Renán Vega cur­só estu­dios polí­ti­cos en la Uni­ver­si­dad de París VIII y de His­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na en la Uni­ver­si­dad de París (1). Actual­men­te es docen­te de tiem­po com­ple­to en la Uni­ver­si­dad Peda­gó­gi­ca de Colombia.

-¿Cuál es su opi­nión del movi­mien­to estu­dian­til en este momen­to y su obje­ti­vo de matrí­cu­la cero?

–Mira es que la pan­de­mia ha alte­ra­do todas las agen­das de lucha y de movi­li­za­ción por­que el año pasa­do a par­tir de octu­bre cuan­do se reali­zó el paro nacio­nal, hubo impor­tan­tes movi­li­za­cio­nes de dis­tin­tos sec­to­res de la socie­dad inclu­yen­do a los estu­dian­tes. Tam­bién se habían dado algu­nas luchas en los años 2018 y 2019 que habían sido muy impor­tan­tes, espe­cial­men­te la del año pasa­do cuan­do se logró una refor­ma míni­ma en tér­mi­nos de finan­cia­ción. Algo se con­si­guió, pero real­men­te muy limi­ta­do que no tocó a fon­do el pro­ble­ma real de finan­cia­ción de las universidades.

-¿Enton­ces usted cree que ha sido nega­ti­va la pan­de­mia para el movi­mien­to estudiantil?

–Real­men­te esta­ban crea­das las con­di­cio­nes para una lucha intere­san­te, reno­va­da, pero la pan­de­mia hizo guar­dar a la gen­te, se des­mo­vi­li­zó y en este momen­to el mun­do uni­ver­si­ta­rio es de los más para­li­za­dos por­que no están fun­cio­nan­do las ins­ti­tu­cio­nes, las cla­ses son vir­tua­les, los estu­dian­tes no se reúnen, el movi­mien­to se hace cara cara, pre­sen­cial. Lo vir­tual no sus­ti­tu­ye de nin­gu­na mane­ra la movi­li­za­ción de las per­so­nas y en el caso de los estu­dian­tes con mayor razón, por­que sus for­mas de orga­ni­za­ción se ges­tan a la luz de la cuo­ti­dia­ni­dad, en los cam­pos uni­ver­si­ta­rios, si los cam­pos uni­ver­si­ta­rios están cerra­dos y en la prác­ti­ca están cerra­dos, pues es difí­cil hablar de movi­mien­to estudiantil.

-En los años 70 – 80 tenía­mos uni­ver­si­da­des en don­de el pro­fe­so­ra­do en alto por­cen­ta­je era mar­xis­ta, hoy esca­sean, ¿usted qué opi­na al respecto?

–Bueno yo tuve la opor­tu­ni­dad de estu­diar en 1977 y en efec­to era evi­den­te que todos los pro­fe­so­res, inde­pen­dien­te de las dis­ci­pli­nas en que se hubie­ran espe­cia­li­za­do, habla­ban des­de pers­pec­ti­vas mar­xis­tas, la biblio­gra­fía era mar­xis­ta y siem­pre había un len­gua­je en esa direc­ción y así fue duran­te casi toda la carrera.

Pero a par­tir de los 90 lo que se ha impues­to es una lógi­ca anti­mar­xis­ta y no sólo des­de el pun­to de vis­ta doc­tri­na­rio, sino des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co y prác­ti­co. Enton­ces los que algu­na vez fue­ron mar­xis­tas, muchos de ellos cam­bia­ron de ban­do, pasa­ron a ser anti­co­mu­nis­tas, anti mar­xis­tas, muchos de ellos ter­mi­na­ron sien­do uribistas.

-¿Esos cam­bios cau­sa­ron algún efec­to en la academia?

–Eso creó un ambien­te total­men­te dife­ren­te. En las nue­vas gene­ra­cio­nes hay des­co­no­ci­mien­to gene­ra­li­za­do del pen­sa­mien­to mar­xis­ta hay un recha­zo, pero es un recha­zo que no se hace a par­tir de un cono­ci­mien­to de la lite­ra­tu­ra mar­xis­ta ni mucho menos. Es difí­cil con­se­guir inclu­so biblio­gra­fía en ese tema en gene­ral. Pero hay que decir que hoy la situa­ción es menos crí­ti­ca que como fue en los años noventa.

-¿Deta­lle, por favor, cómo fue ese asun­to en los 90 y cuál es la situa­ción hoy?

–En los años 90 fue el desier­to abso­lu­to, nadie que­ría oír hablar nada de mar­xis­mo, de Marx, de las luchas socia­les, de las luchas revo­lu­cio­na­rias y eso se man­tu­vo así has­ta el 2008. La cri­sis del 2008 sig­ni­fi­có regre­sar a las aulas uni­ver­si­ta­rias el mar­xis­mo y Marx. En esas esta­mos aho­ra, ha sido un retorno bas­tan­te difí­cil por todo el ambien­te enra­re­ci­do y más en un país como Colom­bia. Por­que aquí, recuer­de que ha habi­do con­tra insur­gen­cia con­tra la pobla­ción civil, los estu­dian­tes y los profesores.

-Cam­bie­mos de tema. ¿A qué se debe que a pesar de la con­duc­ta dolo­sa de Álva­ro Uri­be ten­ga un amplio apo­yo en la opinión?

Bueno yo creo que aquí habría que seña­lar varias cosas. Es cier­to que sigue tenien­do acep­ta­ción, pero su acep­ta­ción ha ido per­dien­do fuer­za. Pero obvia­men­te tie­ne acep­ta­ción en impor­tan­tes sec­to­res de la pobla­ción pero que a eso hay que dar­le una expli­ca­ción. Inclu­so es una expli­ca­ción socio­ló­gi­ca, his­tó­ri­ca, psi­co­ló­gi­ca que tie­ne que ver con algo de lar­ga dura­ción en la socie­dad colom­bia­na. Colom­bia es un país terri­ble­men­te into­le­ran­te. Y esa into­le­ran­cia está liga­da a una gran tra­ge­dia que vivi­mos en el siglo XIX, y fue la Rege­ne­ra­ción, toda esa alian­za entre el Esta­do y la igle­sia creó un pro­to­ti­po de colom­biano que nun­ca des­apa­re­ció. Es un colom­biano into­le­ran­te, machis­ta, violento.

-¿El uri­bis­mo cómo asi­mi­la y uti­li­za esa cultura?

–En momen­tos de cri­sis, ese tipo de pen­sa­mien­to auto­ri­ta­rio que está en muchos colom­bia­nos aflo­ra y eso lo cana­li­zó el uri­bis­mo. Su pro­yec­to vio­len­to, repre­si­vo tie­ne que ver con frus­tra­cio­nes de dis­tin­tos sec­to­res de la pobla­ción, sobre todo de la pobla­ción pobre, que se ve encar­na­da en un tipo bru­tal, atra­bi­lia­rio que ade­más está rela­cio­na­do con un ele­men­to cul­tu­ral que se ha pre­sen­ta­do en las últi­mas déca­das en Colom­bia, lo que yo lla­mo la for­ma­ción de una cul­tu­ra tra­que­ta, y la for­ma­ción de una cul­tu­ra tra­que­ta tie­ne que ver con todas las influen­cias que ha deja­do la sub­cul­tu­ra del nar­co­trá­fi­co. Que ya no son tan sub­cul­tu­ras, sino que se con­vir­tie­ron en ele­men­tos cul­tu­ra­les domi­nan­tes asu­mi­dos por las cla­ses dominantes.

-¿Enton­ces usted cree que ha habi­do un dete­rio­ro en la cul­tu­ra de la cla­se dominante?

–Yo con­si­de­ro que la alta cul­tu­ra de la cla­se domi­nan­te en Colom­bia tam­bién des­apa­re­ció. Y hoy esta­mos ante unas cla­ses domi­nan­tes abso­lu­ta­men­te incul­tas, atra­bi­lia­rias, igno­ran­tes, y ade­más están fusio­na­das con todos esos anti­va­lo­res de cul­tu­ra tra­que­ta, de nar­co­trá­fi­co y el uri­bis­mo los encar­na muy bien.

-¿Usted cree que eso tam­bién expli­ca la pro­pen­sión a la vio­len­cia del uribismo?

–Cla­ro, los uri­bis­tas y Uri­be per­te­ne­cen a la cul­tu­ra del arri­bis­mo, de que las cosas se logran a tra­vés de la vio­len­cia, de piso­tear al adver­sa­rio y eso se exal­ta como algo digno. Ade­más, eso se acom­pa­ña de un ele­men­to que con­si­de­ro el más tenaz que hay en la socie­dad colom­bia­na, la impu­ni­dad, si no hubie­ra impu­ni­dad este tipo de per­so­na­jes no ger­mi­na­rían. Esta­rían en la cárcel.

-¿Hay algu­na otra mani­fes­ta­ción de la deca­den­cia cultural?

–Esta­mos en una socie­dad don­de cada vez se lee y se estu­dia menos. Cuan­do digo eso me refie­ro tam­bién a pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios y uno con­fir­ma que su nivel de lec­tu­ra es míni­mo, su for­ma­ción cul­tu­ral es inexis­ten­te, no tie­nen una biblio­te­ca, no saben lo que es ir a una librería.

-¿Se pue­de decir que tam­bién el nivel cul­tu­ral medio ha sido afectado?

–Solo se leen libros de auto­ayu­da y eso no sólo ha afec­ta­do a la com­pren­sión del mar­xis­mo. Tam­bién afec­ta eso a todo lo que uno pue­de lla­mar pen­sa­mien­to crí­ti­co, pen­sa­mien­to eman­ci­pa­to­rio que for­ma par­te del mar­xis­mo, hay inclu­so ten­den­cias como el pos­mo­der­nis­mo que fomen­ta aún más esa pere­za cuan­do dicen que todo vale, que todos los dis­cur­sos tie­nen la mis­ma acep­ta­ción que no hay ver­da­des esta­ble­ci­das. Eso gene­ra todo un con­tex­to de des­gano, de dis­tan­cia­mien­to de todo lo que sig­ni­fi­que pen­sar y reflexionar.

Se debe des­ta­car que ese faci­lis­mo hace par­te del mun­do cul­tu­ral recrea­cio­nal y cul­tu­ral, entre comi­llas, que ha impues­to la bur­gue­sía no hay sino que ver la tele­vi­sión y los demás medios.

-¿Qué lec­tu­ra hace usted del gobierno de Duque?

–Lo del gobierno de Duque a mí me pare­ce pre­vi­si­ble den­tro de lo que esta­ba anun­cia­do. Real­men­te el gobierno lo podría­mos lla­mar como el uri­bis­mo tres. El uri­bis­mo uno fue Uri­be, el uri­bis­mo dos fue San­tos y el uri­bis­mo tres es Duque. Y este uri­bis­mo tres es el regre­so al uri­bis­mo uno, es un uri­bis­mo puro y duro, de segu­ri­dad demo­crá­ti­ca, de per­se­cu­ción a los adver­sa­rios, el pre­do­mi­nio de todo tipo de men­ti­ras, los ase­si­na­tos colec­ti­vos, las masa­cres, los bom­bar­deos, la polí­ti­ca cri­mi­nal que pre­ten­de com­ba­tir la dro­ga bom­bar­dean­do los cam­pe­si­nos con gli­fo­sa­to. Todo eso ya lo había­mos vivi­do, esta es la reedición.

-¿Usted con­si­de­ra que el gobierno de Duque es peor que el de Uribe?

–En una esca­la más agra­va­da por­que en el 2002 esta­ba la jus­ti­fi­ca­ción de la exis­ten­cia de las FARC, sabe­mos que la mayor par­te de las FARC se des­mo­vi­li­za­ron. Sin embar­go, se sigue en las mis­mas con­di­cio­nes enton­ces esta­mos en algo que a mi modo de ver es per­fec­ta­men­te nor­mal den­tro de las carac­te­rís­ti­cas de lo que es el uri­bis­mo, el Cen­tro Demo­crá­ti­co y todo lo que es su ideo­lo­gía. Con el agra­van­te de que el gobierno de Duque tie­ne como con­sig­na fun­da­men­tal el derro­ca­mien­to del gobierno vene­zo­lano y eso lo ha con­ver­ti­do en una ficha incon­di­cio­nal de los Esta­dos Uni­dos. Como ha suce­di­do siem­pre en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Colombia.

-¿Cómo ve la con­tien­da elec­to­ral del 22?

–Lo que pasa es que hay varios fac­to­res que habría que con­si­de­rar: pri­me­ro un fac­tor inter­na­cio­nal, yo creo que tie­ne que ver mucho con lo que pase en las elec­cio­nes de EEUU por­que si es reelec­to Trump y esa es una posi­bi­li­dad que no se pue­de des­car­tar, van apre­tar las tuer­cas con­tra Vene­zue­la, con­tra Cuba, con­tra Nica­ra­gua y se van a for­ta­le­cer pro­yec­tos como el de la pan­di­lla de Lima.

-¿En qué for­ma actua­ría la pan­di­lla de Lima?

–Lo que yo lla­mo la pan­di­lla de Lima, el gobierno del Duque y los gobier­nos más retró­gra­dos del con­ti­nen­te y eso va a pre­sen­tar un pano­ra­ma elec­to­ral en Colom­bia más difí­cil por­que va a faci­li­tar el frau­de elec­to­ral, la ñeñe polí­ti­ca dos o sea cómo lle­gó Uri­be median­te el frau­de elec­to­ral a la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, com­pra de votos

-¿No cree que la pan­de­mia ha podi­do cam­biar la per­cep­ción polí­ti­ca de una par­te del electorado?

–Diga­mos que hay toda una corre­la­ción de fuer­zas que se ha modi­fi­ca­do y es que la pan­de­mia ha pues­to de pre­sen­te lo más nega­ti­vo del uri­bis­mo y del duquis­mo. Y eso en capa­ci­dad para mane­jar cosas tan ele­men­ta­les como la mis­ma pan­de­mia son impor­tan­tes, pero son ele­men­ta­les ante la opi­nión públi­ca y son visi­bles y todo lo que se ha mos­tra­do en tér­mi­nos de corrup­ción, el des­pres­ti­gio del régi­men, los ase­si­na­tos, las masa­cres. Diga­mos, ade­más, fac­to­res acu­mu­la­dos de la nación que pue­den tener impac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la movi­li­za­ción social y que pue­de que de algu­na mane­ra inci­dan en las elec­cio­nes del 22 y eso depen­de un poco de cómo va a ser el pano­ra­ma elec­to­ral, por­que has­ta aho­ra se están colo­can­do las fichas y hay una serie de intere­ses y hay sec­to­res que le están apos­tan­do a ver has­ta don­de lle­gue el lla­ma­do cen­tro. Ahí pue­den dar­se todo tipo de alian­zas y por eso en este momen­to no veo muy cla­ro qué va a suceder.

-¿Cómo defi­ni­ría a Fajardo?

–Para mí Fajar­do es un tipo ano­dino, es un tipo gris un tipo sin per­so­na­li­dad un tipo que cuan­do ha toca­do fijar posi­ción, nun­ca lo ha hecho ante gran­des pro­ble­mas del país. Fajar­do como gober­na­dor de Antio­quía está muy unta­do en corrup­ción como lo de Hidro­ituan­go. Es un per­so­na­je gris pero muy muy peligroso.

-¿Hay posi­bi­li­da­des de una alian­za real de cen­tro izquierda?

–El pro­ble­ma es que como en la izquier­da exis­ten tan­tas divi­sio­nes uno espe­ra­ría que se pudie­ra cua­jar algo. Pero que no fue­ra solo elec­to­ral que fue­ra un pro­gra­ma más allá de lo electoral.

-¿Cómo valo­ras el uri­bis­mo hoy?

–Lo que yo veo aho­ri­ti­ca es que el uri­bis­mo está muy des­di­bu­ja­do, muy gol­pea­do. Y veo muy difí­cil que se pue­da recu­pe­rar en con­di­cio­nes nor­ma­les, sal­vo que pasen cosas excep­cio­na­les y en Colom­bia pue­de suce­der lo que uno menos se ima­gi­na máxi­me tenien­do en cuen­ta como pesa la varia­ble de EEUU, el reali­nea­mien­to de fuer­zas tam­bién en el con­ti­nen­te tie­ne que ver mucho con el blo­queo de Vene­zue­la hay una serie de fac­to­res. Colom­bia no jue­ga solo, hay que meter­lo en todos estos con­tex­tos geopolíticos.

-¿Algu­nos sec­to­res cali­fi­can al Gobierno de régi­men fachis­toi­de, usted qué opi­na al respecto?

–Pues a mí me pare­ce un tér­mino bas­tan­te dis­cu­ti­ble pues el fas­cis­mo tie­ne unas carac­te­rís­ti­cas que no son úni­ca­men­te de auto­ri­ta­ris­mos. El fas­cis­mo tie­ne una carac­te­rís­ti­ca pecu­liar, el fas­cis­mo se apo­ya en orga­ni­za­cio­nes de masas y aquí las orga­ni­za­cio­nes de masas no exis­ten es decir pue­de que el uri­bis­mo en sus mejo­res momen­tos haya teni­do res­pal­do de las masas, pero no son masas orga­ni­za­das, en el fas­cis­mo si son masas orga­ni­za­das y actuan­do cor­po­ra­ti­va­men­te. El fas­cis­mo tie­ne un tipo de sin­di­ca­to, unas for­mas de movi­li­za­ción, de socia­bi­li­dad de los dis­tin­tos sec­to­res en don­de agru­pa prin­ci­pal­men­te a la peque­ña bur­gue­sía. Eso es muy difí­cil encon­trar­lo en Colom­bia, un ele­men­to tam­bién del fas­cis­mo es el nacio­na­lis­mo, pero un nacio­na­lis­mo muy par­ti­cu­lar, un nacio­na­lis­mo ancla­do a la par­te ances­tral que se recla­ma en un país. Aquí no hay patrio­tis­mo con ancla­je popular.

-¿Cuál debe ser en esta situa­ción del país el rol de los intelectuales?

–Yo no estoy de acuer­do con mane­jar esa pala­bra inte­lec­tual, a mi modo de ver esa pala­bra ya no tie­ne vigen­cia, los inte­lec­tua­les des­apa­re­cie­ron y yo hablo más bien de tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra, inclu­so rei­vin­di­co lo que han dicho pen­sa­do­res lati­no­ame­ri­ca­nos de dis­tin­tas épo­cas como el cubano Julio Anto­nio Mella, un revo­lu­cio­na­rio cubano ase­si­na­do el 10 de enero de 1929. Mella, quien habla­ba de los tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra, Eduar­do Galeano tam­bién habla de los seres sen­ti­pen­san­tes, el inte­lec­tual sepa­ra el pen­sa­mien­to de la acción.

Yo rei­vin­di­co más bien eso de seres sen­ti­pen­san­tes, que sien­ten, que pien­san y que refle­xio­nen y no para ense­ñar­les nada a los movi­mien­tos socia­les, más bien para acom­pa­ñar­los, para apren­der de ellos y para hacer refle­xio­nes crí­ti­cas que ayu­den a situar algu­nos pro­ble­mas que son fun­da­men­ta­les para una socie­dad. Con­si­de­ro que esa es su fun­ción bási­ca. Sin pre­ten­der ser sal­va­do­res ni tener fór­mu­las mági­cas ni mucho menos.

Fuen­te: Sema­na­rio Voz

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *