Chi­le. Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te: Lis­ta úni­ca o tum­ba única

Por Manuel Cabie­ses Dono­so, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de noviem­bre de 2020.

Los par­ti­dos polí­ti­cos pare­cen haber olvi­da­do la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te que dise­ña­rá la nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país. Están en otra, acei­tan­do oxi­da­das maqui­na­rias para sur­fear la ola de elec­cio­nes que se ave­ci­na. Los can­di­da­tos sur­gen como callam­pas des­pués de la llu­via. Hay un des­fi­le de can­di­da­tos a gober­na­do­res regio­na­les, alcal­des, con­ce­ja­les, cores (1), par­la­men­ta­rios e inclu­so Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Es la rapi­ña de miles de “pitu­tos” que finan­cian par­ti­dos, fun­cio­na­rios y “ase­so­rías” múl­ti­ples. Los mati­na­les de TV y las esca­ra­mu­zas tri­via­les del Con­gre­so Nacio­nal se esme­ran en con­fun­dir a la gale­ría. El 29 de noviem­bre se ini­cia la fies­ta que par­te con las pri­ma­rias de gober­na­do­res y alcal­des. Un deli­rium tre­mens que segu­ra­men­te ter­mi­na­rá en la cami­sa de fuer­za de la abs­ten­ción elec­to­ral. Entre­tan­to, de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te, la pri­me­ra en nues­tra his­to­ria repu­bli­ca­na, no se dice chus ni mus.

Los par­ti­dos no se dan por alu­di­dos de lo que suce­de en el “Chi­le pro­fun­do”. No cap­tan el fenó­meno sub­te­rrá­neo ‑un río de lava insur­gen­te- que desa­fía la ins­ti­tu­cio­na­li­dad here­da­da de una dic­ta­du­ra y que a ratos eclo­sio­na en una vio­len­cia sin brú­ju­la o alcan­za cimas de enor­mes mani­fes­ta­cio­nes de masas. Es cier­to este movi­mien­to care­ce de direc­ción y de una hoja de ruta que le per­mi­ta alcan­zar los nive­les de epo­pe­ya de una insu­rrec­ción popu­lar. De esa debi­li­dad se apro­ve­cha la cas­ta polí­ti­ca para hacer sus juga­rre­tas. Pero igual de lo pro­fun­do sur­ge el recla­mo de dig­ni­dad e igual­dad para los hom­bres y muje­res de este país. Si este cla­mor no es escu­cha­do la furia del pue­blo derri­ba­rá todas las barre­ras que se opon­gan a su paso… o cae­rá en bra­zos de un aven­tu­re­ro. Sin embar­go, esa rabia ape­nas con­te­ni­da de millo­nes, ha plan­tea­do una solu­ción pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca a la cri­sis: una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que redac­te una Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca que ende­re­ce por cami­nos demo­crá­ti­cos la mar­cha hacia una socie­dad de igua­les. Si este movi­mien­to no ha logra­do impo­ner la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y debe con­for­mar­se con un reme­do de ella, es por­que le ha fal­ta­do orga­ni­za­ción y una con­duc­ción colec­ti­va res­pe­ta­da por todos.

La cas­ta polí­ti­ca, apro­ve­chan­do esas debi­li­da­des, cons­tru­yó esta jau­la tram­po­sa de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te. Una cari­ca­tu­ra ver­gon­zan­te de que reem­pla­za la volun­tad del pue­blo por un regla­men­to que otor­ga poder de veto a la mino­ría.
El pue­blo está cons­cien­te de la tram­pa. Pero, inten­ta­rá ‑como hizo con éxi­to en el ple­bis­ci­to del 25 de octu­bre- que­brar el espi­na­zo de la manio­bra anti­de­mo­crá­ti­ca.
Lo que nos pro­po­ne­mos esta vez es el asal­to cívi­co de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te. Ele­gir el 11 de abril más de dos ter­cios de con­ven­cio­na­les com­pro­me­ti­dos a cam­biar el eje de la Con­ven­ción para con­ver­tir­la en una ver­da­de­ra Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. El obje­ti­vo es “reven­tar las cos­tu­ras” de la Cons­ti­tu­yen­te median­te una vota­ción arra­sa­do­ra del pue­blo.
No es tarea impo­si­ble. Veni­mos de un triun­fo impre­sio­nan­te. El ple­bis­ci­to demos­tró que la uni­dad del pue­blo es capaz de arra­sar con las tram­pas y enga­ñi­fas ‑por astu­tas que sean- de las éli­tes finan­cie­ra y política.

Ven­cer esta vez, sin embar­go, exi­ge redo­blar esfuer­zos para moti­var una par­ti­ci­pa­ción popu­lar que vaya mucho más lejos del 50,9% del padrón elec­to­ral. Hay más de 7 millo­nes de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que no vota­ron en octu­bre.
Esa es la tarea más impor­tan­te de este perio­do. Mucho más impor­tan­te que las elec­cio­nes vario­pin­tas de auto­ri­da­des que la pró­xi­ma Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca reem­pla­za­rá por nue­vas estruc­tu­ras demo­crá­ti­cas de poder naci­das de la base popu­lar.
Los par­ti­dos, sin embar­go, con­ti­núan en la enco­na­da dispu­ta de cuo­tas de un poder en vías de extin­ción. Por eso corres­pon­de a los movi­mien­tos socia­les, y a cada uno de noso­tros, tomar la ini­cia­ti­va para reorien­tar los esfuer­zos hacia la gran vic­to­ria del 11 de abril.
Todo acon­se­ja que los par­ti­da­rios del cam­bio se agru­pen en cada dis­tri­to en una sola lis­ta de can­di­da­tos a con­ven­cio­na­les, mili­tan­tes e inde­pen­dien­tes, ele­gi­dos en pri­ma­rias. La dis­per­sión entre­ga ven­ta­jas a un adver­sa­rio cuyo modes­to obje­ti­vo es lograr 13 de con­ven­cio­na­les que le per­mi­ti­ría blo­quear la volun­tad mayo­ri­ta­ria. Un gru­po de impor­tan­tes diri­gen­tes socia­les –mili­tan­tes de par­ti­dos algu­nos de ellos- ha for­mu­la­do una razo­na­ble “Pro­pues­ta de uni­dad a la ciu­da­da­nía de Chi­le para ele­gir a los can­di­da­tos al órgano cons­ti­tu­yen­te” (2). Los par­ti­dos polí­ti­cos ‑que arries­gan morir de asfi­xia por una alta abs­ten­ción, debe­rían aten­der esa pro­pues­ta que les da un inme­re­ci­do res­pi­ro pero que a la vez reco­no­ce que la fuer­za está de lado del movi­mien­to social.

En la lucha polí­ti­ca y social 2+2 no son 4. Pue­den ser diez, cien o miles por­que mul­ti­pli­car fuer­zas no es una cien­cia exac­ta, es un arte. Mario Bene­det­ti lo dijo con ter­nu­ra de poe­ta: “y en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos” (3). Cons­truir mayo­rías sig­ni­fi­ca arti­cu­lar ideas, emo­cio­nes y sue­ños de millo­nes de hom­bres y muje­res, de jóve­nes y vie­jos, de dis­tin­tas cla­ses socia­les, que acu­mu­lan dife­ren­tes expe­rien­cias de vida. Los cons­truc­to­res de mayo­rías no pre­ten­den orga­ni­zar una masa uni­for­me y sumi­sa. Entien­den que cada ser humano es un mun­do, que el pro­yec­to del cam­bio social debe enri­que­cer­se cada día con nue­vas expe­rien­cias y que el poder nace de la base.
Enfren­ta­mos una coyun­tu­ra his­tó­ri­ca. Si no somos capa­ces de unir­nos para ele­gir a los cons­ti­tu­yen­tes, nos espe­ra la tum­ba del ter­cio fra­gua­do por los here­de­ros de la dictadura.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *