Argen­ti­na. María Euge­nia Biel­sa deja el Minis­te­rio de Vivien­da por incom­pe­ten­te y la «pre­mian» envián­do­la a la Unes­co en Paris /​La reem­pla­za Jor­ge Ferraresi

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 noviem­bre 2020.

foto; Nue­vo minis­tro Jor­ge Ferraresi

La renun­cia será ofi­cia­li­za­da en las pró­xi­mas horas y al fren­te del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Terri­to­rial y Hábi­tat esta­rá el inten­den­te de Ave­lla­ne­da y vice­pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Patria. Por Sebas­tián Cazón

Ima­gen: Gua­da­lu­pe Lombardo

La arqui­tec­ta María Euge­nia Biel­sa mar­có dos hitos en la ges­tión de Alber­to Fer­nán­dez: No solo fue la pri­me­ra minis­tra de Desa­rro­llo Terri­to­rial y Hábi­tat de la his­to­ria argen­ti­na, sino que tam­bién se con­vir­tió en la pri­me­ra fun­cio­na­ria en aban­do­nar el gabi­ne­te nacio­nal. La sali­da de la san­ta­fe­si­na se cono­ció este miér­co­les y en su reem­pla­zo asu­mi­rá el inten­den­te de la loca­li­dad bonae­ren­se de Ave­lla­ne­da, Jor­ge Ferraresi.

El nom­bra­mien­to de Biel­sa gene­ró muchas expec­ta­ti­vas al ini­cio del Gobierno por­que sig­ni­fi­có la deci­sión de avan­zar en un plan inte­gral des­ti­na­do a paliar el défi­cit habi­ta­cio­nal que alcan­za a 4 millo­nes de vivien­das en todo el terri­to­rio argen­tino. Sin embar­go, los efec­tos de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, la len­ti­tud en la eje­cu­ción de polí­ti­cas que resol­vie­ran los pro­ble­mas de hábi­tat y su ausen­cia duran­te las tomas de terre­nos en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, lle­va­ron al pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez a modi­fi­car la estra­te­gia del área.

El Gobierno pre­pa­ra para los pró­xi­mos días un relan­za­mien­to de ges­tión en don­de bus­ca­rá otor­gar­le a la car­te­ra otra impron­ta, con un mayor pro­ta­go­nis­mo para el pró­xi­mo año, en don­de la cons­truc­ción de vivien­das y la obra públi­ca ten­drán un rol cen­tral en la reac­ti­va­ción económica.

Ferra­re­si será el ele­gi­do para esa tarea. Al inten­den­te, que con­du­ce el des­tino del par­ti­do de Ave­lla­ne­da des­de 2009, se le atri­bu­ye cono­cer como pocos el terri­to­rio bonae­ren­se. Hace dos sema­nas, fue reci­bi­do en Casa Rosa­da por el jefe de gabi­ne­te de la Nación, San­tia­go Cafie­ro, para con­ver­sar acer­ca de la com­ple­ja situa­ción social que atra­vie­sa la Provincia.

La ges­tión del jefe comu­nal man­tie­ne un alto nivel de apro­ba­ción en el muni­ci­pio en don­de fue elec­to en tres opor­tu­ni­da­des, la últi­ma con más del 60 por cien­to de los votos.​En el Gobierno con­si­de­ran que por su des­plie­gue terri­to­rial pue­de apor­tar­le al minis­te­rio una nue­va dinámica. 

Las polí­ti­cas habi­ta­cio­na­les de Ferra­re­si, hom­bre de con­fian­za de la vice­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner y vice­pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Patria, toma­ron noto­rie­dad a raíz del plan de con­ten­ción que ela­bo­ró en Villa Azul en medio de la pandemia.

«Villa Azul es el lugar más injus­to de la Argen­ti­na: en una vere­da la gen­te vive urba­ni­za­da, con agua y cloa­cas, elec­tri­ci­dad, gas natu­ral, todos los ser­vi­cios, luces de led, y del otro lado es la nada», expli­ca­ba el jefe comu­nal, en una entre­vis­ta a PáginaI12, en aquel momento. 

En con­tra­po­si­ción, Biel­sa fue blan­co de crí­ti­cas por sus esca­sas apa­ri­cio­nes públi­cas, sobre todo, en el mar­co de las tomas de tie­rras en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires. Su ausen­cia duran­te el con­flic­to de Guer­ni­ca le valió a la fun­cio­na­ria fuer­tes repro­ches fue­ra y den­tro de la Casa Rosada.

La reac­ción tar­día de la minis­tra fren­te a una situa­ción que con el correr de los días esca­ló en gra­ve­dad y cap­tó la aten­ción de la opi­nión públi­ca, fue seña­la­da por lo bajo por sus com­pa­ñe­ros de gabi­ne­te y por los inten­den­tes del conur­bano bonae­ren­se que le repro­cha­ron no haber teni­do la voca­ción de acu­dir al terri­to­rio. El vas­to per­fil téc­ni­co no fue sufi­cien­te para sos­te­ner­la en el cargo.

Fren­te a un con­tex­to social que colo­có en el cen­tro de la agen­da polí­ti­ca la nece­si­dad de avan­zar con mayor cele­ri­dad en polí­ti­cas habi­ta­cio­na­les, el otro foco de cues­tio­na­mien­to a la fun­cio­na­ria giró en torno al bajo nivel de eje­cu­ción del pre­su­pues­to asig­na­do a la cartera.

De acuer­do a un infor­me ela­bo­ra­do por la Aso­cia­ción Argen­ti­na de Pre­su­pues­to (ASAP), que rele­va cómo se gas­ta­ron las par­ti­das has­ta fines de sep­tiem­bre, Biel­sa sola­men­te eje­cu­tó el 45 por cien­to de lo asig­na­do, mien­tras que la Admi­nis­tra­ción Públi­ca Nacio­nal deven­gó en pro­me­dio el 68,1 por ciento.

La fal­ta de acción de la car­te­ra de Desa­rro­llo Terri­to­rial que­dó muy expues­ta en com­pa­ra­ción al resul­ta­do que otros minis­te­rios obtu­vie­ron a medi­da que avan­zó la fle­xi­bi­li­za­ción de las acti­vi­da­des en el mar­co de la pan­de­mia. Es el caso de Edu­ca­ción que eje­cu­tó un 75 por cien­to de lo asig­na­do; Tra­ba­jo, Empleo y Segu­ri­dad Social, un 73,3 por cien­to; Cien­cia, Tec­no­lo­gía e Inno­va­ción, un 69,3 por cien­to; Segu­ri­dad, un 71,7 por cien­to; y Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo, 65,7 por ciento. 

Asi­mis­mo, reci­bió duras crí­ti­cas por par­te de las orga­ni­za­cio­nes nuclea­das en la Mesa Nacio­nal de Barrios Popu­la­res que le exi­gie­ron insis­ten­te­men­te que cum­pla con las obras de emer­gen­cia acordadas. 

Leer más Coro­na­vi­rus: la OMS til­dó de «maca­bras» a las estra­te­gias de cier­tos paí­ses con­tra la pan­de­mia | Se fil­tra­ron gra­ba­cio­nes de la OMS don­de admi­ten erro­res cometidos

«Denun­cia­mos en varias opor­tu­ni­da­des que la minis­tra no eje­cu­ta­ba los recur­sos que com­pro­me­tió el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo para paliar, con obras con­cre­tas e insu­mos, los efec­tos de la pan­de­mia en los barrios popu­la­res de la Argen­ti­na. Des­de mar­zo se había com­pro­me­ti­do a lle­gar con cua­dri­llas sani­ta­rias y socia­les a más de 33 mil fami­lias en 20 pro­vin­cias, y a pesar de la situa­ción crí­ti­ca de emer­gen­cia, nun­ca cum­plió con su com­pro­mi­so», seña­la­ron a tra­vés de un comunicado.

Por este moti­vo, a fines de sep­tiem­bre, el gobierno tras­pa­só al minis­te­rio de Desa­rro­llo Social la tarea de urba­ni­zar los 4400 barrios popu­la­res, reti­rán­do­la de la órbi­ta de Biel­sa para encar­gár­se­la a Daniel Arroyo. 

En el cam­bio de nom­bres no pasa inad­ver­ti­da la car­ta publi­ca­da por la vice­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner en don­de des­li­zó crí­ti­cas hacia la ges­tión y mar­có la pre­sen­cia de «fun­cio­na­rios que no fun­cio­nan«. Muchos inter­pre­ta­ron en estas líneas un dar­do que apun­ta­ba a la ministra. 

Sin embar­go, en el mis­mo docu­men­to la expre­si­den­ta dejó en cla­ro que «el sis­te­ma de deci­sión en el Poder Eje­cu­ti­vo hace impo­si­ble que no sea el Pre­si­den­te el que tome las deci­sio­nes de gobierno. Es el que saca, pone o man­tie­ne fun­cio­na­rios”. De esta for­ma, des­es­ti­mó las voces que seña­la­ban su inci­den­cia en el dise­ño del gabi­ne­te nacional.

En los pasi­llos de Casa Rosa­da le reco­no­cen a Biel­sa la difi­cul­tad de haber edi­fi­ca­do des­de cero un minis­te­rio que no exis­tía y que a par­tir de aho­ra esti­man será poten­cia­do por Ferra­re­si. Tam­bién seña­lan que era difí­cil evi­tar la com­pa­ra­ción con la fuer­te acti­vi­dad que desa­rro­lla el minis­tro de Obras Públi­cas, Gabriel Kato­po­dis, pero cla­ro, advier­ten, que el fun­cio­na­rio tie­ne el minis­te­rio arma­do y funcionando.

Aho­ra, el camino de la rosa­ri­na podría con­du­cir a París. La ofer­ta para que ocu­pe la emba­ja­da argen­ti­na ante la Unes­co, car­go que que­dó vacan­te tras el recien­te falle­ci­mien­to de Pino Sola­nas, está sobre la mesa. Que­da en la arqui­tec­ta la deci­sión de avan­zar o no en ese nue­vo proyecto. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *