Jalla­lla Boli­via: Recons­truir­la Pero… Con ver­dad y Justicia

por Pablo Jofré Leal, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de noviem­bre de 2020.

Tras un año de un gobierno de fac­to, que sur­gió tras el pro­ce­so gol­pis­ta que obli­gó a renun­ciar al ex pre­si­den­te Evo Mora­les, por fal­sas acu­sa­cio­nes de frau­de en las elec­cio­nes de octu­bre del año 2019, tomó pose­sión este 8 de noviem­bre del año 2020, como nue­vo pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, el eco­no­mis­ta Luis Arce Cata­co­ra y su vice­pre­si­den­te David Choquehuanca

Un nue­vo man­da­ta­rio, que con una amplia mayo­ría del 55,1 % de los votos, logró alzar­se con la vic­to­ria en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes del pasa­do 18 de octu­bre. Esto, a pesar de la fuer­te cam­pa­ña dere­chis­ta, el apo­yo de Washing­ton y la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), con­tri­bu­yen­tes del gol­pe de Esta­do en Boli­via y que sos­tu­vie­ron un gobierno de fac­to, que a los pocos meses, comen­zó a ser car­co­mi­do por la corrup­ción, acu­sa­cio­nes de nar­co­trá­fi­co y una fuer­te repre­sión con­tra diri­gen­tes, mili­tan­tes y bases del MAS. Como tam­bién un giro exte­rior hacia la influen­cia esta­dou­ni­den­se, con una polí­ti­ca enca­mi­na­da de des­ba­ra­tar todos los logros obte­ni­dos por el MAS en 14 años de gobierno.

A pesar de ese esfuer­zo por obs­ta­cu­li­zar la can­di­da­tu­ra del bino­mio del MAS IPSS, Luis Arce y David Cho­quehuan­ca fue un triun­fo, como lo sos­tu­ve en segun​do​pa​so​.es “que trae­rá con­si­go un tre­men­do impac­to regio­nal e inter­na­cio­nal, que da nue­vos aires al pro­gre­sis­mo en Amé­ri­ca Lati­na y que recu­pe­ra la demo­cra­cia para Boli­via y su pue­blo, que sabia­men­te vuel­ve a con­fiar en aque­llos que lo dig­ni­fi­ca­ron, que le dice no al racis­mo, al robo, al some­ti­mien­to a Washing­ton y le dice no a la corrup­ción. Mien­tras más pos­ter­ga­ba la dere­cha gol­pis­ta el con­vo­car a elec­cio­nes, con una estra­te­gia polí­ti­ca erra­da del gobierno de fac­to pre­si­di­do por Jea­ni­ne Añez, más debi­li­ta­ban sus opcio­nes. Esto, pues ante la polí­ti­ca supre­ma­cis­ta, racis­ta, de cor­te fas­cis­ta, de insul­to al pue­blo indí­ge­na a sus sím­bo­los y cul­tu­ra. En ese con­tex­to, más y más la socie­dad boli­via­na, los más humil­des, tenían más tiem­po de com­pa­rar lo que había sido un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, que duran­te 14 años le cam­bio la cara y el orga­nis­mo ente­ro a esta Bolivia”

No hay Paz Sin Justicia

La jor­na­da for­mal, por la cual Arce Cata­co­ra paso a ser el pre­si­den­te núme­ro 67 de Boli­via, se con­cre­tó el domin­go 8 de noviem­bre, en los salo­nes de la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal en La Paz, capi­tal admi­nis­tra­ti­va del país sud­ame­ri­cano. Allí, se com­pro­me­tió a rec­ti­fi­car lo que estu­vo mal y pro­fun­di­zar lo que estu­vo bien, esto, ante la pre­sen­cia de man­da­ta­rios invi­ta­dos como el pre­si­den­te argen­tino Alber­to Fer­nán­dez, Miguel Abdo de Para­guay, el rey Feli­pe VI de Espa­ña acom­pa­ña­do del vice­pre­si­den­te del gobierno Pablo Igle­sias. El can­ci­ller de Vene­zue­la Jor­ge Arrea­za en repre­sen­ta­ción del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, el jefe de la diplo­ma­cia ira­ní, Moha­mad Yazad Zarif, como tam­bién el can­ci­ller chi­leno Andrés Alla­mand. Des­de Esta­dos Uni­dos asis­tió una dele­ga­ción de ter­cer nivel pre­si­di­da por el Sub­se­cre­ta­rio del Teso­ro para Asun­tos Inter­na­cio­na­les Brent McIn­tosh, entre otras personalidades.

Todos ellos fue­ron tes­ti­gos de otra de las pro­me­sas de Arce: esta­ble­cer un sis­te­ma de poder con equi­li­brio, que per­mi­ta tra­ba­jar, no sólo por ami­no­rar las fuer­tes divi­sio­nes del país, tan­to socia­les y polí­ti­cas que se acre­cen­ta­ron fren­te a la cata­li­za­ción de los movi­mien­tos supre­ma­cis­tas san­ta­cru­ce­ños carac­te­ri­za­dos por su pro­fun­do racis­mo, sino que tra­ba­jar com­ple­men­ta­ria­men­te y en for­ma en for­ma urgen­te por la recons­truc­ción del país. Un tra­ba­jo impor­tan­te pero, que no debe hacer olvi­dar tareas tam­bién fun­da­men­ta­les, sobre todo en mate­ria de jus­ti­cia, como es lle­var a jui­cio a la ex pre­si­den­ta de fac­to Jea­ni­ne Añez, para quien el MAS, como movi­mien­to polí­ti­co, en el seno de la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal bus­ca­rá los votos nece­sa­rios, para acu­sar a la ex man­da­ta­ria salien­te, por “geno­ci­dio, ase­si­na­to y des­apa­ri­ción for­za­da de personas”.

El ex pre­si­den­te Evo Mora­les no asis­tió a la cere­mo­nia de toma de pose­sión, por­que la orga­ni­za­ción del even­to, a car­go del gobierno salien­te no exten­dió una invi­ta­ción. Un Evo Mora­les que anun­ció el regre­so a Boli­via en una cara­va­na que se ini­ció en Jujuy – Argen­ti­na – en la zona de La Quia­ca, don­de lo des­pi­dió el pre­si­den­te argen­tino Alber­to Fer­nán­dez jun­to a una mul­ti­tud. Tras este acto atra­ve­só la fron­te­ra y lle­gó a la loca­li­dad boli­via­na de Villa­zón, don­de miles de per­so­nas lo reci­bie­ron estruen­do­sa­men­te. La pos­ta pos­te­rior: la región de Chi­mo­ré. Un ex pri­mer man­da­ta­rio, que ya está en su país con toda la incóg­ni­ta res­pec­to al papel que va a desem­pe­ñar y los pro­ce­sos judi­cia­les ini­cia­das por el salien­te gobierno de fac­to con­tra él.

El poder con equi­li­brio y tra­ba­jar por recons­truir Boli­via no se pue­de hacer sin ver­dad y jus­ti­cia. Sin cas­ti­go a los cul­pa­bles de los crí­me­nes en Sen­ka­ta, don­de se ase­si­nó por agen­tes del esta­do a 11 civi­les y hubo 78 heri­dos. Como tam­bién en Saca­ba don­de se ase­si­nó a 11 ciu­da­da­nos con 120 heri­dos. Matan­zas eje­cu­ta­das en noviem­bre del año 2019, a pocos días de la toma del gobierno por par­te del gol­pis­mo, sin nin­gu­na baja mili­tar o poli­cial. ¿Los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles? Jea­ni­ne Añez y del Minis­tro de Gobierno Artu­ro Murillo.

Este últi­mo inclu­so, lle­gó a afir­mar, como solían hacer­los los cri­mi­na­les de las dic­ta­du­ras mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nas “que las per­so­nas falle­ci­das habían sido muer­tas con esco­pe­tas de bajo cali­bre o sea por sus pro­pios com­pa­ñe­ros”. Afir­ma­ción des­men­ti­da tan­to por la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos que cali­fi­có de masa­cres estos ase­si­na­tos como por la Defen­so­ría del Pue­blo de Boli­via, ins­ti­tu­ción que en su infor­me titu­la­do «Cri­sis de Esta­do, vio­la­ción de dere­chos huma­nos en Boli­via», afir­mó que la acción poli­cial y mili­tar en Seca­ba y Sen­ka­ta fue­ron una masa­cre y que el gobierno de fac­to era res­pon­sa­ble de crí­me­nes de lesa humanidad.

Arce y la Polí­ti­ca Inter­na y Exterior

La toma de pose­sión de Luis Arce y David Cho­quehuan­ca se dio en el mar­co tem­po­ral del triun­fo del can­di­da­to demó­cra­ta en las elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, Joe Biden, que saca de cir­cu­la­ción a quien fue uno de los prin­ci­pa­les enemi­gos del gobierno masis­ta pre­si­di­do por el ex pre­si­den­te Evo Mora­les, el repu­bli­cano Donald Trump. ¿Cómo será el rum­bo de esta nue­va rela­ción entre Boli­via y Esta­dos Uni­dos? tie­ne la mis­ma inte­rro­gan­te que con el res­to del con­ti­nen­te y que invo­lu­cra a Cuba y Vene­zue­la. Dos paí­ses blo­quea­dos y some­ti­dos a una polí­ti­ca de máxi­ma pre­sión por Trump. Un derro­ta­do pero aún en ejer­ci­cio man­da­ta­rio, deci­di­do a doble­gar sus gobier­nos, para satis­fa­cer a los gru­pos de pre­sión de inmi­gran­tes radi­ca­dos hace déca­das en Esta­dos uni­dos y el lobby ener­gé­ti­co en Washing­ton. Un jefe de la Casa Blan­ca, que aún pude gene­rar mucho peli­gro y daño con­tra esas sociedades.

En La Paz se hizo pre­sen­te tam­bién el can­ci­ller de la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán, Moha­mad Yavad Zarif, que alien­ta el aná­li­sis en otra de las ver­tien­tes que el nue­vo gobierno segu­ra­men­te tra­ba­ja­rá: reto­mar los víncu­los con Tehe­rán, Mos­cú y Bei­jing, que segu­ra­men­te será con­cre­ta­do, como par­te de la sobe­ra­nía polí­ti­ca del gobierno de Arce Cata­co­ra. Lo que es muy posi­ti­vo para el cam­bio en la corre­la­ción de fuer­zas del mun­do, que nece­si­ta debi­li­tar a Esta­dos Uni­dos y sus socios, como el sio­nis­mo, por ejem­plo, en sus afa­nes hege­mó­ni­cos. La nece­si­dad de bus­car nue­vas alter­na­ti­vas de coor­di­na­ción regio­nal y mul­ti­la­te­ral, que exclu­yan a Washing­ton y a todos sus hijos putati­vos es una tarea global.

No me cabe duda que la reu­nión del can­ci­ller de la nación per­sa, con el pre­si­den­te ya en fun­cio­nes Luis Arce, con­cre­ta­da en el día de la toma de pose­sión del man­do, va a sig­ni­fi­car la reaper­tu­ra de la línea de tra­ba­jo, y rela­cio­nes que tenía el MAS con Irán, entre otras nacio­nes. Una serie de paí­ses que no le son incon­di­cio­na­les ni ser­vi­les, ni han per­di­do su sobe­ra­nía con res­pec­to a Esta­dos Uni­dos. Una sema­na antes, Arce Cata­co­ra se había reu­ni­do con el Emba­ja­dor de Irán en Boli­via, Mor­te­za Tafrishi, don­de pro­me­tió cons­truir “estra­te­gias de coope­ra­ción para bene­fi­cio de ambas nacio­nes”. Cla­ra­men­te se tra­ta de líneas de aper­tu­ra polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, que se habían cerra­do bajo el gobierno de fac­to y que dan res­pi­ro a ambos paí­ses. Así lo entien­de hábil­men­te Irán, que en el con­tex­to de esta toma de pose­sión estu­vo tam­bién en Cuba y Venezuela.

Para­fra­sean­do la fra­se de Yavad Zarif res­pec­to a la región de Asia occi­den­tal “Trump se fue, noso­tros y nues­tros veci­nos nos que­da­mos”. En el caso de Lati­noa­mé­ri­ca podría­mos sos­te­ner “Trump se fue, nos que­da­mos con nues­tros veci­nos pero no sabe­mos aún, que nos espe­ra con Joe Biden”. Siem­pre ha sido difí­cil la rela­ción con Esta­dos Uni­dos, ya sea por su con­cep­ción de país hege­mó­ni­co, con base ideo­ló­gi­ca en el des­tino mani­fies­to y una con­duc­ta de cla­ra con­quis­ta de aque­llo que desea, aun­que ello sig­ni­fi­que la des­truc­ción de los paí­ses, cien­tos de miles de muer­tos, el quie­bre de las ins­ti­tu­cio­nes, la ins­ta­la­ción de dic­ta­du­ras Cívi­co-mili­ta­res , el desa­rro­llo del terro­ris­mo y lue­go un com­por­ta­mien­to de cier­ta auto­crí­ti­ca, que nun­ca va a ser sufi­cien­te para libe­rar a Esta­dos Uni­dos de ser uno de los prin­ci­pa­les cri­mi­na­les de gue­rra en el mundo.

Boli­via nece­si­ta ampliar su base de rela­cio­nes, apro­ve­char la red de alian­zas y rela­cio­nes que el MAS tejió duran­te cator­ce años. For­ta­le­cer sus víncu­los con Chi­na, Rusia, Irán, ampliar esas cone­xio­nes al cam­po regio­nal dan­do nue­vos bríos a UNASUR, a Petro­sur, hacer flo­re­cer nue­va­men­te al ALBA, el desa­rro­llo de fon­dos de inver­sión que favo­rez­can a nues­tros pue­blos y eso lo sabe Arce como eco­no­mis­ta. Un pre­si­den­te que ten­drá una dura labor, pues a la par del fren­te des­es­ta­bi­li­za­dor con­for­ma­do por una opo­si­ción más bien tími­da como la del ex can­di­da­to y ex pre­si­den­te Car­los Mesa, se enfren­ta a la ultra­de­re­cha para­mi­li­tar de la media­lu­na orien­tal, don­de el extre­mis­ta Luis Fer­nan­do Cama­cho se alza con luces pro­pias. A esa opo­si­ción gol­pis­ta hay que unir el tra­ba­jo comu­ni­ca­cio­nal interno y externo, que pre­ten­de mos­trar a Luis Arce como una figu­ra decorativa.

El “del­fín de Evo” lla­man a Luis Arce los que mane­jan le poder polí­ti­co y mediá­ti­co mun­dial, tra­tan­do de esa for­ma, de mini­mi­zar la figu­ra polí­ti­ca del actual man­da­ta­rio, de res­tar­le méri­tos a su tra­ba­jo y for­ma­ción, como lo fue al ser minis­tro de eco­no­mía bajo los gobier­nos pre­si­di­dos por Evo Mora­les. Un hom­bre con méri­tos aca­dé­mi­cos, inte­lec­tua­les y polí­ti­cos pro­pios. Y, cómo no ¡¡¡ para ese papel des­pre­cia­ble de iro­ni­zar sobre alguien, de qui­tar­le inclu­so huma­ni­dad, está dis­pues­tos los medios de infor­ma­ción, la pren­sa de las empre­sas trans­na­cio­na­les espa­ño­las como es el dia­rio El País o de poten­cias como Gran Bre­ta­ña a tra­vés de la BBC de Lon­dres, que siguen hablan­do de frau­de, de Evo Mora­les, que Arce esta­rá suje­to a las pre­sio­nes y el afán de pro­ta­go­nis­mo del ex pre­si­den­te boli­viano en su retorno a Bolivia.

Esta es una for­ma de gene­rar ten­sio­nes al inte­rior del MAS IPSP. Mos­trar una hipo­té­ti­ca refrie­ga entre el actual pre­si­den­te Luis Arce Cata­co­ra y un Evo, que natu­ral­men­te esta­rá en la esce­na polí­ti­ca, ten­drá opi­nión, como la tie­nen todos los acto­res, que han sido ex pre­si­den­tes como Car­los Mesa, Jor­ge Qui­ro­ga o can­di­da­tos como el dere­chis­ta Luis Fer­nan­do Cama­cho ¿Por qué negar­le ese dere­cho? Ante esto Luís Arce sido muy cla­ro al sos­te­ner, ante la BBC, lo que corres­pon­de decir res­pec­to a un ex pre­si­den­te cuan­do la pren­sa quie­re meter una cuña entre él y Arce. Decir lo ade­cua­do de una per­so­na de impor­tan­cia en la vida polí­ti­ca boli­via­na, pero que ya no es el pri­mer man­da­ta­rio «Si Evo Mora­les quie­re ayu­dar­nos, será muy bien­ve­ni­do, pero eso no quie­re decir que él esta­rá en el gobierno»

El pre­si­den­te Luis Arce, en su dis­cur­so de pose­sión, sos­tu­vo ideas fun­da­men­ta­les res­pec­to al papel gol­pis­ta de las fuer­zas reac­cio­na­rias y a sus alia­dos y que es amplia­ble, no sólo en Boli­via “Los sec­to­res mino­ri­ta­rios levan­tan la ban­de­ra de la demo­cra­cia solo cuan­do les con­vie­ne, y cuan­do no, recu­rren a la des­es­ta­bi­li­za­ción, a la vio­len­cia, a los gol­pes de Esta­do para hacer­se del poder”. Una cons­ta­ta­ción, que debe dar paso a medi­das con­cre­tas, para no vol­ver a vivir una situa­ción como la acon­te­ci­da en octu­bre del año 2019 cuan­do, bajo el esque­ma polí­ti­co de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va se acu­só fal­sa­men­te de frau­de al MAS, en una elec­ción en la que triun­fó, pre­ci­sa­men­te, este movi­mien­to. Una vic­to­ria arre­ba­ta­da con un amplio aba­ni­co de com­pli­ci­da­des, con­tan­do para ello con el favor mediá­ti­co de la pren­sa afín a los pode­res polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na. El papel des­es­ta­bi­li­za­dor de Washing­ton, la Unión Euro­pea, el gru­po de Lima y la tarea coor­di­na­do­ra del gol­pe, lle­va­da a cabo por la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) pre­si­di­da por el con­ver­so Luis Almagro.

Den­tro de las medi­das, indu­da­ble­men­te está el demo­cra­ti­zar a los cuer­pos poli­cia­les y mili­ta­res bajo una doc­tri­na basa­da en el res­pe­to a lo dere­chos huma­nos y que sea con­for­ma­da en su base y man­dos por ciu­da­da­nos, que sal­gan del pue­blo, que ten­ga una base social amplia y demo­crá­ti­ca. Nun­ca más las fuer­zas arma­das y de orden obe­de­cien­do órde­nes del gran capi­tal, de los pode­res supre­ma­cis­tas, de la oli­gar­quía y Washing­ton. Se requie­re des­ar­mar a todos los gru­pos para­mi­li­ta­res, que segui­rán ope­ran­do para des­es­ta­bi­li­zar al gobierno de Arce. Eje­cu­tar las medi­das judi­cia­les para lle­var a la jus­ti­cia a todos aque­llos que bajo opi­nio­nes e infor­mes inter­na­cio­na­les han sido seña­la­dos como vio­la­do­res a los dere­chos huma­nos, empe­zan­do por la ex pre­si­den­ta de fac­to Jea­ni­ne Añez, con Artu­ro Muri­llo y con los gru­pos de cho­que san­ta­cru­ce­ños entre otros.

Es fun­da­men­tal cor­tar todo lazo con el sio­nis­mo, en las áreas polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y de segu­ri­dad don­de se enquis­tan como un pató­geno mor­tal que se rami­fi­ca. Revi­sar todos los acuer­dos que se fir­ma­ron con Esta­dos Uni­dos y la Admi­nis­tra­ción y Con­trol de Dro­gas (DEA) que bien sabe­mos actúa más como cata­li­za­do­ra de la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de las dro­gas, que la lucha con­tra ella. Revi­sar los víncu­los polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y de segu­ri­dad fir­ma­dos con Colom­bia Bra­sil, estan­dar­tes de la ultra­de­re­cha en Lati­noa­mé­ri­ca. Dicho en segun​do​pa​so​.es en un artícu­lo titu­la­do “El MAS y un triun­fo arro­lla­dor” “La par­te más difí­cil vie­ne aho­ra para recu­pe­rar una vida tras­tor­na­da por una dic­ta­du­ra que ha vio­la­do los dere­chos huma­nos en todos los ámbi­tos en que pue­den ser vio­la­dos; sani­ta­rios, inte­gri­dad físi­ca, en el acce­so al tra­ba­jo, a la edu­ca­ción, en dere­chos cívi­cos y polí­ti­cos. Aho­ra vie­ne jus­ti­cia por los muer­tos, por los humi­lla­dos sanar las heri­das pro­pi­cia­das por un gobierno de fac­to que come­tió atro­pe­llo a los dere­chos de millo­nes de boli­via­nos y bolivianas”

Boli­via nece­si­ta con­cen­trar­se en su desa­rro­llo, rene­go­ciar una deu­da deja­da por el gobierno de fac­to que sig­ni­fi­can 4.200 millo­nes de dóla­res, tan­to en deu­da exter­na como inter­na, lo que obli­ga a inves­ti­gar las cuen­tas en el extran­je­ro de los polí­ti­cos del gol­pe. Arce debe tra­ba­jar fuer­te­men­te tam­bién en resol­ver los liti­gios fron­te­ri­zos que per­ju­di­can la visión glo­bal de unión y desa­rro­llo. Ampliar la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va y la matriz ener­gé­ti­ca del país. Dar mayor par­ti­ci­pa­ción a las bases socia­les. No vol­ver a come­ter los erro­res que ale­ja­ron al MAS del pue­blo. Sólo su estre­cha rela­ción garan­ti­za los triun­fos como el obte­ni­do el 18 de octu­bre, el MAS sin pue­blo, sin tra­ba­ja­do­res, estu­dian­tes, muje­res, coca­le­ros, mine­ros, pro­fe­so­res, con la socie­dad civil está des­ti­na­do a vol­ver a sufrir el ata­que arte­ro de la dere­cha y el gol­pis­mo. Luis Arce Cata­co­ra tie­ne el desa­fío his­tó­ri­co de vol­ver a recons­truir Boli­via y lle­var­la muy alto. Jalla­lla (1) Luis Arce Cata­co­ra y David Cho­quehuan­ca. Jalla­lla pue­blo de Bolivia.

Cedi­do por www​.segun​do​pa​so​.es

  1. Jalla­lla es una pala­bra en len­gua ayma­ra uti­li­za­da en el área andi­na de Boli­via. Tie­ne dife­ren­tes usos y sig­ni­fi­ca­dos que fue­ron amplián­do­se y varian­do en el tiem­po. La refe­ren­cia pri­ma­ria se la debe­mos al jesui­ta Ludo­vi­co Ber­to­nio, quien en su Voca­bu­la­rio de la len­gua aima­ra, del año 1612, da cuen­ta del tér­mino jalla jalla, que sig­ni­fi­ca “bueno está, bueno está”. La repe­ti­ción de un tér­mino en ayma­ra impli­ca reafir­ma­ción. Así “jalla jalla” devino en el actual jalla­lla, cuyo sen­ti­do gene­ral es de acep­ta­ción: “sí, así es, está bien, esta­mos de acuer­do”. Es una acep­ta­ción colec­ti­va que supo­ne adhe­sión y com­pro­mi­so de quie­nes par­ti­ci­pan en el acto o deci­sión. Como ano­ta el inves­ti­ga­dor ayma­ra Wil­fre­do Pla­ta, “des­de la déca­da del seten­ta has­ta el pre­sen­te se usa jalla­lla en todos los acon­te­ci­mien­tos de rei­vin­di­ca­ción y acción polí­ti­ca”. Así pues, asu­me tam­bién un sig­ni­fi­ca­do de resis­ten­cia y de lucha, un sen­ti­do de eman­ci­pa­ción: jalla­lla lar­ga mar­cha del auto­go­bierno y la libre deter­mi­na­ción de las nacio­nes y pue­blos indígenas.https://alice.ces.uc.pt/dictionary/index.php?id=23838&pag=23918&entry=243+09&id_lingua=4

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *