Chi­na. Pone fecha de cadu­ci­dad a la ‎hege­mo­nía de Esta­dos Unidos

por Alber­to Cruz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de noviem­bre de 2020.

Los medios de pren­sa occi­den­ta­les que han men­cio­na­do el 19º Pleno del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino –que no han sido muchos– han pre­sen­ta­do las ‎deci­sio­nes toma­das en ese encuen­tro como una espe­cie de regre­so a la “doxa” ‎eco­nó­mi­ca comu­nis­ta moti­va­do por las “difi­cul­ta­des” que según ellos están afec­tan­do la ‎eco­no­mía chi­na. El perio­dis­ta y poli­tó­lo­go Alber­to Cruz seña­la que esas deci­sio­nes son la lógi­ca ‎res­pues­ta a la gue­rra eco­nó­mi­ca que Esta­dos Uni­dos ha empren­di­do ‎con­tra Chi­na y tam­bién el ini­cio de una nue­va fase en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co ‎mis­mo del gigan­te asiá­ti­co, hoy cata­lo­ga­do como “la fábri­ca del mundo”.‎

L

a últi­ma quin­ce­na de octu­bre ha sido cru­cial para el deve­nir del mun­do. Dicho así pare­ce ‎gran­di­lo­cuen­te, sobre todo si se tie­ne en cuen­ta que, en apa­rien­cia, en esa quin­ce­na no ocu­rrió ‎nada anor­mal. Sólo en apa­rien­cia. Por­que lo que ocu­rrió, sin ser anor­mal, fue sig­ni­fi­ca­ti­vo y ‎tuvo lugar en Chi­na con la apro­ba­ción de una ley muy sig­ni­fi­ca­ti­va sobre el con­trol de las ‎expor­ta­cio­nes y la cele­bra­ción del Pleno del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta. Lo que allí ‎se deci­dió tie­ne tal relie­ve que va a recon­fi­gu­rar el mundo.‎

Chi­na está inmer­sa en una gue­rra comer­cial-tec­no­ló­gi­ca impues­ta por Esta­dos Uni­dos ‎des­de 2018. Una for­ma astu­ta, y demo­le­do­ra, de res­pon­der a todos y cada uno de los ‎movi­mien­tos agre­si­vos de Esta­dos Uni­dos ha sido adop­tar un plan­tea­mien­to que ha deja­do estu­pe­fac­to al mun­do occi­den­tal: «la doble cir­cu­la­ción». En con­tra de lo que han dicho algu­nos ‎en Occi­den­te, no es una medi­da a corto/​mediano pla­zo para hacer fren­te a “las difi­cul­ta­des” ‎‎(boni­ta neo­len­gua) que le crea a Chi­na la agre­sión de Esta­dos Uni­dos sino que es una nue­va estra­te­gia ‎eco­nó­mi­ca que mar­ca un giro casi total de lo que Chi­na ha sido has­ta aho­ra y que afec­ta ‎de lleno a la eco­no­mía mundial.‎

‎ ‎ Sin cerrar­se a las inver­sio­nes occi­den­ta­les o renun­ciar a las expor­ta­cio­nes, Chi­na mira ‎deci­di­da­men­te hacia el inte­rior del país (pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y con­su­mo) con la ‎deter­mi­na­ción de redu­cir su depen­den­cia de la tec­no­lo­gía forá­nea ‎y de los mer­ca­dos finan­cie­ros. ‎En pocas pala­bras: Chi­na ya no segui­rá sien­do la “fábri­ca del mundo”.‎

Con esto no hace más que adop­tar for­mal­men­te una polí­ti­ca que ya venía apli­ca­do des­de hace ‎algún tiem­po y que ha acen­tua­do a raíz de la pan­de­mia de Covid-19, con prác­ti­ca­men­te la ‎tota­li­dad de los paí­ses occi­den­ta­les cul­pan­do a Chi­na de sus pro­pios erro­res y caren­cias e ‎ini­cian­do un inci­pien­te pro­ce­so de tras­la­do de sus indus­trias de Chi­na hacia otros paí­ses asiá­ti­cos ‎como Viet­nam, Tai­lan­dia, Mala­sia o Cam­bo­ya aun­que, y es jus­to decir­lo, algu­nos lo hacen a rega­ña­dien­tes ‎y para elu­dir las san­cio­nes (ile­ga­les según el dere­cho inter­na­cio­nal) de Esta­dos Uni­dos, seguir ‎comer­cian­do con Chi­na y no per­der su cuo­ta de mer­ca­do en el úni­co país que levan­ta la cabe­za ‎tras la pandemia. ‎

No obs­tan­te, Chi­na vie­ne a decir “lo que­réis así, pues ade­lan­te”. Esta­mos a fina­les de año y va a ‎ser muy sig­ni­fi­ca­ti­vo cono­cer cuál es el por­cen­ta­je del comer­cio exte­rior chino en 2019. ‎Como dato, en 2018 repre­sen­tó el 32% de su Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB). Cuán­to haya ‎des­cen­di­do aho­ra nos dará una idea de lo que supo­ne esta medi­da para el mundo.‎

‎ ‎ Al mis­mo tiem­po, hay quien no sólo se está dis­pa­ran­do en el pie sino tam­bién en la cabe­za. ‎Es el caso de la Unión Euro­pea, que en su sui­ci­da vasa­lla­je a Esta­dos Uni­dos (al cual supe­di­ta ‎su rela­ción no sólo con Chi­na, sino tam­bién con Rusia) está per­dien­do mer­ca­dos a gran ‎velo­ci­dad. Debi­do a la pan­de­mia, y a la para­noia occi­den­tal anti­chi­na, la Unión Euro­pea ‎ha per­di­do el pues­to de pri­mer socio comer­cial de Chi­na, lugar que aho­ra ocu­pan los paí­ses de ‎la Aso­cia­ción de Esta­dos del Sudes­te Asiá­ti­co (ASEAN) y que en estos 10 meses de 2020 se ha ‎que­da­do muy cer­ca de los 500 000 millo­nes de dóla­res en comercio.‎ ‎ ‎ ‎

El gran golpe

‎ ‎ ‎ La quin­ce­na cru­cial comen­zó el 13 de octu­bre de 2020, día en que se apro­bó una ley de con­trol ‎de expor­ta­cio­nes que, al mis­mo tiem­po, auto­ri­za el gobierno chino a «tomar con­tra­me­di­das» ‎con­tra cual­quier país que «abu­se de las medi­das de con­trol de las expor­ta­cio­nes» y repre­sen­te ‎una ame­na­za para la segu­ri­dad nacio­nal y los intere­ses de China. ‎

Dicho así, lo ante­rior pare­ce una ley como tan­tas, pero lo que hay detrás es la prohi­bi­ción de ‎ven­der sus­tan­cias estra­té­gi­cas (espe­cial­men­te las lla­ma­das “tie­rras raras”) y tec­no­lo­gía a ‎empre­sas extran­je­ras que podrían repre­sen­tar una ame­na­za para la segu­ri­dad nacio­nal de China.‎

‎ ‎ Has­ta este momen­to está­ba­mos acos­tum­bra­dos a oír esa can­ti­ne­la vinien­do de Esta­dos Uni­dos. ‎Que aho­ra Chi­na la asu­ma tam­bién indi­ca cómo están las cosas y cómo ha deci­di­do Chi­na que ‎le da igual quién gane las elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses. Los dos can­di­da­tos son anti­chi­nos y ‎sólo difie­ren en que uno pre­fie­re ir solo (Trump) mien­tras que el otro (Biden) bus­ca ‎rodear­se de vasallos. ‎

En cual­quier caso, los chi­nos saben que el tiem­po jue­ga a su favor. Si gana Biden le darán ‎unos meses para que revier­ta la polí­ti­ca con­tra Chi­na impul­sa­da abier­ta­men­te por Trump (aun­que ‎Oba­ma tam­bién dio pasos en esa línea de enfren­ta­mien­to que Trump ha ace­le­ra­do). Eso ‎expli­ca la uti­li­za­ción de la pala­bra “abu­so” en la ley apro­ba­da. Si gana Trump, el tiem­po será muy ‎limi­ta­do pues­to que en la pri­me­ra sesión de la Asam­blea Popu­lar Nacio­nal de 2021 (hay que tener ‎en cuen­ta cuán­do comien­za el año chino, que no es el nues­tro) se dará la luz ver­de defi­ni­ti­va a la com­ple­ta apli­ca­ción ‎de la nue­va ley, que rom­pe de for­ma defi­ni­ti­va con la cos­tum­bre de ‎Esta­dos Uni­dos de impo­ner sus leyes más allá de sus fronteras ‎ ‎

Si ade­más se tie­ne en cuen­ta que Chi­na expor­ta el 70% de todas las tie­rras raras que ‎se comer­cia­li­zan en el mun­do (y se supo­ne que el 95% del total está en su terri­to­rio, aun­que ‎cons­tan­te­men­te se des­cu­bren nue­vos yaci­mien­tos, por ejem­plo, en Corea del Nor­te o ‎en Viet­nam) se enten­de­rá lo que esta medi­da impli­ca ya que las lla­ma­das tie­rras raras son ‎impres­cin­di­bles para todo, des­de móvi­les has­ta misi­les. Es algo así como “sin tie­rras raras ‎no hay chips”.‎

‎ ‎ La impor­tan­cia de esta ley resi­de en que es la pri­me­ra de ese tipo que Chi­na adop­ta des­de que ‎ingre­só en la Orga­ni­za­ción Mun­dial de Comer­cio (en 2001). Mien­tras que Esta­dos Uni­dos ha ‎esta­do ela­bo­ran­do a su anto­jo este tipo de leyes, en con­tra del man­tra libe­ral del «libre ‎comer­cio», Chi­na se ha man­te­ni­do siem­pre den­tro de lo estric­to y abo­gan­do por “el libre ‎comer­cio”. Así fue has­ta aho­ra. Con esta ley Chi­na apli­ca el “ojo por ojo”, es decir devuel­ve a Esta­dos Uni­dos sus gol­pes más duros; sólo que con este gol­pe Esta­dos Uni­dos que­da fue­ra de la ‎cir­cu­la­ción direc­ta­men­te. Chi­na le dice a Esta­dos Uni­dos que ya no pue­de seguir impo­nien­do ‎reglas de comer­cio inter­na­cio­nal de for­ma uni­la­te­ral y a su anto­jo y que ya no pue­de seguir ‎sus­ten­tan­do esa acti­tud en la capa­ci­dad mili­tar, en sus bases mili­ta­res, ni en sus alianzas.‎

‎ ‎ Des­de que Esta­dos Uni­dos ini­ció la gue­rra eco­nó­mi­ca con­tra Chi­na con los aran­ce­les, en 2018, ‎hemos veni­do asis­tien­do a un inter­cam­bio de repre­sa­lias de unos y otros has­ta dejar la cosa en ‎algo pare­ci­do a un empa­te, en el que los dos lados pue­den pre­su­mir de vic­to­ria. De hecho, alguien ‎como Bloom­berg ha teni­do que reco­no­cer (el 30 de octu­bre de 2020) que el cum­pli­mien­to ‎por par­te de Chi­na del acuer­do lla­ma­do «Fase 1» está per­mi­tien­do a Esta­dos Uni­dos enfren­tar ‎la pan­de­mia en cuan­to a recur­sos y ven­tas, sobre todo agrí­co­las. Pero esta ley chi­na, ‎si se apli­ca del todo –y eso va a depen­der de lo que haga Esta­dos Uni­dos de aquí a febre­ro o ‎mar­zo de 2021– modi­fi­ca­rá toda la geo­po­lí­ti­ca tal como la cono­ce­mos de for­ma irreversible.‎

‎ ‎ Chi­na ha espe­ra­do muy pacien­te­men­te su momen­to y este ha lle­ga­do de la mano del Covid-19. ‎Antes de la pan­de­mia, Occi­den­te ya esta­ba muy afec­ta­do y per­dien­do hege­mo­nía; aho­ra está ‎hun­di­do y las pers­pec­ti­vas son de un hun­di­mien­to aún mayor. Sólo hay que echar un vis­ta­zo al ‎últi­mo infor­me del FMI (fecha­do el 16 de octu­bre de 2020) cuan­do habla de que la cri­sis ‎pro­vo­ca­da por la pan­de­mia va a durar mucho más de lo espe­ra­do y que sólo un país se sal­va: ‎Chi­na.‎ ‎ ‎ ‎

El XIV Plan Quinquenal

‎ ‎ ‎ Es en este mar­co en el que hay que situar el otro gran movi­mien­to: la apro­ba­ción en el ‎‎19º Pleno del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino (del 26 al 29 de octu­bre de 2020) del ‎‎14º Plan Quin­que­nal (2021−2025), que debe ser for­mal­men­te adop­ta­do en mar­zo de 2021 por la ‎Asam­blea Popu­lar Nacional.‎

‎ ‎ Si hay algo obvio en el mun­do en que vivi­mos es que el esta­do de la eco­no­mía mun­dial depen­de, ‎espe­cial­men­te, de qué camino va a tomar Chi­na y a qué rit­mo va a ir su eco­no­mía. De ahí la ‎impor­tan­cia del 14º Plan Quinquenal.‎

‎ ‎ Aquí hay que hacer una bre­ve refle­xión por­que los pla­nes quin­que­na­les chi­nos par­ten de los pla­nes ‎quin­que­na­les sovié­ti­cos, pero no fun­cio­nan exac­ta­men­te como aque­llos por­que los chi­nos han ‎apren­di­do mucho tras la des­apa­ri­ción de la URSS, han estu­dia­do mucho las cau­sas de esa ‎des­apa­ri­ción y han empren­di­do muchas varia­bles que han per­mi­ti­do a Chi­na lle­gar a don­de está ‎lle­gan­do. Es decir, los chi­nos están sien­do menos rígi­dos que los sovié­ti­cos. Por ejem­plo, en este ‎‎14º Plan Quin­que­nal hay una «com­bi­na­ción fle­xi­ble» de capi­tal públi­co y pri­va­do, aun­que ‎des­ta­can­do que «es el Esta­do el suje­to prin­ci­pal de la eco­no­mía y quien esta­ble­ce ‎las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas». O sea, el inte­rés de las empre­sas pri­va­das está subor­di­na­do al ‎Esta­do, como ha que­da­do pal­ma­ria­men­te com­pro­ba­do con la pan­de­mia y cómo la enfren­tó ‎Chi­na.‎

‎ ‎ Estan­do las cosas como están, con una gue­rra eco­nó­mi­ca abier­ta por Esta­dos Uni­dos, con una ‎ten­den­cia cada vez mayor a la des­glo­ba­li­za­ción y con una rece­sión eco­nó­mi­ca occi­den­tal ‎sin pre­ce­den­tes, Chi­na ha pues­to sus car­tas enci­ma de la mesa (aun­que aún no se conoz­can ‎todas). Que­da cla­ro tras el anun­cio de este plan que Chi­na opta abier­ta­men­te por con­ver­tir­se ‎en la eco­no­mía más gran­de del mun­do (que ya lo es) y, sobre todo, en «una socie­dad de altos ‎ingre­sos» en los pró­xi­mos 5 años. Es decir, apun­ta a lle­gar, o a supe­rar, la cifra de 10 700 euros ‎de ren­ta per cápi­ta que el Ban­co Mun­dial o el FMI (Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal) sos­tie­nen que ‎supo­ne la cate­go­ría de país de altos ingre­sos. En la actua­li­dad, Chi­na está un poco por enci­ma de ‎los 8 500 euros.‎

‎ ‎ Pero no toda la pobla­ción chi­na dis­po­ne de tales ingre­sos, como es lógi­co (al igual que ‎en Occi­den­te, esta media es bas­tan­te enga­ño­sa por­que igua­la a los muy ricos y los muy pobres). ‎Según los datos ofi­cia­les, la pobla­ción total de Chi­na es de 1 400 millo­nes de habi­tan­tes pero unos 600 millo­nes de chi­nos –que repre­sen­tan más o menos el mis­mo por­cen­ta­je de pobla­ción rural que hay en el país– ‎ganan sólo 120 euros al mes. Hacia ellos se vuel­ca este 14º Plan Quin­que­nal, que ‎debe apli­car una polí­ti­ca expan­si­va, con aumen­to del gas­to públi­co para garan­ti­zar la salud, la ‎edu­ca­ción y las pen­sio­nes entre otras cosas. Esta es la razón por la que se va a rela­jar, has­ta casi ‎des­apa­re­cer, el per­mi­so de resi­den­cia que res­trin­ge el movi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res que ‎emi­gran a las ciu­da­des. Es hacia el aumen­to de la cali­dad de vida de este sec­tor que se vuel­ca ‎todo el plan­tea­mien­to por­que impli­ca, tam­bién, un incre­men­to sus­tan­cial de los salarios.‎

‎ ‎ Sin ello no se pue­de poten­ciar el con­su­mo en los nive­les que bus­ca Chi­na con su estra­te­gia de ‎‎«doble cir­cu­la­ción». Pero Chi­na tie­ne en sus manos todas las car­tas para lograr­lo por­que gra­cias ‎al Par­ti­do Comu­nis­ta, gra­cias al con­trol abso­lu­to del Esta­do sobre todos los sec­to­res estra­té­gi­cos ‎‎(ener­gía, tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, cré­di­to, tras­por­te, etc.) y, sobre todo, gra­cias a su sobe­ra­nía ‎mone­ta­ria, el triun­fo está asegurado.‎

‎ ‎ Y aquí está la otra cues­tión rele­van­te por­que, al optar por la estra­te­gia de «doble cir­cu­la­ción», ‎Chi­na apues­ta de lleno por el con­su­mo interno fren­te a las expor­ta­cio­nes. Esto per­mi­ti­rá ‎a Chi­na impul­sar el desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co de su pobla­ción tan­to a cor­to como a mediano ‎pla­zo y –lo más impor­tan­te– libre de pre­sio­nes externas.‎

‎ ‎ Este Plan Quin­que­nal esta­ble­ce que la prio­ri­dad abso­lu­ta para Chi­na son la eco­no­mía nacio­nal y ‎el logro de obje­ti­vos tec­no­ló­gi­cos que mejo­ren su desa­rro­llo. En otras pala­bras, la inte­li­gen­cia ‎arti­fi­cial se con­vier­te en ele­men­to cla­ve para lo ante­rior con su apli­ca­ción a gran esca­la, inclu­so ‎en las áreas rura­les. Por­que lo que impli­ca es ni más ni menos que «reem­pla­zar las tec­no­lo­gías ‎esta­dou­ni­den­ses en áreas cen­tra­les» de la eco­no­mía y para ello se incre­men­ta la inver­sión ‎en Inves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo del 2,2% actual a un 3% del pre­su­pues­to esta­tal. Un por­cen­ta­je que ‎Esta­dos Uni­dos es inca­paz de asumir.‎

‎ ‎ Esta­dos Uni­dos tal vez había pre­vis­to este movi­mien­to y ha esta­do inten­tan­do impe­dir­lo con ‎todas sus fuer­zas. Pero ha lle­ga­do tar­de, muy tar­de. Pocos dis­cu­ten hoy que todas las accio­nes ‎agre­si­vas con­tra Hua­wei, Tik­Tok, WeChat y simi­la­res no han logra­do los resul­ta­dos que ‎se pre­ten­dían y que hay “con­se­cuen­cias cola­te­ra­les” (Ver The Asia Times, edi­ción del 30 de ‎octu­bre de 2020) que no se espe­ra­ban, como el hecho de que han afec­ta­do a muchas empre­sas ‎esta­dou­ni­den­ses.‎

‎ ‎ Este 14º Plan Quin­que­nal esta­ble­ce que lo ante­rior es la ante­sa­la del gran obje­ti­vo: un 2035 con ‎Chi­na como líder tec­no­ló­gi­co mun­dial, apar­te de su ya indis­cu­ti­do esta­tus de prin­ci­pal poten­cia ‎eco­nó­mi­ca, ponien­do de mani­fies­to que el poder hege­mó­ni­co de Esta­dos Uni­dos está deca­yen­do ‎muy rápi­da­men­te y tie­ne fecha de caducidad.‎ ‎ ‎ ‎

Recor­dan­do a Lenin

‎ ‎ ‎ Es evi­den­te que el lla­ma­do «orden mun­dial» cam­bia en momen­tos de cri­sis, sólo hay que hacer ‎un repa­so a la his­to­ria. Si has­ta aho­ra esta­ba des­pe­da­zán­do­se el orden hege­mó­ni­co ‎de Occi­den­te, enca­be­za­do por Esta­dos Uni­dos, la pan­de­mia lo ha des­tro­za­do del todo. Vivi­mos ‎un momen­to his­tó­ri­co, vien­do cómo el pre­do­mi­nio de Esta­dos Uni­dos decae exac­ta­men­te igual ‎que cuan­do el impe­rio bri­tá­ni­co y el impe­rio fran­cés se des­hi­cie­ron tras la Segun­da Gue­rra ‎Mun­dial, o el impe­rio espa­ñol al final del siglo XIX.‎

‎ ‎ En 1916, en su libro Impe­ria­lis­mo, fase supe­rior del capi­ta­lis­mo, Lenin habla­ba de cómo la feroz ‎com­pe­ten­cia entre los Esta­dos capi­ta­lis­tas euro­peos por el con­trol de los recur­sos y del comer­cio ‎lle­vó a la I Gue­rra Mun­dial. Y de cómo el impe­ria­lis­mo, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, siem­pre impo­ne ‎las reglas del comer­cio inter­na­cio­nal para ase­gu­rar que el exce­den­te eco­nó­mi­co flu­ya hacia ‎el poder impe­ria­lis­ta. Supon­go que no hace fal­ta decir qué ha hecho Esta­dos Uni­dos des­de la ‎deca­den­cia bri­tá­ni­ca, tras la II Gue­rra Mun­dial, y en qué se ha basa­do su con­trol sobre el mun­do, ‎de for­ma espe­cial tras la des­apa­ri­ción de la URSS.‎

‎ ‎ Y Esta­dos Uni­dos ha hecho lo que ha hecho ava­sa­llan­do y humi­llan­do inclu­so a sus “alia­dos”, ‎como por ejem­plo en la lla­ma­da “cri­sis asiá­ti­ca” de la déca­da de 1990, aun­que ya antes había ‎hun­di­do a Japón, país que había supe­ra­do a Esta­dos Uni­dos en expor­ta­cio­nes manu­fac­tu­re­ras. ‎Japón tuvo que tra­gar, los paí­ses asiá­ti­cos vie­ron aque­llo y tam­bién aga­cha­ron ‎la cabe­za, pero Chi­na no. ‎

Chi­na acep­ta la gue­rra eco­nó­mi­ca y la lle­va al mis­mo terreno de Esta­dos Uni­dos. El anun­cio de ‎la ley de con­trol de las expor­ta­cio­nes y la potes­tad de adop­tar con­tra­me­di­das, jun­to a la adop­ción ‎del 14º Plan Quin­que­nal, que mar­ca un futu­ro cer­cano, indi­can que Esta­dos Uni­dos no pue­de ‎inti­mi­dar a Chi­na, como hizo y hace con Japón y con otros paí­ses; indi­can que Esta­dos Uni­dos ‎no pue­de esta­ble­cer las reglas comer­cia­les y prohi­bir las empre­sas tec­no­ló­gi­cas que lo supe­ran, ‎y que, por el con­tra­rio, Chi­na sí pue­de rele­gar a Esta­dos Uni­dos al baúl de la his­to­ria, don­de ‎no será más que otro impe­rio que ha caído.‎

‎ ‎ Un apun­te más para cerrar: 2035 no sólo será el año en que Chi­na se con­vier­te en el líder ‎tec­no­ló­gi­co mun­dial, tam­bién será el año en que Chi­na alcan­ce el gra­do de «nación socia­lis­ta ‎com­ple­ta­men­te moder­ni­za­da».‎

‎ ‎ Y en este pun­to vol­ve­mos al eterno deba­te sobre si Chi­na es socia­lis­ta o capi­ta­lis­ta. Pero si ‎nos ate­ne­mos a lo que se cono­ce del 14º Plan Quin­que­nal, vemos que hay algo que no es ‎ni una cosa ni la otra por­que esta­mos ante la fusión de la eco­no­mía mone­ta­ria, del ‎key­ne­sia­nis­mo, en sen­ti­do estric­to, y de la pla­ni­fi­ca­ción ini­cial­men­te sovié­ti­ca aun­que remozada.‎

‎ ‎ Tal vez esta­mos ante algo pare­ci­do a la Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca (NEP) de Lenin. Tal vez. ‎La dife­ren­cia está en que Lenin con­ce­bía la NEP como un sis­te­ma tran­si­to­rio, un «obli­ga­do ‎paso atrás» den­tro del sis­te­ma socia­lis­ta, y Chi­na lo con­si­de­ra un gran paso hacia ade­lan­te y ‎nada tran­si­to­rio. La seme­jan­za es que, en los dos casos, la eco­no­mía per­ma­ne­ce bajo ‎la direc­ción y pla­ni­fi­ca­ción del Esta­do aun­que secun­da­da por el capi­tal privado.‎

‎ ‎ Por­que lo cier­to es que en los últi­mos años –sobre todo tras la pri­me­ra gran cri­sis capi­ta­lis­ta ‎de 2008 y, espe­cial­men­te, tras la lle­ga­da de Xi Jin­ping al poder, en 2013– se ha dupli­ca­do la ‎depen­den­cia de la eco­no­mía del sec­tor esta­tal, las empre­sas esta­ta­les se han bene­fi­cia­do de ‎polí­ti­cas guber­na­men­ta­les cada vez más favo­ra­bles para hacer­las «más fuer­tes, mejo­res y más ‎gran­des», como dijo el pro­pio Xi. ¿Es esto “socia­lis­mo de mer­ca­do” o “socia­lis­mo con ‎carac­te­rís­ti­cas chi­nas”? Quizá.‎

Fuen­te: Vol­tai­re

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *