Esta­dos Uni­dos. El gato­par­dis­mo de Biden

Por Tel­ma Luz­za­ni, 8 de noviem­bre de 2020

Nadie duda de que cua­tro años de gobierno de Donald Trump fue­ron catas­tró­fi­cos para Amé­ri­ca lati­na. Des­de la apli­ca­ción de una Doc­tri­na Mon­roe recar­ga­da, anun­cia­da en febre­ro 2018 por el enton­ces can­ci­ller Rex Tiller­son en la Uni­ver­si­dad de Texas, has­ta el gol­pe de esta­do en Boli­via en noviem­bre de 2020. Des­de la des­em­bo­za­da inje­ren­cia para que Mau­ri­cio Macri fue­ra reele­gi­do pre­si­den­te de Argen­ti­na, has­ta el per­ma­nen­te aco­so a Vene­zue­la, inclu­yen­do el inten­to de mag­ni­ci­dio con­tra su pre­si­den­te, Nico­lás Madu­ro, el 4 de agos­to de 2018.

Pero ¿un gobierno de Joseph Biden será menos per­ju­di­cial para Amé­ri­ca lati­na? Si se obser­van las deci­sio­nes nefas­tas que, duran­te casi 40 años de carre­ra, el demó­cra­ta adop­tó con­tra los intere­ses de nues­tra región, se con­clu­ye que no.

Duran­te laGue­rra de Mal­vi­nas, como sena­dor pre­sen­tó ante el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano la reso­lu­ción de apo­yo de EEUU al Rei­no Uni­do. Cuan­do una perio­dis­ta de la CBS le pre­gun­tó si “el Sena­do esta­ba invo­lu­crán­do­se más en el ban­do bri­tá­ni­co, Biden res­pon­dió sin titu­bear: “Mi reso­lu­ción bus­ca defi­nir de qué lado esta­mos y ése lado es el bri­tá­ni­co. Los argen­ti­nos tie­nen que dese­char la idea de que EEUU es neu­tral”. Jus­ti­fi­có esa par­cia­li­dad citan­do el acuer­do de EEUU con la OTAN (abril de 1949) pero olvi­dó un pac­to pre­vio, fir­ma­do entre todas las nacio­nes del con­ti­nen­te casi dos años antes (sep­tiem­bre de 1947), el Tra­ta­do Inter­ame­ri­cano de Asis­ten­cia Recí­pro­ca (TIAR) que, en su artícu­lo 3 dice cla­ra­men­te que “un ata­que arma­do con­tra un Esta­do ame­ri­cano es con­si­de­ra­do un ata­que con­tra todos y en con­se­cuen­cia el con­ti­nen­te ente­ro se com­pro­me­te a ayudar”.

el 45º Pre­si­den­te de EE.UU Donald Trump debe­rá aban­do­nar la casa Blan­ca el 20 de enero de 202.

Hay abun­dan­tes prue­bas del beli­cis­mo de Biden a lo lar­go de su exten­sí­si­ma carre­ra como sena­dor (1973−2009). El caso más emble­má­ti­co fue la gue­rra con­tra Irak en 2003, bajo el gobierno del repu­bli­cano de Geor­ge Bush Jr. En ese momen­to, los demó­cra­tas con­tro­la­ban el Sena­do y según expli­ca el colum­nis­ta nor­te­ame­ri­cano, Mark Weis­brot, en The Guar­dian, “Biden hizo mucho más que sim­ple­men­te votar a favor de la gue­rra”. “Como pre­si­den­te de la comi­sión de rela­cio­nes exte­rio­res del Sena­do, él debía ele­gir a los 18 exper­tos que ana­li­za­rían el tema. Eli­gió todos a favor de la inva­sión y res­pal­dó argu­men­tos fal­sos como la exis­ten­cia de armas de des­truc­ción masi­va y la pre­sen­cia de Al Qae­da en Irak aun­que el gobierno de Sad­dam Hus­sein era pro­ba­da­men­te secu­lar”. (https://​www​.the​guar​dian​.com/​c​o​m​m​e​n​t​i​s​f​r​e​e​/​2​0​2​0​/​f​e​b​/​1​7​/​j​o​e​-​b​i​d​e​n​-​r​o​l​e​-​i​r​a​q​-​war) Weis­brot con­clu­ye: “Biden debe­ría expli­car el rol que jugó en esa gue­rra desastrosa”.

En el siti­to “The inter­cept”, John Washing­ton ana­li­zó en deta­lle las polí­ti­cas que, duran­te déca­das, adop­tó Biden para Amé­ri­ca lati­na y lle­gó a la con­clu­sión de que difí­cil­men­te el demó­cra­ta vaya a rever­tir el daño que Trump hizo a la región. (https://​thein​ter​cept​.com/​2​0​2​0​/​0​4​/​1​8​/​t​r​u​m​p​-​l​a​t​i​n​-​a​m​e​r​i​c​a​-​f​o​r​e​i​g​n​-​p​o​l​i​c​y​-​j​o​e​-​b​i​d​en/). Entre otras accio­nes eje­cu­ta­das por Biden, ana­li­za el Plan Colom­bia (otro pro­yec­to sinies­tro); sus víncu­los con la DEA y sus pre­sio­nes para que se apro­ba­ran las refor­mas neo­li­be­ra­les en ese país.

En cuan­to al tema de los migran­tes, duran­te la cam­pa­ña 2020, Biden se mos­tró doli­do por los 545 niños, sepa­ra­dos de sus padres, que siguen ence­rra­dos en las jau­las que man­dó cons­truir Barack Oba­ma, cuan­do él era su vice­pre­si­den­te. En 2014, no era tan com­pa­si­vo. Según demues­tra “The Inter­cept”, Biden se refi­rió públi­ca­men­te a los nenes cen­tro­ame­ri­ca­nos que esta­ban en la fron­te­ra méxi­co- nor­te­ame­ri­ca­na como “esa peli­gro­sa olea­da de inmigración”.

Por otra par­te, hay que pre­gun­tar­se si Biden, en el que caso de que­rer reto­mar la agen­da en polí­ti­ca exte­rior de Oba­ma, está en capa­ci­dad de hacer­lo. Aún en el caso de tener la corre­la­ción de fuer­zas nece­sa­rias, pare­ce difícil.

Trump asu­mió la pre­si­den­cia de un impe­rio en decli­na­ción e inten­tó, como alter­na­ti­va, un nue­vo para­dig­ma. Para eso, pegó un volan­ta­zo de 180 gra­dos y enca­ró el cie­rre del ciclo abier­to en 1945, cuan­do un EE.UU. vic­to­rio­so cons­tru­yó la arqui­tec­tu­ra de un nue­vo orden mun­dial que estruc­tu­ró el mun­do en las últi­mas sie­te décadas.

Hacia aden­tro y hacia afue­ra, Trump ope­ró trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das de difí­cil rever­sión. Sólo en polí­ti­ca exte­rior rom­pió el acuer­do nuclear con Irán (según él “el peor de la his­to­ria de EE.UU.”); des­hi­zo la apro­xi­ma­ción con Cuba; recha­zó el Acuer­do de París sobre cam­bio cli­má­ti­co; se reti­ró de la UNESCO y rom­pió rela­cio­nes con la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud.

Una a una, Trump fue mellan­do las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les de pos­gue­rra: sacu­dió los cimien­tos euro­peos de la OTAN (a dife­ren­cia de Biden se negó a apo­yar la cláu­su­la por la cual los socios de la orga­ni­za­ción se defien­den mutua­men­te de agre­sio­nes exter­nas); nin­gu­neó el G7 y cri­ti­có fuer­te­men­te la inope­ran­cia y buro­cra­cia de la ONU cali­fi­cán­do­la como “un club para pasár­se­la bien”.

En el plano eco­nó­mi­co es tal vez don­de el tsu­na­mi pegó más fuer­te. Con­ge­ló los tra­ta­dos eco­nó­mi­cos glo­ba­lis­tas por con­si­de­rar­los “horri­bles”; se reti­ró de la Aso­cia­ción Trans­atlán­ti­ca para el Comer­cio y la Inver­sión (TTIP, entre EEUU y la Unión Euro­pea); can­ce­ló el Trans­pa­cí­fi­co (TTP, acor­da­do por Oba­ma con 12 nacio­nes) y rees­truc­tu­ró el acuer­do de libre comer­cio con Cana­dá y Méxi­co. Alen­tó el Bre­xit y el quie­bre de la Unión Euro­pea. Dejó inope­ran­te a la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio y en el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo impu­so, por pri­me­ra vez, un pre­si­den­te norteamericano.

En el plano diplo­má­ti­co y mili­tar (sólo por nom­brar algu­nos de los muchos cam­bios pro­fun­dos) acor­dó con los tali­ba­nes en Afga­nis­tán y el Pen­tá­gono se está reti­ran­do tan­to de allí como de Irak y Siria. Para Israel y Orien­te Medio lan­zó el polé­mi­co Acuer­do del Siglo para redi­se­ñar la región. ¿Cómo vol­ver atrás de todos esos cambios?

Biden asu­mi­rá como pre­si­den­te de un país atra­ve­sa­do por diver­sas cri­sis inter­nas, movi­li­za­cio­nes socia­les que lle­ga­ron para que­dar­se y pér­di­da de lide­raz­go en un esce­na­rio inter­na­cio­nal com­ple­jo. Esa es, tal vez, nues­tra gran opor­tu­ni­dad. Aun­que la natu­ra­le­za de las polí­ti­cas demó­cra­tas no sea afín a nues­tros intere­ses, esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca pue­de ser la oca­sión para reto­mar con entu­sias­mo nues­tra agen­da de inte­gra­ción y el des­tino que la Patria Gran­de se merece.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *