Puer­to Rico. Lo bueno, lo malo y lo feo de las elecciones

Por Manuel Gon­za­lez*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de noviem­bre de 2020.

Des­de junio de 2017 los ane­xio­nis­tas puer­to­rri­que­ños han esta­do afir­man­do que el 97% de los puer­to­rri­que­ños apo­ya­ban la ane­xión for­mal a Esta­dos Uni­dos. Con ese cuen­to, y ale­gan­do que tenían un “man­da­to” cla­ro, uti­li­za­ron fon­dos públi­cos, para cabil­dear en Washing­ton. A nadie le decían que esa supues­ta súper mayo­ría había naci­do de un ple­bis­ci­to tru­ca­do en el que sólo había par­ti­ci­pa­do el 23% de los elec­to­res ins­cri­tos. Has­ta el Tri­bu­nal Supre­mo, en una opi­nión de Rafael Mar­tí­nez, san­ti­fi­có ese 97% como un hecho pro­ba­do. Sin embar­go, el pasa­do 3 de noviem­bre, en otro ple­bis­ci­to tru­ca­do, pero don­de la mayo­ría par­ti­ci­pó, sus núme­ros baja­ron de 97 a 52. Para los que impul­sa­mos un Puer­to Rico sobe­rano, ese dato es el más impor­tan­te de lo suce­di­do en las elec­cio­nes recién celebradas.

En la mis­ma elec­ción don­de los ane­xio­nis­tas cola­ron el ple­bis­ci­to, el can­di­da­to del Par­ti­do Inde­pen­den­tis­ta a la gober­na­ción, Juan Dal­mau, obtu­vo el 14% de los votos. Este es el mejor resul­ta­do de un can­di­da­to que pos­tu­la la inde­pen­den­cia en más de 60 años. Atrás han que­da­do las cifras de dos o tres por cien­to con que se nin­gu­nea­ba a la lucha inde­pen­den­tis­ta bori­cua. Otra can­di­da­ta, Ale­xan­dra Lúga­ro, quien dice apo­yar la inde­pen­den­cia, aun­que su par­ti­do, el Movi­mien­to Vic­to­ria Ciu­da­da­na no asu­me posi­ción en ese tema, obtu­vo una can­ti­dad simi­lar a la de Dalmau.

Con esos núme­ros – en los que apa­re­cen casi la mitad de los puer­to­rri­que­ños recha­zan­do la ane­xión y un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de elec­to­res votan­do por el can­di­da­to de la inde­pen­den­cia – la cam­pa­ña en pro de la esta­di­dad está muer­ta en Esta­dos Uni­dos. Las pocas puer­tas que los ane­xio­nis­tas habían logra­do abrir que­da­ron cerra­das tras los resul­ta­dos del 3 de noviembre.

Los datos ante­rio­res no son los úni­cos que pode­mos cali­fi­car de bue­nos. Los dos par­ti­dos que todos los días los medios de pren­sa nos defi­nen como “prin­ci­pa­les” y “mayo­ri­ta­rios”, el PNP y el PPD, ape­nas supe­ra­ron el 30 por cien­to de los votos. Gra­cias a la vigen­te legis­la­ción elec­to­ral, el can­di­da­to de uno de esos par­ti­dos, Pedro Pier­lui­si del PNP, fue decla­ra­do “gana­dor” a pesar de que casi el 70% de los elec­to­res lo recha­zó en las urnas. En otros paí­ses ese resul­ta­do obli­ga­ría a una segun­da vuel­ta para esco­ger el ver­da­de­ro gana­dor, o a un gobierno de coa­li­ción, pero aquí ten­dre­mos a un indi­vi­duo gober­nan­do con el apo­yo de menos de una ter­ce­ra par­te del electorado.

Según los mis­mos datos, ese “gana­dor” ten­drá una Asam­blea Legis­la­ti­va domi­na­da por la opo­si­ción en la que habrá una vigo­ro­sa repre­sen­ta­ción de par­ti­dos que no son el PNP o el PPD. Aun­que aún no tene­mos los núme­ros fina­les, todo indi­ca que en la pró­xi­ma Legis­la­tu­ra habrá diez legis­la­do­res de otros par­ti­dos o inde­pen­dien­tes. Cin­co de ellos fue­ron elec­tos por el Movi­mien­to Vic­to­ria Ciu­da­da­na. Esa com­po­si­ción apun­ta a que por pri­me­ra vez habrá los núme­ros y las voces para poder hacer una ver­da­de­ra fis­ca­li­za­ción des­de don­de se aprue­ban las leyes. Como sabe­mos, ese cuer­po ha sido has­ta aho­ra el ejem­plo más sona­do de la corrup­ción públi­ca y en el últi­mo cua­trie­nio la podre­dum­bre se des­bor­dó por sus cua­tro esqui­nas. Aho­ra será posi­ble des­ta­par lo que aún fal­ta por des­cu­brir, mien­tras se enca­mi­nan las urgen­tes refor­mas que hacen falta.

A todo lo ante­rior se aña­de el posi­ble triun­fo de Manuel Natal como alcal­de de San Juan. Este joven denun­ció la corrup­ción en el PPD y aban­do­nó ese par­ti­do don­de se ubi­ca­ba en el sec­tor anti­co­lo­nia­lis­ta. Pudo haber­se pos­tu­la­do para la Legis­la­tu­ra don­de tenía su reelec­ción casi ase­gu­ra­da, pero optó por San Juan. Par­tien­do de cero fue cons­tru­yen­do alian­zas y fal­tan­do 5% de los votos por con­tar se man­tie­ne en la delantera.

Todas esas cosas son nue­vas y muy bue­nas, pero por los pró­xi­mos 4 años los exper­tos pro­mo­vien­do la corrup­ción públi­ca, los del PNP, esta­rán otra vez mane­jan­do el pre­su­pues­to y repar­tien­do con­tra­tos. En esa ges­tión, segu­ra­men­te con­ta­rán con el apo­yo y la cola­bo­ra­ción del orga­nis­mo que repre­sen­ta el ver­da­de­ro poder en la colo­nia: la Jun­ta de Con­trol Fis­cal que impu­so el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos. Para satis­fac­ción de ese gru­po de pro­cón­su­les, la per­so­na que fue su abo­ga­do entre 2017 y 2019 esta­rá reci­bien­do e imple­men­tan­do sus órde­nes des­de la Fortaleza.

La labor de la Legis­la­tu­ra podrá mati­zar ese “fren­te uni­do” que for­ma­rán Pier­lui­si y la JCF, pero todo indi­ca que esta­mos ante otro cua­trie­nio difí­cil duran­te el cual el pue­blo ten­drá que tirar­se a la calle con mayor fre­cuen­cia que en el pasa­do. Todos los pro­ble­mas que enfren­ta nues­tro país se esta­rán agu­di­zan­do en los pró­xi­mos años y la calle será otra vez el mejor escenario.

Final­men­te, hable­mos de lo feo. Aun­que en nues­tro país hubo muchas cosas así adje­ti­va­das, la mayor feal­dad apa­re­ce en Esta­dos Uni­dos don­de el ener­gú­meno Donald Trump, a pesar de todo lo que ha repre­sen­ta­do en estos últi­mos 4 años, ha esta­do muy cer­ca de obte­ner la reelec­ción en las urnas, y la pue­de lograr gra­cias a los jue­ces del Tri­bu­nal Supre­mo que él mis­mo selec­cio­nó. Si el resul­ta­do en cuan­to a los votos final­men­te no le favo­re­ce, des­de antes de las elec­cio­nes anun­ció que pedi­rá el auxi­lio de sus magis­tra­dos. Al momen­to en que esto se escri­be ese es el esce­na­rio que pro­yec­ta el país que has­ta hace muy poco pre­ten­día dar­le lec­cio­nes de demo­cra­cia al res­to del mundo.

*Fuen­te: Cla­ri­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *