Esta­dos Uni­dos. Las para­do­jas que han pro­vo­ca­do diver­sas cri­sis internas

Por Mariano Agui­rre, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de octu­bre 2020

Aun­que EE.UU. no es un Esta­do falli­do pre­sen­ta algu­nas dis­fun­cio­na­li­da­des que han pro­vo­ca­do diver­sas cri­sis inter­nas y un decli­ve externo. He aquí las cla­ves para enten­der en qué situa­ción se encuen­tra el país.

Algu­nos lec­to­res pen­sa­ron que era una exa­ge­ra­ción cuan­do recien­te­men­te la revis­ta The Atlan­tic publi­có el artícu­lo Esta­mos vivien­do en un esta­do falli­do (We are living in a fai­led sta­te) del pres­ti­gio­so ensa­yis­ta Geor­ge Pac­kerSe con­si­de­ra Esta­dos falli­dos o frá­gi­les a los que no pro­veen ser­vi­cios públi­cos y segu­ri­dad a los ciu­da­da­nos ni garan­ti­zan sus dere­chos, no cuen­tan con un sis­te­ma tri­bu­ta­rio y no tie­nen el mono­po­lio del uso de la fuerza.

El artícu­lo se refi­rió a la for­ma en que el gobierno de Donald Trump res­pon­dió tar­día y caó­ti­ca­men­te a la pan­de­mia, a la corrup­ción e inep­ti­tud de sus miem­bros, y al des­pre­cio del pre­si­den­te y sus cola­bo­ra­do­res por los ciu­da­da­nos, espe­cial­men­te los afro­ame­ri­ca­nos y latinos.

Las res­pues­tas de Trump a la pan­de­mia (incohe­ren­tes) y a las mani­fes­ta­cio­nes en todo el país (auto­ri­ta­rias) han recor­da­do tam­bién las for­mas en que actua­ron dic­ta­do­res del pasa­do y pre­si­den­tes auto­ri­ta­rios del pre­sen­te: reco­men­da­cio­nes extra­va­gan­tes y peli­gro­sas como beber lejía con­tra la COVID19, ame­na­zar a los mani­fes­tan­tes con­tra los abu­sos poli­cia­les con “perros fero­ces y armas nun­ca vis­tas”.

Com­pa­ran­do a Esta­dos Uni­dos con paí­ses que tie­nen gobier­nos dis­fun­cio­na­les, como Bie­lo­rru­sia y Pakis­tán, Pac­ker indi­có que el virus ha pene­tra­do “en ciu­da­des prós­pe­ras, con una cla­se de ofi­ci­nis­tas conec­ta­dos glo­bal­men­te que depen­dían de una cla­se de tra­ba­ja­do­res de ser­vi­cios pre­ca­rios e invi­si­bles. En el cam­po, comu­ni­da­des en des­com­po­si­ción en revuel­ta con­tra el mun­do moderno. En redes socia­les, con odio mutuo y vitu­pe­ra­ción inter­mi­na­ble entre dife­ren­tes cam­pos. En la eco­no­mía, inclu­so con pleno empleo, don­de hay una bre­cha gran­de y cre­cien­te entre el capi­tal triun­fan­te y la mano de obra ase­dia­da. En Washing­ton, don­de hay un gobierno vacío diri­gi­do por un esta­fa­dor y su par­ti­do en ban­ca­rro­ta inte­lec­tual. Y en todo el país, don­de rei­na un esta­do de áni­mo de ago­ta­mien­to cíni­co, sin visión de una iden­ti­dad com­par­ti­da o futu­ro”.

Como otros paí­ses con gran­des bre­chas socia­les, Esta­dos Uni­dos pue­de ser lo que uno quie­ra ver: rico, pode­ro­so y demo­crá­ti­co o pobre, débil y repre­si­vo. La reali­dad no se encuen­tra en el pun­to medio sino en el trián­gu­lo que repre­sen­ta la des­igual­dad: el deno­mi­na­do 0,1% ocu­pa el vér­ti­ce supe­rior acu­mu­lan­do inmen­sas rique­zas y capa­ci­da­des para repro­du­cir­las expo­nen­cial­men­te. Por otro lado, de for­ma gra­dual, des­de el vér­ti­ce hacia aba­jo la mayor par­te de la gen­te tie­ne ingre­sos meno­res, ser­vi­cios y herra­mien­tas para el ascen­so social. Extre­mos de ingre­sos y rique­za en la par­te supe­rior, afir­ma el eco­no­mis­ta y Pre­mio Nobel Joseph Sti­glitz, vacia­mien­to en el medio, aumen­to de la pobre­za en la par­te inferior.

Esta­dos Uni­dos no es un Esta­do falli­do como Soma­lia, y tie­ne ins­ti­tu­cio­nes más fuer­tes y demo­crá­ti­cas que Pakis­tán o Bie­lo­rru­sia, pero está aso­la­do por una serie de pro­ble­mas que per­mi­ten cali­fi­car­lo de dis­fun­cio­nal. Lo que pasa aho­ra no es debi­do a Trump, aun­que él es un esme­ra­do agi­ta­dor y sus cola­bo­ra­do­res e ideó­lo­gos están tra­tan­do de aca­bar meticu­losa­men­te con las ins­ti­tu­cio­nes libe­ra­les. Trump y su gen­te han lle­ga­do al poder debi­do, pre­ci­sa­men­te, a dis­fun­cio­nes acu­mu­la­das duran­te déca­das. En 2004, el his­to­ria­dor afro­ame­ri­cano Cor­nel West seña­ló: “la prin­ci­pal cues­tión que Esta­dos Uni­dos enfren­ta en el siglo XXI es su deca­den­cia inter­na y decli­ve. Y mien­tras, nos enfren­ta­mos entre noso­tros, inca­pa­ces de gene­rar la con­fian­za nece­sa­ria para man­te­ner con vida el expe­ri­men­to demo­crá­ti­co”.

Men­di­go en el paseo de la fama de Holly­wood Bou­le­vard (foto: Reuters)

La dis­fun­cio­na­li­dad (un sis­te­ma cuyas par­tes no fun­cio­nan ade­cua­da­men­te) se mani­fies­ta de diver­sas for­mas. Entre otras, el abis­mo que cada año se ensan­cha entre la par­te rica y la pobre del país, las injus­ti­cias hacia la pobla­ción afro­ame­ri­ca­na, el ata­que a las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas lle­va­do a cabo des­de la Casa Blan­ca con el apo­yo de un par­ti­do Repu­bli­cano que ha aban­do­na­do los prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, la xeno­fo­bia hacia los inmi­gran­tes y la divi­sión cul­tu­ral entre libe­ra­les y con­ser­va­do­res. Tam­bién, la bre­cha urba­na-rural, la frag­men­ta­ción reli­gio­sa jun­to a la pri­va­ti­za­ción con fines de lucro de muchos credos.

El abis­mo es tam­bién muy gran­de entre la cul­tu­ra, en muchos casos de alta cali­dad, y la popu­lar. Cua­tro uni­ver­si­da­des esta­dou­ni­den­ses lide­ran la lis­ta de las mejo­res del mun­do, pero hay serios pro­ble­mas de acce­so a edu­ca­ción de cali­dad para sec­to­res pobres de la socie­dad mien­tras que la cla­se media sufre gran­des endeu­da­mien­tos para que sus hijos estudien.

El ascen­so de Trump se debe, en gran medi­da, a la for­ma en que la incul­tu­ra ha pene­tra­do pro­fun­da­men­te en amplios sec­to­res de la pobla­ción, gene­ran­do un resen­ti­mien­to antin­te­lec­tual, des­tru­yen­do el pen­sa­mien­to racio­nal y los valo­res cívi­cos y demo­crá­ti­cos. La pro­fe­so­ra Susan Jacoby con­si­de­ra que el popu­lar anti­rra­cio­na­lis­mo se ha uni­do al antin­te­lec­tua­lis­mo y al fun­da­men­ta­lis­mo reli­gio­so para crear una cul­tu­ra enfer­ma que es, a la vez, pasi­va y agresiva.

Más armas que ciudadanos

Un ejem­plo de los fallos de Esta­dos Uni­dos como Esta­do y socie­dad es la vio­len­cia. Si se obser­va al país des­de la pers­pec­ti­va de la segu­ri­dad tie­ne un gas­to en defen­sa igual al de Chi­na, Ara­bia Sau­dí, Rusia, Rei­no Uni­do, Ale­ma­nia India, Bra­sil, Fran­cia, Corea del Sur y Japón com­bi­na­dos. A la vez, posee un diver­si­fi­ca­do sis­te­ma de fuer­zas de segu­ri­dad inte­rior (poli­cías esta­ta­les, fede­ra­les, she­riffs comar­ca­les, guar­dia nacio­nal más 1,1 millón de miem­bros de ser­vi­cios pri­va­dos). Pero jun­to con esto hay en el país alre­de­dor de 600 gru­pos extre­mis­tas. Entre ellos, 181 son mili­cias que agru­pan a entre 20.000 a 60.000 per­so­nas armadas.

Algu­nas de estas mili­cias fue­ron crea­das por anti­guos miem­bros de las fuer­zas arma­das des­pués de la con­tien­da de Viet­nam, con­ven­ci­dos de que el Esta­do les había aban­do­na­do para que per­die­ran la gue­rra. Las mili­cias tie­nen diver­sos enemi­gos como obje­ti­vos, pero en gene­ral están con­tra los afro­ame­ri­ca­nos, los judíos, los inmi­gran­tes (lati­nos y musul­ma­nes), las Nacio­nes Uni­das y el Esta­do. La Uni­ted Cons­ti­tu­tio­nal Patriots, por ejem­plo, está dedi­ca­da a atra­par extra judi­cial­men­te inmi­gran­tes ile­ga­les en la fron­te­ra con Méxi­co, expul­sar­los o entre­gar­los a las auto­ri­da­des. La revis­ta Salon indi­có en 2019 que “las mili­cias ultra­de­re­chis­tas en la fron­te­ra son la fuer­za de cho­que del movi­mien­to auto­ri­ta­rio de Trump”.

Su visión es crear una socie­dad blan­ca homo­gé­nea. Ideo­ló­gi­ca­men­te se ali­men­tan de publi­ca­cio­nes y redes con diver­sas teo­rías cons­pi­ra­to­rias (que tam­bién son segui­das por muchos fue­ra de las mili­cias). Pese a su fuer­te com­po­nen­te anti­gu­ber­na­men­tal con­si­de­ran que Trump está de su lado. Según el Southern Poverty Law Cen­ter, de Ala­ba­ma, el núme­ro de miem­bros aumen­tó duran­te las pre­si­den­cias de Bill Clin­ton y Barack Obama.

Los miem­bros de las mili­cias y cual­quier ciu­da­dano tie­nen inmen­sa faci­li­dad para con­tar con armas cor­tas y “de asal­to” o de gue­rra, como ame­tra­lla­do­ras y fusi­les de repe­ti­ción. Se cal­cu­la que hay 390 millo­nes de armas en manos de los ciu­da­da­nos. La mayo­ría con­si­de­ra que gra­cias a la II Enmien­da de la Cons­ti­tu­ción tie­nen dere­cho a tener armas para, even­tual­men­te, defen­der­se del Esta­do. Alre­de­dor de 15 millo­nes son de gue­rra. El país tie­ne 328 millo­nes de habi­tan­tes. Las cifras más actua­les indi­can que en 2017 murie­ron 39.773 per­so­nas por inci­den­tes con armas de fue­go (la cifra no inclu­ye tiro­teos con fuer­zas del Estado).

Ricos cada vez más ricos

Pese al pro­fun­do desa­rro­llo cons­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­nal del país, y su fuer­te nacio­na­lis­mo, el Esta­do, al menos en su iden­ti­dad, tie­ne un pro­ble­ma de con­so­li­da­ción y cohe­sión. Pero, de hecho, arras­tra pro­ble­mas anti­guos como la inte­gra­ción racial de los afro­ame­ri­ca­nos y otros nue­vos, como la cre­cien­te pre­sen­cia de inmi­gran­tes de Amé­ri­ca Lati­na y ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses de segun­da y ter­ce­ra gene­ra­ción de ese ori­gen. Ambas cues­tio­nes están pro­fun­da­men­te vin­cu­la­das a la des­igual­dad. Los nive­les en EE UU son muy supe­rio­res a los de la mayo­ría de los paí­ses europeos.

En las últi­mas cin­co déca­das la des­igual­dad, y sus múl­ti­ples impac­tos, han aumen­ta­do de for­ma sos­te­ni­da. Esta ten­den­cia ha acom­pa­ña­do al decli­ve del mun­do labo­ral para la pro­duc­ción de bie­nes. Al mis­mo tiem­po, ascen­dió la eco­no­mía finan­cie­ra y de alta tecnología.

Esta­dos Uni­dos alcan­zó en 2019 la ter­ce­ra posi­ción en todo el mun­do (des­pués de Sui­za y Sue­cia) entre los paí­ses más inno­va­do­res en cien­cia y tec­no­lo­gía, toman­do en cuen­ta sie­te pila­res: ins­ti­tu­cio­nes (11º); capi­tal humano e inves­ti­ga­ción (12º); infra­es­truc­tu­ra (23º); sofis­ti­ca­ción empre­sa­rial (7º) y resul­ta­dos de cono­ci­mien­to y tec­no­lo­gía (4º). Es, tam­bién, el país del mun­do que más invier­te en inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, lide­ran­do en tér­mi­nos abso­lu­tos en Inte­li­gen­cia Arti­fi­cial. Chi­na ocu­pa el segun­do lugar, y la Unión Euro­pea va más atrás. Chi­na, sin embar­go, está hacien­do un pro­gre­so más rápi­do que EE.UU. o la UE.

Pero los avan­ces tec­no­ló­gi­cos no sig­ni­fi­can bien­es­tar para todos. Un aná­li­sis de 2019 ela­bo­ra­do por Broo­kings Ins­ti­tu­tion y la Infor­ma­tion Tech­no­logy & Inno­va­tion Foun­da­tion sobre la rela­ción entre cen­tros de alta tec­no­lo­gía y desa­rro­llo urbano mues­tra que la par­te más fuer­te del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co está impul­sa­da por la indus­tria tec­no­ló­gi­ca y que la mayo­ría se con­cen­tra en algu­nas ubi­ca­cio­nes cla­ves, en las que ascien­den los sala­rios en las empre­sas pun­te­ras y el pre­cio de la vivien­da, dejan­do atrás al res­to del país.

En la déca­da de 1950, de todos los ingre­sos gene­ra­dos por empre­sas se paga­ba el 63% al tra­ba­jo y el 37% al capi­tal. En la mitad de los 90, el 62% se paga­ba al capi­tal y el 38% al tra­ba­jo. La des­lo­ca­li­za­ción de fábri­cas des­de Esta­dos Uni­dos a Chi­na y otros paí­ses, el menor peso polí­ti­co de los sin­di­ca­tos y la dis­mi­nu­ción del valor del sala­rio han debi­li­ta­do pode­ro­sa­men­te a obre­ros indus­tria­les y cla­se media.

Un estu­dio del Pew Ins­ti­tu­te indi­ca que los ingre­sos de las fami­lias más ricas (5% del país) han cre­ci­do más que los de las de la cla­se media y baja en las últi­mas déca­das. La bre­cha entre las dos se ensan­cha. “Los ricos son cada vez más ricos, dice el estu­dio. La des­igual­dad de ingre­sos se agran­da más que en otros paí­ses de la mis­ma cate­go­ría que Esta­dos Uni­dos”.

El Cen­tro de Stan­ford sobre Des­igual­dad y Pobre­za cla­si­fi­ca a los paí­ses más aco­mo­da­dos en tér­mi­nos de mer­ca­dos labo­ra­les, pobre­za, red de segu­ri­dad, des­igual­dad de rique­za y movi­li­dad eco­nó­mi­ca. Esta­dos Uni­dos ocu­pa el últi­mo lugar entre los 10 paí­ses más aco­mo­da­dos y el 18 entre los 21 prin­ci­pa­les. En la OCDE, EE UU ocu­pa el pues­to 35 de 37 en tér­mi­nos de pobre­za y des­igual­dad. Según la base de datos World Inco­me Inequa­lity, tie­ne la tasa de Gini (que mide la des­igual­dad) más alta de todos los paí­ses occidentales.

El estu­dio del Pew Ins­ti­tu­te indi­ca que el 65% de los adul­tos esta­dou­ni­den­ses con­si­de­ran que la razón prin­ci­pal por la que algu­nas per­so­nas son ricas es por­que han teni­do más ven­ta­jas en la vida que la mayo­ría de las otras per­so­nas. La mayo­ría (71%) dice que las per­so­nas son pobres por­que se han enfren­ta­do a más obs­tácu­los en la vida.

Obra de la artis­ta afro­ame­ri­ca­na Faith Ring­gold, Hate Is a Sin Flag, 2007 (Ban­de­ra «El odio es un pecado».

Racis­mo y desigualdad

Pese a la legis­la­ción con­tra la segre­ga­ción de la déca­da de 1970, los estu­dian­tes afro­ame­ri­ca­nos tie­nen menos opor­tu­ni­da­des de empleo y de lograr sala­rios igua­les (y peor aún si son muje­res) que los blan­cos. Y la expec­ta­ti­va de vida es menor en afro­ame­ri­ca­nos y lati­nos que en la pobla­ción blan­ca. Una recien­te reco­pi­la­ción de datos hecho por el World Eco­no­mic Forum mues­tra la des­igual­dad entre los esta­dou­ni­den­ses blan­cos y negros: los adul­tos negros, espe­cial­men­te los hom­bres, tie­nen muchas más pro­ba­bi­li­da­des de ter­mi­nar en la cár­cel que los adul­tos blan­cos. En 2018, había 1.501 pri­sio­ne­ros negros por cada 100.000 adul­tos negros, más de cin­co veces la tasa entre los blan­cos. Tres de cada cin­co hom­bres negros dicen que la poli­cía los detu­vo injus­ta­men­te debi­do a su raza. Alre­de­dor de ocho de cada diez per­so­nas negras, con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, dicen que han sido dis­cri­mi­na­dos por su raza.

WEF seña­la tam­bién que la bre­cha en la pro­pie­dad de la vivien­da entre negros y blan­cos se ha amplia­do des­de 2004 y las fami­lias negras tie­nen menos pro­ba­bi­li­da­des que las blan­cas de poseer su pro­pia casa. El 41% de los afro­ame­ri­ca­nos poseen sus pro­pios hoga­res fren­te a casi el 72% de los blan­cos. Los hoga­res negros tie­nen solo 10 cen­ta­vos de rique­za por cada dólar en manos de los blan­cos. En 2016, la rique­za media de los hoga­res blan­cos no his­pa­nos fue de 171.000 dóla­res, 10 veces la rique­za de las fami­lias negras (17.100 dólares).

Mani­fes­ta­ción de las New York Com­mu­ni­ties for Chan­ge (foto: AFP)

La COVID-19 ha afec­ta­do des­pro­por­cio­na­da­men­te a hom­bres y muje­res negros en tér­mi­nos de muer­tes por la enfer­me­dad y tasas de des­em­pleo duran­te la pan­de­mia. A fines de mayo, la tasa de mor­ta­li­dad de coro­na­vi­rus para los esta­dou­ni­den­ses negros (1 de cada 1.850) era 2,4 veces más alta que la de los ciu­da­da­nos blan­cos (1 de cada 4.400).

En abril pasa­do, la tasa de des­em­pleo negro era de casi el 17% en com­pa­ra­ción con una tasa de des­em­pleo blan­ca del 14%. En las últi­mas dos déca­das, la bre­cha sala­rial entre los tra­ba­ja­do­res blan­cos y negros ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Por ejem­plo, en 2018 las ganan­cias sema­na­les medias para los tra­ba­ja­do­res a tiem­po com­ple­to fue­ron de 694 dóla­res para los afro­ame­ri­ca­nos, en com­pa­ra­ción con 916 dóla­res para los blancos.

En 2017, las muje­res negras gana­ban menos que las blan­cas, con un ingre­so medio anual para las emplea­das afro­ame­ri­ca­nas a tiem­po com­ple­to de poco más de 36.000 dóla­res, un 21% más bajo que sus con­ciu­da­da­nas blan­cas. Las muje­res negras en Esta­dos Uni­dos tie­nen 3 veces más pro­ba­bi­li­da­des de morir por cau­sas rela­cio­na­das con el emba­ra­zo que las blancas.

Los estu­dian­tes negros tie­nen menos pro­ba­bi­li­da­des de gra­duar­se en la escue­la secun­da­ria que los estu­dian­tes blan­cos. En 2018, el 79% de ellos se gra­dua­ron en secun­da­ria en com­pa­ra­ción con el 89% de los blancos.

Pobre­za y salud

Pero los pro­ble­mas no son sola­men­te de la pobla­ción afro­ame­ri­ca­na. En 2018 el núme­ro de pobres era de 38,1 millo­nes de per­so­nas y 567.715 vivían en la calle. Se con­si­de­ra pobre a los núcleos fami­lia­res de cua­tro per­so­nas que ingre­san menos de 25.700 dóla­res al año. La tasa de pobre­za juve­nil en Esta­dos Uni­dos es la más alta en la OCDE con una cuar­ta par­te de los jóve­nes que viven en la pobre­za en com­pa­ra­ción con menos del 14% en otros paí­ses miem­bros de esta organización.

Un aná­li­sis por iden­ti­da­des racia­les mues­tra que la tasa de pobre­za más alta se encuen­tra entre los nati­vos ame­ri­ca­nos (25,4%), los negros (20,8%) y los his­pa­nos (de cual­quier raza) (17,6%). Los blan­cos la tenían del 10,1%, mien­tras que la de los asiá­ti­cos era del 10,1%.

Cola de pacien­tes sin segu­ro médi­co espe­ran­do reci­bir aten­ción sani­ta­ria gra­tui­ta de la ONG Eas­tern Sho­re Mis­sion of Mercy en Salis­bury, Mary­land (foto: Lin­da David­son /​Washing­ton Post)

En 2017 el Rap­por­teur espe­cial de Nacio­nes Uni­das sobre la pobre­za, Phi­lip Als­ton, via­jó por Esta­dos Uni­dos y publi­có un infor­me alar­man­te. “Esta­dos Uni­dos, escri­bió, es una de las nacio­nes más ricas y pode­ro­sas en tec­no­lo­gía e inno­va­ción, pero ni su rique­za ni su poder, como tam­po­co su tec­no­lo­gía, están sien­do apro­ve­cha­das para mejo­rar la situa­ción de millo­nes de per­so­nas que con­ti­núan vivien­do en la pobre­za (…) en el país abun­dan los con­tras­tes entre la rique­za pri­va­da y la mise­ria públi­ca”.

Su infor­me tie­ne datos sor­pren­den­tes. El gas­to en salud per cápi­ta de Esta­dos Uni­dos es el doble del pro­me­dio de la OCDE y mucho más alto que en todos los demás paí­ses. Pero hay muchos menos médi­cos y camas de hos­pi­tal por per­so­na que en los otros. Las tasas de mor­ta­li­dad infan­til en 2013 fue­ron las más altas del mun­do desarrollado.

Se ha esti­ma­do que 12 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses viven con una infec­ción para­si­ta­ria des­aten­di­da. Por otra par­te, Esta­dos Uni­dos tie­ne la tasa de encar­ce­la­mien­to más alta del mun­do, por delan­te de Turk­me­nis­tán, El Sal­va­dor, Cuba, Tai­lan­dia y la Fede­ra­ción de Rusia. Su tasa es casi cin­co veces mayor que el pro­me­dio de la OCDE.

La muer­te por desesperación 

Uno de los indi­ca­do­res más nota­bles de la cri­sis de la socie­dad esta­dou­ni­den­se es la deno­mi­na­da “muer­te por deses­pe­ra­ción”. El con­cep­to sur­gió en 2015 y se refie­re a los falle­ci­mien­tos debi­do al uso exce­si­vo de dro­gas (inclu­yen­do medi­ci­nas), alcoho­lis­mo y sui­ci­dio. Los doc­to­res Anne Case y Angus Dea­ton, de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton expli­can en su libro recien­te Deaths of des­pair and the futu­re of capi­ta­lism, que ha aumen­ta­do la tasa de mor­ta­li­dad des­de los 90 a cau­sa de muer­tes por sobre­do­sis, alcoho­lis­mo y suicidios.

Case y Dea­ton vin­cu­lan esas muer­tes a bajo nivel edu­ca­ti­vo, des­em­pleo (como pro­duc­to de la des­truc­ción del empleo pro­duc­ti­vo), estan­ca­mien­to del sala­rio medio y la fal­ta de una red social y sis­te­ma de impues­tos que apo­ye a los des­em­plea­dos y a los sec­to­res más pobres. En las últi­mas déca­das, los esta­dou­ni­den­ses de las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das pue­den espe­rar vivir vidas más cor­tas y enfer­mas, en com­pa­ra­ción con las que tie­nen en otros paí­ses ricos.

El Esta­do gas­ta sumas inmen­sas en un sis­te­ma de salud pri­va­ti­za­do para bene­fi­cio de las gran­des com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas en un mer­ca­do des­re­gu­la­ri­za­do. En un sis­te­ma casi úni­co en el mun­do, expli­can los auto­res, las empre­sas se hacen car­go de pagar el segu­ro médi­co, lo que en muchos casos se hace en detri­men­to del sala­rio. A la vez, los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les no tie­nen segu­ro médi­co o pagan por unos muy defi­cien­tes. “La raíz de la muer­te por deses­pe­ra­cióndicen, está en la pér­di­da de bue­nos tra­ba­jos para los sec­to­res menos edu­ca­dos, en par­te debi­do a la glo­ba­li­za­ción, a des­pla­zar el tra­ba­jo a otros paí­ses y la auto­ma­ti­za­ción, y en par­te por el alto cos­te del cui­da­do de la salud”.

Para­do­jas imperiales

En las sema­nas pasa­das, hemos vis­to un país de para­do­jas. Por un lado, esce­nas de vio­len­cia poli­cial pro­duc­to de unas regu­la­cio­nes laxas, que fomen­tan la impu­ni­dad. Por el otro, una fuer­te pre­sión social en favor de dis­mi­nuir la finan­cia­ción al apa­ra­to poli­cial y refor­mar­lo, medi­das que ya dis­cu­ten los gobier­nos de algu­nos esta­dos y que son apo­ya­das por los Demó­cra­tas en el Congreso.

Igual­men­te, fren­te a los inten­tos de Trump y su fis­cal gene­ral, William Burr, de enviar el Ejér­ci­to a repri­mir las mani­fes­ta­cio­nes en dece­nas de ciu­da­des, la mayo­ría de los gober­na­do­res se nega­ron a acep­tar­lo al tiem­po que anti­guos altos man­dos de las fuer­zas arma­das están expre­san­do duras crí­ti­cas hacia el pre­si­den­te. Una vez más, la socie­dad esta­dou­ni­den­se ha mos­tra­do que cuen­ta con una impor­tan­te red de orga­ni­za­cio­nes socia­les, aca­dé­mi­cos y perio­dis­tas dis­pues­tos a luchar por la demo­cra­cia y con­tra las injusticias.

Des­de la pers­pec­ti­va de la rela­ción de Esta­dos Uni­dos con el mun­do, el país se encuen­tra des­de hace dos déca­das en una fase lar­ga de sali­da de su épo­ca impe­rial. El ascen­so de Euro­pa y Japón en las déca­das de 1970 – 1980 y de Chi­na en los últi­mos diez años, el peso de los paí­ses emer­gen­tes en sus res­pec­ti­vas regio­nes y el regre­so de Rusia al esce­na­rio inter­na­cio­nal ha obli­ga­do a Washing­ton a com­par­tir poder.

Por otro lado, se ha aca­ba­do la ali­nea­ción que déca­das atrás tenían las cor­po­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses y el sec­tor finan­cie­ro con el Gobierno: la glo­ba­li­za­ción des­na­cio­na­li­zó la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del impe­rio. En 1950 se decía que “lo que era bueno para la Gene­ral Motors era bueno para Esta­dos Uni­dos”. Aho­ra, los empre­sa­rios del país ven con alar­ma que Trump le haga la gue­rra comer­cial a Chi­na, el país don­de se fabri­can (con mano de obra bara­ta) los bie­nes que lle­van sus mar­cas para ven­der en el mer­ca­do inte­rior estadounidense.

El his­to­ria­dor Vic­tor Bul­mes-Tho­mas dice que, pese a que sus polí­ti­cos nun­ca lo han que­ri­do reco­no­cer, Esta­dos Uni­dos ha sido un impe­rio en expan­sión des­de su naci­mien­to como nación. Aho­ra, se encuen­tra en decli­ve externo y con serias cri­sis inter­nas y es una incóg­ni­ta cómo deja­rá de serlo.

Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *