Argen­ti­na. La agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na pro­du­ce el 70% de los ali­men­tos con el 25% de la tierra

Por Darío Aran­da, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de octu­bre de 2020.

Advier­ten que la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na pro­du­ce el 70 por cien­to de los ali­men­tos del mun­do en el 25 por cien­to de la tie­rra, mien­tras que el agro­ne­go­cio, para pro­du­cir el 25 por cien­to de la comi­da, recu­rre al 75 por cien­to de la tierra.

Los cam­pe­si­nos, indí­ge­nas y agri­cul­to­res fami­lia­res pro­du­cen el 70 por cien­to de los ali­men­tos del mun­do, a pesar de con­tar con sólo el 25 por cien­to de la tie­rra. En con­tra­po­si­ción, las empre­sas del agro­ne­go­cio cuen­tan con el 75 por cien­to de la tie­rra, pero sólo pro­du­cen el 25 de la comida.

Así lo reve­la una inves­ti­ga­ción de la ONG inter­na­cio­nal Gru­po ETC, que des­ar­ma los mitos de la agri­cul­tu­ra indus­trial y trans­gé­ni­ca. El estu­dio ase­gu­ra que si los gobier­nos quie­ren aca­bar con el ham­bre y fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co, deben apli­car polí­ti­cas públi­cas para impul­sar la agri­cul­tu­ra campesina.

“¿Quién nos ali­men­ta­rá? ¿La red cam­pe­si­na ali­men­ta­ria o la cade­na agro­in­dus­trial?”, es el nom­bre de la inves­ti­ga­ción del Gru­po ETC (Gru­po de Acción sobre Ero­sión, Tec­no­lo­gía y Con­cen­tra­ción) que, en base a 24 pre­gun­tas, apor­ta prue­bas de las con­se­cuen­cias de la agri­cul­tu­ra indus­trial y de la nece­si­dad de otro modelo.

“Los cam­pe­si­nos son los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res de ali­men­tos para más del 70 por cien­to de la pobla­ción del mun­do y pro­du­cen esta comi­da con menos del 25 por cien­to de los recur­sos –agua, sue­lo, com­bus­ti­bles– “, afir­ma al ini­cio la inves­ti­ga­ción. Por con­tra­po­si­ción, la cade­na agro­in­dus­trial “uti­li­za el 75 por cien­to de los recur­sos agro­pe­cua­rios del mun­do, es de las fuen­tes prin­ci­pa­les de emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro y pro­vee de comi­da a menos del 30 por cien­to de la pobla­ción mundial”.

A lo lar­go del tra­ba­jo, se pre­ci­san 232 citas de otras inves­ti­ga­cio­nes y publi­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas que son la base docu­men­tal que da sus­ten­to teó­ri­co y argu­men­tal al Gru­po ETC. En datos mone­ta­rios, pre­ci­sa que, por cada dólar que los con­su­mi­do­res pagan den­tro de la cade­na agro­in­dus­trial, la socie­dad paga otros dos dóla­res por los daños ambien­ta­les y a la salud que la mis­ma cade­na provoca.

campo-campesinos-indígenas-agricultura-familiar
(Ima­gen: Pági­na 12)

Cuan­do se refie­re a la “cade­na agro­in­dus­trial”, se tra­ta de los esla­bo­nes que van des­de los insu­mos para la pro­duc­ción has­ta lo que se con­su­me en los hoga­res: empre­sas de gené­ti­ca vege­tal y ani­mal, com­pa­ñías de agro­tó­xi­cos, medi­ci­na vete­ri­na­ria y maqui­na­ria agrí­co­la; trans­por­te y alma­ce­na­mien­to, pro­ce­sa­mien­to, empa­ca­do, ven­ta a gra­nel, ven­ta mino­ris­ta y, final­men­te, la entre­ga a los hoga­res o restaurantes.

La inves­ti­ga­ción del Gru­po ETC abor­da una crí­ti­ca sis­té­mi­ca. “La cues­tión de fon­do es que al menos 3.900 millo­nes de per­so­nas pade­cen ham­bre o mala nutri­ción por­que la cade­na agro­in­dus­trial es dema­sia­do com­pli­ca­da, cos­to­sa y –des­pués de 70 años de vigen­cia– ha demos­tra­do ser inca­paz de ali­men­tar al mundo”.

Des­de hace déca­das, el tri­lla­do argu­men­to de las empre­sas, cien­tí­fi­cos del mode­lo trans­gé­ni­co, perio­dis­tas y fun­cio­na­rios es que la pobla­ción mun­dial aumen­ta y se nece­si­ta más pro­duc­ción para ali­men­tar­la. La inves­ti­ga­ción cita dece­nas de tra­ba­jos cien­tí­fi­cos que exhi­ben la fala­cia detrás del dis­cur­so del agro­ne­go­cio. Ya exis­ten sufi­cien­tes ali­men­tos para toda la pobla­ción, seña­la, y el pro­ble­ma no es la pro­duc­ción, sino la injus­ta dis­tri­bu­ción. “En un mun­do lleno de comi­da, más de la mitad de los habi­tan­tes no pue­de acce­der a la comi­da que nece­si­ta. Lo más trá­gi­co es que, tan­to en núme­ros duros como en por­cen­ta­jes, la pro­por­ción de per­so­nas mal nutri­das va en aumen­to”, aler­ta.

En rela­ción al ambien­te, tam­bién exis­ten gran­des dife­ren­cias entre ambos mode­los. El mode­lo cam­pe­sino uti­li­za sólo el 10 por cien­to de la ener­gía fósil y menos del 20 por cien­to del agua que deman­da la tota­li­dad de la pro­duc­ción agrí­co­la, con “prác­ti­ca­men­te cero devas­ta­ción de sue­los y bos­ques”. En tan­to, la cade­na agro­in­dus­trial des­tru­ye anual­men­te 75.000 millo­nes de tone­la­das de capa de sue­lo ara­ble y des­mon­ta 7,5 millo­nes de hec­tá­reas de bos­que. Tam­bién es res­pon­sa­ble del con­su­mo del 90 por cien­to de los com­bus­ti­bles fósi­les que se usan en la agricultura.

El mode­lo agro­in­dus­trial es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble del des­per­di­cio de ali­men­tos. Según el Gru­po ETC, de los 4.000 millo­nes de tone­la­das de ali­men­tos que pro­du­ce la cade­na agro­in­dus­trial anual­men­te, entre 33 y el 50 por cien­to se des­per­di­cia a lo lar­go de las eta­pas de su pro­ce­sa­mien­to o trans­por­te y almacenamiento.

Entre los gana­do­res del mode­lo, están las empre­sas de insu­mos agrí­co­las, que tam­bién son gran­des pro­mo­to­ras y alia­das de medios de comu­ni­ca­ción, uni­ver­si­da­des y gobier­nos. En el mer­ca­do de semi­llas, nego­cio de 41.000 millo­nes de dóla­res, sólo tres empre­sas (Mon­san­to, DuPont y Syn­gen­ta) con­tro­lan el 55 por cien­to del sec­tor. El mode­lo agro­in­dus­trial es depen­dien­te de los agro­tó­xi­cos. Tres com­pa­ñías (Syn­gen­ta, Basf y Bayer) con­tro­lan el 51 por cien­to de un mer­ca­do de 63.000 millo­nes de dóla­res. “Des­de que se intro­du­je­ron las semi­llas trans­gé­ni­cas hace 20 años, han ocu­rri­do más de 200 adqui­si­cio­nes de peque­ñas empre­sas semi­lle­ras. Y, si las mega­fu­sio­nes cor­po­ra­ti­vas que actual­men­te se están nego­cian­do pros­pe­ran, sola­men­te tres nue­vas empre­sas mono­po­li­za­rán el 60 por cien­to del mer­ca­do comer­cial de semi­llas y el 71 por cien­to del mer­ca­do de agro­tó­xi­cos”, advier­te la investigación.

El estu­dio ase­gu­ra que, con las polí­ti­cas ade­cua­das, el mode­lo cam­pe­sino-agro­eco­ló­gi­co podría tri­pli­car el empleo en el cam­po, redu­cir sus­tan­cial­men­te la pre­sión sobre las ciu­da­des ejer­ci­da por la migra­ción, mejo­rar la cali­dad nutri­cio­nal de los ali­men­tos y eli­mi­nar el hambre.

Fuen­te: La Tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *