Esta­dos Uni­dos. Trump-Biden, malas noti­cias para el mundo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 octu­bre 2020.

Más allá de lo anec­dó­ti­co, el inter­cam­bio entre el repu­bli­cano que aspi­ra a la relec­ción y el exvi­ce­pre­si­den­te demó­cra­ta que bus­ca vol­ver a la Casa Blan­ca fue una nue­va exhi­bi­ción del alar­man­te dete­rio­ro de la demo­cra­cia esta­du­ni­den­se. No sólo por la ausen­cia de pro­pues­tas sino por lo cer­ca­nas que resul­tan unas pos­tu­ras que se pre­ten­den antagónicas.

Jue­ves de noche tuvo lugar el últi­mo deba­te entre Donald Trump y Joe Biden rum­bo a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les esta­du­ni­den­ses del pró­xi­mo mar­tes 3 de noviem­bre. La Comi­sión de Deba­tes Pre­si­den­cia­les deter­mi­nó que los temas de dis­cu­sión en el even­to que se reali­zó a sólo 13 días de los comi­cios fue­ran el coro­na­vi­rus, las fami­lias esta­du­ni­den­ses, las rela­cio­nes racia­les, el cam­bio cli­má­ti­co, la segu­ri­dad nacio­nal y el lide­raz­go. Asi­mis­mo, como una apa­ren­te medi­da para evi­tar que el man­da­ta­rio repi­tie­ra su bochor­no­sa con­duc­ta del deba­te ante­rior, la comi­sión deci­dió silen­ciar el micró­fono de cada can­di­da­to duran­te algu­nos tra­mos del debate.

El deba­te se des­en­vol­vió en el mis­mo tono que ha mar­ca­do toda la cam­pa­ña elec­to­ral: un Trump que mien­te de mane­ra abier­ta sin pes­ta­ñear, que hace afir­ma­cio­nes deli­ran­tes –como la ya mani­da espe­cie de pre­sen­tar­se como el man­da­ta­rio que ha hecho más por la pobla­ción negra des­de Abraham Lin­coln– y que se rehú­sa a reco­no­cer cual­quier error en su admi­nis­tra­ción; y un Biden titu­bean­te, poco con­vin­cen­te, y en serias difi­cul­ta­des para res­pon­der a las acu­sa­cio­nes lan­za­das y defen­der la cre­di­bi­li­dad de su agen­da. Ejem­plo de esta diná­mi­ca es que el mag­na­te des­ca­li­fi­ca­ra a su opo­nen­te en repe­ti­das oca­sio­nes con el argu­men­to de que todos sus pro­yec­tos debió lle­var­los a cabo mien­tras estu­vo en el gobierno de Barack Oba­ma, y que a Biden le toma­ra más de una hora seña­lar el bien cono­ci­do moti­vo por el cual se empan­ta­na­ron casi todas las inten­cio­nes demó­cra­tas entre 2008 y 2016: el sis­te­má­ti­co blo­queo repu­bli­cano en el Congreso.

Más allá de lo anec­dó­ti­co, el inter­cam­bio entre el repu­bli­cano que aspi­ra a la relec­ción y el exvi­ce­pre­si­den­te demó­cra­ta que bus­ca vol­ver a la Casa Blan­ca fue una nue­va exhi­bi­ción del alar­man­te dete­rio­ro de la demo­cra­cia esta­du­ni­den­se. No sólo por la ausen­cia de pro­pues­tas o refle­xio­nes, y por el for­ma­to de espec­tácu­lo mediá­ti­co que carac­te­ri­za a estos actos tan­to en Washing­ton como en otras lati­tu­des, sino por lo cer­ca­nas que resul­tan unas pos­tu­ras que se pre­ten­den anta­gó­ni­cas. Cabe cali­fi­car como una dene­ga­ción de la demo­cra­cia el que en un sis­te­ma bipar­ti­dis­ta, lleno de can­da­dos para impe­dir la entra­da de nue­vas for­ma­cio­nes polí­ti­cas, los ciu­da­da­nos se vean for­za­dos a ele­gir entre dos alter­na­ti­vas difí­ci­les de distinguir.

Lo ante­rior es cier­to de mane­ra agu­da y lamen­ta­ble en lo que res­pec­ta a la polí­ti­ca exte­rior y a la con­cep­ción del papel de Esta­dos Uni­dos en los asun­tos glo­ba­les. Aun­que es algo sabi­do de lar­ga data, el con­sen­so impe­rial vigen­te entre la cla­se polí­ti­ca esta­du­ni­den­se que­dó paten­te en la demo­ni­za­ción dema­gó­gi­ca que ambos can­di­da­tos rea­li­za­ron con­tra las nacio­nes que Washing­ton con­si­de­ra como enemi­gas, en espe­cial Chi­na, Irán y Rusia. En esta com­pe­ten­cia por demos­trar cre­den­cia­les impe­ria­lis­tas, Biden lle­gó a ame­na­zar a dichos paí­ses con hacer­les pagar por su pre­sun­ta inje­ren­cia en las elec­cio­nes. La cer­ca­nía efec­ti­va entre los con­ten­dien­tes fue tam­bién trans­pa­ren­te en el ámbi­to migra­to­rio, duran­te cuya dis­cu­sión se evi­den­ció que el úni­co inte­rés de uno y otro era atraer­se el voto latino, sin impor­tar que duran­te sus res­pec­ti­vos encar­gos hayan impul­sa­do polí­ti­cas hos­ti­les a esta comunidad.

En lo fun­da­men­tal, el deba­te de ayer cla­ri­fi­có que ni Méxi­co ni el res­to del mun­do pue­den espe­rar nada posi­ti­vo del gobierno sur­gi­do de los pró­xi­mos comi­cios en la super­po­ten­cia, sea cual sea su signo.

Fuen­te: Rebe­lion

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *