Argen­ti­na. En San­ta Ele­na, el Pro­yec­to Arti­gas resis­te mien­tras la oli­gar­quía aprie­ta el cer­co /​¿Quién man­da en el país? ¿Quié­nes son los «apre­ta­do­res» de San­ta Elena?

Por Car­los Azná­rez /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 25 de octu­bre 2020.

Este domin­go, en San­ta Ele­na, Entre Ríos, los oli­gar­cas «auto­con­vo­ca­dos», tal cual una cor­po­ra­ción mafio­sa aprie­tan el ace­le­ra­dor y quie­ren demos­trar su poder. Para ello lla­ma­ron a un ban­de­ra­zo que meta más gen­te en el cer­co con­tra los y las mili­tan­tes del Pro­yec­to Arti­gas y la pro­pie­ta­ria de la estan­cia Casa Nue­va, Dolo­res Etche­behe­re. Y lo hacen sabién­do­se pro­te­gi­dos por gobierno local del «jus­ti­cia­lis­ta» Bor­det y sus poli­cías, a los que Luis Miguel Etche­vehe­re les da órde­nes por enci­ma del comi­sa­rio, en un espec­tácu­lo que si no fue­ra gra­ve por lo que impli­ca, pare­ce­ría saca­do de una pelí­cu­la neo­rrea­lis­ta italiana.

Nos­tál­gi­cos de las épo­cas de la dic­ta­du­ra y del recien­te desas­tre macris­ta, esta ban­da de des­po­ja­do­res de tie­rras aho­ra hablan de «liber­tad de expre­sión» y como siem­pre rei­vin­di­can la sacro­san­ta «pro­pie­dad pri­va­da». Fren­te a este esce­na­rio impo­si­ble de dige­rir, due­le la sole­dad pre­sen­cial en la que resis­ten las y los com­pa­ñe­ros de San­ta Ele­na, como vie­ne dolien­do des­de hace tres meses la fal­ta de solu­cio­nes para las más de mil fami­lias de la toma de Guer­ni­ca o los mapu­che que pelean en total des­igual­dad en el extre­mo sur. 

La pre­gun­ta del millón es que pien­sa hacer el gobierno nacio­nal en San­ta Ele­na, don­de por una par­te, tran­que­ras aden­tro de la Casa Nue­va están quie­nes ‑jun­to a otros millo­nes- lo vota­ron el año pasa­do, y tran­que­ras afue­ra quie­nes le juran la muer­te. ¿Deja­rá que como ocu­rrie­ra en 2008 lo peor de la oli­gar­quía argen­ti­na y un gru­po impor­tan­te de idio­tas úti­les se sal­gan con la suya? ¿Segui­rá miran­do a un cos­ta­do mien­tras los des­es­ta­bi­li­za­do­res hacen lo que quie­ren a la luz del día y de las cáma­ras tele­vi­si­vas y pági­nas de sus medios hegemónicos?

Ya le tor­cie­ron (con su pro­pia cola­bo­ra­ción) la muñe­ca al gobierno con Vicen­tín y con meter­le la mano en el bol­si­llo a los mul­ti­mi­llo­na­rios. O cedien­do ver­gon­zo­sa­men­te ante el FMI por el tema de la deu­da odio­sa e ile­gí­ti­ma a la que no se qui­so inves­ti­gar. Aho­ra solo fal­ta que una ban­da de ener­gú­me­nos de doble ape­lli­do y tone­la­das de corrup­ción y frau­des finan­cie­ros sobre sus espal­das le ganen tam­bién esta pul­sea­da. Pare­cie­ra que a la Casa Rosa­da le preo­cu­pan más los miles de humil­des que recu­pe­ran tie­rras en Guer­ni­ca y a los que Ber­ni se pre­pa­ra para des­alo­jar com­pul­si­va­men­te este lunes, o los vale­ro­sos comu­ne­ros y comu­ne­ras mapu­che del Lago Mas­car­di, al que tam­bién quie­ren apli­car­les la mano dura y echar­los de sus tie­rras para con­gra­siar­se con el obis­po de San Isi­dro, mon­se­ñor Ojea Quin­ta­na. ¿Qué dirá el San­to Padre que vive en Roma?

Mien­tras tan­to, la gran mayo­ría ‑hay hon­ro­sas excep­cio­nes – de los que debe­rían plan­tar­se en las calles para gri­tar­le a estos hijos de la Socie­dad Rural, del gori­la­je del 55, de los ase­si­na­tos y tor­tu­ras, de las des­apa­ri­cio­nes de 30 mil com­pa­trio­tas, del des­po­jo del macris­mo y de las mil y una patra­ñas para hun­dir aún más el país, dudan en salir, mien­tras la dere­cha no solo gana las calles sino tam­bién se da el lujo de ame­na­zar impu­ne­men­te a un gru­po de mili­tan­tes socia­les que quie­ren cul­ti­var y defen­der a la madre tierra. 

¿No habrá lle­ga­do el momen­to que des­de todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les y popu­la­res se haga car­ne la rei­vin­di­ca­ción de la refor­ma agra­ria, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, la lucha con­tra los trans­gé­ni­cos (el gobierno aca­ba de dar luz ver­de al tri­go transgénico,o sea más cán­cer a nivel gene­ral), el repu­dio a las polí­ti­cas extrac­ti­vis­tas y de agronegocios? 

Si real­men­te no nos pone­mos en cla­ro fren­te al colap­so mun­dial pro­vo­ca­do por esta plan­de­mia, y no apos­ta­mos a cui­dar, que­rer y defen­der la tie­rra para sal­var por con­si­guien­te a quie­nes la habi­tan, segui­re­mos en caí­da libre y sufrien­do las consecuencias. 

San­ta Ele­na, Guer­ni­ca, Mas­car­di, son pode­ro­sos lla­ma­dos de aten­ción. Sería bueno que escu­chá­ra­mos esas alar­mas y que nos com­pro­me­ta­mos en defen­der con todo a sus pro­ta­go­nis­tas. No por zoom o por las pan­ta­llas digi­ta­les sino en las calles, como lo hici­mos siempre.

Sebastián Piana y Daniel D’Ambros, negociadores "independientes" y bien custodiados. 

Sebas­tián Pia­na y Daniel D’Ambros, nego­cia­do­res «inde­pen­dien­tes» y bien custodiados. 

Quié­nes son los «pro­duc­to­res rura­les inde­pen­dien­tes» que fue­ron a echar a Dolo­res Etche­vehe­re de su campo

Por Kari­na Micheletto

Las imá­ge­nes que lle­gan des­de la tran­que­ra de Estan­cia Casa Nue­va, uno de los cam­pos de los Etche­vehe­re en Entre Ríos –par­te en liti­gio den­tro de la fir­ma Las Mar­ga­ri­tas S.A.–, impac­tan por la can­ti­dad de sím­bo­los y refe­ren­cias que resu­men. Podría decir­se que la his­to­ria de un país está allí repre­sen­ta­da, en la ima­gen de un terra­te­nien­te que le exi­ge a los gri­tos a un poli­cía: «¡pón­ga­se don­de se tie­ne que poner!» (del lado suyo, como es usan­za). Pero antes de ese video que cir­cu­ló el sába­do, y que tie­ne como pro­ta­go­nis­tas a dos de los varo­nes Etche­vehe­re —Luis Miguel, el exmi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra de Macri, y su her­mano Juan Die­go– se cono­ció otro, tam­bién pro­ta­go­ni­za­do por varo­nes. Allí un gru­po de «pro­duc­to­res rura­les inde­pen­dien­tes» fue­ron a pedir­le «de bue­na mane­ra” a Dolo­res Etchehe­ve­re que se fue­ra de su casa, ofre­cién­do­le “un sal­vo­con­duc­to para salir de la pro­vin­cia”. Resul­tó que no eran ni tan inde­pen­dien­tes, ni tan exclu­yen­te­men­te hom­bres de cam­po. Todos los allí reclu­ta­dos son acti­vos mili­tan­tes de Jun­tos por el Cam­bio de la pro­vin­cia, entre los que se cuen­tan can­di­da­tos y exle­gis­la­do­res. Son los mis­mos que agi­tan para este domin­go un «ban­de­ra­zo fede­ral por la pro­pie­dad pri­va­da», tam­bién fren­te a la estan­cia, bus­can­do lograr la foto de un supues­to pique­te espon­tá­neo «como en la 125». 

* Héc­tor Daniel D’Ambros se pre­sen­tó ante Dolo­res Etche­vehe­re como un correc­to ciu­da­dano que reci­ta su núme­ro de DNI y todo, como en los vie­jos tiem­pos. Cus­to­dia­do por efec­ti­vos poli­cia­les, fue quien lle­vó la voz can­tan­te y le dijo a la mujer: “yo pue­do estar muy tran­qui­lo, pero no todos están tran­qui­los”. “Noso­tros lo que veni­mos a decir­le, de bue­na mane­ra, es que tra­te­mos de arre­glar esto de una for­ma pací­fi­ca”, le infor­mó enton­ces, invi­tán­do­la a reti­rar­se por fue­ra de toda reso­lu­ción legal.

Antes de este epi­so­dio, su nom­bre apa­re­ció recien­te­men­te en la pren­sa local: su cam­po ser­vía de paso clan­des­tino para vio­lar el ais­la­mien­to obli­ga­to­rio y salir y entrar de Con­cor­dia, elu­dien­do el con­trol sani­ta­rio. Lue­go de que en una de esas “esca­pa­das de fin de sema­na” la poli­cía inter­cep­ta­ra a los ocu­pan­tes de cin­co camio­ne­tas que lle­va­ban motos para prac­ti­car endu­ro, y de otras dos que trans­por­ta­ban a tra­ba­ja­do­res rura­les de quin­tas de la zona, D’Ambros dio a la Jus­ti­cia su ver­sión de los hechos: expli­có que le habían roto los alam­bra­dos, los can­da­dos de los por­to­nes, que has­ta habían tapa­do zan­jas con maqui­na­ria sin que él se ente­ra­ra de nada.

A prin­ci­pios de este año tam­bién fue noti­cia local por pre­po­tear e insul­tar, jun­to a otros sim­pa­ti­zan­tes de Cam­bie­mos, a las con­ce­ja­las del PJ Clau­dia Villal­ba y Lía Solis. En sus redes socia­les es un acti­vo pro­mo­tor de las mar­chas anti gobierno en Con­cor­dia, con­vo­can­do a “la hora de los patrio­tas”. Fue can­di­da­to a sena­dor en 2015 por el Fren­te Reno­va­dor, para pasar a inte­grar las filas del PRO con Macri en la pre­si­den­cia. Empre­sa­rio fores­tal y fun­da­dor de la apí­co­la expor­ta­do­ra Danan­gie, se hizo tam­bién cono­ci­do duran­te el levan­ta­mien­to poli­cial de 2013 en Con­cor­dia, don­de ofi­ció de espon­tá­neo «voce­ro» o media­dor, pre­sen­tán­do­se como «exin­te­gran­te de la Pre­fec­tu­ra entre 1977 y 1987», dato que no fue corro­bo­ra­do por la fuer­za. Lo mis­mo le dijo al dia­rio Río Uru­guay que fue a hacer esta sema­na a San­ta Ele­na, cru­zan­do la pro­vin­cia des­de la cos­ta del Uru­guay has­ta la del Para­ná: «Ten­go el don de solu­cio­nar los pro­ble­mas», expli­có. 

* Eduar­do Vare­se es otro mili­tan­te de Jun­tos por el Cam­bio de la Paz, cuyo hijo Juan es actual­men­te con­ce­jal de ese par­ti­do en la loca­li­dad. Su espo­sa, Tacua­ra Flo­res (que no tie­ne paren­tez­co con el juez que atien­de en la cau­sa) fue can­di­da­ta de Domin­go Cava­llo. La fami­lia es due­ña de la YPF del cru­ce de la ciu­dad, camino a Corrien­tes. Se hizo cono­ci­do en el mar­co del con­flic­to de la 125, por una razón par­ti­cu­lar: estu­vo entre los pro­duc­to­res rura­les que fue­ron a la expla­na­da de la casa de Gobierno pro­vin­cial y, en el inten­to por entrar, gol­pea­ron e hirie­ron en la cara a un poli­cía. Fue pro­ce­sa­do por ese ata­que y absuel­to des­pués de varios años. 

* Oscar Carran­za, mili­tan­te de “Jun­tos por Cha­ja­rí”, lle­gó a ser pre­si­den­te del PRO en el depar­ta­men­to Federación.

* Sebas­tián Telay­na, con­ce­jal del PRO de Puer­to Yeruá, tam­bién for­mó par­te de la dele­ga­ción. «Yo como ciu­da­dano sim­ple voy a apo­yar el dere­cho a la pro­pie­dad», expli­có a los medios loca­les, obvian­do su car­go. “Una vez que el con­ce­jal Telay­na regre­se a nues­tro pue­blo debe­rá guar­dar cua­ren­te­na”, denun­cia­ron los edi­les al cono­cer­se las imá­ge­nes de su pre­sen­cia en el pique­te, sin bar­bi­jo ni dis­tan­cia social.

* Miguel Pia­na es otro cono­ci­do agi­ta­dor de la zona que fue has­ta el año pasa­do sena­dor pro­vin­cial por Cam­bie­mos por el depar­ta­men­to Fede­ra­ción. Ade­más del dis­cur­so que dio en el pique­te, ha dado otros como el de la “mar­cha por la repú­bli­ca y las liber­ta­des”, el 12 de octu­bre en Cha­ja­rí, aler­tan­do por “los tali­ba­nes que nos tie­nen que impo­ner una sola ver­dad”. «Todo lo que pasa es por la len­ti­tud de la Jus­ti­cia», denun­ció el exse­na­dor, pero pre­sen­tán­do­se como «un pro­du­tor rural sin par­ti­do» ante la radio local La Voz, al expli­car cuál fue su par­ti­ci­pa­ción como «media­dor». «A mí no me intere­sa que sea de Etche­vehe­re o de quien sea, el tema es el pre­ce­den­te que sien­ta en el país las tomas de tie­rra y las usur­pa­cio­nes que nos van a lle­var para otro lado», alertó. 

«Estos vinie­ron a pisar la tie­rra del supre­mo entre­rriano, la de Jus­to José de Urqui­za, que nos dio una cons­ti­tu­ción con un artícu­lo que dice que se debe res­pe­tar la pro­pie­dad pri­va­da», aren­gó Pia­na. «Hay una cues­tión fami­liar, ¿no sería reco­men­da­ble que se solu­cio­ne la cues­tión fami­liar judi­cial para des­pues ver qué pasa?», le pre­gun­ta el perio­dis­ta. «Pre­ci­sa­men­te ante la inac­ción del juez, es que la gen­te ya está per­dien­do los estri­bos«, res­pon­de, ubi­ca­do como «la gente». 

La cade­na de sig­ni­fi­can­tes a la que echa mano Pia­na es la que ata en el sen­ti­do común con­vo­ca­to­rias como la del ban­de­ra­zo del domin­go (cir­cu­ló otra para el sába­do en Para­ná, que no logró mayor adhe­sión). Son los varo­nes de «san­gre pura» –como le dije­ron al perio­dis­ta Pablo Rus­so, cuan­do cubría para este dia­rio – , alza­dos con­tra la chus­ma inva­so­ra. En defen­sa de lo que ha sido siem­pre y, están segu­ros, debe seguir siend

Entre­vis­ta con Dolo­res Etchevehere

«Una mujer para ellos es alguien inferior»

Por Cami­la Baron

Dolores Etchevehere, en el casco de la estancia Nueva Casa.

Dolo­res Etche­vehe­re, en el cas­co de la estan­cia Nue­va Casa. 


Ima­gen: Jose Nico

Dolo­res nos reci­be en la sala de estar del cas­co de la estan­cia Casa Nue­va. Se la ve enér­gi­ca, son­rien­te. Hoy tuvo una bue­na noti­cia, qui­zás la pri­me­ra en los once años que lle­va inves­ti­gan­do los deli­tos alre­de­dor de la suce­sión de su padre. El juez no dio lugar a la cau­te­lar que pre­sen­tó su her­mano para pedir que la des­alo­jen a ella y a sus com­pa­ñerxs del Pro­yec­to Artigas.

Mien­tras con­ver­sa­mos hay cáma­ras pro­fe­sio­na­les que fil­man la esce­na. Pare­ce acos­tum­bra­da al regis­tro cons­tan­te y habla con sol­tu­ra. En pocos días se habi­tuó al con­tac­to con la pren­sa y tam­bién a la con­vi­ven­cia con muchos com­pa­ñe­ros que aca­ba de conocer.

A dife­ren­cia de sus her­ma­nos que arre­glan “a pun­ta de esco­pe­ta y sin nin­gún papel”, Dolo­res dice que cada dato que da está docu­men­ta­do y que pre­ten­de que la jus­ti­cia actúe.

Sabe que los pró­xi­mos meses no serán fáci­les. Pien­sa que “los Etche­vehe­re corrup­tos” están deses­pe­ra­dos y que nadie actúa bien en esas cir­cuns­tan­cias. Sin embar­go, dice no tener mie­do, por­que el mie­do para­li­za y ella nece­si­ta mover­se. “Hay que poner el cuer­po”, dice Dolores.

— ¿En esta casa pasas­te tu infancia?¿Acá vivías con tus hermanos?

— No… noso­tros no vivi­mos acá. Ésta es una de las casas y esta­ba vacía, no vivía nadie. Nues­tra casa de la infan­cia fue otra. Mis her­ma­nos viven en otras casas que tam­bién son par­te de la suce­sión. Te cuen­to otra cosa que me pasó el jue­ves, muy lin­do y sig­ni­fi­ca­ti­vo para mí. Hoy esta­ban todos los pique­te­ros acá afue­ra y me lla­man para que me acer­que a la tran­que­ra. Había un hom­bre que que­ría hablar con­mi­go. “Ven­go de par­te de tu niñe­ra. Te esta­ba vien­do por tele­vi­sión y me pidió que ven­ga a decir­te que te cui­des mucho”. Me emo­cio­né muchí­si­mo. Mi fami­lia no se preo­cu­pa por mí, pero ella sí. Son las per­so­nas de tra­ba­jo las que sí se preo­cu­pan por­que no me pase nada.

— Ellos dicen que esta estan­cia per­te­ne­ce a Las Mar­ga­ri­tas S.A y que en 2018 vos ven­dis­te tu par­te ¿Cuán­do comen­zó todo el con­flic­to de la sucesión?

— Esto es muy impor­tan­te acla­rar­lo. Las Mar­ga­ri­tas S.A está con­for­ma­da de mane­ra frau­du­len­ta. Yo siem­pre hablo con docu­men­tos en la mano. Hay dos fir­mas fal­si­fi­ca­das: la de la suce­sión y cuan­do inven­tan un acta en la que supues­ta­men­te mi papá le cedió la admi­nis­tra­ción de todos los cam­pos. Él nun­ca podría haber fir­ma­do por­que en ese momen­to esta­ba entu­ba­do, esta­ba ago­ni­zan­do. Todo el pro­ce­so es nulo por­que fal­si­fi­ca­ron nues­tras firmas.

— Una de las cau­sas, que está radi­ca­da en Bue­nos Aires, es la que denun­cia vio­len­cia eco­nó­mi­ca en el mar­co de la Ley 26.485 de Pro­tec­ción Inte­gral a las Muje­res y pide que se inves­ti­gue la vali­dez de las fir­mas ¿Cómo fue esa vio­len­cia? ¿en qué otras situa­cio­nes la identificás?

— Lo que yo viví es tal cual lo que des­cri­be la ley. Es una foto de mi situa­ción. Sien­do una de las cua­tro here­de­ras, yo jamás reci­bí un depó­si­to de nin­gu­na ganan­cia de nin­gu­na empre­sa. En el medio de todo este con­flic­to tuve que pro­cu­rar­me mis ingre­sos. Soy una per­so­na que cono­ce la calle, que ha patea­do la calle. Ade­más, soy la úni­ca de la fami­lia que tra­ba­jó fue­ra de las empre­sas. Soy la úni­ca que tuvo algu­na vez un reci­bo de suel­do. Mi fami­lia es una fami­lia muy patriar­cal, ver­ti­ca­lis­ta. Mien­tras mi papá vivía, man­da­ba. La vio­len­cia se dio de muchí­si­mas mane­ras. Tuve que criar a mis cua­tro hijos mien­tras inves­ti­ga­ba sobre todas las cau­sas. Via­ja­ba a Entre Ríos, orga­ni­za­ba, bus­ca­ba infor­ma­ción. En ese tiem­po me enfer­mé. Había desa­rro­lla­do un cuer­po extra­ño de medio kilo en uno de mis órga­nos. Me tuvie­ron que extir­par el órgano ente­ro. Era el año 2013. Cuan­do vol­ví a mi casa tenía que estar inmo­vi­li­za­da. No podía hablar. Tenía que estar quie­ta. En esos días me man­da­ron una per­so­na a mi casa dicien­do que venían a traer unos pape­les. Para mí era un momen­to trá­gi­co. Ellos dicen que no lo qui­se reci­bir. Andá a saber qué deci­sión toma­ron ahí… Des­pués de eso pude recu­pe­rar mi salud y con­ti­nué. No me ren­dí. No soy una mujer que pide com­pa­sión, que quie­ro que me ten­gan lás­ti­ma. Pero fue muy duro inves­ti­gar, pro­ce­sar la trai­ción, la angustia.

— ¿Cómo lle­gas­te a con­tac­tar a Grabois?¿Cómo tomas­te la deci­sión de for­mar par­te de Pro­yec­to Artigas?

— No fue un pro­ce­so lineal. La ver­dad es que por momen­tos se me pre­sen­ta­ba como un calle­jón sin sali­da. En el últi­mo tiem­po lle­gó a mis manos la encí­cli­ca del Papa Fran­cis­co, Lau­da­to si’. Me lo pon­go a leer y ahí me deten­go en el con­cep­to que el desa­rro­lla sobre la cul­tu­ra del des­car­te: no sólo de las per­so­nas, sino de la tie­rra. Eso me hizo refle­xio­nar mucho. Fue un momen­to cru­cial. Un antes y un des­pués. Fue nodal. Soy una per­so­na de fe y para mí el Papa es un refe­ren­te. Me sien­to guia­da por la encí­cli­ca. En ese con­tex­to comien­zo a escu­char­lo cada vez más a Juan, a inte­rio­ri­zar­me más sobre lo que hace. Es una per­so­na que ade­más de ser un des­ta­ca­do pro­fe­sio­nal, es una bue­na per­so­na, de fe, que ayu­da a los des­po­ja­dos, a los que fue­ron des­car­ta­dos. Y así fue como nos encon­tra­mos. Veo en él la posi­bi­li­dad de que todo esto sea encau­sa­do de una mane­ra más humana.

— Al final de uno de los vídeos que se difun­die­ron se escu­cha un cán­ti­co que dice “refor­ma agra­ria por la jus­ti­cia social”.

— Mirá, lo que yo pien­so no es de aho­ra. Cuan­do era perio­dis­ta estu­ve en con­tac­to con las muje­res agro­pe­cua­rias en lucha. Mi incli­na­ción por la refor­ma agra­ria vie­ne des­de hace mucho tiem­po atrás. Siem­pre sub­es­ti­ma­ron mis ideas. Si no sos empre­sa­rio ruti­lan­te, devo­ra­dor, si no usás el dine­ro para mul­ti­pli­car­lo y lle­nar los bol­si­llos de unos pocos, para ellos no cali­fi­cás. Así tra­tan a quie­nes pien­san dis­tin­to. Así tra­tan a las muje­res tam­bién. Tam­po­co es sólo con­mi­go. Una mujer para ellos es alguien infe­rior. Eso es lo que viví siem­pre en las mesas fami­lia­res. Cata­lo­gan a la mujer como algo que no sir­ve, que no tie­ne capa­ci­dad, que no pue­de tener ideas pro­pias, ni un pro­yec­to ni lle­var­lo a cabo. Yo pien­so que el cam­po tie­ne que gene­rar sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Hoy el 50% de los chi­qui­tos que se atien­den en el Garraham por cán­cer son de Entre Ríos. Con el Pro­yec­to Arti­gas vamos a gene­rar ali­men­tos. Sanos y a pre­cios jus­tos, que nada ten­gan que ver con lo que hacen los super­mer­ca­dos, eso es un robo. Para mí no pue­de haber un chi­qui­to de la mis­ma ciu­dad que coma y otro que no. Una per­so­na que ten­ga techo y otra no. Una que ten­ga frío y no. Por eso yo abra­zo la idea de pan techo y tra­ba­jo para todos.

— ¿Qué podés decir­nos de esta expe­rien­cia de vivir jun­to a otros com­pa­ñerxs del Pro­yec­to Artigas?¿Cómo es la convivencia?

— Para mí no es una expe­rien­cia nue­va esto de la vida comu­ni­ta­ria. Y tam­po­co es una deci­sión de un día para otro. Me pre­gun­tan mucho si yo me adap­té pero lo que quie­ro decir es que mis com­pa­ñe­ros me acep­ta­ron a mí tam­bién. Y nos res­pe­ta­mos. Cada uno tie­ne sus cos­tum­bres, sus for­mas y ellos tam­bién com­pren­den las mías. Eso para mí es muy impor­tan­te. Tam­bién via­jé mucho. Estu­ve en con­tac­to con muchas cul­tu­ras dife­ren­tes. Hice acción huma­ni­ta­ria en Áfri­ca, en la India. Fue­ron via­jes que hice duran­te los años noven­ta. Por supues­to que no eran bien vis­tos por mi fami­lia. Ellos pre­fe­rían que vaya a Nue­va York o esté via­jan­do por con­fe­ren­cias. Para ellos era incó­mo­do que yo car­gue con una mochi­la livia­na, con un solo par de zapa­tos, ropa sen­ci­lla y en una misión huma­ni­ta­ria. ¿Qué vas a esos luga­res a per­der el tiem­po? Me decían, como si fue­ra una cau­sa per­di­da. Eso siem­pre fue en mí una cons­tan­te. Siem­pre tuve esa empa­tía. Siem­pre estu­ve del otro lado, tra­tan­do de soli­da­ri­zar­me con quie­nes que­dan fue­ra del sis­te­ma, con quie­nes no tie­nen acce­so a este sis­te­ma impues­to. Y este es otro tipo de vida, lindísima.



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *