Puer­to Rico. Crí­me­nes de odio

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de octu­bre de 2020.

Se dijo que entró en el baño de muje­res de McDonald’s en el pobla­do de Toa Baja, al oes­te de Puer­to Rico. Lle­va­ba, como siem­pre, su fal­da cor­ta, sus pan­ti­me­dias raí­das y ese velo impro­vi­sa­do de toque más feme­nino, que le cubría la cabe­lle­ra rebel­de. Algu­nos ima­gi­na­ron cosas y lla­ma­ron a la poli­cía que acu­dió. Dije­ron que había un hom­bre dis­fra­za­do de mujer y ellas se sen­tían incó­mo­das. La foto de Ale­xa en el res­tau­ran­te reco­rrió las redes socia­les con comen­ta­rios dis­cri­mi­na­to­rios y la Poli­cía no acla­ró el hecho cuan­do la dejó ir.

Al ama­ne­cer del siguien­te día, el cuer­po acri­bi­lla­do a bala­zos de Ale­xa Neu­li­sa Luciano Ruiz, de 28 años, apa­re­ció en un des­cam­pa­do cuan­do ape­nas comen­za­ba el fatí­di­co año 2020. Ale­xa era una mujer trans­gé­ne­ro, negra, con sín­to­mas de algu­na enfer­me­dad men­tal, ino­fen­si­va y sin hogar.
Réquiem por Ale­xa y Michelle

Los ase­si­nos, pre­sun­ta­men­te muy jóve­nes, gra­ba­ron todo mien­tras la ata­ca­ban. Ale­xa solo que­ría dor­mir en la tien­da de lona, mien­tras la aco­sa­ban y enfo­ca­ban con el celular.

El video comen­zó a cir­cu­lar en las redes socia­les, difun­di­do por los pro­pios agre­so­res y el mor­bo con­ti­nuó por medios locales.

Con 28 años, Ale­xa Neu­li­sa Luciano Ruiz, apa­re­ció ase­si­na­da en un des­cam­pa­do. Fuen­te: Mya Pagán

Las imá­ge­nes son par­te de la evi­den­cia de la Divi­sión de Crí­me­nes Ciber­né­ti­cos de la Poli­cía de Puer­to Rico, que al momen­to, lo inves­ti­ga­ban como un ase­si­na­to y no un de cri­men de odio.

Por su par­te, el cadá­ver de Miche­lle Ramos Var­gas, una mujer trans­gé­ne­ro, fue halla­do con heri­das de bala el duran­te el 1 de octu­bre del 2020. La muer­te de la estu­dian­te de enfer­me­ría, de 33 años. 

De enero a octu­bre, las auto­ri­da­des de Puer­to Rico han repor­ta­do 33 ase­si­na­tos de muje­res, lo que aumen­ta el cri­men, pro­por­cio­nal y lamen­ta­ble­men­te res­pec­to a 2019. Este año suman 384 muer­tes violentas.

“El odio es la raíz y motor en nues­tra sociedad”

“Esta situa­ción de vio­len­cia y de odio está fue­ra de con­trol. Puer­to Rico se ha con­ver­ti­do en tie­rra odian­te, don­de por ser de una comu­ni­dad disi­den­te, tu vida está en cons­tan­te peli­gro. Por amar de mane­ra dife­ren­te, pue­des apa­re­cer muer­to en cual­quier para­je. Vivo en cons­tan­te terror. Como pan­se­xual, espo­sa de un hom­bre de expe­rien­cia tran­se­xual y madre de un hom­bre tran­se­xual tam­bién, pen­sar que los pue­dan vio­len­tar de cual­quier mane­ra me ate­rra” afir­ma en entre­vis­ta para la pla­ta­for­ma mul­ti­es­ta­tal tele­SUR, la escri­to­ra May­ra-Lala- Gon­zá­lez Rodríguez.

Si bien la socie­dad civil se mani­fies­ta, ¿cuá­les con­si­de­ras serán los pasos a seguir, para dete­ner la violencia?

-May­ra Gon­zá­lez Rodrí­guez: “Lo pri­me­ro es decla­rar un esta­do de emer­gen­cia. Que el esta­do tome acción posi­ti­va escla­re­cien­do los crí­me­nes de vio­len­cia sin nin­gu­na impu­ni­dad. Tene­mos que imple­men­tar la edu­ca­ción con pers­pec­ti­va de géne­ro, des­de el núcleo fami­liar. Todos tene­mos que hacer­nos res­pon­sa­bles de este pro­ce­so de des­man­te­la­ción y rees­truc­tu­ra­ción de nues­tra fami­lia y por ende de la socie­dad que con­for­ma­mos. Nues­tros niños nece­si­tan una matria dife­ren­te a la que vivi­mos, segu­ra, libre de odios, inclu­si­va y sobre todo digna”.

-¿Cuál es la res­pon­sa­bi­li­dad del Gobierno fren­te a esta ola de crímenes?

“El Gobierno tie­ne que asu­mir su rol sin impu­ni­dad. Tie­ne que dejar sus agen­das de lucro y prio­ri­zar las vidas de aque­llos que tam­bién somos par­te del pue­blo. El Gobierno tie­ne que tra­ba­jar para noso­tros, por noso­tros y con nosotros”.

El reco­no­ci­do actor Víc­tor Ali­cea ana­li­za el tema para tele­SUR: “Nece­si­ta­mos un esta­do de emer­gen­cia nacio­nal, no una aler­ta en rela­ción a los ase­si­na­tos de las muje­res, inclu­yen­do las muje­res trans. Es nece­sa­ria la edu­ca­ción con pers­pec­ti­va de géne­ro, por­que hay una gene­ra­ción que se está que­dan­do atrás por res­pon­sa­bi­li­dad del Gobierno»

Ali­ce des­ta­ca que, inclu­so, no quie­ren deba­tir y mejo­rar la edu­ca­ción sexual: «En Puer­to Rico, hay mucho fun­da­men­ta­lis­ta den­tro de la polí­ti­ca y mucho polí­ti­co por bus­car el voto, con posi­cio­nes retró­gra­das. En con­tras­te, admi­ro a las femi­nis­tas con sus pro­tes­tas. Son unas bravas”.

A jui­cio del escri­tor, la situa­ción de vio­len­cia en gene­ral va en aumen­to y ha divi­do a la opi­nión públi­ca entre los que no se dejan guiar por la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca y los que, como zom­bis, repi­ten lo que dicen los pro­gra­mas con enfo­que misó­gino, xeno­fó­bi­co y homofóbico.

La salud men­tal en Puer­to Rico no es muy bue­na que diga­mos y como no es tan­gi­ble, no se ocu­pan de ello, con­fie­sa Ali­cea. “Ade­más, súma­le los miles de puer­to­rri­que­ños sin hogar. El hura­cán María des­ta­pó la pobre­za escon­di­da y tam­bién los tem­blo­res de tie­rra, que aún tie­nen a la gen­te en las calles. Segui­do lle­gó la pan­de­mia, que aca­bó de colap­sar a la eco­no­mía”, aseguró. 

“Si a eso le sumas un machis­ta ence­rra­do ante esa impo­ten­cia, sin herra­mien­tas emo­cio­na­les, es enton­ces cuan­do explo­tan con­tra la mujer. En fin, la colo­nia está en su peor momen­to. Aquí ves la men­ta­li­dad del colo­ni­za­do, que apo­ya al agre­sor y le tira al que lucha”, con­clu­yó Alicea.

Lo que hay es un silen­cio ensor­de­ce­dor, ante la epi­de­mia homo­fó­bi­ca y trans­fó­bi­ca, por par­te del Gobierno, cri­ti­có tem­pra­na­men­te en su pági­na ofi­cial, el acti­vis­ta de dere­chos huma­nos, Pedro Julio Serrano.

“Da ver­güen­za que ‑la gober­na­do­ra- Wan­da Váz­quez, con­vo­que a un gru­po para reabrir las igle­sias mien­tras igno­ra y se man­tie­ne calla­da ante la epi­de­mia de vio­len­cia homo­fó­bi­ca y trans­fó­bi­ca que nos azo­ta. Mien­tras igno­ran esta epi­de­mia de vio­len­cia machis­ta y homo­fó­bi­ca, la legis­la­tu­ra se empe­ña en apro­bar un Códi­go Civil que pre­ten­de qui­tar­le dere­chos a las muje­res y la gen­te LGBTTIQ+. Este es el col­mo de la inso­len­cia” apun­tó Serrano.

El por­ta­voz de Puer­to Rico Para [email protected] cree que “este Gobierno no tan solo igno­ra la vio­len­cia que nos ase­si­na, sino que le echan leña al fue­go para que nos sigan ata­can­do. El pre­ten­der qui­tar­nos dere­chos adqui­ri­dos es dar­les licen­cia a nues­tros ata­can­tes a que con­ti­núen vio­len­tán­do­nos. Bas­ta ya”.

El Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos con­si­de­ra a Puer­to Rico como una de las 17 juris­dic­cio­nes en las que exis­ten leyes con­tra los crí­me­nes de odio, pero “no se requie­re la reco­pi­la­ción de datos” con tal impugnación.

Tras los ase­si­na­tos de las muje­res trans­gé­ne­ro, Sere­na Ange­li­que Veláz­quez y Lay­la Peláez, cuyos cuer­pos fue­ron cal­ci­na­dos, se abrió una puer­ta para que se defien­da a las víc­ti­mas de crí­me­nes por su orien­ta­ción sexual o iden­ti­dad de géne­ro. Los pre­sun­tos ase­si­nos enfren­tan cua­tro car­gos por car­jac­king que desem­bo­ca­ron en el ase­si­na­to y el uso de un arma de fue­go duran­te la comi­sión de un deli­to violento.

“La mayo­ría de los ase­si­na­tos en con­tra de la gen­te LGBTTIQ+ son crí­me­nes de odio”, expre­só el acti­vis­ta Pedro Julio Serrano.

“El ase­si­na­to es la mani­fes­ta­ción más horren­da y vio­len­ta del dis­cri­men y el pre­jui­cio en con­tra de la orien­ta­ción sexual e iden­ti­dad de géne­ro de las víc­ti­mas. Todo comien­za con un epí­te­to, una bur­la, un recha­zo y va cre­cien­do esa for­ma de dis­cri­mi­nar has­ta lle­gar al ata­que emo­cio­nal, el aco­so, la ame­na­za, el ata­que, las heri­das y el ase­si­na­to. Este odio tie­ne que parar ya en Puer­to Rico. La gen­te LGBTTIQ+ somos tan puer­to­rri­que­ños como los demás, tan seres huma­nos como los demás, tan dig­nos como los demás”, insistió.

La otra epidemia

Otra mani­fes­ta­ción silen­cio­sa que ava­sa­lla a las muje­res y que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) deno­mi­na “vio­len­cia de pare­ja,” es cono­ci­da entre los más de 3.600.000 habi­tan­tes de Puer­to Rico, como “vio­len­cia doméstica”.

La mayo­ría de las agre­sio­nes ocu­rri­das den­tro de una rela­ción ínti­ma no se repor­tan o ni que­dan regis­tra­das en la Poli­cía. De hecho, solo una quin­ta par­te de las vio­la­cio­nes, una cuar­ta par­te de las agre­sio­nes físi­cas y la mitad de los ace­chos per­pe­tra­dos con­tra muje­res son repor­ta­das, según el estu­dio esta­dou­ni­den­se ‘Mag­ni­tud de la vio­len­cia de pare­ja: Una mira­da al sig­ni­fi­ca­do y a las estadísticas’.

Lla­ma la aten­ción que, de acuer­do a los regis­tros de la Poli­cía ‑fuen­te pri­ma­ria de datos sobre vio­len­cia y ase­si­na­tos en la isla -, el 36.7 por cien­to de los ase­si­na­tos de muje­res son pro­duc­to de la “vio­len­cia domés­ti­ca”, un 35.8 por cien­to se debe a “cau­sas des­co­no­ci­das” y el 7.6 por cien­to son cata­lo­ga­dos como “crí­me­nes pasio­na­les” y “peleas”.

La vio­len­cia sexual y la vio­len­cia infli­gi­da por la pare­ja tien­den a aumen­tar a raíz de los desas­tres natu­ra­les, debi­do a los altos nive­les de estrés, la difi­cul­tad para aten­der las nece­si­da­des bási­cas y el colap­so de las redes de apo­yo social, refie­re la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud.

Hay muchos casos de vio­len­cia domés­ti­ca que no se iden­ti­fi­can como tal por la Poli­cía, por­que no ocu­rren entre per­so­nas que con­vi­ven en la mis­ma casa o por­que las víc­ti­mas no saben qué tipo de agre­sio­nes pue­den ser con­si­de­ra­das como vio­len­cia doméstica.

Enton­ces, las esta­dís­ti­cas no refle­jan la reali­dad. Por ejem­plo, según la Encues­ta de la Comu­ni­dad, el 72 por cien­to de las muje­res bajo el nivel de pobre­za en Puer­to Rico, que parie­ron en 2009, no esta­ban casa­das. Si el mal­tra­ta­dor no con­vi­ve con ellas, no lo consignan.

Hay diver­gen­cia en la reco­pi­la­ción de datos de las tres agen­cias encar­ga­das: la Ofi­ci­na de la Pro­cu­ra­do­ra de las Muje­res, la Poli­cía y los tri­bu­na­les. “Las esta­dís­ti­cas de las tres agen­cias no coin­ci­den, por­que no tie­nen un sis­te­ma inte­gra­do”, dijo Ama­ri­lis Pagán Jimé­nez, direc­to­ra eje­cu­ti­va de Pro­yec­to Matria.

En Puer­to Rico, los meca­nis­mos de denun­cia no siem­pre pro­te­gen con­tra la vio­len­cia de géne­ro. Fuen­te: Doel Vazquez

El Depar­ta­men­to de la Poli­cía de Puer­to Rico tie­ne ante­ce­den­tes de no repor­tar casos de vio­len­cia con­tra las muje­res. En 2011, el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia Fede­ral des­cu­brió que la Poli­cía no esta­ba denun­cian­do la agre­sión sexual y la vio­len­cia domés­ti­ca, refie­re la inves­ti­ga­ción del Arthur L. Car­ter Jour­na­lism Ins­ti­tu­te de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York.

El pro­to­co­lo ha sido esta­ble­ci­do por la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud. El enfo­que con­tra la vio­len­cia de géne­ro debe fun­cio­nar si se arti­cu­lan a nivel local: las redes comu­ni­ta­rias, edu­ca­cio­na­les, orga­ni­za­cio­nes de apo­yo, sis­te­mas lega­les ‑Poli­cía, jue­ces- y de salud.

Es fre­cuen­te que los médi­cos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be ‑don­de el diag­nós­ti­co de vio­len­cia es cada vez más alar­man­te- se den cuen­ta del mal­tra­to que sufren muchas muje­res, de manos de sus com­pa­ñe­ros ínti­mos. Aun así, no saben cómo lidiar con algo tan gra­ve, fue­ra de su competencia.

Emer­gen­cia

Las Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das defi­ne la vio­len­cia con­tra la mujer ‑váli­do para cual­quier ser humano- como “todo acto de vio­len­cia de géne­ro que resul­te, o pue­da tener como resul­ta­do un daño físi­co, sexual o psi­co­ló­gi­co, inclu­si­ve las ame­na­zas de tales actos, la coac­ción o la pri­va­ción arbi­tra­ria de liber­tad, tan­to si se pro­du­cen en la vida públi­ca como en la privada”.

Des­de el 2018, acti­vis­tas de orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas como Pro­yec­to Matria y Taller Salud, Colec­ti­va Femi­nis­ta en Cons­truc­ción y Coor­di­na­do­ra Paz para la Mujer le han pedi­do al Gobierno de Puer­to Rico que decla­re un esta­do de emer­gen­cia por la cri­sis de vio­len­cia de género.

El esta­do de emer­gen­cia per­mi­ti­ría dis­po­ner de más fon­dos públi­cos, para que las agen­cias guber­na­men­ta­les prio­ri­cen la crisis.

Des­de el pasado15 de mar­zo, la gober­na­do­ra de la isla esta­ble­ció una cua­ren­te­na y un toque de que­da para evi­tar la pro­pa­ga­ción del coronavirus.

Mien­tras, en abril se reve­ló un 10 por cien­to menos que­re­llas por vio­len­cia domés­ti­ca que duran­te el mis­mo perío­do en el 2019. Sin embar­go el silen­cio ate­rra, cuan­do el gri­to de auxi­lio no se escu­cha y en la prác­ti­ca, la vio­len­cia de géne­ro aumen­ta y alcan­za maca­bras expresiones.

Fuen­te: Telesur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *