Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Octu­bre revo­lu­cio­na­rio y guerrillero

Por Jor­ge Arrea­za Mon­tse­rrat. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de octu­bre de 2020.

La his­to­ria de la huma­ni­dad ha teni­do un sin­fín de pro­pues­tas sobre lo que sig­ni­fi­ca el con­cep­to de jus­ti­cia en las rela­cio­nes huma­nas. Esto deter­mi­na el sen­ti­do de la socie­dad. Cuan­do Aris­tó­te­les defi­nía al ser humano como un ani­mal polí­ti­co –poli­ti­kón zóion– lo hacía atri­bu­yén­do­le la cua­li­dad de la razón –logos-, lo cual a su vez per­mi­tía dife­ren­ciar lo ven­ta­jo­so de lo per­ju­di­cial, y por ello tam­bién lo jus­to y lo injus­to. Esta diser­ta­ción ele­men­tal es la base de la polí­ti­ca como ejer­ci­cio del deba­te para la cons­truc­ción de la sociedad.

Las comu­ni­da­des se apro­xi­man a la idea de jus­ti­cia y defi­nen los ele­men­tos que dan sopor­te a los prin­ci­pios para las rela­cio­nes entre sus inte­gran­tes. Así vemos cómo la socie­dad libe­ral moder­na esta­ble­ce como valor axio­ló­gi­co la liber­tad de los indi­vi­duos para la pro­pie­dad y la acu­mu­la­ción, aun­que la voca­ción ili­mi­ta­da e inevi­ta­ble de este prin­ci­pio per­ju­di­que al res­to de la socie­dad. Esta es una for­ma de ver el mun­do, pero no la única.

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na se reco­no­ce en el sen­ti­do de la igual­dad y la pro­tec­ción de las gran­des mayo­rías, en la nece­si­dad de luchar con­tra la vora­ci­dad del capi­ta­lis­mo (que a su vez dis­mi­nu­ye la dig­ni­dad de aque­llos que no per­te­ne­cen al redu­ci­do gru­po que habi­ta en la cús­pi­de del sacro­san­to mer­ca­do). Esta visión la asu­mi­mos como cuer­po polí­ti­co nacio­nal, repre­sen­ta­da en el pen­sa­mien­to y la acción de un hom­bre: Hugo Chá­vez. La entre­ga del Coman­dan­te, su pen­sa­mien­to y ejer­ci­cio polí­ti­co nos per­mi­ten apro­piar­nos con cla­ri­dad de esta idea. La abs­trac­ción teó­ri­ca e idea­lis­ta se mate­ria­li­za en un ser humano con­cre­to con valo­res y accio­nes que no se des­vían ni un milí­me­tro de su pro­pó­si­to. Cohe­ren­te­men­te consecuente.

Octu­bre, en el pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio glo­bal, nos ofre­ce la posi­bi­li­dad de recor­dar la rela­ción dia­ló­gi­ca entre idea y hom­bre. Para el pue­blo vene­zo­lano de hoy, octu­bre nos ilu­mi­na con la vic­to­ria popu­lar del Coman­dan­te Chá­vez del año 2012 y su heroi­ca cam­pa­ña elec­to­ral, a pesar del sufrir de su sobre­ve­ni­da enfer­me­dad. Este épi­co esfuer­zo por man­te­ner la pro­tec­ción de la paz y la sobe­ra­nía de su Patria que­dó plas­ma­da en las foto­gra­fías de aquel inol­vi­da­ble cie­rre de cam­pa­ña bajo un torren­cial agua­ce­ro el 4 de octu­bre de ese año.

Des­de prin­ci­pios del siglo XX, con cada mes de octu­bre, evo­ca­mos, por una par­te, el tras­cen­den­tal momen­to que colo­có como reali­dad la posi­bi­li­dad de un gobierno de las gran­des mayo­rías: la Revo­lu­ción Bol­che­vi­que bajo el man­do de Vla­di­mir Ilich Uliá­nov (Lenin). Y en la dimen­sión del indi­vi­duo-fuer­za, cada 8 de este mes recor­da­mos la ges­ta del hom­bre nue­vo lati­no­ame­ri­cano. Ernes­to Che Gue­va­ra encar­na las prin­ci­pa­les vir­tu­des y sen­ti­mien­tos que mate­ria­li­zan el sue­ño revo­lu­cio­na­rio en Nues­tra América.

El 25 de octu­bre de 1917 ‑de acuer­do al calen­da­rio juliano vigen­te en Rusia para ese tiem­po, 7 de noviem­bre en la lógi­ca tem­po­ral occi­den­tal- la Revo­lu­ción Bol­che­vi­que lide­ra­da por Lenin logra, a tra­vés de una difí­cil lucha por par­te de las cla­ses subal­ter­nas, lle­gar al poder y con­so­li­dar el pri­mer gobierno con­tra­rio a la lógi­ca hege­mó­ni­ca libe­ral bur­gue­sa. La vic­to­ria de los Soviets y el pue­blo ruso colo­ca­ron sobre la pales­tra mun­dial una nue­va for­ma de ver el gobierno y, muy espe­cial­men­te, la dis­tri­bu­ción de los recur­sos que com­po­nían la rique­za gene­ral de la nación: el núcleo de la lucha de clases.

Lenin lide­ró la Revo­lu­ción Bol­che­vi­que en 1917 (Foto: Archivo)

Lenin colo­ca­ba el deba­te en tér­mi­nos prác­ti­cos, en el con­trol sobre los medios de pro­duc­ción que gene­ra bie­nes, ser­vi­cios y rique­zas para todo el país. El líder sovié­ti­co luchó con­tra la idea natu­ra­li­za­da que esta­ble­cía que la bur­gue­sía debía diri­gir el Esta­do y la eco­no­mía, por­que son sus miem­bros los úni­cos capa­ci­ta­dos para ello. Así sur­gía una nue­va for­ma de abor­da­je de la cosa públi­ca, que impli­ca un auto-reco­no­ci­mien­to del pue­blo y la cla­se tra­ba­ja­do­ra como garan­tes de una nue­va dis­po­si­ción en la socie­dad. Nos dice Lenin:

«Una de las más impor­tan­tes tareas, si no la más impor­tan­te, de la hora pre­sen­te con­sis­te en desa­rro­llar todo lo posi­ble esa libre ini­cia­ti­va de los obre­ros y de todos los tra­ba­ja­do­res y explo­ta­dos en su obra crea­do­ra de orga­ni­za­ción. Hay que des­ha­cer a toda cos­ta el vie­jo pre­jui­cio absur­do, sal­va­je, infa­me y odio­so, según el cual sólo las lla­ma­das ‘cla­ses supe­rio­res’, sólo los ricos o los que han pasa­do por la escue­la de los ricos, pue­den admi­nis­trar el Esta­do, diri­gir, en el terreno de la orga­ni­za­ción, la cons­truc­ción de la socie­dad socialista (…)

«Es nece­sa­rio luchar con­tra la vie­ja cos­tum­bre de con­si­de­rar la medi­da del tra­ba­jo y los medios de pro­duc­ción des­de el pun­to de vis­ta del hom­bre escla­vi­za­do que se pre­gun­ta cómo podrá liber­tar­se de un peso suple­men­ta­rio, cómo podrán qui­tar algo a la bur­gue­sía. Los obre­ros avan­za­dos y cons­cien­tes han comen­za­do ya esta lucha y res­pon­den vigo­ro­sa­men­te a los ele­men­tos adve­ne­di­zos, que han acu­di­do a las fábri­cas en núme­ro par­ti­cu­lar­men­te gran­de duran­te la gue­rra, y que que­rrían tra­tar la fábri­ca, que per­te­ne­ce al pue­blo, que ya es pro­pie­dad del pue­blo, como antes, úni­ca­men­te con el cri­te­rio de ‘sacar el mayor pro­ve­cho y mar­char­se’. Cuán­to hay de cons­cien­te, hon­ra­do y refle­xi­vo entre los cam­pe­si­nos y en las masas tra­ba­ja­do­ras que se alza­rá en esa lucha al lado de los obre­ros avanzados».

Pode­mos cri­ti­car múl­ti­ples pro­ce­sos, polí­ti­cas y des­via­cio­nes de la super­es­truc­tu­ra de la URSS, pero sería absur­do negar que su pro­pues­ta de cons­truc­ción polí­ti­ca y social se diri­gió al cora­zón de las nece­si­da­des de las gran­des mayo­rías. Esto no es pro­pa­gan­da. Si se hace una rigu­ro­sa revi­sión de los indi­ca­do­res que refle­jan el bien­es­tar humano, resul­ta evi­den­te que la expec­ta­ti­va de vida de sus ciu­da­da­nos estu­vo siem­pre por enci­ma de la media mun­dial, en tal sen­ti­do se pue­de com­pro­bar que dis­mi­nu­ye­ron las muer­tes infan­ti­les, y se incre­men­tó la media en la talla de sus habi­tan­tes; en mate­ria edu­ca­ti­va se redu­je­ron los nive­les de anal­fa­be­tis­mo, aumen­tan­do los nive­les de pobla­ción esco­la­ri­za­da; en cuan­to a ali­men­ta­ción, la inges­ta caló­ri­ca y de pro­teí­nas per cápi­ta eran muy supe­rio­res a las esta­dís­ti­cas pre­sen­ta­das por el blo­que occi­den­tal y final­men­te dis­mi­nu­ye­ron los nive­les de des­igual­dad, la dis­tri­bu­ción de la rique­za fue mucho más equi­ta­ti­va entre sus habitantes.

Para revi­sar a fon­do estos ele­men­tos que esbo­za­mos some­ra­men­te, reco­men­da­mos revi­sar el siguien­te tra­ba­jo sobre «El nivel de vida en la Unión Sovié­ti­ca«. Allí se com­prue­ba, en deta­lle, que el enfo­que del gobierno socia­lis­ta se diri­ge a satis­fa­cer las nece­si­da­des fun­da­men­ta­les de la gente.

Estos hechos incues­tio­na­bles se con­fi­gu­ran como una ame­na­za para el sis­te­ma capi­ta­lis­ta que ope­ra des­de la ace­ra con­tra­ria: vela por los intere­ses de los más pode­ro­sos, afian­za el sis­te­ma de des­igual­dad jus­ti­fi­cán­do­lo a tra­vés de la pere­gri­na idea del dar­wi­nis­mo social, pro­mue­ve la acu­mu­la­ción des­pro­por­cio­na­da, gene­ran­do ham­bre y mise­ria para las gran­des mayo­rías de la socie­dad, tra­ta a sec­to­res fun­da­men­ta­les para la vida como la salud, la edu­ca­ción y la ali­men­ta­ción como una mer­can­cía, y un lar­go etcé­te­ra de bar­ba­ri­da­des que nie­gan a la huma­ni­dad en favor del mer­ca­do. El capi­ta­lis­mo es el Caín de la her­man­dad humana.

La res­pues­ta del capi­ta­lis­mo y el blo­que hege­mó­ni­co occi­den­tal fue y es arre­me­ter con­tra el con­tra­mo­de­lo a tra­vés de la men­ti­ra, la des­in­for­ma­ción y la pro­pa­gan­da insi­dio­sa sobre la insis­ten­te y evi­den­te bús­que­da de la jus­ti­cia en aque­lla inci­pien­te expe­rien­cia socia­lis­ta. Todo el sis­te­ma comu­ni­ca­cio­nal impe­ria­lis­ta ‑el cine, la tele­vi­sión, la pren­sa, la opi­nión publi­ca­da- se puso al ser­vi­cio del des­pres­ti­gio de una alter­na­ti­va que pro­cu­ra­ba un mun­do más jus­to, a tra­vés de un ser humano cons­cien­te y solidario.

Las medias ver­da­des, la ela­bo­ra­ción de mitos des­pro­por­cio­na­dos, la fal­si­fi­ca­ción de datos, son ejer­ci­cio coti­diano en la fábri­ca cor­po­ra­ti­va de la mediá­ti­ca capi­ta­lis­ta. El derrum­be del blo­que sovié­ti­co, como con­se­cuen­cia de sus pro­pios erro­res y de la con­fron­ta­ción en el terreno com­pe­ti­ti­vo del enemi­go duran­te la Gue­rra Fría, no detu­vo la maqui­na­ria de difa­ma­ción, que ha para­do has­ta el día de hoy. La idea de un mun­do de igual­dad entre todos los seres huma­nos ate­rra a los posee­do­res del capi­tal mundial.

Otro hito de octu­bre, se posa sobre Ernes­to Gue­va­ra de la Ser­na como refe­ren­te de la dig­ni­dad y la cohe­ren­cia entre pala­bra y acción. Cuan­do Fidel Cas­tro lo pro­pu­so como arque­ti­po y ejem­plo del hom­bre nue­vo, no lo hizo a la lige­ra. Su tesis se sopor­ta­ba en una vida rec­ta y con­se­cuen­te. Su espí­ri­tu de lucha y sacri­fi­cio es la mues­tra para todos aque­llos que bus­ca­mos cons­truir un mun­do más jus­to, de igual­dad y feli­ci­dad. Es la otra dimen­sión de la uto­pía revo­lu­cio­na­ria, aque­lla que toma como refe­ren­cia la emu­la­ción de un suje­to que encar­na sus prin­ci­pa­les virtudes.

Ernes­to Che Gue­va­ra leyen­do en el Con­go en 1965 (Foto: Cen­tro de Estu­dios Che Guevara)

Si hay algo que carac­te­ri­za al Che es su inque­bran­ta­ble com­pro­mi­so y cons­tan­cia por la cau­sa revo­lu­cio­na­ria. En el libro de Igna­cio Ramo­net, 100 horas con Fidel, el líder de la Revo­lu­ción Cuba­na, ami­go, jefe y cama­ra­da de Ernes­to, refle­ja­ba esa cua­li­dad que lo lle­va­ba a enfren­tar cual­quier tarea, así fue­ra impo­si­ble para su per­so­na. En su memo­ria, rela­ta un ejer­ci­cio de pre­pa­ra­ción que hacían en Méxi­co cuan­do se entre­na­ban para la acción gue­rri­lle­ra y que con­sis­tía en subir a la cima del Popo­ca­té­petl, a más de 5 mil metros de altu­ra y con nie­ves per­pe­tuas. El Che era asmá­ti­co y esa misión era inal­can­za­ble para su enti­dad. Así rela­ta Fidel:

«Nun­ca lle­ga­ba arri­ba, nun­ca lle­gó a la cima del Popo­ca­té­petl. Pero vol­vía a inten­tar de nue­vo subir, y se habría pasa­do toda la vida inten­ta­do subir el Popo­ca­té­petl, hacía un esfuer­zo heroi­co, aun­que nun­ca alcan­za­ra aque­lla cum­bre. Usted ve el carác­ter. Da la idea de la for­ta­le­za espi­ri­tual, de su cons­tan­cia, una de sus características».

Su ase­si­na­to en la sel­va boli­via­na se pro­du­jo des­de los labo­ra­to­rios de la CIA como arma de disua­sión con­tra a la fie­bre revo­lu­cio­na­ria que se rega­ba por la pra­de­ra lati­no­ame­ri­ca­na. Nue­va­men­te apa­re­ció la infa­mia con­tra la ima­gen del gue­rri­lle­ro heroi­co, pro­cu­ran­do soca­var su ima­gen sub­ver­si­va e impo­lu­ta con los más des­tem­pla­dos argu­men­tos ena­je­na­dos de la ver­dad. Pero como dijo el Che: «Don­de quie­ra que la muer­te nos sor­pren­da, bien­ve­ni­da sea siem­pre que nues­tro gri­to de gue­rra haya sido escuchado».

El efec­to fue total­men­te el con­tra­rio: el sacri­fi­cio y la ima­gen inco­rrup­ti­ble del Che se con­vir­tie­ron en un sen­de­ro de reafir­ma­ción de la con­vic­ción de los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos en la bús­que­da de la jus­ti­cia y la igual­dad. Sus dis­cur­sos de fue­go inex­tin­gui­ble por la dig­ni­dad de los pue­blos, el ejem­plo de cohe­ren­cia entre su pala­bra y acción, for­man par­te de la tra­di­ción liber­ta­ria del con­ti­nen­te, es par­te del com­bus­ti­ble que sos­tie­ne nues­tra lucha.

Para la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y los pro­ce­sos de libe­ra­ción uni­ver­sa­les, octu­bre es tiem­po de refle­xión y cele­bra­ción de la espe­ran­za. Los pro­yec­tos socia­lis­tas del siglo XXI deben mar­car el futu­ro. El empe­ño deter­mi­nis­ta del libe­ra­lis­mo por poner­le fin a la evo­lu­ción de la con­cien­cia huma­na es inú­til. No se tra­ta sola­men­te de que no todo está dicho, sino más bien que casi todo está por decir­se y crear­se en la nue­va huma­ni­dad, la de las muje­res y los hom­bres nue­vos que soñó el Che.

Se aso­ma hoy un pro­fun­do cam­bio de épo­ca. Depen­de­rá del resul­ta­do de esta eta­pa de la pug­na entre la opre­sión y la libe­ra­ción, la huma­ni­dad y las cor­po­ra­cio­nes, la flor y el arma nuclear, la vida y la muer­te, la son­ri­sa y la nada. La lucha de cla­ses, como el tiem­po, no se detie­ne, al menos no por aho­ra. Para­fra­sean­do al Liber­ta­dor: espe­ra­mos mucho de esa lucha defi­ni­ti­va y sus tiem­pos: su inmen­so vien­tre, lleno de con­tra­dic­cio­nes vir­tuo­sas, con­tie­ne más espe­ran­zas y vic­to­rias por venir, que suce­sos pasa­dos y derro­tas; y esta­mos segu­ros que sus pro­di­gios futu­ros deben ser muy supe­rio­res a los pretéritos.

¡Siem­pre venceremos!

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *