Perú. Lobby y mine­ría salvaje

Jor­ge Chá­vez Álva­rez/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de octu­bre de 2020

Des­de las cul­tu­ras pre-incas Perú ha sido siem­pre país mine­ro y sabi­do es de la repu­tación inter­na­cio­nal que se había gana­do el Tahuan­tin­su­yo por ser el rei­no del oro, has­ta tal pun­to que fue la expec­ta­ti­va de vol­ver­se ricos y no otra cosa lo que en mayo de 1527 ani­mó a los así lla­ma­dos “Tre­ce caba­lle­ros de la isla del Gallo”, a optar por acom­pa­ñar la expe­di­ción de Fran­cis­co Piza­rro de con­quis­ta del Impe­rio Inca, tras dos años y medio de via­jes hacia el sur sopor­tan­do todo tipo de penu­rias que hizo que la mayo­ría de sus hues­tes desertaran.

Si bien en la épo­ca pre-incai­ca la acti­vi­dad mine­ra no esta­ba orga­ni­za­da y cual­quier indi­vi­duo podía dedi­car­se a la extrac­ción del mine­ral y poseer­lo sin res­tric­ción algu­na, en el inca­na­to el Inca ins­tau­ró una admi­nis­tra­ción mine­ra suje­ta a nor­mas estric­tas. El tra­ba­jo mine­ro y meta­lúr­gi­co se orga­ni­zó en cate­go­rías y hubo fis­ca­li­za­ción y vigi­lan­cia del cum­pli­mien­to de las nor­mas y de la segu­ri­dad del pro­duc­to resultante.

En el inca­na­to la explo­ta­ción del oro fue una de las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas prin­ci­pa­les, para lo cual desa­rro­lla­ron una inge­nie­ría sub­te­rrá­nea y la extrac­ción en zonas super­fi­cia­les, apli­can­do méto­dos racio­na­les que bus­ca­ban mini­mi­zar la con­ta­mi­na­ción de las aguas, con espe­cial con­si­de­ra­ción por la reduc­ción del mer­cu­rio, dado que sabían que era dañino para la salud.

El metal sólo podía ser extraí­do en áreas asig­na­das de explo­ta­ción y en perío­dos de extrac­ción estric­tos, con tur­nos de tra­ba­jo y metas de ‘logros espe­ra­dos’. Se daba potes­tad de pro­pie­dad de los recur­sos obte­ni­dos, en corres­pon­den­cia a que se apli­que una racio­na­li­dad en su explo­ta­ción y a que el pro­duc­to se pon­ga a dis­po­si­ción del Inca, en cali­dad de teso­ro reli­gio­so en señal de ado­ra­ción, por ser éste el des­cen­dien­te de Dios.

Los incas demos­tra­ron así que, cuan­do se sigue reglas estric­tas, es posi­ble una explo­ta­ción sos­te­ni­ble que no dañe el ambien­te y que per­mi­ta la con­vi­ven­cia de la mine­ría con la agri­cul­tu­ra y la silvicultura.

Han pasa­do más de 500 años des­de enton­ces y Perú evi­den­te­men­te sigue sien­do un país de voca­ción mine­ra. En bue­na hora que así sea, pues­to que una mine­ría bien lle­va­da y que tri­bu­te debi­da­men­te al fis­co, podría con­ver­tir­se en una palan­ca para finan­ciar la diver­si­fi­ca­ción de la eco­no­mía.
Sin embar­go, para que eso suce­da las reglas de extrac­ción del mine­ral tie­nen que seguir sien­do estric­tas, en cuan­to a lími­tes de extrac­ción, deli­mi­ta­ción de áreas asig­na­das, méto­dos de extrac­ción, etc. Y, ade­más, tie­ne que ser una acti­vi­dad que rin­da tri­bu­tos al fis­co para que esos recur­sos pue­dan ser inver­ti­dos en el apro­ve­cha­mien­to de recur­sos reno­va­bles, para así ase­gu­rar un desa­rro­llo sostenible.

Lamen­ta­ble­men­te en las últi­mas déca­das ha pro­li­fe­ra­do una mine­ría que eva­de de mane­ra sis­te­má­ti­ca las regu­la­cio­nes socia­les y ambien­ta­les, que defo­res­ta y cau­sa ero­sión de sue­los y gene­ra resi­duos con alto con­te­ni­do de sóli­dos en sus­pen­sión que son arro­ja­dos a los ríos.

Se tra­ta de una mine­ría ile­gal y sal­va­je, que no apli­ca pro­ce­sos de segu­ri­dad y es foco de alte­ra­cio­nes del eco­sis­te­ma, pros­ti­tu­ción infan­til y explo­ta­ción infan­til, con niños que son afec­ta­dos seve­ra­men­te en su salud al estar en con­tac­to con el mer­cu­rio y el cianuro.

Perú expor­ta apro­xi­ma­da­men­te 5 millo­nes de onzas al año, de los cua­les más de un millón son expor­ta­cio­nes ile­ga­les. Se esti­ma que esta acti­vi­dad mafio­sa gene­ra anual­men­te uti­li­da­des por US$ 1500 millo­nes y eva­de impues­tos por US$ 500 millones.

Diver­sos estu­dios reve­lan que la mayor par­te de estas expor­ta­cio­nes ile­ga­les ter­mi­nan en Sui­za, don­de se refi­na el 70% del oro del mun­do. Sin embar­go, en los últi­mos años se obser­va que paí­ses veci­nos de Perú, como Boli­via, han aumen­ta­do sus expor­ta­cio­nes de oro, a pesar de pro­du­cir muy poco, lo que sugie­re la idea de que se tra­ta de oro peruano extraí­do en Madre de Dios y des­via­do por con­tra­ban­do hacia Boli­via. Las rutas del oro ile­gal sue­len cam­biar per­ma­nen­te­men­te para evi­tar las interdicciones.

Bue­na par­te de esta mine­ría sal­va­je actúa de mane­ra pre­me­di­ta­da al mar­gen de la ley, usur­pan con­ce­sio­nes y terre­nos de pro­pie­dad pri­va­da o del Esta­do, don­de inter­vie­nen con maqui­na­ria pesa­da y méto­dos tec­ni­fi­ca­dos, mien­tras que otro sec­tor tra­ba­ja sin maqui­na­ria pesa­da. A la mine­ría sal­va­je tec­ni­fi­ca­da no le intere­sa en lo más míni­mo lega­li­zar­se, para no pagar impues­tos y poder defo­res­tar y des­truir comu­ni­da­des sin ate­ner­se a lími­tes. Com­pran la pro­duc­ción de los micro extrac­to­res mine­ros o arte­sa­na­les, quie­nes man­tie­nen una rela­ción de depen­den­cia a tra­vés de la faci­li­ta­ción de insu­mos y dinero.

Aho­ra últi­mo esta mine­ría sal­va­je ha cobra­do más vida que nun­ca, debi­do al alza nota­ble que ha expe­ri­men­ta­do el pre­cio del oro en medio de la pan­de­mia, cir­cuns­tan­cia que la ha enva­len­to­na­do, coin­ci­dien­do con la apa­ri­ción de Her­nan­do de Soto en esce­na ejer­cien­do pre­sión a fin de favo­re­cer sus intereses.

En su mani­fies­to “Con­ga va pero con noso­tros”, De Soto pro­po­ne que el gobierno dero­gue todo el anda­mia­je legal que regu­la la mine­ría infor­mal, y recla­ma que los mine­ros infor­ma­les sean auto­ri­za­dos a inva­dir con­ce­sio­nes mine­ras inac­ti­vas, y que se reduz­ca el pago de impues­tos de la peque­ña mine­ría de 4% a 1.5%.

Inclu­so lle­ga al extre­mo de pro­po­ner la sus­pen­sión del Decre­to Legis­la­ti­vo 1102 dicien­do “que incor­po­ra el deli­to de mine­ría ile­gal en el Códi­go Penal y expo­ne a los mine­ros al aco­so de las auto­ri­da­des públi­cas y de la Poli­cía Nacional”.

Tam­bién quie­re que la mine­ría sal­va­je pue­da tomar pose­sión de todas áreas con­ce­sio­na­das no acti­vas, lo que gene­ra­ría una ola de inva­sio­nes pare­ci­das a las que ha pro­pi­cia­do en las ciu­da­des con sus ben­di­tas titu­la­cio­nes de tie­rras sin pla­nea­mien­to urbano por delan­te. De pros­pe­rar esta pre­sión de De Soto, inclu­so con­ce­sio­nes a car­go de empre­sas for­ma­les podrían ser inva­di­das por mine­ros informales.

Como se da cuen­ta de la mag­ni­tud de su des­pro­pó­si­to tra­tán­do­se de acti­vi­da­des delic­ti­vas que favo­re­cen a mafias de aquí e inter­na­cio­na­les, De Soto se pone una hoja de parra sos­te­nien­do que su pro­pues­ta solo alcan­za a los mine­ros filo­nia­nos[1], no así a los que tra­ba­jan en la mine­ría alu­vial, rea­li­za­da al bor­de de los ríos. Sin embar­go, la mine­ría filo­nia­na tam­bién depre­da, con­ta­mi­na y abu­sa de niños y niñas.

El can­di­da­to De Soto, sépa­se bien, está en con­tra de la tra­di­ción mine­ra incai­ca, de las inter­dic­cio­nes con­tra los mine­ros ile­ga­les y la reme­dia­ción de las áreas des­trui­das por éstos, en con­tra de una mine­ría con ros­tro humano. Y está a favor, no de la liber­tad de empre­sa, sino del liber­ti­na­je y el capi­ta­lis­mo sal­va­je que en nin­gu­na otra par­te del mun­do tie­ne ya asi­de­ro, pero que él está dis­pues­to a ins­tau­rar en el Perú, a san­to de qué. ¿De su preo­cu­pa­ción por los pobres del Perú o los ricos de Suiza?

[1] Idee­le, “¿Y si le hace­mos caso a De Soto?”. Idee­le Revis­ta N° 248. En este mis­mo artícu­lo, Idee­le sugie­re que la Fede­ra­ción Nacio­nal de Peque­ños Mine­ros y Mine­ros Arte­sa­na­les del Perú (Fena­mar­pe) es la orga­ni­za­ción alia­da y base de De Soto; orga­ni­za­ción cues­tio­na­da por usar la pro­tes­ta y cobrar comi­sio­nes para diri­gir­la. Otros alia­dos de De Soto son los due­ños de las plan­tas de tra­ta­mien­to, que cobran lo que quie­ren por sus maqui­las y explo­tan a los micro extrac­to­res, sin dar­les reci­bos por su pagos.

Publi­ca­do en Aler­ta Econónica

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *