Colom­bia. Entre­vis­ta al Coman­dan­te Aure­liano Car­bo­nell, del ELN: «La sali­da es la paz»

Por Gra­cie­la Ramí­rez, (Corres­pon­sa­lía Cuba), Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de octu­bre de 2020.

Fotos: Yai­mi Ravelo/​Video: Sya­ra Sala­do Mas­sip/​Edi­ción web: Lau­ra V. Mor.

Afir­ma en entre­vis­ta exclu­si­va con Resu­men Lati­no­ame­ri­cano el Coman­dan­te Aure­liano Car­bo­nell, del equi­po nego­cia­dor por el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacional.

Al menos 64 masa­cres regis­tra Colom­bia en lo que va de año. Los ase­si­na­tos de líde­res socia­les, de jóve­nes, la vio­la­ción de una niña indí­ge­na por sie­te sol­da­dos del ejér­ci­to o el homi­ci­dio de un abo­ga­do, son ape­nas algu­nos de los hechos más recien­tes que con­mo­cio­nan a un país que, en opi­nión de no pocos, se desan­gra y ve ale­jar­se, cada vez más, el camino del his­tó­ri­co Acuer­do de Paz fir­ma­do en 2016 en La Habana.

Pro­tes­tas popu­la­res, una com­ple­ja situa­ción eco­nó­mi­ca, cer­ca de 862 mil con­ta­gia­dos por la el coro­na­vi­rus SARS-Cov‑2 y alre­de­dor de 26 mil muer­tos a cau­sa de la Covid-19, la enfer­me­dad que pro­vo­ca el peli­gro­so pató­geno, dan for­ma a un con­tex­to sobre el cual con­ver­sa Resu­men Lati­no­ame­ri­cano en exclu­si­va con el coman­dan­te Aure­liano Car­bo­nell, del equi­po nego­cia­dor por el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN).

– ¿Cómo ana­li­za el ELN este panorama?

Ante todo quie­ro sub­ra­yar que el núme­ro de líde­res ase­si­na­dos tras la fir­ma de la Paz ya alcan­za los 1.021, los excom­ba­tien­tes ase­si­na­dos des­pués de la fir­ma de la Paz suman 230 y cuan­do la gen­te sale a pro­tes­tar indig­na­da el 9 de sep­tiem­bre, des­pués del cri­men come­ti­do con el abo­ga­do Javier Ordó­ñez se repor­ta­ron 12 falle­ci­dos por impac­tos de bala de la poli­cía, o sea, en una sola noche ocu­rre otra masa­cre duran­te las mani­fes­ta­cio­nes y reac­cio­nes ante la bru­ta­li­dad de los agen­tes del orden.

Por eso, miran­do lo que vive Colom­bia, lo pri­me­ro es que este gobierno ha rever­ti­do todos los inten­tos que se esta­ban hacien­do para bus­car unos cami­nos de diá­lo­go y de paz, y ha avan­za­do en ese sen­ti­do. Eso expli­ca las masa­cres, los ase­si­na­tos y las muchas situa­cio­nes de mi país.

Lo segun­do es esto, a pesar de las for­mas dic­ta­to­ria­les que vie­ne asu­mien­do este gobierno, hoy hay una gran resis­ten­cia y una diná­mi­ca de lucha en el pue­blo colom­biano, mucho mayor que en otros momentos.

En noviem­bre del año pasa­do se dio un paro nacio­nal en el que par­ti­ci­pa­ron masi­va­men­te muchas per­so­nas en Bogo­tá y en otras ciu­da­des. La huel­ga se pro­lon­gó por varias jor­na­das. El hecho tuvo como ante­ce­den­te las gran­des movi­li­za­cio­nes jalo­na­das por el movi­mien­to estu­dian­til que venía en ascen­so, pero fue inte­rrum­pi­do, al igual que en Chi­le, por la pan­de­mia. Hubo un parén­te­sis que se está cerran­do y otra vez empie­za a dar­se una gran diná­mi­ca de movi­li­za­ción. Para el 21 de octu­bre está plan­tea­da la con­vo­ca­to­ria a un paro nacio­nal y para el 21 de noviem­bre una gran jor­na­da nacio­nal que espe­ra­mos sea fuer­te, masi­va, muy importante.

Este gobierno está mos­tran­do una debi­li­dad cre­cien­te que con­tras­ta con el ascen­so de las luchas de la pobla­ción y tam­bién de la lucha en otras esfe­ras que pue­de ir gene­ran­do una situa­ción un poco más crí­ti­ca en el país y unas pers­pec­ti­vas más favo­ra­bles para el desa­rro­llo de la bata­lla popular.

Den­tro de ese con­tex­to es fac­ti­ble que las posi­cio­nes en el país a favor de la paz cobren aún mucha más fuer­za y ahí esta­mos noso­tros dis­pues­tos a avan­zar por ese camino, como lo hemos hecho todos estos años. Esta­mos plan­tean­do que haya una con­ti­nui­dad del pro­ce­so que se inte­rrum­pió por par­te de este gobierno prác­ti­ca­men­te des­de que asu­mió el Pre­si­den­te Iván Duque.

– ¿Qué pien­san las y los tra­ba­ja­do­res de Colom­bia, el pue­blo, el tra­ba­ja­dor, el cam­pe­sino, el desocupado?

Yo creo que hay más con­cien­cia que en otro momen­to, más males­tar de sec­to­res de tra­ba­ja­do­res, de los cam­pe­si­nos, de los estu­dian­tes, de los jóve­nes y eso se nota en las movi­li­za­cio­nes que han ocu­rri­do. Lo del 9 de sep­tiem­bre fue algo muy fuer­te, muy gran­de, que no se veía en Colom­bia qui­zás des­de lo que se lla­mó el paro cívi­co de 1977.

Qué pasa­rá en ese con­tex­to con la situa­ción tan gra­ve que está gene­ran­do la cri­sis eco­nó­mi­ca, por­que la gen­te no tie­ne para pagar el arrien­do ni los ser­vi­cios, no tie­ne empleo, no hay cómo pagar las deu­das, y la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca van a inten­tar hacer­la sacri­fi­can­do aún más a la pobla­ción. Eso tien­de a crear un cli­ma social muy com­ple­jo y qui­zás una con­flic­ti­vi­dad mucho más amplia. Vamos a ver qué pasa, pero la ten­den­cia es a que la pro­tes­ta social vaya a ser mucho más fuer­te, igual a lo que pue­de pasar en otros paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y que ya se ve nue­va­men­te en casos como Ecua­dor y Chile.

¿Cómo valo­ran la pre­sen­cia de las tro­pas de Esta­dos Uni­dos en terri­to­rio colom­biano y la agre­si­vi­dad del gobierno de Donald Trump, así como la recien­te gira de Mike Pom­peo por la región?

Hace unos años se plan­teó (Pro­cla­ma de la CELAC) Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be como terri­to­rio de paz, pero en este momen­to ante la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na de agre­sión hacia Cuba y en espe­cial hacia Vene­zue­la han colo­ca­do al gobierno colom­biano como la pun­ta de lan­za para esa agre­sión, lo cual es muy grave.

Una gue­rra entre Colom­bia y Vene­zue­la sería fatal, fatal para el con­ti­nen­te, fatal para Vene­zue­la, para el pue­blo de ambos paí­ses, y cuál es el pre­tex­to: la pre­sun­ta sali­da de las dro­gas hacia Esta­dos Uni­dos vía Vene­zue­la, que es el Atlán­ti­co y resul­ta que el mayor pro­duc­tor de coca en el con­ti­nen­te es Colom­bia y el 80 por cien­to de la coca sale por el Pací­fi­co. Es algo amañado.

Aho­ra plan­tean el ingre­so de tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas con qué pro­pó­si­to: el de com­ba­tir el nar­co­trá­fi­co, con el obje­ti­vo de afian­zar la agre­sión hacia Vene­zue­la. Pre­ten­den lo mis­mo que cuan­do habla­ron en el caso de Iraq de las armas de des­truc­ción masi­va. Fren­te a eso hay que luchar para evi­tar que haya un ambien­te de gue­rra, no pode­mos aho­ra entrar a agre­dir­nos entre los pue­blos cuan­do no es el inte­rés de Vene­zue­la ni de Colom­bia, es del inte­rés de Esta­dos Unidos.

Fíje­se usted que no le están que­dan­do las cosas fáci­les a Trump, inclu­so lo que aca­ba de pasar cuan­do en Rei­no Uni­do no rati­fi­ca­ron en segun­da ins­tan­cia que el oro de Vene­zue­la se lo entre­ga­ran al opo­si­tor Juan Guai­dó. Eso es una expre­sión que va debi­li­tan­do cada vez más esa línea que tra­za­ron de pre­sen­tar al auto­pro­cla­ma­do Guai­dó como el «pre­si­den­te legí­ti­mo de Vene­zue­la» cuan­do él no man­da abso­lu­ta­men­te sobre nada.

Se les ha caí­do el inten­to de inva­sión, de pro­vo­car un levan­ta­mien­to interno. Están enre­da­dos y lo de aho­ra es que pre­ten­den seguir apun­ta­lan­do las posi­bi­li­da­des de la invasión.

– Hay quien dice que al Ejér­ci­to de Colom­bia le cos­ta­ría mucho inva­dir a paí­ses her­ma­nos, a paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. ¿Qué pasa­rá por el pen­sa­mien­to y sen­ti­mien­tos, de un sol­da­do colom­biano al que se le insi­núe o se lo quie­ra lle­var a una gue­rra de ese tipo?

El sen­ti­mien­to del pue­blo colom­biano no sería favo­ra­ble a una agre­sión, a una gue­rra con Vene­zue­la, de eso no hay duda, pese a la pro­pa­gan­da y la prensa.

Res­pec­to al com­por­ta­mien­to que pue­da tener el ejér­ci­to colom­biano, noso­tros espe­ra­mos que se recuer­de que fue fun­da­do por el Liber­ta­dor Simón Bolí­var. Sin embar­go, el ejér­ci­to colom­biano, las éli­tes del país han esta­do his­tó­ri­ca­men­te muy subor­di­na­das a los intere­ses y a la polí­ti­ca estadounidense.

En Colom­bia las cla­ses domi­nan­tes no tie­nen nin­gún halo de sobe­ra­nía, de inde­pen­den­cia y aho­ra es peor. Está man­dan­do Álva­ro Uri­be, está man­dan­do Iván Duque y su posi­ción es de un arro­di­lla­mien­to excesivo.

Por ejem­plo, Trump dijo hay que fumi­gar y ellos a pesar de toda la opo­si­ción que hay sobre la fumi­ga­ción, tra­tan de hacer­lo como se pue­da. Se hizo un acuer­do para una erra­di­ca­ción volun­ta­ria y sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos y a Esta­dos Uni­dos no le gus­tó eso, dice, erra­di­ca­ción for­za­da y ahí está. Lo que aca­ba de pasar con la elec­ción para el BID, Colom­bia fue la que apo­yó que se nom­bra­ra a un esta­du­ni­den­se, algo que nun­ca se había dado en el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desarrollo.

La posi­ción de este gobierno de faci­li­tar, de ayu­dar la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na fren­te a Vene­zue­la podría seguir dan­do ejem­plos pero serían inter­mi­na­bles que indi­can la con­duc­ta tan ser­vil de las cla­ses domi­nan­tes colom­bia­nas y de este gobierno en par­ti­cu­lar, fren­te a los intere­ses y la polí­ti­ca de la Casa Blanca.

– ¿Podría plan­tear­se que hay como un ador­me­ci­mien­to, un retar­dar en la nece­si­dad de diá­lo­go y de alcan­zar la paz tan impor­tan­te con la otra gue­rri­lla, el ELN, y que por la inser­ción social que tie­nen en Colom­bia era fun­da­men­tal sen­tar­se en una mesa de diálogo?

Duque no tie­ne la mis­ma pre­dis­po­si­ción que el gobierno de Juan Manuel San­tos para alcan­zar la paz. Hay un hecho en enero del 2019, que es toma­do como excu­sa: el ata­que a la escue­la de ofi­cia­les. Cree­mos noso­tros que ese fue el pre­tex­to del gobierno de Duque para con­ge­lar la mesa de diá­lo­go y tam­bién más ade­lan­te le sir­ve a Esta­dos Uni­dos para incluir a Cuba en una lis­ta uni­la­te­ral y absur­da, don­de supues­ta­men­te Cuba no hace todo lo que debe­ría en la lucha con­tra el terrorismo.

Tene­mos una situa­ción de con­ge­la­mien­to de los diá­lo­gos, tene­mos una mesa de diá­lo­go ins­ta­la­da en La Haba­na y una pre­sión muy gran­de por una par­te del gobierno de Duque y por otra par­te tene­mos nece­si­dad de que esos diá­lo­gos se retomen.

– Uste­des son 10 coman­dan­tes y altos man­dos del ELN que están en La Haba­na como país garan­te de estas nego­cia­cio­nes des­de el año 2018. Nos gus­ta­ría cono­cer ¿cómo ana­li­zan uste­des toda esta situación?

Noso­tros segui­mos fir­me­men­te empe­ña­dos en for­zar cami­nos de paz en Colom­bia y en ese sen­ti­do a pesar de todos los pro­ble­mas segui­mos plan­tean­do que hay que dar­le con­ti­nui­dad al pro­ce­so que se ini­ció ya de comunicación.

En eso nos man­te­ne­mos fir­mes y segui­mos res­pal­dan­do que la sali­da de Colom­bia es la paz y tene­mos ple­na dis­po­si­ción para avan­zar en esa línea. Eso es lo primero.

Lo segun­do es esto, el Gobierno colom­biano se ha que­da­do muy solo en esa agre­sión que hizo sobre Cuba, acu­sán­do­la, exi­gién­do­le el que regre­sa­ra la dele­ga­ción para dete­ner­la. Por qué se ha que­da­do solo, por­que esos son acuer­dos fir­ma­dos ante garan­tes inter­na­cio­na­les y esa es una base sin la cual no se desa­rro­lla nin­gún pro­ce­so de conversación.

Ese es un prin­ci­pio uni­ver­sal de res­pe­tar los acuer­dos que se hacen para garan­ti­zar la segu­ri­dad de los nego­cia­do­res; por eso es que Norue­ga, que es un país garan­te, y que anda muy com­pro­me­ti­do con la paz en dis­tin­tas regio­nes del mun­do, asu­mió una posi­ción muy cla­ra. Igual Cuba que se paró muy firme.

Pero qué res­pal­do inter­na­cio­nal fue­ra de Esta­dos Uni­dos está tenien­do Colom­bia para seme­jan­te bar­ba­ri­dad, ahí está vio­len­tan­do todas las reglas. El nego­cia­dor con las FARC, De la Calle, advir­tió que esos pro­to­co­los hay que res­pe­tar­los; el jefe de la dele­ga­ción cuan­do se ini­ció el pro­ce­so con el ELN Juan Cami­lo Res­tre­po se pro­nun­ció de for­ma similar.

Por otra par­te, el gobierno de Duque nun­ca se sen­tó con el ELN. Este gobierno no tie­ne una dis­po­si­ción de avan­zar en la paz y no es solo con noso­tros. Es el com­por­ta­mien­to de este gobierno en el pro­ce­so y en los acuer­dos con las FARC. No se avan­za en el cum­pli­mien­to de esos acuer­dos. ¿Qué res­pe­to hay a los acuer­dos cuan­do tene­mos 230 excom­ba­tien­tes ase­si­na­dos o cuan­do siguen los ase­si­na­tos de los líde­res socia­les o cuan­do se da el incre­men­to de las masa­cres en Colom­bia, o hechos tan bochor­no­sos como los 12 muer­tos del 9 de septiembre?

Para eso se nece­si­ta un pue­blo movi­li­za­do, se nece­si­ta un gran blo­que de posi­cio­nes popu­la­res, demo­crá­ti­cas y se nece­si­ta un gran ambien­te favo­ra­ble en el pue­blo y en sec­to­res medios y en dis­tin­tas corrien­tes polí­ti­cas hacia la paz por­que ellos no lo van a hacer por las bue­nas, es obli­ga­do, si lo hacen es obli­ga­do, ten­drán que sentarse.

Y en ese sen­ti­do está avan­zan­do el país, están avan­zan­do las fuer­zas de la opo­si­ción. En las elec­cio­nes del 2018, por pri­me­ra vez lle­gó un sec­tor que no era del esta­blish­ment que obtie­ne un 43 por cien­to de la vota­ción. Y hay un ambien­te en ese sen­ti­do que va cre­cien­do favo­ra­ble y esa es la esperanza.

– ¿Qué pien­sa el ELN del rol de los garan­tes huma­ni­ta­rios, en este caso de Cuba y Noruega?

La expe­rien­cia que nos ha deja­do este pro­ce­so es que la pre­sen­cia de los garan­tes inter­na­cio­na­les en un pro­ce­so de paz es muy impor­tan­te y en ese sen­ti­do valo­ra­mos mucho la posi­ción, la par­ti­ci­pa­ción, el res­pe­to que han teni­do Cuba, Norue­ga, en espe­cial por­que son los que han dado más con­ti­nui­dad en su per­ma­nen­cia como garan­tes. Vene­zue­la tam­bién lo ha hecho pero con las difi­cul­ta­des que tie­ne con Colom­bia le ha sido más difí­cil lograr la mis­ma fuer­za, la mis­ma par­ti­ci­pa­ción que los otros dos países.

En tan­to ellos son res­pe­tuo­sos de las leyes inter­na­cio­na­les. Han sido res­pe­tuo­sos de los acuerdos.

– Coman­dan­te, cuan­do el Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU Antó­nio Gute­rres y el Papa Fran­cis­co lla­ma­ron, en mar­zo, a un alto al fue­go en todo el mun­do tras decla­rar­se la pan­de­mia de la Covid-19, espe­cial­men­te en las zonas de gran­des con­flic­tos. El ELN se sumó a esa ini­cia­ti­va de for­ma uni­la­te­ral de mane­ra inme­dia­ta. ¿Qué sería nece­sa­rio para que se reac­ti­ven los diá­lo­gos de paz?

Ante el lla­ma­do hici­mos el alto al fue­go, pero el gobierno colom­biano nun­ca dio una res­pues­ta. En ese momen­to el ELN dice, esta­mos de acuer­do y le plan­tea­mos al gobierno que haga­mos un cese bila­te­ral de 90 días tal como lo pedía la Reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad a fin de faci­li­tar toda la situa­ción de afron­tar la pandemia.

El Papa vol­vió a pro­nun­ciar­se pero el gobierno colom­biano no dijo nada, no res­pon­dió nada y eso mues­tra el carác­ter de esta admi­nis­tra­ción y su acti­tud hacia la paz ¿Qué habría que dar­se para que pue­da hacer­se un cese al fue­go?, que el gobierno lo faci­li­te. Noso­tros esta­mos total­men­te abier­tos y cree­mos que es válido.

Ya para reini­ciar el pro­ce­so no esta­mos ponien­do nin­gu­na con­di­ción. Esta­mos dicién­do­le al gobierno sen­té­mo­nos ya. Somos dos par­tes y el pro­ce­so tie­ne que tener una bila­te­ra­li­dad, de lo con­tra­rio no será exi­to­so. Lo que nece­si­ta­mos es que ellos cam­bien y para lograr­lo hay que obligarlos.

– Coman­dan­te, ¿hay, en este pano­ra­ma tan com­pli­ca­do espe­ran­za para cons­truir la paz con jus­ti­cia y con dig­ni­dad para el pue­blo colombiano?¿Qué haría fal­ta, algu­na vez la ten­dre­mos o segui­re­mos con­tan­do masacres?

Creo que hay que man­te­ner la espe­ran­za, el futu­ro de Colom­bia tie­ne que ser la paz, noso­tros le apun­ta­mos a eso. El obje­ti­vo, cuan­do nos sen­ta­mos a la mesa, la agen­da que se pac­tó con el gobierno decía, vamos a sacar la vio­len­cia de la oli­gar­quía y en ese sen­ti­do ese es el pro­pó­si­to, pero eso lo tene­mos que hacer las dos par­tes. La oli­gar­quía no pue­de seguir masa­cran­do, con el terro­ris­mo de Esta­do o con el para­mi­li­ta­ris­mo, ase­si­nan­do a los mani­fes­tan­tes. Ella es la que ejer­ce su poder de una mane­ra vio­len­ta y yo creo que en Colom­bia eso se demues­tra más que en otros países.

Un fallo recien­te de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, que no es nada de izquier­da, le dijo al gobierno que debe res­pe­tar la pro­tes­ta social. Ellos son los que ejer­cen la vio­len­cia. Enton­ces saque­mos la vio­len­cia de lado y lado.

Y en ese sen­ti­do no hay que per­der la espe­ran­za. Cada vez la fuer­za de los sec­to­res que quie­ren en Colom­bia un cam­bio va sien­do mayor y eso es lo que va a garan­ti­zar que tran­si­te­mos hacia otra reali­dad y por otros cami­nos. Noso­tros man­te­ne­mos la espe­ran­za y esta­mos en esa dis­po­si­ción, hay que avan­zar por ese sendero.

El Coman­dan­te Aure­liano Car­bo­nell jun­to a Gra­cie­la Ramí­rez Cruz, jefa de la corres­pon­sa­lía de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano en Cuba

– Un men­sa­je para la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na, para los par­ti­dos, para las organizaciones…

Para los revo­lu­cio­na­rios y los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos un abra­zo de her­ma­nos y un salu­do de espe­ran­za, en qué sen­ti­do de espe­ran­za, vol­ve­mos a tran­si­tar por momen­tos de una mayor pre­sen­cia de los pue­blos nue­va­men­te, eso se expre­sa en lo que ha pasa­do en Chi­le, el epi­cen­tro del neo­li­be­ra­lis­mo. Eso indi­ca que hay otros momen­tos en nues­tra área geo­grá­fi­ca. Las pro­tes­tas que se die­ron en Ecua­dor son cam­pa­na­zos. Lo de Argen­ti­na, hubo un gran ascen­so de la lucha y eso se cana­li­za a tra­vés del triun­fo de Alber­to Fer­nán­dez y de Cris­ti­na y la derro­ta de Mau­ri­cio Macri.

En Boli­via, hay en estos momen­tos el for­ce­jeo, vamos a ver, qui­zás muy difí­cil. Saca­ron a Evo con un gol­pe y aho­ra vamos a ver pues se habla de que van a dar otro gol­pe si lle­ga el MAS.

Decir­les tam­bién que el ELN está com­pro­me­ti­do con la paz de Colom­bia, del con­ti­nen­te pero tam­bién está com­pro­me­ti­do con la cau­sa de los pobres, está com­pro­me­ti­do con el con­ti­nen­te y su sobe­ra­nía. Está com­pro­me­ti­do con el futu­ro de Amé­ri­ca Lati­na y de Colombia.

En ese sen­ti­do damos la soli­da­ri­dad a los otros pue­blos, a los her­ma­nos de lucha y tam­bién hemos reci­bi­do soli­da­ri­dad de los revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos y de las fuer­zas pro­gre­sis­tas de la región.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *