Argen­ti­na. “Tuvi­mos nece­si­dad y volun­tad polí­ti­ca de resol­ver el pro­ble­ma de vivien­da. Y lo hicimos»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de octu­bre de 2020.

Así lo ase­gu­ró Mila­gro Sala ante la mili­tan­cia del Fren­te que lle­va su nom­bre. Des­de la pri­sión domi­ci­lia­ria en la que cum­ple la injus­ta con­de­na impues­ta por Gerar­do Mora­les, Mila­gro Sala se mos­tró con for­ta­le­za, y recla­mó “Hay que dejar de natu­ra­li­zar que en nues­tro país haya pre­sos políticos.”

En el mar­co de un encuen­tro con la mili­tan­cia del Fren­te Mila­gro Sala, la diri­gen­te pre­sa polí­ti­ca por la deci­sión del gober­na­dor de Jujuy Gerar­do Mora­les, seña­ló que “hay que dejar de natu­ra­li­zar que en nues­tro país haya pre­sos políticos”.

El encuen­tro tuvo lugar en for­ma vir­tual, trans­mi­ti­do a miles de per­so­nas por pla­ta­for­mas, y fue con­vo­ca­do para home­na­jear al gene­ral Juan Domin­go Perón en el día de su naci­mien­to y a Ernes­to “Che” Gue­va­ra, en la fecha en que se recuer­da su caí­da en com­ba­te en Bolivia.

Des­de su pri­sión domi­ci­lia­ria, don­de cum­ple una con­de­na pla­ga­da de nuli­da­des que la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de la Nación omi­te deli­be­ra­da­men­te tra­tar, Mila­gro Sala sos­tu­vo que “En la Argen­ti­na no hay una Jus­ti­cia demo­crá­ti­ca”. Mila­gro estu­vo acom­pa­ña­da por el coor­di­na­dor nacio­nal de la Tupac Ama­ru, Ale­jan­dro Coco Gar­fag­ni­ni, por quien tam­bién sufrie­ra una pri­sión por razo­nes polí­ti­cas, Fer­nan­do Este­che y nume­ro­sos diri­gen­tes de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes socia­les que com­po­nen el Fren­te Mila­gro Sala.

El espa­cio de arti­cu­la­ción polí­ti­ca y social nació en el año 2016 para enfren­tar el avan­ce del neo­li­be­ra­lis­mo que encar­na­ba la pre­si­den­cia de Mau­ri­cio Macri. Con una agen­da social mar­ca­da por el desa­fío de cons­truir vivien­das para dar res­pues­ta al défi­cit habi­ta­cio­nal y dina­mi­zar tra­ba­jo coope­ra­ti­vo para enfren­tar la des­ocu­pa­ción, el Fren­te Mila­gro Sala inter­pe­la, des­de sus entra­ñas, al Fren­te de Todos.

Mila­gro Sala seña­la la vigen­cia de los desa­fíos que sacu­den a la mili­tan­cia popu­lar “Hay que mili­tar incan­sa­ble­men­te para que haya pro­yec­to nacio­nal, para fre­nar al neo­li­be­ra­lis­mo” y se mete deci­di­da en la com­ple­ja coyun­tu­ra y advier­te “Que no nos pase de nue­vo lo de Vene­zue­la. Si hubie­ra esta­do Nés­tor el voto con­tra Vene­zue­la no pasa­ba, es un retro­ce­so en ésta pelea que tene­mos con­tra el avan­ce del neoliberalismo.”

En esa línea de pen­sa­mien­to fue tajan­te: “Hay que parar un poco con el temor de tomar algu­nas medi­das” y fue espe­cí­fi­ca “lo digo por Vicen­tín. No nos pue­de pasar que a las dos sema­nas de tomar una deci­sión que deja con­ten­ta a la mayo­ría, retro­ce­de­mos. Y una sema­na des­pués, Vicen­tín sigue hacien­do manio­bras para seguir lle­ván­do­se plata”.

De tomas y viviendas:

Mila­gro Sala ha deja­do mas que pala­bras en la reali­dad polí­ti­ca Argen­ti­na. Sus ocho mil vivien­das cons­trui­das en Jujuy, las gigan­tes­cas pile­tas cons­trui­das, los cen­tros de salud y edu­ca­ti­vos, mar­can un antes y un des­pués del entra­ma­do social de la provincia.

Mila­gro recor­dó las tomas masi­vas de tie­rras que se pro­ta­go­ni­za­ron en los comien­zos del gobierno de Nés­tor Kirch­ner, a quien recor­dó en múl­ti­ples pasa­jes de sus pala­bras. Narró que las tomas que se lle­va­ron ade­lan­te en Jujuy encon­tra­ron res­pues­tas efec­ti­vas por la deci­sión polí­ti­ca de gobierno de Nés­tor Kirch­ner y por la acción trans­for­ma­do­ra de la reali­dad de la Red de Orga­ni­za­cio­nes Socia­les que coor­di­na­ban con la Tupac Ama­ru en la Provincia.

Con­tó la for­ma en que abor­da­ban las tomas des­de la orga­ni­za­ción “En los luga­res don­de fui­mos la gen­te esta­ba mal, había gen­te arma­da con revól­ve­res y mache­tes. Eran Juje­ños que que­rían un peda­zo de tie­rra y vivir bien. No que­rían un peda­zo de tie­rra para hacer un nego­cio” seña­ló con cla­ri­dad, y con­tó “pero tenía­mos un com­pro­mi­so del Esta­do, y nues­tro como orga­ni­za­ción popu­lar, para que en ese peda­zo de tie­rra no se ins­ta­la­ra un car­pa. Ahí tenía que haber una vivien­da, y la coope­ra­ti­va la construía.”

“Se pue­de cons­truir vivien­da y que nues­tros com­pa­ñe­ros no vivan en un asen­ta­mien­to, don­de la gen­te se enfer­ma por tener que vivir en una car­pa”, agre­gó Mila­gro Sala, desa­fian­do una vez mas las frá­gi­les res­pues­tas ante la nue­va ola de ocu­pa­ción de tie­rras que acom­pa­ña el dolo­ro­so défi­cit habi­ta­cio­nal cró­ni­co de nues­tro país. “Ten­dría que haber mas com­pro­mi­so del Esta­do para que se pue­da dis­cu­tir la tie­rra y cons­truir vivien­das” sostuvo.

“Noso­tros decía­mos vamos a cons­truir vivien­da y se cons­truían las vivien­das. Había mucha serie­dad. Los com­pa­ñe­ros nos decían “toma­mos la tie­rra por­que nadie nos da boli­lla”, y noso­tros está­ba­mos ahí para solu­cio­nar el pro­ble­ma del hábi­tat. Noso­tros siem­pre fui­mos con una solu­ción. No sólo de vivien­da y tra­ba­jo, tam­bién de urba­ni­zar el barrio” seña­ló Mila­gro Sala.

Las pile­tas como símbolo:

Pre­gun­ta­da por la mili­tan­cia sobre su obs­ti­na­ción con las pile­tas, Mila­gro sos­tu­vo en for­ma cla­ra y con­tun­den­te: “¿Por­que las pile­tas? ¿Y por­que no? ¿En que lugar de la Cons­ti­tu­ción dice que las pile­tas y los SPA son sólo para los ricos? ¿En que lugar dice que los pobres o los negros no pue­den tener pileta?”

Recor­dó a Evi­ta, y su voca­ción de poder ase­gu­rar que los pobres tuvie­ran algo mas que miga­jas como res­pues­ta y sos­tu­vo, “¿En don­de dice que los cole­gios de los ricos tie­nen que ser mejo­res que los cole­gios de los pobres? Noso­tros a nues­tros chi­cos le dimos lo mejor de lo mejor. Cons­trui­mos 27 pile­tas, cons­trui­mos cole­gios, ins­ti­tu­tos, cen­tros de salud. Es igual­dad. Nada mas.”

Mila­gro Sala, ade­más, lan­zó un desa­fío a la lógi­ca empre­sa­ria para la cons­truc­ción de vivien­das al seña­lar que las obras de infra­es­truc­tu­ra social y las pile­tas “lo hici­mos con la pla­ta de la cons­truc­ción, cla­ro. Los empre­sa­rios se la lle­van, y te paran la obra y te dis­cu­ten pre­cios. Noso­tros con menos pla­ta la ter­mi­ná­ba­mos y ade­más cons­truía­mos una pile­ta, un cen­tro de salud, un cen­tro cul­tu­ral y un cen­tro de educación.”

Agre­gó que el des­tino últi­mo de la orga­ni­za­ción popu­lar es avan­zar hacia la jus­ti­cia social, poner en agen­da la feli­ci­dad colec­ti­va como des­tino de un pro­yec­to de país. Sos­tu­vo que “como no te va a hacer feliz que la com­pa­ñe­ra nues­tra le podía entre­gar el titu­lo de la escue­la a la madre, o a la abue­la” y fue ter­mi­nan­te en ese sen­ti­do: “Yo vol­ve­ría a hacer todo de nue­vo. No me arre­pien­to de nada.”

El futu­ro:

Mila­gro dejó reta­zos de la agen­da social que pre­ci­sa la Argen­ti­na en éste tiem­po his­tó­ri­co. Advir­tió antes que “Nun­ca nos pre­pa­ra­mos para estar pre­sos. Pen­sa­ron que íba­mos a andar aga­chan­do la cabe­za, que nos íba­mos a que­brar. Nues­tras con­vic­cio­nes están en la cabe­za, nos encar­ce­la­ron el cuer­po, pero jamás el cora­zón, el alma y los sueños.”

Desa­fian­te hacia su actual con­di­ción de pre­sa polí­ti­ca, seña­ló que “Tene­mos que pre­pa­rar­nos polí­ti­ca­men­te para seguir luchan­do. Bas­ta de eso que “aho­ra vie­ne el doc­tor que va a con­du­cir”, noso­tros tene­mos que con­du­cir. Lo demos­tra­mos con la Tupac, noso­tros no tenía­mos con­ta­do­res, ni arqui­tec­tos, ni empre­sa de cons­truc­ción. Tuvi­mos nece­si­dad y volun­tad polí­ti­ca de resol­ver el pro­ble­ma de la vivien­da de los com­pa­ñe­ros. Y lo hicimos.”

Mila­gro Sala, y la liber­tad de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas de la Argen­ti­na es una agen­da urgen­te, pero tam­bién, una agen­da car­ga­da de futuro.

En tiem­pos en los que los indi­ca­do­res socia­les de pobre­za aumen­tan deci­di­da­men­te, en los que las filas de des­ocu­pa­ción cre­cen a dia­rio, en los que la deses­pe­ra­ción inun­da la espe­ran­za de los mas humil­des y en el que la polí­ti­ca corre el ries­go de subli­mar­se en cues­tio­nes mera­men­te esté­ti­cas, la cons­truc­ción de vivien­das y la orga­ni­za­ción social del tra­ba­jo, inter­pe­lan la agen­da de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res en la Argentina.

Fuen­te: Info Nati­va

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *