Chi­le. Las inter­ac­cio­nes entre pro­ble­má­ti­cas ambien­ta­les ame­na­zan con empeo­rar el futu­ro de la huma­ni­dad, indi­ca estudio

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de octu­bre de 2020.

Un estu­dio eva­luó los impac­tos huma­nos en los lími­tes pla­ne­ta­rios, ampli­fi­ca­dos por las inter­ac­cio­nes del sis­te­ma Tie­rra. Antes se sabía que muchas pro­ble­má­ti­cas ambien­ta­les se encon­tra­ban más allá del umbral que pue­de per­mi­tir un futu­ro sos­te­ni­ble para la huma­ni­dad. Aho­ra se reco­no­ce que al inter­ac­tuar estas pro­ble­má­ti­cas entre si, pue­den poten­ciar­se y empeo­rar aún más el esce­na­rio del cam­bio cli­má­ti­co, la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad o el des­equi­li­brio de los ciclos bio­geo­quí­mi­cos, entre otros problemas.

El estu­dio fue publi­ca­do en la revis­ta Natu­re Sus­tai­na­bi­lity y no se encuen­tra dis­po­ni­ble para su des­car­ga gratuita

El mar­co de refe­ren­cia de «lími­tes pla­ne­ta­rios» pre­sen­ta una espe­cie de «table­ro pla­ne­ta­rio» del desem­pe­ño glo­bal de la huma­ni­dad en rela­ción a una serie de pro­ble­má­ti­cas ambien­ta­les que pue­den poner en peli­gro la capa­ci­dad del sis­te­ma Tie­rra para sopor­tar vida humana.

Mien­tras este mar­co refe­ren­cial pos­tu­la­do en 2009 ha sido alta­men­te influ­yen­te, una defi­cien­cia crí­ti­ca para su apli­ca­ción en la gober­nan­za sus­ten­ta­ble es que actual­men­te falla en repre­sen­tar cómo los impac­tos rela­cio­na­dos con una de los lími­tes pla­ne­ta­rios afec­tan el esta­do de otros lími­tes planetarios.

Este mar­co refe­ren­cial de fron­te­ras pla­ne­ta­rias deter­mi­na la inter­fe­ren­cia de la huma­ni­dad en 9 pro­ce­sos sis­té­mi­cos com­pa­ra­da con lo que los exper­tos deter­mi­nan como «lími­tes seguros»

Estos 9 pro­ce­sos son: cam­bio cli­má­ti­co, flu­jos bio­geo­quí­mi­cos (nitró­geno y fós­fo­ro), cam­bio de uso de sue­lo, uso de agua dul­ce, car­ga de aero­so­les, degra­da­ción de la capa de ozono, aci­di­fi­ca­ción de los océa­nos, la pér­di­da de inte­gri­dad de la biós­fe­ra, inclu­yen­do pér­di­da de bio­di­ver­si­dad y gené­ti­ca, ade­más de la intro­duc­ción de nue­vas enti­da­des, tales como quí­mi­cos tóxi­cos per­sis­ten­tes y microplásticos.

Trans­gre­dir estos lími­tes ame­na­za la capa­ci­dad del sis­te­ma Tie­rra para man­te­ner el esta­do simi­lar al perio­do Holo­ceno que per­mi­tió el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra y las socie­da­des huma­nas complejas

Des­de su adop­ción en 2009, el mar­co de lími­tes pla­ne­ta­rios ha sido amplia­men­te dis­cu­ti­do, cri­ti­ca­do, refi­na­do y actua­li­za­do para apli­car­lo a polí­ti­cas de esca­la nacio­nal e internacional

El pre­sen­te estu­dio, inves­ti­ga y cuan­ti­fi­ca las inter­ac­cio­nes entre los pro­ce­sos del sis­te­ma Tie­rra repre­sen­ta­dos por los lími­tes pla­ne­ta­rios e inves­ti­ga­das sus con­se­cuen­cias para la gober­nan­za sustentable

Una den­sa red de inter­ac­cio­nes entre los lími­tes planetarios.

El estu­dio seña­la que las resul­tan­tes cas­ca­das y pro­ce­sos de reali­men­ta­ción ampli­fi­can pre­do­mi­nan­te­men­te los impac­tos huma­nos en el sis­te­ma Tie­rra y así acor­tan el espa­cio de ope­ra­ción segu­ra para futu­ros impac­tos en el sis­te­ma.

El estu­dio apun­ta a tres hallaz­gos clave

1) Que el enten­di­mien­to de las inter­ac­cio­nes es cru­cial para el enten­di­mien­to de las fron­te­ras pla­ne­ta­rias y el impac­to de la huma­ni­dad en estas. Se cal­cu­ló que las inter­ac­cio­nes bio­fí­si­cas son al menos el doble de impac­tos direc­tos en las fron­te­ras planetarias

2) La mayor par­te de las inter­ac­cio­nes son ampli­fi­ca­das lo que sig­ni­fi­ca que esos impac­tos en una fron­te­ra pla­ne­ta­ria lle­van a incre­men­tar los impac­tos en otras fron­te­ras planetarias.

3) Las inter­ac­cio­nes entre fron­te­ras pla­ne­ta­rias lle­van a diri­gir com­pen­sa­cio­nes entre las fronteras

Esto indi­ca que inter­ac­cio­nes como por ejem­plo la acti­vi­dad agrí­co­la y las emi­sio­nes de car­bono no pue­den ser man­te­ni­das en altos nive­les, ambas juntas.

El estu­dio seña­la que sus mode­los usa­dos tie­nen en cuen­ta inter­ac­cio­nes sobre lími­tes pla­ne­ta­rios, pero no tie­nen en cuen­ta las ten­den­cias no linea­les tales como inter­ac­cio­nes que se acti­ven des­pués que algu­na varia­ble alcan­ce algún umbral, o tam­bién retra­sos o inter­ac­cio­nes de orden supe­rior que gene­re efec­tos mul­ti­pli­ca­ti­vos en el cam­bio cli­má­ti­co, el cam­bio de uso de sue­lo o la pér­di­da de biodiversidad

La inves­ti­ga­ción advier­te que estas inter­ac­cio­nes casi han dupli­ca­do los impac­tos huma­nos direc­tos en los lími­tes pla­ne­ta­rios (casi un 50% de aumen­to sobre los impac­tos huma­nos y las varia­bles huma­nas para­le­las combinadas)

El estu­dio seña­la que se deben redu­cir las for­ta­le­zas de estas inter­ac­cio­nes, y solo así se podrían redu­cir con­si­de­ra­ble­men­te los impac­tos futu­ros en los lími­tes planetarios.

Estas inter­ac­cio­nes refle­jan meca­nis­mos tales como: for­za­mien­to radia­ti­vo por gases inver­na­de­ro en la atmós­fe­ra, dió­xi­do de car­bono emi­ti­do por la defo­res­ta­ción para la agri­cul­tu­ra o el uso exce­si­vo de nutrien­tes, la sobre­car­ga de estos que lle­ga a los cur­sos de agua y que con­du­ce a la eutro­fi­ca­ción, es decir, la con­ver­sión de lagos y lagu­nas en pan­ta­nos y pos­te­rior desecación.

Cabe seña­lar que el aumen­to de emi­sio­nes de gases inver­na­de­ro por par­te de las acti­vi­da­des huma­nas que poten­cia el calen­ta­mien­to glo­bal, pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te de acti­vi­da­des indus­tria­les de que­ma de com­bus­ti­bles fósi­les y degra­da­ción de eco­sis­te­mas. Estas acti­vi­da­des son lide­ra­das por las prin­ci­pa­les poten­cias mun­dia­les y a dis­tin­tas esca­las geo­grá­fi­cas, son enca­be­za­das por gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos. Esta des­truc­ti­va ten­den­cia está lle­van­do a la bios­fe­ra a un pun­to de no retorno para rever­tir una sos­te­ni­da pér­di­da de bio­di­ver­si­dad y evi­tar una afec­ta­ción dra­má­ti­ca de la cali­dad de vida para cen­te­na­res de millo­nes de seres huma­nos en las pró­xi­mas décadas.

El estu­dio indi­ca que la modi­fi­ca­ción de estas inter­ac­cio­nes reque­ri­ría cos­to­sas y difí­ci­les polí­ti­cas de gober­nan­za, y ade­más de una con­tra­pro­du­cen­te geo­in­ge­nie­ría

La «geo­in­ge­nie­ría» o tam­bién lla­ma­da «inge­nie­ría cli­má­ti­ca» ha sido defi­ni­da como la mani­pu­la­ción inten­cio­nal y a gran esca­la del cli­ma terres­tre para con­tra­rres­tar el calen­ta­mien­to glo­bal. A gran­des ras­gos, las prin­ci­pa­les téc­ni­cas usa­das son la ges­tión de la radia­ción solar que inci­de en la atmós­fe­ra y la super­fi­cie terres­tre, y por otra par­te, la reduc­ción del dió­xi­do de car­bono de la atmós­fe­ra. La pri­me­ra pre­ten­de ser desa­rro­lla­da con meca­nis­mos expe­ri­men­ta­les y con­trol cen­tra­li­za­do por Esta­dos y mega­cor­po­ra­cio­nes y ha sido denun­cia­da como noci­va pues entre otras cosas gene­ra gran gas­to de recur­sos y no ase­gu­ra que la alte­ra­ción en la diná­mi­ca de la atmós­fe­ra no gene­re con­se­cuen­cias nega­ti­vas. La segun­da, pue­de ser rea­li­za­da tan­to por el sec­tor res­pon­sa­ble de la cri­sis como por la pobla­ción en gene­ral y con­sis­te en evi­tar que más car­bono lle­gue a la atmós­fe­ra a la vez que inten­ta que el car­bono sea tras­pa­sa­do y se man­ten­ga en la vege­ta­ción y los suelos.

La pre­sen­te inves­ti­ga­ción pos­tu­la que estas inter­ac­cio­nes entre pro­ble­má­ti­cas ofre­cen un alcan­ce para efec­tos sinér­gi­cos, lo que indi­ca que si impac­tos en una fron­te­ra pla­ne­ta­ria decre­cie­ran, los impac­tos en otra fron­te­ra pla­ne­ta­ria pue­den ser tam­bién meno­res. Sin embar­go, el estu­dio seña­la que esta cas­ca­da de accio­nes huma­nas a tra­vés de múl­ti­ples com­po­nen­tes en el Sis­te­ma Tie­rra com­pli­ca­ría una even­tual admi­nis­tra­ción del com­ple­jo sis­te­ma de la biosfera.

Mapa glo­bal de poten­cia­les pun­tos de infle­xión y efec­to «cas­ca­da». Los ele­men­tos de infle­xión indi­vi­dua­les están colo­rea­dos de acuer­dos a su lími­te esti­ma­do en un pro­me­dio de tem­pe­ra­tu­ras glo­ba­les (pun­tos de infle­xión). Las fle­chas mues­tran las poten­cia­les inter­ac­cio­nes entre los ele­men­tos de infle­xión basa­das en la esti­mu­la­ción que podría gene­rar efec­tos cas­ca­da. Nóte­se que aun­que el ries­go crí­ti­co de pér­di­da del cas­que­te polar en la Antár­ti­ca orien­tal es pro­pues­to a más de 5°C, algu­nos sec­to­res mari­nos en la Antár­ti­ca orien­tal pue­den ser vul­ne­ra­bles a más bajas temperaturas.

Jun­to a esto, la esca­la de mag­ni­tud en que la huma­ni­dad pue­de rever­tir los pro­ce­sos a gran esca­la de la bios­fe­ra es muy peque­ña. Por lo tan­to, más urge des­ace­le­rar la degra­da­ción y des­truc­ción de la bios­fe­ra que espe­rar a una futu­ra admi­nis­tra­ción arti­fi­cial-natu­ral. Es más urgen­te con­tri­buir al dise­ño de un futu­ro que per­mi­ta que comu­ni­da­des huma­nas pue­dan tener acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas via­bles, man­te­nien­do una rela­ción ambien­tal y social que sea enor­me­men­te menos des­com­pen­sa­da en com­pa­ra­ción con los tiem­pos actuales.

Fuen­te: Resu­men Chile

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *