Para­guay. Cor­ti­na de humo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de octu­bre de 2020.

Más de 12.000 focos de incen­dios envol­vie­ron nues­tro país y se suma­ron a toda la región, en una olea­da ardien­te que gene­ró una enor­me cor­ti­na de humo con­ta­mi­nan­te cuyas con­se­cuen­cias a la salud se exten­de­rán en el tiem­po.

La cor­ti­na de humo es la infer­nal expre­sión de la cri­sis del capi­ta­lis­mo, con­se­cuen­cia de su pro­duc­ción caó­ti­ca, irres­pon­sa­ble, vio­len­ta, explo­ta­do­ra, depre­da­do­ra, insa­cia­ble, exclu­yen­te, en sín­te­sis, con­tra­ria al bien­es­tar de la huma­ni­dad en su con­jun­to. Pero vaya­mos por par­te.

Caó­ti­ca a la hora de resol­ver las con­di­cio­nes bási­cas de sub­sis­ten­cia de todos los seres huma­nos, aten­dien­do a que exis­ten sufi­cien­te capa­ci­dad pro­duc­ti­va para hacer­lo; irres­pon­sa­ble por­que esa con­cen­tra­ción en la ganan­cia des­fi­nan­cia los sis­te­mas de edu­ca­ción, salud, así como mer­can­ti­li­za los ser­vi­cios bási­cos, gene­ran­do mayo­res ries­gos para la niñez, la ado­les­cen­cia, los adul­tos mayo­res y en gene­ral, toda la pobla­ción; vio­len­ta por­que impo­ne la “ley del todos con­tra todos”, con una com­pe­ten­cia sal­va­je ante la total ausen­cia de dere­chos, inclui­do el de la segu­ri­dad, ade­más de per­se­guir y repri­mir a quie­nes recla­man jus­ti­cia y la vigen­cia de dere­chos bási­cos; explo­ta­do­ra de muje­res y hom­bres, como con­di­ción para que exis­tan patro­nes, y ade­más sin esta­bi­li­dad labo­ral, horas extras, segu­ro médi­co, jubi­la­ción, con­de­na­da al “cuen­ta­pro­pis­mo” para sal­var el día a día; depre­da­do­ra devo­ran­do, que­man­do, aplas­tan­do todo a su paso, con la ansie­dad que la cul­tu­ra del dine­ro y el con­su­mo le mar­ca; insa­cia­ble, como su his­to­ria ha demos­tra­do, lle­van­do al extre­mo las posi­bi­li­da­des de ganan­cia y retro­ce­dien­do sola­men­te cuan­do encuen­tra resis­ten­cia férrea de la cla­se tra­ba­ja­do­ra; exclu­yen­te por­que su lógi­ca de com­pe­ten­cia y explo­ta­ción, la lle­va a cosi­fi­car al ser humano, con­vir­tién­do­lo en una mer­can­cía más, que pue­de ser­vir o no, y si no sir­ve que­da exclui­do.

Todas estas con­di­cio­nes se repro­du­cen en el Para­guay, y año tras año se agu­di­zan, gra­cias a un mode­lo pro­duc­ti­vo que uti­li­za al Esta­do para per­mi­tir pri­vi­le­gios a patro­na­les impe­ria­lis­tas de EEUU, Bra­sil, paí­ses de la Unión Euro­pea y otros, con la cola­bo­ra­ción de patro­na­les loca­les. Este con­jun­to explo­ta­dor orga­ni­za la polí­ti­ca con el Pre­su­pues­to Gene­ral de la Nación (PGN), plan­tean­do la mane­ra de recau­dar y gas­tar el dine­ro de quie­nes habi­ta­mos el país, y otros miles de com­pa­trio­tas que tuvie­ron que ir a otros paí­ses para tra­ba­jar y poder enviar dine­ro a sus fami­lia­res que que­da­ron en el Para­guay.

El Esta­do para­gua­yo, sos­te­ni­do por las mayo­rías tra­ba­ja­do­ras y al ser­vi­cio de las mino­rías explo­ta­do­ras, va camino a no poder pagar sus deu­das, por­que recau­da muy poco, gas­ta muy mal y debe recu­rrir a más deu­das para sos­te­ner su estruc­tu­ra y para pagar deu­das. Está en una espi­ral que está sien­do con­su­mi­da por su pro­pia diná­mi­ca.

Y esta situa­ción gene­ra­da por los mono­po­lios impe­ria­lis­tas y sus repre­sen­tan­tes loca­les, tan­to en la eco­no­mía como en la polí­ti­ca, no solo nos gol­pea a la gran mayo­ría, ade­más nos tras­la­da los cos­tos de la situa­ción pro­fun­di­zan­do nues­tra inse­gu­ri­dad, nues­tra incer­ti­dum­bre, nues­tra caí­da en la cali­dad de vida, gene­ran­do ham­bre y des­mo­ra­li­zan­do.

El PGN para el 2021 pre­sen­ta la con­ti­nui­dad del pro­yec­to de saqueo. Con­ti­nua­rá con un sis­te­ma tri­bu­ta­rio total­men­te injus­to, sin capa­ci­dad de com­ba­tir la eva­sión fis­cal, gas­tan­do muy mal sus esca­sos recur­sos, des­fi­nan­cian­do la edu­ca­ción y la salud, favo­re­cien­do a las patro­na­les en las con­di­cio­nes labo­ra­les exis­ten­tes, sos­te­nien­do pro­gra­mas inser­vi­bles como el de la Fuer­za de Tarea Con­jun­ta, faci­li­tan­do lici­ta­cio­nes a empre­sas ami­gas con trá­fi­co de influen­cias, bus­can­do pri­va­ti­zar la ANDE y todo lo que pue­da gene­rar ganan­cias al capi­tal pri­va­do. ¿Qué pode­mos hacer para fre­nar todo eso?

Iden­ti­fi­car al enemi­go y ubi­car a quie­nes sufri­mos el per­jui­cio de esta situa­ción, para for­ta­le­cer el tra­ba­jo por la uni­dad. En esta lucha por un PGN jus­to y nece­sa­rio, que nos lle­va­rá a luchar por un Esta­do al ser­vi­cio de las mayo­rías, nece­si­ta­mos rees­truc­tu­rar el sis­te­ma tri­bu­ta­rio para que los impues­tos sean jus­tos, los explo­ta­do­res paguen más y la cla­se tra­ba­ja­do­ra pague menos; nece­si­ta­mos pla­ni­fi­car la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca de ANDE, ESSAP, COPACO, que pue­den gene­rar gran­des ganan­cias para for­ta­le­cer las polí­ti­cas públi­cas que las mayo­rías nece­si­tan, ade­más de sec­to­res que pue­dan garan­ti­zar dere­chos, como salud y edu­ca­ción; nece­si­ta­mos inver­tir en recu­pe­ra­ción de tie­rras y en pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca y sus­ten­ta­ble; nece­si­ta­mos reti­rar el pre­su­pues­to a la FTC para rein­ver­tir­lo en polí­ti­cas de segu­ri­dad que invo­lu­cren pro­yec­tos pro­duc­ti­vos y for­ta­lez­can todas las uni­da­des de bom­be­ros volun­ta­rios; nece­si­ta­mos exi­gir el cas­ti­go de los mal­ver­sa­do­res de fon­dos públi­cos, como son los casos en torno a FONACIDE, y otros rela­cio­na­dos a varias ges­tio­nes de gobier­nos, des­de el stro­nis­mo a esta par­te. Nece­si­ta­mos el jui­cio y cas­ti­go a saquea­do­res, tor­tu­ra­do­res, ase­si­nos, con la con­se­cuen­te recu­pe­ra­ción de bie­nes y tie­rras mal­ha­bi­das.

Todo esto y muchas polí­ti­cas más que favo­rez­can los intere­ses de las mayo­rías, son posi­bles. Pero para que sean reali­dad, debe­mos derro­tar a quie­nes desa­rro­llan polí­ti­cas total­men­te opues­tas a las que nece­si­ta­mos las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res. La cor­ti­na de humo sue­le impe­dir que vea­mos cla­ro, pero en este caso ocu­rre lo con­tra­rio, por­que evi­den­cia el pro­yec­to mez­quino orques­ta­do por una mino­ría angu­rrien­ta a la que debe­mos sacar­le poder.

Fuen­te: Ade­lan­te Noti­cias Ilus­tra­ción de por­ta­da: David Euse­bio.



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *