Pales­ti­na. Una his­to­ria mar­ca­da por las intifadas

Resu­men Medio Orien­te, 30 de sep­tiem­bre de 2020.-

Este mes de sep­tiem­bre se cum­plen 20 años de la segun­da inti­fa­da, un hito en la lar­ga lucha del pue­blo pales­tino por su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción en su pro­pia tie­rra. La revuel­ta se ins­cri­be en un pro­ce­so his­tó­ri­co: la movi­li­za­ción de los años 30 con­tra el man­da­to bri­tá­ni­co en la Pales­ti­na his­tó­ri­ca, y la pri­me­ra inti­fa­da de diciem­bre de 1987 en Cis­jor­da­nia y la fran­ja de Gaza.

Maher Al-Cha­rif – [email protected]​infolibre.​es

En la déca­da de 1920, los pales­ti­nos rea­li­za­ron nume­ro­sas rebe­lio­nes con­tra las colo­nias judías. Una de las más impor­tan­tes fue la “suble­va­ción de Buraq” (1), en refe­ren­cia al muro oes­te de la mez­qui­ta Al-Aqsa, lla­ma­do muro de Buraq por los musul­ma­nes y muro de las lamen­ta­cio­nes por los judíos. El levan­ta­mien­to se pro­du­jo como reac­ción al inten­to de apro­pia­ción del muro por par­te de los judíos, que ya no se con­ten­ta­ban con el sim­ple dere­cho de visi­ta y de plegaria.

Con­tra­ria­men­te a las ante­rio­res, en esta revuel­ta par­ti­ci­pó la mayo­ría de las ciu­da­des pales­ti­nas, así como nume­ro­sos pue­blos e inclu­so colo­nias israe­líes, y dejó un sal­do de varios cen­te­na­res de muer­tos y de heri­dos, tan­to entre los ára­bes como entre los judíos. Los bri­tá­ni­cos la sofo­ca­ron a duras penas, con impor­tan­tes refuer­zos de avio­nes y vehícu­los blin­da­dos, y movi­li­zan­do sus uni­da­des mili­ta­res situa­das en el exterior.

Tras esa revuel­ta, el com­ba­te del pue­blo pales­tino se orien­tó más con­tra el sis­te­ma de ocu­pa­ción bri­tá­ni­co que con­tra las uni­da­des de pobla­mien­to sio­nis­ta (los yishuv). En efec­to, el lide­raz­go del movi­mien­to nacio­nal pales­tino había per­di­do toda espe­ran­za de ver un cam­bio de posi­ción del Rei­no Uni­do en rela­ción a la decla­ra­ción Bal­four y el pro­yec­to de un “hogar nacio­nal judío”. En octu­bre de 1933, en varias ciu­da­des pales­ti­nas, sobre todo Jeru­sa­lén y Jaf­fa, esta­lla­ron levan­ta­mien­tos con­tra las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas en pro­tes­ta a su inac­ción ante el arma­men­to de las orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas y la inmi­gra­ción judía en Pales­ti­na. Esas movi­li­za­cio­nes, así como la gran mani­fes­ta­ción del 21 de noviem­bre de 1935 en Hai­fa (2), die­ron lugar a la huel­ga gene­ral del 20 de abril de 1936 con­vo­ca­da por un comi­té nacio­nal de Nablus. Esa con­vo­ca­to­ria tam­bién fue pos­te­rior al ase­si­na­to de cua­tro pales­ti­nos, inclui­da una mujer en Jaf­fa, por colo­nos judíos. Eso mar­ca el ini­cio de la revuel­ta de 1936 – 1939.

Temien­do que el lide­raz­go de la huel­ga gene­ral que­da­ra en manos de los comi­tés loca­les que se encon­tra­ban en el terreno y por lo tan­to que el rol de los par­ti­dos polí­ti­cos pales­ti­nos se vol­vie­ra mar­gi­nal, los jefes de los par­ti­dos se reu­nie­ron el 25 de abril de 1936 y anun­cia­ron la for­ma­ción del Alto Comi­té Ára­be, pre­si­di­do por el muf­tí de Jeru­sa­lén, Moha­med Amin al-Husay­ni. Ese comi­té lla­mó a con­ti­nuar con la huel­ga gene­ral has­ta que las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas acep­ta­ran las deman­das del movi­mien­to nacio­nal ára­be, a saber: inte­rrup­ción total de la inmi­gra­ción judía; prohi­bi­ción de la apro­pia­ción de las tie­rras por par­te de los judíos, y for­ma­ción de un gobierno nacio­nal res­pon­sa­ble ante un parlamento.

Las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas emplea­ron varias manio­bras para apla­car la revuel­ta, como la ins­tau­ra­ción del esta­do de emer­gen­cia y la movi­li­za­ción de uni­da­des mili­ta­res pro­ve­nien­tes de Mal­ta y del Rei­no Uni­do. Pusie­ron en prác­ti­ca cas­ti­gos colec­ti­vos con­tra los habi­tan­tes de ciu­da­des y pue­blos pales­ti­nos, bom­bar­dean­do casas y per­ci­bien­do impues­tos. Así, des­tru­ye­ron la ciu­dad vie­ja de Jaf­fa, don­de se habían refu­gia­do los revo­lu­cio­na­rios pales­ti­nos, y detu­vie­ron a miles de revo­lu­cio­na­rios ára­bes. Dece­nas de ellos fue­ron con­de­na­dos a muer­te.

Las auto­ri­da­des man­da­ta­rias apo­ya­ron la for­ma­ción de “gru­pos de paz”, uni­da­des arma­das com­pues­tas de pales­ti­nos que se opo­nían a al-Husay­ni. Tam­bién legi­ti­ma­ron la exis­ten­cia de la Haga­ná, una orga­ni­za­ción para­mi­li­tar sio­nis­ta que nació a comien­zos de la déca­da de 1920 bajo la for­ma de gru­pos de auto­de­fen­sa den­tro de los yishuv.

La inti­fa­da de diciem­bre de 1987 por la liber­tad y la independencia

La pri­me­ra vez que se uti­li­zó la pala­bra “inti­fa­da” para desig­nar un momen­to de revuel­ta pales­tino fue duran­te las mani­fes­ta­cio­nes de febre­ro y mar­zo de 1969. El movi­mien­to tenía la par­ti­cu­la­ri­dad de con­tar con una enor­me par­ti­ci­pa­ción feme­ni­na, y mar­có el ini­cio de la uti­li­za­ción de pedra­das con­tra el ejér­ci­to israe­lí. Lue­go de que una gran mar­cha orga­ni­za­da por las fuer­zas nacio­na­les, sin­di­ca­les, obre­ras, pro­fe­sio­na­les y femi­nis­tas par­tie­ra tras la ple­ga­ria del Eid des­de la mez­qui­ta de al-Aqsa, en Jeru­sa­lén, las mez­qui­tas fue­ron vis­tas como lugar de reu­nión y de movi­li­za­ción duran­te la rebe­lión. En la mar­cha par­ti­ci­pa­ron más de 3.000 personas.

La impor­tan­cia de esa revuel­ta resi­de en el hecho de que per­mi­tió que los pales­ti­nos recu­pe­ra­ran la con­fian­za en ellos mis­mos y en su capa­ci­dad para enfren­tar la ocu­pa­ción israe­lí lue­go de la derro­ta de junio de 1967. Tam­bién mar­có el ini­cio de la cola­bo­ra­ción entre las fuer­zas vivas de la resis­ten­cia en Cis­jor­da­nia y en la fran­ja de Gaza. Se exten­dió a lo lar­go de dos déca­das, has­ta dar lugar a la inti­fa­da de diciem­bre de 1987, que per­mi­tió des­pla­zar el cen­tro de gra­ve­dad de la resis­ten­cia nacio­nal pales­ti­na –has­ta enton­ces con­cen­tra­da en el exte­rior a par­tir del sur­gi­mien­to de la resis­ten­cia arma­da a media­dos de la déca­da de 1960– hacia el inte­rior de los terri­to­rios ocu­pa­dos. La Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na (OLP) vol­vió a estar en pri­mer plano des­pués de haber per­di­do en el verano de 1982 su “base segu­ra” duran­te la inva­sión de Bei­rut por Israel, que había derro­ta­do a la resis­ten­cia arma­da y la había obli­ga­do a reti­rar sus fuer­zas de esa ciudad.

La rebe­lión tam­bién obli­gó a Jor­da­nia a renun­ciar al con­trol de Cis­jor­da­nia el 31 de julio de 1988 y a disol­ver los lazos lega­les y admi­nis­tra­ti­vos entre las ori­llas este y oes­te del río Jor­dán. Alen­tó ade­más al Con­se­jo Nacio­nal Pales­tino a decla­rar uni­la­te­ral­men­te la inde­pen­den­cia de Pales­ti­na y a adop­tar la ini­cia­ti­va de paz duran­te su 19a sesión cele­bra­da en Argel a media­dos de noviem­bre de 1988. El Man­do Nacio­nal Uni­fi­ca­do de la inti­fa­da hacía hin­ca­pié en sus obje­ti­vos de liber­tad y de inde­pen­den­cia, cen­trán­do­se en los terri­to­rios ocu­pa­dos de 1967 –sepa­ra­dos del terri­to­rio de 1948 por la “línea ver­de” – , que se con­vir­tie­ron en su zona de inter­ven­ción. Esa pri­me­ra inti­fa­da se dis­tin­guió por su carác­ter popu­lar y demo­crá­ti­co, a tal pun­to que en ella par­ti­ci­pa­ron todas las cla­ses socia­les pales­ti­nas. Tam­bién esta­ba muy orga­ni­za­da, y a pesar de haber opta­do por una resis­ten­cia no arma­da, logró ais­lar al ejér­ci­to israe­lí y ali­men­tar una opo­si­ción a las polí­ti­cas de ocu­pa­ción, así como con­de­nar a las auto­ri­da­des de Tel Aviv a un ais­la­mien­to inter­na­cio­nal seguro.

Sin embar­go, la segun­da par­te de esa inti­fa­da (pri­ma­ve­ra boreal de 1989 – verano de 1990) estu­vo mar­ca­da por los con­flic­tos inter­nos, no solo entre los miem­bros de la OLP y los del movi­mien­to isla­mis­ta Hamás, sino tam­bién en el inte­rior de la OLP mis­ma. En efec­to, sur­gie­ron disen­sos en torno a la ges­tión de la inti­fa­da, que expe­ri­men­tó una buro­cra­ti­za­ción a ultran­za lue­go de la crea­ción de varias dece­nas de ins­ti­tu­cio­nes y de comi­tés finan­cia­dos con dine­ro pro­ve­nien­te del exterior.

Asi, cuan­do Irak inva­dió Kuwait el 2 de agos­to de 1990, el man­do de la OLP se encon­tra­ba en ple­na cri­sis polí­ti­ca. La ini­cia­ti­va de paz esta­ba en un pun­to muer­to, en par­ti­cu­lar des­pués de la sus­pen­sión de las nego­cia­cio­nes por par­te de Esta­dos Uni­dos, so pre­tex­to de que el man­do de la OLP se había nega­do a con­de­nar una ope­ra­ción kami­ka­ze come­ti­da por una de sus fac­cio­nes. Por otra par­te, la inti­fa­da no logró trans­for­mar­se en un movi­mien­to de des­obe­dien­cia civil glo­bal capaz de lograr nue­vas con­quis­tas polí­ti­cas. Al mis­mo tiem­po, des­de las anti­guas repú­bli­cas del blo­que sovié­ti­co lle­ga­ban nue­vas olas de inmi­gra­ción judía.

Por su par­te, los paí­ses ára­bes se divi­die­ron lue­go de la inva­sión de Kuwait por Irak, y por esa razón fue­ron inca­pa­ces de pre­sio­nar al gobierno nor­te­ame­ri­cano. Ante una decep­ción evi­den­te, la OLP deci­dió adop­tar la ini­cia­ti­va polí­ti­ca pro­pues­ta el 12 de agos­to de 1990 por Sadam Husein, que que­ría abor­dar todos los con­flic­tos de Orien­te Pró­xi­mo en con­jun­to. La solu­ción comen­za­ría por el reti­ro “inme­dia­to y sin con­di­cio­nes” de Israel de todas las tie­rras ára­bes ocu­pa­das en Pales­ti­na, Siria y el Líbano.

Pero la derro­ta del ejér­ci­to ira­quí ante la coa­li­ción inter­na­cio­nal y su reti­ro de Kuwait dio como resul­ta­do el ase­dio polí­ti­co y eco­nó­mi­co –por par­te de los paí­ses ára­bes y tam­bién por el res­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal– de la OLP, cul­pa­ble de haber apo­ya­do a Bag­dad. Así que la Auto­ri­dad Pales­ti­na (AP) no tuvo otra opción más que acep­tar las con­di­cio­nes de los esta­dou­ni­den­ses para par­ti­ci­par en el Con­gre­so Inter­na­cio­nal por la Paz pre­vis­to por Washing­ton y enta­blar nego­cia­cio­nes secre­tas con los israe­líes. Esas nego­cia­cio­nes die­ron lugar a la Decla­ra­ción de Prin­ci­pios pales­tino-israe­lí, cono­ci­da con el nom­bre de “acuer­dos de Oslo”, y al reco­no­ci­mien­to mutuo entre la OLP e Israel.

La decep­ción lue­go de los acuer­dos de Oslo

Sie­te años des­pués del his­tó­ri­co apre­tón de manos en la Casa Blan­ca entre Yasir Ara­fat e Isaac Rabin, la AP solo con­tro­la­ba un quin­to de Cis­jor­da­nia y dos ter­cios de la fran­ja de Gaza. Ambos terri­to­rios solo repre­sen­ta­ban el 22% del terri­to­rio de la Pales­ti­na his­tó­ri­ca, y siguen sien­do con­si­de­ra­dos como obje­to de nego­cia­ción por Israel, al igual que la deci­sión del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que ins­ta­ba a Israel a reti­rar­se de los terri­to­rios que ocu­pa des­de junio de 1967. En para­le­lo, la expo­lia­ción de las tie­rras, la colo­ni­za­ción y la judai­za­ción de Jeru­sa­lén con­ti­nua­ron, y las con­di­cio­nes de vida de los pales­ti­nos no deja­ban de deteriorarse.

La segun­da inti­fa­da, que comen­zó en sep­tiem­bre de 2000, fue la con­se­cuen­cia lógi­ca de esa situa­ción, sobre todo lue­go del fra­ca­so, en julio de ese mis­mo año, de las nego­cia­cio­nes de Camp David entre Yasir Ara­fat y Ehud Barak. Esa rebe­lión se des­ató con la visi­ta de Ariel Sha­rón a la mez­qui­ta de Al Aqsa, y expre­sa el har­taz­go de los pales­ti­nos y su con­vic­ción de que es inú­til nego­ciar sin ejer­cer pre­sión. A par­tir de las pri­me­ras sema­nas, apa­re­cie­ron divi­sio­nes entre las fuer­zas par­ti­ci­pan­tes, algu­nas de las cua­les que­rían man­te­ner la dimen­sión popu­lar de la revuel­ta, mien­tras que otras desea­ban orien­tar­la hacia la acción arma­da. Y tam­bién había frac­tu­ras entre quie­nes que­rían cir­cuns­cri­bir­la a los terri­to­rios ocu­pa­dos de 1967 y aque­llos que que­rían exten­der­la más allá de la línea verde.

Polí­ti­ca­men­te, la segun­da inti­fa­da opu­so a la auto­ri­dad nacio­nal –que veía la rebe­lión como una opor­tu­ni­dad de mejo­rar las con­di­cio­nes de nego­cia­ción– con las fuer­zas nacio­na­les lai­cas –que la con­si­de­ra­ban como un medio de rea­li­zar el obje­ti­vo de inde­pen­den­cia– y con las fuer­zas reli­gio­sas, que la toma­ban como un medio de imple­men­tar su línea polí­ti­ca basa­da en la idea de la libe­ra­ción de todo el terri­to­rio nacio­nal palestino.

Rápi­da­men­te, la segun­da inti­fa­da dio un giro mili­ta­ri­za­do a tra­vés de los aten­ta­dos sui­ci­das, que toma­ron otra dimen­sión con los acon­te­ci­mien­tos del 11 de sep­tiem­bre de 2001. En efec­to, la polí­ti­ca de la admi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush, poco intere­sa­da en la reanu­da­ción del diá­lo­go entre pales­ti­nos e israe­líes, había con­sis­ti­do has­ta enton­ces en apo­yar al gobierno de Ariel Sha­rón mien­tras se le pedía que actua­ra mode­ra­da­men­te ante los pales­ti­nos. Tam­bién apun­ta­ba a que la con­fron­ta­ción se man­tu­vie­ra limi­ta­da a los terri­to­rios pales­ti­nos, para que no tuvie­ra con­se­cuen­cias nefas­tas sobre la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se en la región, sobre todo res­pec­to a Irak. Pero tras los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre, Ariel Sha­rón com­pren­dió rápi­do que esa nue­va situa­ción le per­mi­tía pre­sen­tar­se como la pun­ta de lan­za de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo, con­so­li­dan­do así el enten­di­mien­to polí­ti­co entre la dere­cha con­ser­va­do­ra esta­dou­ni­den­se y la nacio­na­lis­ta israelí.

La mili­ta­ri­za­ción de la inti­fa­da dio lugar a un aca­lo­ra­do deba­te en el ámbi­to pales­tino. Algu­nos inves­ti­ga­do­res pales­ti­nos la com­pa­ran con la de 1987, que se dis­tin­guió por su carác­ter pací­fi­co y popu­lar. Para la pro­fe­so­ra Islah Jad, de la Uni­ver­si­dad de Bir­zeit, la segun­da inti­fa­da se vio afec­ta­da por la ausen­cia de par­ti­ci­pa­ción popu­lar masi­va, algo que pudo obser­var­se en los fune­ra­les de los már­ti­res. Esa ausen­cia se debió a la debi­li­dad de los par­ti­dos y de las for­ma­cio­nes polí­ti­cas, muchos de cuyos cua­dros habían pasa­do a ONG y quie­nes podrían haber ayu­da­do a estruc­tu­rar una movi­li­za­ción popu­lar. Eso tuvo como con­se­cuen­cia “un retro­ce­so nota­ble en el dis­cur­so y la cul­tu­ra de la corrien­te nacio­nal demó­cra­ta lai­ca” y per­mi­tió que los movi­mien­tos polí­ti­cos reli­gio­sos gana­ran legi­ti­mi­dad y peso en la orga­ni­za­ción de las masas”, triun­fan­do sobre todo en las diver­sas elec­cio­nes estu­dian­ti­les y sin­di­ca­les, y resis­tien­do la ocu­pa­ción por medio de la mili­ta­ri­za­ción y de aten­ta­dos sui­ci­das, en los que empe­za­ban a par­ti­ci­par fuer­zas del Fatah de Yasir Ara­fat, mayo­ri­ta­rio den­tro de la OLP.

¿Hacia una ter­ce­ra intifada?

Des­de 2002, el gobierno de Geor­ge W. Bush, que no deja­ba de acu­sar al pre­si­den­te de la Auto­ri­dad Pales­ti­na Yasir Ara­fat de alen­tar el terro­ris­mo, insis­tía cada vez más en la nece­si­dad de una refor­ma que per­mi­tie­ra excluir­lo del man­do de la AP y de la OLP. Por su par­te, el gobierno de Sha­ron apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para debi­li­tar a la AP, en espe­cial lue­go del sitio del cuar­tel gene­ral de Ara­fat en Rama­la y de la inva­sión del ejér­ci­to israe­lí de ciu­da­des admi­nis­tra­das por la Auto­ri­dad Palestina.

Lue­go del falle­ci­mien­to de Yasir Ara­fat el 11 de noviem­bre de 2004, algu­nas voces se alza­ron para anun­ciar el fin de la épo­ca de la “legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca” y exi­gir la cele­bra­ción de elec­cio­nes. En efec­to, el 9 de enero de 2005 se reali­zó una elec­ción pre­si­den­cial. El can­di­da­to de Fatah, Mah­mud Abás, resul­tó ven­ce­dor con el 63% de los sufra­gios. En su pro­gra­ma elec­to­ral, Abás insis­tió en la nece­si­dad de refor­mar el régi­men polí­ti­co, reac­ti­var el rol de las ins­ti­tu­cio­nes y gene­ra­li­zar el pro­ce­so demo­crá­ti­co. Tam­bién lla­mó a ter­mi­nar con la mili­ta­ri­za­ción de la inti­fa­da y a regre­sar a la mesa de nego­cia­ción, esti­man­do que era la úni­ca vía para lle­gar a una solu­ción polí­ti­ca que pro­te­gie­ra los dere­chos del pue­blo pales­tino y con­tri­bu­ye­ra a mejo­rar su ima­gen ante la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal, ase­gu­rán­do­le apo­yo eco­nó­mi­co. Así, la inti­fa­da per­dió la base obje­ti­va que la jus­ti­fi­ca­ba, y sus bra­sas fue­ron apa­gán­do­se poco a poco.

En su estu­dio sobre la posi­bi­li­dad de una ter­ce­ra inti­fa­da en Pales­ti­na publi­ca­do por el Car­ne­gie Midd­le East Cen­ter el 8 de febre­ro de 2018, Michael Young sub­ra­ya que los inves­ti­ga­do­res más impor­tan­tes del cen­tro lle­ga­ron a la con­clu­sión de que el ale­ja­mien­to de toda posi­bi­li­dad de solu­ción de dos Esta­dos (según los cri­te­rios inter­na­cio­na­les), el sen­ti­mien­to de frus­tra­ción gene­ra­li­za­da entre los pales­ti­nos y el dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida podrían favo­re­cer el esta­lli­do de una ter­ce­ra inti­fa­da, que segu­ra­men­te toma­ría una for­ma dife­ren­te a las dos ante­rio­res. Ali Jar­baoui, pro­fe­sor de cien­cias polí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Bir­zeit que par­ti­ci­pó en el estu­dio, escri­be: “Es poco pro­ba­ble que vuel­va a sur­gir una inti­fa­da popu­lar como la de 1987, por­que los acuer­dos de Oslo cam­bia­ron la situa­ción por com­ple­to. Actual­men­te, la ocu­pa­ción es mayor­men­te invi­si­ble para los pales­ti­nos, que están encla­va­dos en lo que aho­ra se lla­ma áreas A y B (3). De hecho, en la vida coti­dia­na ya no hay con­tac­to direc­to con las fuer­zas de ocu­pa­ción, sal­vo en los pues­tos de con­trol que se encuen­tran en la entra­da de las zonas de resi­den­cia, o en las prin­ci­pa­les rutas. […] No sur­gi­rá nin­gu­na inti­fa­da si la mayor par­te de los pales­ti­nos no están con­ven­ci­dos de su utilidad”.

Jar­baoui seña­la que, de ocu­rrir, la pró­xi­ma “toma­rá la for­ma de gran­des pro­tes­tas popu­la­res pací­fi­cas y con­ti­nuas en los cen­tros de las ciu­da­des pales­ti­nas, con la espe­ran­za de cap­tar la aten­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y recla­mar que fina­li­ce la lar­ga ocu­pa­ción israelí”.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Tra­du­ci­do del ára­be al fran­cés por Sarra Gri­ra. Tra­du­ci­do del fran­cés al espa­ñol por Igna­cio Mackinze.

Notas

(1) NDLR. El buraq es el caba­llo ala­do con el que el pro­fe­ta Maho­ma habría efec­tua­do su via­je noc­turno entre La Meca y Jerusalén.

(2) Esa movi­li­za­ción tuvo lugar con moti­vo del fune­ral del jefe Izze­din al-Qas­sam, quien falle­ció duran­te una embos­ca­da ten­di­da por el ejér­ci­to bri­tá­ni­co en los alre­de­do­res del pue­blo de Yabad, en la región de Yenín, con­tra el gru­po arma­do que diri­gía al-Qassam.

(3) NDLR. Áreas admi­nis­tra­ti­vas de Cis­jor­da­nia defi­ni­das por los acuer­dos de Oslo II que solo alo­jan a palestinos.

Fuen­te: PALES​TI​NA​LI​BRE​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *