Inter­na­cio­nal. Como Israel finan­cia al lobby esta­dou­ni­den­se

Por Phi­lip Giral­di. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre de 2020.

Ima­gi­ne por un momen­to que hay un gobierno extran­je­ro que reci­be miles de millo­nes de dóla­res al año en «ayu­da» y otros bene­fi­cios del con­tri­bu­yen­te esta­dou­ni­den­se. Con­si­de­re la posi­bi­li­dad de que ese gobierno pue­da tomar par­te del dine­ro que reci­be y reci­clar­lo en secre­to, envián­do­lo a gru­pos de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses para man­te­ner e incre­men­tar ese flu­jo de dine­ro, y ser­vir a otros intere­ses del país recep­tor.

Eso sig­ni­fi­ca­ría que Esta­dos Uni­dos está sub­ven­cio­nan­do a los lob­bies y gru­pos que inevi­ta­ble­men­te están tra­ba­jan­do en con­tra de sus pro­pios intere­ses. Y tam­bién sig­ni­fi­ca que los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses están actuan­do como agen­tes extran­je­ros, dan­do prio­ri­dad a su afec­to por otro país antes que a la nación en la que viven.

Por supues­to, me refie­ro a Israel. No se requie­re ser un obser­va­dor bri­llan­te para notar cómo Israel y sus alia­dos den­tro de los EE. UU. se han vuel­to muy hábi­les para orde­ñar al gobierno de los EE. UU. y obte­ner el máxi­mo posi­ble en todos los nive­les ya sea ayu­da finan­cie­ra, con­ce­sio­nes comer­cia­les, equi­pos mili­ta­res o cober­tu­ra polí­ti­ca. El flu­jo de dóla­res, bie­nes y pro­tec­ción nun­ca se deba­te real­men­te de mane­ra seria y, de hecho, a menu­do, el Con­gre­so o las legis­la­tu­ras esta­ta­les nego­cian direc­ta­men­te con los lob­bies israe­líes. Esta corrup­ción y mani­pu­la­ción del sis­te­ma guber­na­men­tal de los Esta­dos Uni­dos por per­so­nas que son bási­ca­men­te agen­tes extran­je­ros es algo así como una empre­sa cri­mi­nal y uno solo pue­de ima­gi­nar los gri­tos de indig­na­ción pro­ve­nien­tes del New York Times si hubie­ra un acuer­do simi­lar con cual­quier otro país.

La últi­ma reve­la­ción sobre los enga­ños de Israel inclu­ye sub­si­dios paga­dos de mane­ra encu­bier­ta a gru­pos en los Esta­dos Uni­dos por agen­cias guber­na­men­ta­les israe­líes, gru­pos que seguían las direc­cio­nes del esta­do judío, y fre­cuen­te­men­te, entre otras cosas, ter­mi­nan dañan­do los genui­nos intere­ses esta­dou­ni­den­ses. Los gru­pos invo­lu­cra­dos no reve­la­ron los pagos, lo cual es un deli­to gra­ve. Tam­po­co se regis­tra­ron bajo los tér­mi­nos de la Ley de Regis­tro de Agen­tes Extran­je­ros de 1938 (FARA), que esta­ble­ce san­cio­nes para gru­pos e indi­vi­duos que actúen en nom­bre de gobier­nos extran­je­ros. En par­ti­cu­lar, la FARA exi­ge que las finan­zas y las rela­cio­nes de la orga­ni­za­ción afi­lia­da extran­je­ra estén abier­tas a la ins­pec­ción del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia. Esta­ble­ce que “cual­quier per­so­na que actúe como agen­te, repre­sen­tan­te, emplea­do o sir­vien­te, u otras nomi­na­cio­nes, bajo la direc­ción o el con­trol de un man­da­ta­rio extran­je­ro” y que no lo decla­re, podrían ser san­cio­na­dos con has­ta cin­co años de pri­sión y mul­tas de has­ta 250.000 dóla­res.

Los diver­sos ami­gos y alia­dos de Israel, de mane­ra excep­cio­nal, han esta­do exen­tos de fac­to de cual­quier regu­la­ción del gobierno de los Esta­dos Uni­dos. El últi­mo inten­to serio de regis­trar un gran gru­po de pre­sión fue rea­li­za­do por John F. Ken­nedy, quien ins­tó a la orga­ni­za­ción pre­de­ce­so­ra del Comi­té de Asun­tos Públi­cos de Israel Esta­dou­ni­den­se (AIPAC) que cum­plie­ra con la FARA. Ken­nedy fue ase­si­na­do antes de que pudie­ra com­ple­tar el pro­ce­so.

Sin duda, el gobierno de los EE. UU. ha sido recien­te­men­te más agre­si­vo al exi­gir el regis­tro en la FARA para otras nacio­nes, así como para los esta­dou­ni­den­ses que tra­ba­jen para poten­cias extran­je­ras. Ha habi­do varios casos des­ta­ca­dos de la FARA en las noti­cias. Las prin­ci­pa­les agen­cias de noti­cias rusas que ope­ran en los EE. UU. tuvie­ron que regis­trar­se en el 2017 por­que esta­ban en mayor o menor medi­da finan­cia­das por el Krem­lin. Ade­más, como par­te de sus acuer­dos de decla­ra­ción de cul­pa­bi­li­dad, el ex pre­si­den­te de cam­pa­ña de Trump, Paul Mana­fort, y el exase­sor de Segu­ri­dad Nacio­nal, Michael Flynn, reco­no­cie­ron que no habían cum­pli­do con la FARA cuan­do tra­ba­ja­ban como con­sul­to­res con gobier­nos extran­je­ros.

Uno de los prin­ci­pa­les des­ti­na­ta­rios de la gene­ro­si­dad del gobierno israe­lí ha sido la Fun­da­ción de Ami­gos de Israel (IAF), que tie­ne pre­sen­cia en 43 paí­ses en todo el mun­do, y que está regis­tra­da en los EE. UU. como una orga­ni­za­ción sin fines de lucro. Reci­bió una sub­ven­ción de 100.000 dóla­res del Minis­te­rio de Asun­tos Estra­té­gi­cos de Israel en 2019, par­te de los 6,6 millo­nes de $ que dis­tri­bu­ye­ron a once orga­ni­za­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en 2018 – 9. La Fun­da­ción Ami­gos de Israel uti­li­za par­ti­cu­lar­men­te el sis­te­ma legal para ata­car el movi­mien­to no vio­len­to de boi­cot, des­in­ver­sión y san­cio­nes (BDS), que tie­ne una pre­sen­cia gran­de y cre­cien­te en los cam­pus uni­ver­si­ta­rios. La pre­sión del IAF ha sido efec­ti­va en los EE. UU., y más de la mitad de todos los esta­dos han apro­ba­do leyes que prohí­ben o limi­tan la acti­vi­dad de BDS, ade­más la legis­la­ción que cri­mi­na­li­za a las orga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan en con­tra de Israel tam­bién ha avan­za­do en el Con­gre­so. La IAF ha esta­do direc­ta­men­te invo­lu­cra­da en la redac­ción de dicha legis­la­ción y, más recien­te­men­te, ha esta­do pre­sio­nan­do para que se esta­blez­can nue­vas leyes que defi­nan legal­men­te las crí­ti­cas a Israel como anti­se­mi­tis­mo.

El Minis­te­rio de Asun­tos Estra­té­gi­cos israe­lí ini­cial­men­te, en 2015 – 17, tra­tó de dar dine­ro abier­ta­men­te a las orga­ni­za­cio­nes de la diás­po­ra, pero des­cu­brió que muchos gru­pos de judíos esta­dou­ni­den­ses, con­tra su pro­nós­ti­co, no lo acep­ta­ban debi­do a sus preo­cu­pa­cio­nes sobre la FARA y por poder ser acu­sa­dos​de “leal­tad dual”. El Minis­te­rio israe­lí creó enton­ces una «empre­sa de bene­fi­cio públi­co» apa­ren­te­men­te no guber­na­men­tal, para dis­tri­buir el dine­ro de una mane­ra más secre­ta. El meca­nis­mo reci­bió el nom­bre ope­ra­ti­vo de “el Con­cier­to”.

El úni­co pro­pó­si­to de “el con­cier­to” era pro­por­cio­nar dine­ro a los gru­pos de defen­sa de Israel que tra­ba­ja­rían prin­ci­pal­men­te con­tra el BDS y otras acti­vi­da­des que pue­dan des­le­gi­ti­mar al esta­do judío. El Con­cier­to tenía una direc­ti­va inde­pen­dien­te, pero toda su acti­vi­dad esta­ba diri­gi­da por el direc­tor gene­ral del Minis­te­rio de Asun­tos Estra­té­gi­cos israe­lí.

Los docu­men­tos inter­nos de El Con­cier­to son pre­de­ci­ble­men­te vagos en la des­crip­ción de las acti­vi­da­des que esta­ba finan­cian­do, inclu­so se podría asu­mir que son deli­be­ra­da­men­te enga­ño­sos. Se refie­ren a accio­nes «defen­si­vas y ofen­si­vas», a la «res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va», al «cam­po de bata­lla digi­tal» y a las «uni­da­des de ampli­fi­ca­ción» que pro­por­cio­na­rían «apo­yo a las orga­ni­za­cio­nes en una red prois­rae­lí». La inten­ción cla­ra era mejo­rar la ima­gen de Israel debi­do a la per­cep­ción gene­ra­li­za­da y com­ple­ta­men­te pre­ci­sa de que su his­to­rial de dere­chos huma­nos se encuen­tra entre los peo­res del mun­do. El Con­cier­to fue crea­do como un meca­nis­mo a acti­var cuan­do la situa­ción deman­da­se un deba­te “fue­ra del gobierno “con dife­ren­tes audien­cias cla­ves … y que “pro­por­cio­na­se una res­pues­ta rápi­da y coor­di­na­da con­tra los inten­tos de empa­ñar la ima­gen de Israel en el mun­do.»

Curio­sa­men­te, uno de los des­ti­na­ta­rios más reco­no­ci­dos de los fon­dos de El Con­cier­to fue Cris­tia­nos Uni­dos por Israel (CUFI), el gru­po pro-Israel más gran­de de Esta­dos Uni­dos, que reci­bió casi 1.3 millo­nes de $ en febre­ro de 2019 para pagar varias “pere­gri­na­cio­nes” de 10 sema­nas a Tie­rra San­ta. En cada pere­gri­na­ción par­ti­ci­pa­ron trein­ta «clé­ri­gos cris­tia­nos muy influ­yen­tes de los Esta­dos Uni­dos» quie­nes fue­ron cla­ra­men­te pro­pa­gan­di­za­dos mien­tras esta­ban en Orien­te Pró­xi­mo. Otra gran suma de dine­ro se des­ti­nó a gru­pos de estu­dian­tes pre­do­mi­nan­te­men­te judíos, pre­su­mi­ble­men­te para pro­por­cio­nar­les los recur­sos y la capa­ci­ta­ción nece­sa­ria para opo­ner­se a las crí­ti­cas de los cam­pus uni­ver­si­ta­rios con­tra Israel.

La mane­ra más sen­ci­lla de lidiar con las ope­ra­cio­nes de influen­cia israe­lí masi­vas e ile­ga­les que se están diri­gien­do con­tra los Esta­dos Uni­dos sería, en pri­mer lugar, dedu­cir cada dólar que esté gas­tan­do el gobierno del pri­mer minis­tro Ben­ja­mín Netan­yahu para empo­de­rar a sus ami­gos en Esta­dos Uni­dos, de los 3.8 mil millo­nes de $, más los que Israel reci­be cada año direc­ta­men­te del Teso­ro de los Esta­dos Uni­dos. Israel no se preo­cu­pa­ría si Esta­dos Uni­dos recu­pe­ra­ra unos mise­ra­bles 10 millo­nes de dóla­res, pero defi­ni­ti­va­men­te se envia­ría un men­sa­je.

Y lue­go se podría hacer un segui­mien­to exi­gien­do a todos los ami­gos de Israel, que jun­tos los que com­po­nen el lobby de Israel, que se regis­tren en el FARA. Uno podría comen­zar con el AIPAC, la Fun­da­ción para la Defen­sa de las Demo­cra­cias (FDD) y el Ins­ti­tu­to de Washing­ton para la Polí­ti­ca del Cer­cano Orien­te (WINEP), pero habrá muchos, muchos más antes de que se ter­mi­ne el tra­ba­jo. Y CUFI, segu­ro. Los cris­tia­nos fun­da­men­ta­lis­tas rea­li­zan acti­vi­da­des que colo­can los intere­ses de Israel por delan­te de los de su pro­pio país, y se nece­si­ta que final­men­te esto sue­ne y haga rui­do.

Phi­lip Giral­di, PhD. es Direc­tor Eje­cu­ti­vo del Con­se­jo de Inte­rés Nacio­nal.

Fuen­te: Rebe­lión

Fuen­te ori­gi­nal

Tra­duc­ción: Mar­wan Pérez

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *