Nación Mapu­che. La his­to­ria de Mau­ro Millán, la lucha por los terri­to­rios y los abu­sos de la Jus­ti­cia

Por Her­nán Schiaffini/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre de 2020

El 9 de sep­tiem­bre de 2020 comen­zó en Bari­lo­che un jui­cio con­tra un gru­po de per­so­nas acu­sa­das de usur­par el pre­dio don­de sus abue­los se cria­ron y vivie­ron, ubi­ca­do entre el lago Nahuel Hua­pi y el lago Gutié­rrez. Uno de los acu­sa­dos es Mau­ro Millán, lon­ko del lof Pillán Mawi­za, de Cor­co­va­do, Chu­but.

Lon­ko se tra­du­ce del mapu­zun­gun, la len­gua mapu­che, de dos mane­ras: como «cabe­za» de un cuer­po y como «jefe» de una agru­pa­ción fami­liar, terri­to­rial y polí­ti­ca, el lof. Pillán Mawi­za está a más de 400 kiló­me­tros del pre­dio en cues­tión y Millán no tie­ne inten­ción algu­na de irse a vivir a terri­to­rio de Bue­nu­leo. ¿Por qué, enton­ces, está impu­tado?

Lo que des­de la pers­pec­ti­va judi­cial es vis­to como una «usur­pa­ción», es decir, como la apro­pia­ción ile­gí­ti­ma de una exten­sión de terreno ajeno, es vivi­do des­de la mira­da mapu­che como el res­ta­ble­ci­mien­to de una serie de equi­li­brios que deben exis­tir en las rela­cio­nes entre per­so­nas, enti­da­des extra-huma­nas y terri­to­rio.

Y como el ejer­ci­cio de un dere­cho por par­te de un suje­to colec­ti­vo: el pue­blo mapu­che.

La fami­lia Bue­nu­leo (en mapu­zun­gun se escri­bi­ría Wenu-Leu­fu y sig­ni­fi­ca el «río del cie­lo», en refe­ren­cia la Vía Lác­tea) quie­re vol­ver a su terri­to­rio. El lugar es cono­ci­do como «Pam­pa de Bue­nu­leo», así que no hay mucha duda en torno de su vin­cu­la­ción. Hay unas urba­ni­za­cio­nes más recien­tes cer­ca de allí que se lla­man «Pilar I» y «Pilar II», reto­man­do el nom­bre de la abue­la de los miem­bros actua­les del lof: Pilar, la com­pa­ñe­ra de Anto­nio Bue­nu­leo.

Los Bue­nu­leo lle­ga­ron al lugar antes que exis­tie­ran las fron­te­ras nacio­na­les, esca­pan­do de olas de vio­len­cia que corrían en sen­ti­do con­tra­pues­to. Sobre­vi­vie­ron a dos cam­pa­ñas geno­ci­das: la lla­ma­da «Paci­fi­ca­ción de la Arau­ca­nía» en lo que hoy es terri­to­rio chi­leno (y que en len­gua mapu­che se lla­ma Ngu­lu­ma­pu, tie­rra del Oes­te) y la «Con­quis­ta del Desier­to» en terri­to­rio que recla­mó Argen­ti­na (y que en mapu­zun­gun se lla­ma Puel­ma­pu, tie­rra del Este).

Como todas las fami­lias mapu­che, en esa épo­ca sufrie­ron des­pla­za­mien­tos for­zo­sos, ais­la­mien­to, rup­tu­ra de víncu­los fami­lia­res y socia­les, cuan­do no direc­ta­men­te encar­ce­la­mien­to, leva for­zo­sa (para el tra­ba­jo o la mili­cia) o el des­tie­rro. Las cam­pa­ñas mili­ta­res de Argen­ti­na y Chi­le rom­pie­ron lo que, duran­te más de tres­cien­tos años, no habían logra­do doble­gar los Incas, los con­quis­ta­do­res ibé­ri­cos, los pode­res colo­nia­les ni los inci­pien­tes Esta­dos crio­llos ame­ri­ca­nos. Las comu­ni­da­des mapu­che fue­ron sepa­ra­das vio­len­ta­men­te de sus terri­to­rios y que­bran­ta­das en sus capa­ci­da­des de repro­du­cir sobe­ra­na­men­te sus con­di­cio­nes de vida. En algu­nos tes­ti­mo­nios gen­te mapu­che me ha habla­do de este pro­ce­so como «el fin del mun­do».

Pero no se aca­bó el mun­do ni se aca­bó la gen­te mapu­che. Y hoy, más de cien años des­pués, exis­ten pro­ce­sos de recons­ti­tu­ción y reor­ga­ni­za­ción de las fami­lias, los lof e inclu­so del pue­blo mapu­che como iden­ti­dad colec­ti­va. La recu­pe­ra­ción terri­to­rial es par­te de estos pro­ce­sos.

mau­ro

Mau­ro Millán nació en El Mai­tén, Chu­but, un pue­blo peque­ño encap­su­la­do por los cen­te­na­res de miles de hec­tá­reas que con­cen­tra la Com­pa­ñía de Tie­rras del Sud Argen­tino (CTSA), hoy en manos del gru­po Benet­ton.

Se crió entre Inge­nie­ro Whi­te y Bahía Blan­ca, por­que su padre era maqui­nis­ta ferro­via­rio y le cam­bia­ban los des­ti­nos. Su fami­lia esta­ba atra­ve­sa­da por el cul­to evan­gé­li­co, pero tam­bién por los cono­ci­mien­tos e his­to­rias que trans­mi­tía Mar­ga­ri­ta Bur­gos, su abue­la. Gui­ller­mi­na, la mamá de Mau­ro, lo lle­va­ba a él y a algu­nos de sus her­ma­nos y her­ma­nas a la tie­rra de Mar­ga­ri­ta, en Chu­but, a cono­cer de dón­de venían.

En esas ten­sio­nes, entre mari­ne­ros, arra­ba­les, can­chas de fút­bol, evan­ge­lis­mo y ngtram (his­to­rias verí­di­cas en mapu­zun­gun), aban­do­nan­do la secun­da­ria y tra­ba­jan­do des­de muy joven, se crió Mau­ro.

A prin­ci­pios de la déca­da de 1990 se ins­ta­ló en Esquel. Jun­to a Moi­ra, su her­ma­na melli­za, trans­for­ma­ron la «Comi­sión 11 de Octu­bre» en la Orga­ni­za­ción de Comu­ni­da­des Mapu­che-Tehuel­che «11 de Octu­bre», la pri­me­ra orga­ni­za­ción polí­ti­ca mapu­che del Chu­but. Eran las vís­pe­ras del quin­to cen­te­na­rio de la lle­ga­da de Colón a Amé­ri­ca y los pue­blos ori­gi­na­rios de todo el con­ti­nen­te se pre­pa­ra­ban para un sona­do con­tra­fes­te­jo.

Acá no nos alcan­za el espa­cio para con­tar las aven­tu­ras, logros y alcan­ces que tuvo «la Once». Que­da para otro artícu­lo. Tam­bién otras muchas ini­cia­ti­vas que Mau­ro lide­ró o de las que for­mó par­te. Qui­sie­ra recor­dar, nada más, el ban­co de tra­ba­jo sobre el que esta­ba eter­na­men­te vol­ca­do. Mau­ro es retra­fe, pla­te­ro mapu­che. Fabri­ca cha­wai (aros), tupu (pren­de­do­res), tra­pe­la­cu­cha (una com­ple­ja pie­za pec­to­ral que usan las muje­res) y muchas cosas más. Siem­pre en algún rin­cón de sus casas (por­que nun­ca tuvo casa pro­pia, e iba mudan­do sus herra­mien­tas de alqui­ler en alqui­ler) se ubi­ca­ba el ban­co de tra­ba­jo don­de se lo podía encon­trar sen­ta­do, con­cen­tra­do sobre algu­na pie­za.

Y allí lo encon­tra­ban tam­bién sus veci­nos. Gen­te mapu­che tra­ba­ja­do­ra, alba­ñi­les, ope­ra­rios, emplea­das de casas par­ti­cu­la­res que tenían algún pro­ble­ma: un terra­te­nien­te les alam­bró el cam­po; los quie­ren echar de don­de están por­que dicen que com­pra­ron la tie­rra; quie­ren vol­ver al cam­po que les roba­ron y no pue­den… Quien bus­ca­ba con­se­jo y ayu­da sabía que podía encon­trar­lo en su casa, hacien­do pla­te­ría. Cuan­do años des­pués, de nue­vo en El Mai­tén, tuvi­mos las char­las que desem­bo­ca­ron en el libro que escri­bi­mos jun­tos. Mau­ro esta­ba hacien­do pla­te­ría.

los cen­sos escon­di­dos

No ha de ser casual que, en Argen­ti­na, el país del «cam­po», se sepa tan poco de la estruc­tu­ra agra­ria.

Des­de 2002 no hay un cen­so agro­pe­cua­rio com­ple­to. El ante­rior data­ba de 1988. El de 2008 se hizo jus­to cuan­do esta­lló el con­flic­to por las reten­cio­nes a la expor­ta­ción de soja, y la mayo­ría de los pro­duc­to­res lo boi­co­teó por lo que el con­sen­so entre las y los espe­cia­lis­tas es no tomar­lo como refe­ren­cia. El rea­li­za­do en 2018 toda­vía se está pro­ce­san­do. Pero ha arro­ja­do ya algu­nos datos pre­li­mi­na­res, con­sis­ten­tes con las ten­den­cias que se podían obser­var his­tó­ri­ca­men­te: la con­cen­tra­ción de la tie­rra cada vez en menos manos y la des­apa­ri­ción de pro­duc­to­res.

Según el CNA 2018, Río Negro tie­ne casi 11 millo­nes y medio de hec­tá­reas de tie­rras rura­les des­ti­na­das a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, con un total de 6.190 uni­da­des pro­duc­ti­vas. De ese total, unos 8 millo­nes de hec­tá­reas corres­pon­den a sólo 525 esta­ble­ci­mien­tos, los más gran­des, de 5.000 hec­tá­reas para arri­ba cada uno. De hecho, sólo 92 estan­cias (de más de 20.000 hec­tá­reas) con­cen­tran casi tres millo­nes de hec­tá­reas de tie­rra. Y menos de 200 (de 10.000 hec­tá­reas para arri­ba cada una) reúnen más de 5 millo­nes.

El depar­ta­men­to Bari­lo­che de Río Negro, don­de se ubi­ca el terri­to­rio del lof Bue­nu­leo, es el más extran­je­ri­za­do de la Pro­vin­cia, con el 13,82% por cien­to de las tie­rras rura­les en manos extran­je­ras (sin con­tar tes­ta­fe­rros ni pres­ta-nom­bres), casi tri­pli­can­do el lími­te máxi­mo esta­ble­ci­do por la ley y con un sin­nú­me­ro de irre­gu­la­ri­da­des vin­cu­la­das a las «zonas de segu­ri­dad de fron­te­ras» y esas cosas que supues­ta­men­te son muy impor­tan­tes para la inte­gri­dad terri­to­rial de la Nación (y que evi­den­te­men­te no des­pier­tan en vas­tos sec­to­res de la pobla­ción la mis­ma alar­ma que las recu­pe­ra­cio­nes terri­to­ria­les mapu­che o las tomas de tie­rras de los pobres y menes­te­ro­sos de la Pata­go­nia).

Otro ele­men­to a con­si­de­rar es el aumen­to de pre­cios cons­tan­te de las tie­rras cer­ca­nas a lagos y bos­ques, bus­ca­das para con­su­mo sun­tua­rio de millo­na­rios nati­vos y extran­je­ros.

En fin, en el país del «cam­po» la «gen­te» no tie­ne tie­rra. Y esta reali­dad se obvia (¿o mejor sería decir se escon­de?) al momen­to de ana­li­zar los con­flic­tos terri­to­ria­les. Se eli­ge hablar de terro­ris­mo, de ETA, de las FARC, de sepa­ra­tis­mo, de bru­je­ría o del espí­ri­tu indó­mi­to y malo­ne­ro de los mapu­che, pero no de la con­cen­tra­ción de la tie­rra, que simul­tá­nea­men­te impli­ca su caren­cia en el polo opues­to.

hacer­se car­go

En los últi­mos años Mau­ro Millán atra­ve­só un pro­ce­so cru­cial. Se ha levan­ta­do como lon­ko de su lof, Pillán Mawi­za. Este pro­ce­so no es opta­ti­vo. El lon­ko nace con newen (fuer­za, ener­gía) de lon­ko. Una per­so­na pue­de o no hacer­se car­go de esa suer­te: si lo hace, debe­rá asu­mir cier­tos com­pro­mi­sos. Si no lo hace se enfren­ta­rá a la enfer­me­dad, el des­or­den, la sole­dad de no ocu­par el lugar en que se lo nece­si­ta.

Mau­ro lo narra así:

Hay una cues­tión que en estos años ha pasa­do en mi vida, que es que he ido asu­mien­do algo que los pu machi me han dicho, que es si asu­mir o no el rol de lon­ko de mi lof, Pillán Mawi­za. Es un espí­ri­tu de un ante­pa­sa­do, que te exi­ge cum­plir esos roles, que están vin­cu­la­dos a lo cere­mo­nial, lo polí­ti­co, lo filo­só­fi­co y es todo un pro­ce­so que lle­va años, con­si­de­ran­do nor­ma­ti­vas que son para toda la vida. Des­de chi­co estoy tra­tan­do de tra­ba­jar por la unión de mi pue­blo, por los dere­chos de mi pue­blo. Es el rol que ten­go.

La recons­truc­ción del mun­do mapu­che impli­ca la recons­truc­ción de roles, posi­cio­nes y luga­res espe­cí­fi­cos. El lon­ko arti­cu­la y posi­bi­li­ta el desa­rro­llo de tra­wün (par­la­men­tos), que es la herra­mien­ta orga­ni­za­ti­va espe­cí­fi­ca del pue­blo mapu­che, una asam­blea don­de se deci­de por con­sen­so y don­de las deter­mi­na­cio­nes a que se lle­ga deben ser cum­pli­men­ta­das.

En uno de esos tra­wün los Bue­nu­leo con­ta­ron su his­to­ria y plan­tea­ron la nece­si­dad de vol­ver a su terri­to­rio. Una recu­pe­ra­ción se dife­ren­cia de una toma por­que impli­ca un retorno. Y quien vuel­ve no es un indi­vi­duo, sino un colec­ti­vo. El lon­ko no pue­de hacer oídos sor­dos a ello.

Por eso Mau­ro acom­pa­ña la recu­pe­ra­ción.

la mese­ta empio­ja­da

Juan Emi­lio Frie­drich dice ser el pro­pie­ta­rio del terri­to­rio en dispu­ta. Ale­ga que se lo com­pró en 2009 a otra per­so­na que se lo habría com­pra­do a Anto­nio Bue­nu­leo en 2001. Los Bue­nu­leo dicen que el bole­to de com­pra-ven­ta es fal­so, que el anciano fue enga­ña­do, que la tran­sac­ción, si aca­so exis­tió, fue ile­gí­ti­ma.

Más allá de eso, debe­ría bas­tar el reco­no­ci­mien­to de los Bue­nu­leo como lof mapu­che para repen­sar toda la situa­ción terri­to­rial. Exis­ten casos en Río Negro don­de títu­los lega­les, correc­ta­men­te ela­bo­ra­dos en escri­ba­nías y estu­dios de abo­ga­dos, fue­ron revo­ca­dos por­que se basa­ban en vio­la­cio­nes pri­mi­ge­nias del dere­cho indí­ge­na. Y me refie­ro no a un dere­cho basa­do en «cos­mo­vi­sión indí­ge­na», sino a tra­ta­dos y con­ve­nios inter­na­cio­na­les reco­no­ci­dos jurí­di­ca­men­te y con ran­go cons­ti­tu­cio­nal.

Vamos a revi­sar otro ejem­plo que per­mi­te echar luz sobre este caso. Hace alre­de­dor de un año, más cer­ca de Esquel que de Bari­lo­che, se pro­du­jo una recu­pe­ra­ción terri­to­rial. Deten­ta­ba el títu­lo de pro­pie­dad un gana­de­ro mediano, hom­bre pro­gre­sis­ta de la ciu­dad, que le había com­pra­do el pre­dio a un estan­cie­ro his­tó­ri­co, de ori­gen sirio-liba­nés. Un «tur­co» como les dicen en el cam­po.

El «tur­co» acu­mu­la­ba denun­cias de apro­pia­ción inde­bi­da y ven­dió un cam­po «flo­jo de pape­les» al gana­de­ro mediano. La com­pra-ven­ta esta­ba, téc­ni­ca­men­te, bien hecha.

La recu­pe­ra­ción hizo sal­tar por los aires el acuer­do. Los mapu­che agi­ta­ban a los cua­tro vien­tos años de car­tas, recla­mos, denun­cias, pedi­dos a dife­ren­tes gober­nan­tes por la tie­rra que el «tur­co» les había roba­do. Y ade­más tenían y tie­nen el con­trol efec­ti­vo del terri­to­rio. Aho­ra el gana­de­ro mediano está deman­dan­do por esta­fa al estan­cie­ro «tur­co». En decla­ra­cio­nes a la tele­vi­sión local reco­no­ció hace poco: «toda la mese­ta está empio­ja­da».

Toda la mese­ta, y toda la cos­ta, y toda la cor­di­lle­ra. Empe­zar a revi­sar la pro­pie­dad de la tie­rra en la Pata­go­nia no haría otra cosa que poner al des­cu­bier­to los meca­nis­mos ori­gi­na­rios de apro­pia­ción del terri­to­rio: lleno de pio­jos por todos lados. La cla­se pro­pie­ta­ria no resis­te el aná­li­sis de lo que ella mis­ma ha defi­ni­do como cri­te­rio de jus­ti­cia.

Qui­zás allí radi­que el ori­gen de la vio­len­cia con que se reci­be a las «tomas» y a las recu­pe­ra­cio­nes.

recu­pe­ra­ción y vio­len­cia

En sep­tiem­bre de 2019, poco des­pués de la recu­pe­ra­ción de los Bue­nu­leo, Juan Emi­lio Frie­drich, su hijo y un gru­po de per­so­nas se acer­ca­ron al terri­to­rio y ame­na­za­ron a todos, esgri­mien­do cuchi­llos y armas de fue­go a cen­tí­me­tros de la cara de las per­so­nas. La reac­ción del lof fue, como se había plan­tea­do pre­via­men­te, de total tran­qui­li­dad y sin otra res­pues­ta a las agre­sio­nes que que­dar­se en el lugar.

Entra­da la tar­de y con la pre­sen­cia de poli­cía y fis­ca­les se per­mi­tió que nue­ve per­so­nas per­ma­ne­cie­ran y pasa­ran la noche en el lugar, para lo que debie­ron iden­ti­fi­car­se y regis­trar­se. Des­pués de un día de vio­len­cia nece­si­ta­ban sere­nar­se, cal­mar a los niños y niñas, pro­te­ger el terri­to­rio y su ini­cia­ti­va. Mau­ro deci­dió que­dar­se para acom­pa­ñar y apor­tar a la tran­qui­li­dad. De ahí salie­ron las impu­tacio­nes por usur­pa­ción.

A fines de abril de 2020, en ple­na cua­ren­te­na, los Bue­nu­leo vol­vie­ron a ser agre­di­dos en el terri­to­rio. Esta vez los mato­nes lesio­na­ron a una per­so­na y pro­vo­ca­ron des­tro­zos en una de las casas. Esta­ban allí Frie­drich y otras per­so­nas vin­cu­la­das a los nego­cios con tie­rras en la zona. Hubo cua­tro dete­ni­dos que for­ma­ban par­te de la pato­ta. Otra vez, el lof Bue­nu­leo acu­dió a la tác­ti­ca de resis­tir per­ma­ne­cien­do. Como en muchos otros casos, la vio­len­cia vie­ne de un solo lado.

final y prin­ci­pio

Hoy vivi­mos tiem­pos de «tomas», «usur­pa­cio­nes», «recu­pe­ra­cio­nes», «defen­sas» y «reafir­ma­cio­nes» terri­to­ria­les. Segui­re­mos vivién­do­los. Los argu­men­tos y las estig­ma­ti­za­cio­nes se mez­clan en deba­tes aca­lo­ra­dos que no bus­can lle­gar a una con­clu­sión común, sino legi­ti­mar accio­nes de hecho. O agi­tar pan­fle­ta­ria­men­te posi­cio­nes polí­ti­cas racis­tas y cla­sis­tas.

Hay mucha gen­te mapu­che que, sin hacer refe­ren­cia a un pro­ce­so de recons­truc­ción iden­ti­ta­ria, toma o recu­pe­ra terri­to­rio. Hay gen­te que no es mapu­che e igual­men­te nece­si­ta vivien­da aún cuan­do no esta­blez­ca rela­cio­nes espe­cí­fi­cas con los seres que habi­tan ese mun­do.

Acá no hay «usur­pa­cio­nes» que per­ju­di­quen a otros. Hay inten­tos por recons­truir mun­dos que han sido vio­len­ta­men­te ava­sa­lla­dos y hay inten­tos por esta­ble­cer cáno­nes popu­la­res de jus­ti­cia terri­to­rial. No hay pri­va­ti­za­cio­nes exclu­yen­tes del terri­to­rio, sino una «eco­no­mía moral» del acce­so a la tie­rra.

Y una fuer­te inter­pe­la­ción, por par­te del pue­blo mapu­che, res­pec­to del eje cons­ti­tu­ti­vo de la nación argen­ti­na des­de el siglo XIX. Tiran­do del hilo de la apro­pia­ción ori­gi­na­ria del terri­to­rio se des­cu­bren los esla­bo­nes de com­pras, ven­tas, heren­cias y dona­cio­nes sig­na­das por la ile­gi­ti­mi­dad a tra­vés de déca­das, así como la pro­pia incon­sis­ten­cia del rela­to de la «pro­pie­dad pri­va­da»: ¿cómo pue­de ser pro­pie­ta­rio quien en pri­mer lugar es un ladrón?

Deba­tir este pro­ble­ma pue­de ser utó­pi­co. Y sin embar­go, el pro­ble­ma está cada vez más pre­sen­te. Cada vez más irre­suel­to.

FUENTE: El Extre­mo Sur de la Pata­go­nia

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *