Para­guay. Obis­pos exi­gen escla­re­ci­mien­to por ase­si­na­to de niñas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre 2020.

Los Obis­pos de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal para­gua­ya piden com­ple­to escla­re­ci­mien­to ante la muer­te de dos niñas de once años duran­te un ope­ra­ti­vo de la Fuer­za de Tarea Con­jun­ta en la loca­li­dad de Yby Yaú en el depar­ta­men­to de Con­cep­ción. Las niñas murie­ron en un cam­pa­men­to del Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo (EPP).

En el comu­ni­ca­do, los obis­pos de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Para­gua­ya, CEP, expre­san “dolor por la pér­di­da de vidas huma­nas, que en este caso sig­ni­fi­có la muer­te vio­len­ta de dos niñas de 11 años de edad res­pec­ti­va­men­te, según el últi­mo infor­me del médi­co foren­se”, al tiem­po que reafir­man “el valor supre­mo de la vida huma­na”.

“La vida y la dig­ni­dad de la per­so­na huma­na no están subor­di­na­das a nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción ni cau­sa supe­rior.”

“La Igle­sia con­de­na la vio­len­cia, cual­quie­ra sea su ori­gen – reafir­man los pre­la­dos – así como la vio­len­cia estruc­tu­ral de la inequi­dad social que gene­ra exclu­sión y pri­va a amplios sec­to­res de la pobla­ción, en espe­cial a los niños y a los ancia­nos, de los bie­nes esen­cia­les para una vida dig­na, y que ame­na­zan la paz social”.

Cum­pli­men­to de la ley

Ade­más, recuer­dan que “el Esta­do de Dere­cho exi­ge de los orga­nis­mos públi­cos ajus­tar sus deci­sio­nes y accio­nes a la ley; y que sus pro­ce­di­mien­tos deben regir­se por cri­te­rios de abso­lu­ta trans­pa­ren­cia, pro­por­cio­na­li­dad y jus­ti­cia, sal­va­guar­dan­do en todo momen­to la dig­ni­dad de las per­so­nas”.

Para la Igle­sia para­gua­ya “los pro­ce­di­mien­tos duran­te el ope­ra­ti­vo en el que resul­ta­ron víc­ti­mas las dos niñas son con­fu­sos y han deja­do muchas dudas e inte­rro­gan­tes”. Por ello con­si­de­ran que “los órga­nos ins­ti­tu­cio­na­les invo­lu­cra­dos, el Coman­do de Defen­sa Inter­na y Minis­te­rio Públi­co, así como otras auto­ri­da­des com­pe­ten­tes, deben arbi­trar todos los medios nece­sa­rios para el com­ple­to escla­re­ci­mien­to de los hechos ocu­rri­dos, en la mayor bre­ve­dad”.

Pac­to social por el bien común

Final­men­te, tras expre­sar el recha­zo cate­gó­ri­co de par­te de la Igle­sia de “cual­quier acto de vio­len­cia pro­ve­nien­te de gru­pos extre­mis­tas que actúan al mar­gen de la ley e ins­ta a las auto­ri­da­des del gobierno a poner el máxi­mo empe­ño en iden­ti­fi­car­los y san­cio­nar­los acor­de a las leyes que regu­lan nues­tra nación”, los obis­pos de la CEP exhor­tan a los res­pon­sa­bles de los pode­res públi­cos, así como a los líde­res polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les a la con­jun­ción de volun­ta­des, para aunar esfuer­zos que posi­bi­li­ten un pac­to social espe­cial­men­te en la cri­sis sani­ta­ria que vivi­mos, para el logro del bien común, que es requi­si­to fun­da­men­tal para la con­vi­ven­cia pací­fi­ca de la nación.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *