Vene­zue­la. The Washing­ton Post ase­gu­ra que el plan Guai­dó fra­ca­só

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre de 2020.

El pasa­do 5 de sep­tiem­bre Fran­cis­co Toro, un ana­lis­ta de opo­si­ción vene­zo­lano fun­da­dor del por­tal Cara­cas Chro­ni­cles, publi­có una colum­na en el influ­yen­te medio esta­dou­ni­den­se The Washing­ton Post.

El tema abor­da­do en su colum­na es el mis­mo que ha copa­do la agen­da mediá­ti­ca en los últi­mos días: el cis­ma abier­to por Hen­ri­que Capri­les al desa­fiar a Juan Guai­dó sobre las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, anun­cian­do que lla­ma­ría a la par­ti­ci­pa­ción e ins­cri­bi­ría can­di­da­tos para la cita elec­to­ral.

Fran­cis­co Toro escri­be des­de la posi­ción de un dolien­te. Inclu­so, des­de las pri­me­ras líneas, pue­de pal­par­se su des­ilu­sión por el fra­ca­so de una ope­ra­ción de cam­bio de régi­men que tuvo como eje­cu­tor prin­ci­pal al gobierno esta­dou­ni­den­se:

“Rom­pien­do con la prác­ti­ca diplo­má­ti­ca están­dar, reco­no­cie­ron al líder opo­si­tor Juan Guai­dó como el legí­ti­mo pre­si­den­te inte­ri­no de Vene­zue­la. Fue un movi­mien­to basa­do en la espe­ran­za pero divor­cia­do de la reali­dad: aun­que Guai­dó demos­tró su valen­tía, su recla­mo a la pre­si­den­cia no fue acep­ta­do por nin­gu­na de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les de Vene­zue­la”.

Toro admi­te que, si bien Guai­dó fue baña­do de reco­no­ci­mien­to por par­te de ins­ti­tu­cio­nes extran­je­ras, a nivel interno de Vene­zue­la su “inte­ri­na­to” estu­vo mar­ca­do por la arti­fi­cia­li­dad:

“La poli­cía, el ejér­ci­to, los tri­bu­na­les y la buro­cra­cia con­ti­nua­ron reco­no­cien­do a Madu­ro como el líder legí­ti­mo del país. En lugar de des­cri­bir una reali­dad sobre el terreno, reco­no­cer a Guai­dó fue un movi­mien­to dise­ña­do para evo­car una nue­va reali­dad a tra­vés de la pre­sión inter­na­cio­nal. Pare­cía una bue­na idea en ese momen­to. No fun­cio­nó”.

La sen­ten­cia de Toro es un nue­vo bal­de de agua fría a Guai­dó, no sólo por el alcan­ce del medio don­de emi­te su opi­nión, sino por­que va nor­ma­li­zan­do la pre­mi­sa de que el dipu­tado salien­te de Volun­tad Popu­lar ha colap­sa­do defi­ni­ti­va­men­te.

El ana­lis­ta tam­po­co es opti­mis­ta con la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos a lo interno de las orga­ni­za­cio­nes anti­cha­vis­tas:

“Aho­ra la úni­ca pre­gun­ta es sobre la for­ma en que la opo­si­ción pue­de reco­no­cer e inte­rio­ri­zar ese fra­ca­so. Esta sema­na, se hizo evi­den­te que se hará de una mane­ra sin­gu­lar­men­te des­truc­ti­va, reabrien­do vie­jas heri­das y fisu­ras y alla­nan­do el camino a una posi­ble esci­sión per­ma­nen­te del movi­mien­to de opo­si­ción”.

Los recien­tes indul­tos emi­ti­dos por el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y la invi­ta­ción a la Unión Euro­pea para que diri­jan la obser­va­ción elec­to­ral de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, a jui­cio de Toro, fue­ron con­ce­sio­nes sufi­cien­tes para pro­vo­car el cam­bio de direc­ción de Hen­ri­que Capri­les. En este pun­to el ana­lis­ta defor­ma los acon­te­ci­mien­tos, y eva­de admi­tir que tan­to Capri­les, como el diri­gen­te opo­si­tor Sta­lin Gon­zá­lez, fue­ron nego­cia­do­res cla­ve para los indul­tos.

Ali­neán­do­se con la línea edi­to­rial del medio esta­dou­ni­den­se, Toro tam­bién ata­ca los veni­de­ros comi­cios y repro­du­ce el difun­di­do man­tra de la fal­ta de garan­tías elec­to­ra­les, hacien­do uso de un len­gua­je polí­ti­co ya des­gas­ta­do que ubi­ca a Nico­lás Madu­ro como un “pre­si­den­te auto­ri­ta­rio” que con­tro­la “todas las ins­ti­tu­cio­nes”. El lin­cha­mien­to con­tra el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral, a su vez, enca­ja el tex­to a la per­fec­ción en la visión de la situa­ción polí­ti­ca vene­zo­la­na que tie­ne Washing­ton.

Toro ve en la dispu­ta entre Hen­ri­que Capri­les y Juan Guai­dó una frac­tu­ra irre­pa­ra­ble. Le con­ce­de a Hen­ri­que Capri­les que su movi­mien­to ha per­mi­ti­do una revi­sión inter­na que era nece­sa­ria en vis­ta del estan­ca­mien­to obje­ti­vo de Guai­dó.

El ana­lis­ta opo­si­tor admi­te que Capri­les logra­rá arras­trar a bue­na par­te del mun­do anti­cha­vis­ta, con miras a obte­ner una por­ción en la nue­va Asam­blea Nacio­nal que les per­mi­ta replan­tear el jue­go. En cam­bio, la fac­ción domi­na­da por Leo­pol­do López y Juan Guai­dó “se enca­mi­na hacia la oscu­ri­dad y la irre­le­van­cia”.

Por últi­mo advier­te que, en este esce­na­rio, “las san­cio­nes en cur­so tie­nen poco sen­ti­do estra­té­gi­co”, pero recal­ca que “la iner­cia buro­crá­ti­ca en Washing­ton sugie­re que pue­den per­ma­ne­cer en su lugar duran­te años”.

Toro le sugie­re a Washing­ton, espe­cí­fi­ca­men­te al Depar­ta­men­to de Esta­do, no tomar par­ti­do en el con­flic­to actual de la opo­si­ción, ya que podría acre­cen­tar las fisu­ras. La mesa pare­cie­ra estar ser­vi­da para un nue­vo fra­ca­so de Esta­dos Uni­dos, aho­ra en el defi­ni­ti­vo terreno elec­to­ral del 6 de diciem­bre.

El artícu­lo, en sí mis­mo, expre­sa la des­orien­ta­ción y el vacío estra­té­gi­co que ha deja­do una estra­te­gia falli­da que ha per­ma­ne­ci­do inmó­vil duran­te dos años. Tan­to así, que un ideó­lo­go del anti­cha­vis­mo ha teni­do que admi­tir­lo en un perió­di­co de alcan­ce mun­dial.

Fuen­te: Misión Ver­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *