Bra­sil. Pes­ti­ci­das de para­quat y gli­fo­sa­to mata­ron a 214 bra­si­le­ños en la últi­ma déca­da

Por Thays Lavor, Bruno Fon­se­ca e Pedro Gri­go­ri. Bra­sil de Fato. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre de 2020.

Más de 14.000 per­so­nas uti­li­za­ron pes­ti­ci­das para sui­ci­dar­se, según datos del Minis­te­rio de Salud.

Dos de los pes­ti­ci­das más popu­la­res del país fue­ron res­pon­sa­bles de la muer­te de 214 bra­si­le­ños en la últi­ma déca­da. Los her­bi­ci­das de para­quat y gli­fo­sa­to lle­va­ron a cin­co per­so­nas a la sema­na a aten­ción médi­ca de emer­gen­cia entre 2010 y 2019. En el mis­mo perío­do, la Agen­cia Nacio­nal de Vigi­lan­cia Sani­ta­ria (Anvi­sa) estu­dió si reti­rar o no pro­duc­tos del mer­ca­do, y con­si­de­ró que solo el para­quat repre­sen­ta­ba ries­go de salud. Pero debi­do a que será reti­ra­do de las estan­te­rías en Bra­sil el 22 de sep­tiem­bre de este año, la deci­sión está aho­ra bajo la pre­sión del lobby de las empre­sas de pes­ti­ci­das, que están tra­tan­do de levan­tar la prohi­bi­ción.

Solo en 2018 se ven­die­ron más de 200.000 tone­la­das de gli­fo­sa­to y para­quat en Bra­sil, según Iba­ma. Pero una encues­ta sin pre­ce­den­tes de Agên­cia Públi­ca y Repór­ter Bra­sil reve­la que los dos her­bi­ci­das enca­be­zan la lis­ta de pla­gui­ci­das per­mi­ti­dos en Bra­sil que más enve­ne­na­ron y mata­ron en la últi­ma déca­da. El 92% de las muer­tes cau­sa­das por estos pro­duc­tos se cla­si­fi­ca­ron como sui­ci­dio.

Los núme­ros son par­te del Sis­te­ma de Infor­ma­ción de Enfer­me­da­des Noti­fi­ca­bles (Sinan) del Minis­te­rio de Salud y fue­ron obte­ni­dos a tra­vés de la Ley de Acce­so a la Infor­ma­ción. Reve­lan que entre 2010 y 2019 se pro­du­je­ron 45,7 mil casos de into­xi­ca­cio­nes por pla­gui­ci­das. En 29,4 mil se con­fir­mó la rela­ción entre into­xi­ca­ción y con­tac­to con pla­gui­ci­das. De estos, 1.800 per­so­nas murie­ron. Cada regis­tro pro­vie­ne de un for­mu­la­rio con 86 cam­pos relle­na­dos por médi­cos.

El infor­me, con la ayu­da del labo­ra­to­rio de inves­ti­ga­ción Advan­ced Research in Data­ba­se (ÁRi­Da), de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Cea­rá (UFC), reali­zó un mapeo sin pre­ce­den­tes para des­cu­brir qué prin­ci­pios acti­vos mata­ron e into­xi­ca­ron más en Bra­sil. Hoy, Agên­cia Públi­ca y Repór­ter Bra­sil comien­zan a publi­car una serie de infor­mes basa­dos​en estos datos.

De las más de 45.000 noti­fi­ca­cio­nes, menos de la mitad (solo 19.852) tenían el nom­bre del ingre­dien­te acti­vo, y muchos de estos regis­tros eran ile­gi­bles.

Así, ÁRi­da estan­da­ri­zó 13.392 regis­tros, o el 29% de las noti­fi­ca­cio­nes. El aná­li­sis mos­tró que el gli­fo­sa­to, el aldi­carb, el para­quat, el piclo­ram y el car­bo­fu­rano son los pes­ti­ci­das que más into­xi­ca­ron a los bra­si­le­ños en la últi­ma déca­da. En cuan­to a las muer­tes, Aldi­carb, para­quat, gli­fo­sa­to, Diu­rom y Car­bo­fu­ran son los más encon­tra­dos.

Dos de estos pla­gui­ci­das están prohi­bi­dos en el país: Aldi­carb des­de 2012, y Car­bo­fu­ran des­de 2017. Es decir, se ori­gi­nan en el comer­cio ile­gal.

Las cifras reve­lan solo una peque­ña par­te del esce­na­rio. Según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), por cada caso de into­xi­ca­ción noti­fi­ca­do, hay otros 50 no con­ta­dos. Como resul­ta­do, el núme­ro de into­xi­ca­cio­nes por pla­gui­ci­das en Bra­sil supe­ra­ría los 1,4 millo­nes en una déca­da.

La indus­tria y el gobierno mini­mi­zan los ries­gos del gli­fo­sa­to y el para­quat

El gli­fo­sa­to es, con mucho, el ingre­dien­te acti­vo más comer­cia­li­za­do en el país, según Iba­ma: se ven­de cua­tro veces más que el segun­do cla­si­fi­ca­do, el her­bi­ci­da 2,4‑D. El para­qua­te apa­re­ce en sex­to lugar.

Estos pro­duc­tos se uti­li­zan en cul­ti­vos como la soja, el arroz y el taba­co, que son fun­da­men­ta­les para el PIB agrí­co­la bra­si­le­ño. Se con­si­de­ran vita­les para el sec­tor agrí­co­la, que sue­le inver­tir fuer­te­men­te en el lobby con­tra la prohi­bi­ción de estos pro­duc­tos, des­ta­can­do posi­bles pér­di­das eco­nó­mi­cas.

Anvi­sa comen­zó a reeva­luar para­qua­te en 2008 y en 2017 deci­dió que el pro­duc­to se prohi­bi­ría en sep­tiem­bre de 2020 por­que está aso­cia­do con el desa­rro­llo de muta­cio­nes gené­ti­cas y la enfer­me­dad de Par­kin­son.

El para­quat fue crea­do por Syn­gen­ta, una empre­sa sui­za com­pra­da recien­te­men­te por el gru­po chino Chem­Chi­na, pero está prohi­bi­do en el país de ori­gen des­de 1987, en toda la Unión Euro­pea des­de 2017 y en Chi­na des­de 2015. Se pro­du­ce en estos paí­ses solo para expor­ta­ción. Nues­tro infor­me infor­mó que este pro­duc­to se esta­ba «gene­ran­do» en Bra­sil.

El para­quat es tan mor­tal que solo se nece­si­ta un sor­bo para tomar vida. Por esta razón, el pro­duc­to agrí­co­la tam­bién se ha uti­li­za­do como veneno. De las 138 muer­tes por inge­rir para­quat, 129 se regis­tra­ron como sui­ci­dio. Una de cada cua­tro per­so­nas into­xi­ca­das por el pro­duc­to ter­mi­nó muer­ta.

El esta­do bra­si­le­ño con más casos de muer­te por para­quat fue Ron­dô­nia, que tie­ne pro­duc­ción agrí­co­la de café, arroz, maíz, cul­ti­vos que usan el her­bi­ci­da. El 71% de las víc­ti­mas mor­ta­les en Bra­sil son hom­bres y el 78% tie­ne entre 19 y 59 años. Solo en el 13% de los casos la víc­ti­ma com­ple­tó la escue­la secun­da­ria.

Según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, el 20% de los sui­ci­dios en todo el mun­do se pro­du­cen por auto­en­ve­ne­na­mien­to con pes­ti­ci­das, la mayo­ría de los cua­les ocu­rren en áreas rura­les de paí­ses de ingre­sos bajos y medios. En 2009, un infor­me de las Orga­ni­za­cio­nes Uni­das (ONU) advir­tió de la pre­cau­ción con­tra el sui­ci­dio rela­cio­na­do con pla­gui­ci­das y des­ta­có la nece­si­dad de reti­rar del mer­ca­do todos los pro­duc­tos con­si­de­ra­dos alta­men­te y extre­ma­da­men­te tóxi­cos.

Pero los infor­mes de muer­tes mues­tran incon­sis­ten­cias. De las 138 víc­ti­mas, dos tenían has­ta 1 año de edad. Uno de los niños, de un año, fue víc­ti­ma de homi­ci­dio: el autor la enve­ne­nó den­tro de la casa. El otro caso fue un bebé de 6 meses, obvia­men­te inca­paz de qui­tar­se la vida.

El infor­me pre­gun­tó al Minis­te­rio de Salud si la muer­te de un bebé menor de un año se pue­de cla­si­fi­car como sui­ci­dio, pero no ha reci­bi­do res­pues­ta.

El lobby aún inten­ta pos­po­ner la prohi­bi­ción del para­quat

El mes pasa­do, Repór­ter Bra­sil y Agên­cia Públi­ca reve­la­ron el lobby del lla­ma­do “Gru­po de Tra­ba­jo Para­qua­te” para pre­ve­nir la prohi­bi­ción. For­ma­do por 12 fabri­can­tes de pla­gui­ci­das, inclui­das las mul­ti­na­cio­na­les Syn­gen­ta y la empre­sa chi­na Ada­ma, este gru­po de tra­ba­jo finan­cia inves­ti­ga­cio­nes y par­ti­ci­pa en reunio­nes en la pro­pia Anvi­sa; for­ma más de vein­te des­de que la agen­cia deci­dió prohi­bir el pro­duc­to.

Los esfuer­zos die­ron sus fru­tos. El 18 de agos­to, la prohi­bi­ción del para­quat fue nue­va­men­te obje­to de una reu­nión de la Jun­ta Cole­gia­da de Anvi­sa. Según Apro­so­ja, el sec­tor sufri­rá una pér­di­da de R $ 500 millo­nes por año si el para­quat sale del mer­ca­do.

“Todos los estu­dios apun­tan a la prohi­bi­ción del para­quat, que ya ha sido reti­ra­do del mer­ca­do en varios paí­ses. No tie­ne sen­ti­do que Anvi­sa regre­se aho­ra”, dice el inves­ti­ga­dor de la Fio­cruz Luiz Cláu­dio Mei­re­lles, quien fue geren­te gene­ral de toxi­ci­dad en Anvi­sa en 2008, cuan­do el pes­ti­ci­da entró en reeva­lua­ción.

El infor­me cues­tio­na a Anvi­sa sobre las muer­tes por para­quat y si el pla­zo para dejar el pro­duc­to en el mer­ca­do bra­si­le­ño sigue sien­do el 22 de sep­tiem­bre. El orga­nis­mo infor­mó que el pro­ce­so aún se encuen­tra en deli­be­ra­ción por par­te de la Direc­ción Cole­gia­da de Anvi­sa, ya que la soli­ci­tud de opi­nio­nes del caso fue rea­li­za­da por el Direc­tor Suplen­te de la Cuar­ta Direc­ción, para el aná­li­sis y jus­ti­fi­ca­ción de su posi­ción con res­pec­to al caso.

Tam­bién con­tac­ta­mos a Syn­gen­ta, el prin­ci­pal pro­duc­tor de pes­ti­ci­das a base de para­quat, que no res­pon­dió.

El gli­fo­sa­to, por otro lado, per­ma­ne­ce más tiem­po

Según datos del Minis­te­rio de Salud, 76 per­so­nas murie­ron lue­go de tener con­tac­to con gli­fo­sa­to en la últi­ma déca­da, 68 de las cua­les fue­ron repor­ta­das como sui­ci­dio. Ade­más, 2.430 fue­ron aten­di­dos en hos­pi­ta­les por into­xi­ca­cio­nes con­fir­ma­das por el pro­duc­to.

En febre­ro del año pasa­do, lue­go de un pro­ce­so de revi­sión ini­cia­do en 2008, Anvi­sa deci­dió man­te­ner el gli­fo­sa­to en el mer­ca­do. Según la agen­cia, el her­bi­ci­da no cum­ple con los cri­te­rios prohi­bi­ti­vos pre­vis­tos en la legis­la­ción bra­si­le­ña: no está cla­si­fi­ca­do como mutá­geno, can­ce­rí­geno, tóxi­co para la repro­duc­ción y tera­to­gé­ni­co (que pro­vo­ca mal­for­ma­cio­nes feta­les). Anvi­sa tam­bién redu­jo la cla­si­fi­ca­ción toxi­co­ló­gi­ca de 93 pro­duc­tos for­mu­la­dos a base de gli­fo­sa­to. Los 24 que se con­si­de­ra­ron «Extre­ma­da­men­te tóxi­cos» comen­za­ron a ser cla­si­fi­ca­dos como «Pro­duc­to impro­ba­ble que cau­se daño agu­do».

Bayer, pro­pie­ta­ria de Mon­san­to, la pri­me­ra empre­sa en ven­der pes­ti­ci­das a base de gli­fo­sa­to, res­pon­de a más de 18.000 accio­nes debi­do a los efec­tos del gli­fo­sa­to solo en los Esta­dos Uni­dos. Agên­cia Públi­ca y Repór­ter Bra­sil reve­la­ron un caso en Espí­ri­to San­to, don­de un agri­cul­tor pre­sen­tó una deman­da con­tra la empre­sa por haber con­traí­do enfer­me­da­des como esqui­zo­fre­nia, epi­lep­sia y depre­sión por con­tac­to con gli­fo­sa­to, según infor­mes médi­cos.

“¿Cómo pue­de un pro­duc­to que Anvi­sa redu­ce la toxi­ci­dad ser el que tie­ne más into­xi­ca­ción? Según Anvi­sa, el gli­fo­sa­to no es tan tóxi­co. La agen­cia envía un men­sa­je a las fami­lias de que el pro­duc­to no pre­sen­ta ries­gos para la salud, lo que los datos prue­ban que no es cier­to ”, pre­gun­ta el agró­no­mo Leo­nar­do Mel­ga­re­jo, vice­pre­si­den­te de la región sur de la Aso­cia­ción Bra­si­le­ña de Agro­eco­lo­gía (ABA). y miem­bro de la Cam­pa­ña Per­ma­nen­te con­tra los Pla­gui­ci­das.

La eli­mi­na­ción del gli­fo­sa­to de la cla­si­fi­ca­ción máxi­ma trae con­si­go cam­bios en las eti­que­tas de los pro­duc­tos ven­di­dos en el mer­ca­do, que aho­ra ya no lle­van el sím­bo­lo de peli­gro, la cala­ve­ra, mos­tran­do solo un signo de aten­ción. “El empa­que será aho­ra el mis­mo que cual­quier pro­duc­to de uso domés­ti­co”, dice Luiz Cláu­dio Mei­re­lles. Entre las per­so­nas que murie­ron por con­tac­to con el gli­fo­sa­to, solo el 19% había lle­ga­do al sex­to año de la escue­la pri­ma­ria.

La leta­li­dad del gli­fo­sa­to es mucho menor que la del para­quat, con una muer­te por cada 32 infor­mes de into­xi­ca­ción. “El gli­fo­sa­to tie­ne con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo. Enton­ces, ade­más de las con­se­cuen­cias agu­das que mues­tran los datos, ten­dre­mos muchas con­se­cuen­cias cró­ni­cas en el tiem­po, que sur­gi­rán y muchas veces ni siquie­ra los médi­cos rela­cio­na­ron eso con el uso de pes­ti­ci­das hace años ”.

El agró­no­mo des­ta­ca la nece­si­dad de infor­mar sobre la leta­li­dad de los her­bi­ci­das. “Tene­mos al gobierno y a los for­ma­do­res de opi­nión que lla­man a estos pro­duc­tos ‘plan­tas medi­ci­na­les’. Pre­sen­tan­do los her­bi­ci­das como pro­duc­tos que requie­ren menos preo­cu­pa­ción, y hoy son los pla­gui­ci­das más uti­li­za­dos en Bra­sil. Es nece­sa­rio expli­car que estos pro­duc­tos son peli­gro­sos ”, expli­ca Mel­ga­re­jo.

Según Anvi­sa, la meto­do­lo­gía de aná­li­sis uti­li­za­da para la eva­lua­ción toxi­co­ló­gi­ca del gli­fo­sa­to está en línea con las mejo­res prác­ti­cas regu­la­to­rias inter­na­cio­na­les. La agen­cia infor­mó que los datos de into­xi­ca­ción del Minis­te­rio de Salud de 2007 a 2015 fue­ron obje­to de eva­lua­ción por par­te del equi­po téc­ni­co y sir­vie­ron como base para la reeva­lua­ción.

“Los resul­ta­dos de la into­xi­ca­ción por gli­fo­sa­to en Bra­sil se han com­pa­ra­do con datos sobre la comer­cia­li­za­ción de este ingre­dien­te acti­vo en el país. Se encon­tró que hubo un incre­men­to en la comer­cia­li­za­ción de Gli­fo­sa­to en alre­de­dor de 1,5 veces de 2009 a 2015, con rela­ti­va esta­bi­li­za­ción en la can­ti­dad comer­cia­li­za­da a par­tir de 2012. En cuan­to a las noti­fi­ca­cio­nes, se obser­vó un incre­men­to lineal a par­tir de 2010, pero sin la esta­bi­li­dad obser­va­da en el grá­fi­co de comer­cia­li­za­ción. Por lo tan­to, no hubo rela­ción entre un aumen­to en la can­ti­dad de comer­cia­li­za­ción y la inci­den­cia de into­xi­ca­cio­nes en el país. El aumen­to de las noti­fi­ca­cio­nes rela­cio­na­das con el gli­fo­sa­to a lo lar­go de los años se expli­ca por una mejo­ra en la vigi­lan­cia de into­xi­ca­cio­nes exóge­nas ”, infor­ma la nota.

Como resul­ta­do del pro­ce­so de reeva­lua­ción, Anvi­sa infor­mó que aho­ra reque­ri­rá accio­nes de miti­ga­ción de ries­gos por par­te de los regis­tran­tes para redu­cir los casos de into­xi­ca­ción por gli­fo­sa­to exógeno en Bra­sil, inclui­dos pro­gra­mas de capa­ci­ta­ción in situ para tra­ba­ja­do­res, con pla­ni­fi­ca­ción de ubi­ca­cio­nes y cul­tu­ras. accio­nes prio­ri­ta­rias. En cuan­to a los inten­tos de sui­ci­dio, el Depar­ta­men­to de Vigi­lan­cia de Enfer­me­da­des y Enfer­me­da­des No Trans­mi­si­bles y Pro­mo­ción de la Salud (DANTPS) de la Secre­ta­ría de Vigi­lan­cia de la Salud inves­ti­ga­rá la impor­tan­cia del gli­fo­sa­to como agen­te tóxi­co uti­li­za­do en los inten­tos de sui­ci­dio para suge­rir medi­das de pre­ven­ción y con­trol. .

Con­sul­te la res­pues­ta com­ple­ta de Anvi­sa al infor­me.

Para Cro­pLi­fe, una aso­cia­ción que repre­sen­ta a empre­sas pro­duc­to­ras de pes­ti­ci­das como Bayer, Basf y Syn­gen­ta, los casos de sui­ci­dios con gli­fo­sa­to son una des­via­ción del uso y no están rela­cio­na­dos con la segu­ri­dad del pro­duc­to. “El gli­fo­sa­to, en el mer­ca­do des­de hace unos 50 años, es uno de los her­bi­ci­das más estu­dia­dos del mun­do, con más de 800 estu­dios cien­tí­fi­cos pre­sen­ta­dos en los Esta­dos Uni­dos. Varias auto­ri­da­des regu­la­do­ras revi­san el prin­ci­pio acti­vo y sus for­mu­la­cio­nes de for­ma ruti­na­ria y exhaus­ti­va. Las con­clu­sio­nes apun­tan con­sis­ten­te­men­te a la segu­ri­dad del her­bi­ci­da cuan­do se uti­li­za de acuer­do con las ins­truc­cio­nes, la pres­crip­ción agro­nó­mi­ca y los cui­da­dos obli­ga­to­rios que exi­ge la ley en la apli­ca­ción, como el uso de equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal (EPI) ”, infor­mó en una nota.

Cro­pli­fe reite­ra que los pla­gui­ci­das para uso agrí­co­la ocu­pan el sex­to lugar entre los pro­duc­tos que cau­san into­xi­ca­cio­nes, detrás de las dro­gas de abu­so, ali­men­tos y bebi­das, pro­duc­tos de uso domés­ti­co y rati­ci­das. Tam­bién inten­ta­mos pre­gun­tar a res­pon­sa­bles de Bayer/​Monsanto, el prin­ci­pal pro­duc­tor de pes­ti­ci­das a base de gli­fo­sa­to, pero no res­pon­dió. Y por su par­te la Unión Nacio­nal de la Indus­tria de Pro­duc­tos de Defen­sa Vege­tal (Sin­di­veg) infor­mó que no comen­ta sobre ingre­dien­tes acti­vos espe­cí­fi­cos.

Con el con­tra­ban­do, los pro­duc­tos prohi­bi­dos siguen matan­do

Inclu­so los pro­duc­tos que Anvi­sa prohi­bió hace casi una déca­da con­ti­núan sien­do víc­ti­mas en el país, según la encues­ta. El prin­ci­pal es el insec­ti­ci­da Aldi­car­be, cono­ci­do popu­lar­men­te como chum­binho. Fue prohi­bi­do en 2012 debi­do a su uso irre­gu­lar e indis­cri­mi­na­do en el país como roden­ti­ci­da, agen­te abor­ti­vo e inten­to de homi­ci­dio y sui­ci­dio. Según Anvi­sa, Aldi­car­be se ha con­ver­ti­do en «un gra­ve pro­ble­ma de salud públi­ca, de alcan­ce nacio­nal, dada la faci­li­dad con la que es acce­si­ble, espe­cial­men­te en los cen­tros urba­nos».

Los datos de Sinan mues­tran que la prohi­bi­ción de Aldi­carb no puso fin a su uso. Por el con­tra­rio, las noti­fi­ca­cio­nes han cre­ci­do. En 2013, el núme­ro de muer­tes por el pro­duc­to se tri­pli­có y el núme­ro de into­xi­ca­cio­nes aumen­tó a más del doble.

El segun­do pro­duc­to prohi­bi­do que más enve­ne­na­mien­to tie­ne un uso simi­lar. El car­bo­fu­rano tam­bién se usó ile­gal­men­te para matar rato­nes, debi­do a su alta toxi­ci­dad. Fue prohi­bi­do en Bra­sil en 2017 por sus efec­tos neu­ro­tó­xi­cos, dañi­nos para el sis­te­ma ner­vio­so, como la muer­te de neu­ro­nas y otras con­se­cuen­cias. El infor­me tam­bién con­clu­yó que el pro­duc­to dejó resi­duos en ali­men­tos y agua.

Des­pués de la prohi­bi­ción del Aldi­carb, aumen­tó el enve­ne­na­mien­to por car­bo­fu­rano, que tomó su lugar debi­do a un efec­to simi­lar. Un año des­pués de su prohi­bi­ción, las into­xi­ca­cio­nes han dis­mi­nui­do, pero aún ocu­rren.

Pero, ¿qué cau­sa que el enve­ne­na­mien­to de ambos pro­duc­tos con­ti­núe ocu­rrien­do inclu­so des­pués de que sal­gan del mer­ca­do?

La prin­ci­pal posi­bi­li­dad es el con­tra­ban­do. “El aldi­carb pro­du­ci­do en Bra­sil ya debe­ría haber­se ago­ta­do. Lo que pasa es que otros paí­ses toda­vía están pro­du­cien­do y comer­cia­li­zan­do, y este pro­duc­to pue­de que se esté tra­yen­do aquí ”, expli­ca Luiz Cláu­dio Mei­re­lles.

En cuan­to al uso de pes­ti­ci­das en los sui­ci­dios, Cro­pLi­fe Bra­sil dice que cada año, en todo el mun­do, miles de per­so­nas se qui­tan la vida de dife­ren­tes mane­ras. “Inclu­so beber dema­sia­da agua pue­de matar. En el caso de los pla­gui­ci­das quí­mi­cos, la des­via­ción de uso con­du­ce a la muer­te. En otras pala­bras, un pes­ti­ci­da quí­mi­co se fabri­ca como una herra­mien­ta para ayu­dar a los pro­duc­to­res rura­les a pro­te­ger sus cul­ti­vos de los daños que pue­den cau­sar las pla­gas y no para nin­gún otro uso humano, como la inges­tión inten­cio­nal ”, dijo en una nota.

Cro­pLi­fe refor­zó que fun­cio­na a dia­rio para que los pes­ti­ci­das se uti­li­cen de for­ma correc­ta y segu­ra. “El tra­ba­jo, sin embar­go, va más allá de los lími­tes de la indus­tria pri­va­da. Hay cues­tio­nes socia­les y públi­cas invo­lu­cra­das, como edu­ca­ción, finan­cia­ción, empleo, ingre­sos, etc. Tan­to el sec­tor pri­va­do como la ciu­da­da­nía deben estar aler­ta y actuar ante esta reali­dad de salud públi­ca, que es el sui­ci­dio ”, dice en una nota.

Anvi­sa infor­mó que dado que el pro­duc­to está prohi­bi­do en el país, la lucha con­tra su con­tra­ban­do está fue­ra de su alcan­ce. Iba­ma, que for­ma par­te de la estruc­tu­ra de ins­pec­ción para el uso de pla­gui­ci­das, no res­pon­dió has­ta la publi­ca­ción del infor­me.

Fuen­te: Bra­sil de Fato /​/​Agên­cia Públi­ca

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *