Méxi­co. 4T: pode­ro­sos pero falli­dos enemigos

Por Miguel Angel Ferrer /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 6 de sep­tiem­bre 2020.

Son muchos y muy pode­ro­sos los enemi­gos de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción (4T), movi­mien­to popu­lar, demo­crá­ti­co y revo­lu­cio­na­rio enca­be­za­do por López Obra­dor. El pri­me­ro de ellos y el más visi­ble y pro­ta­gó­ni­co es el apa­ra­to mediá­ti­co pri­va­do. No hay día en que, sal­vo algu­nas excep­cio­nes, ese con­jun­to de medios no difun­dan men­ti­ras, ter­gi­ver­sa­cio­nes, calum­nias y noti­cias fal­sas des­ti­na­das a ero­sio­nar la ima­gen del pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y de su Gobierno.

Pero el sal­do de esas accio­nes ha sido has­ta aho­ra el más rotun­do fra­ca­so. La popu­la­ri­dad y apro­ba­ción social del Pre­si­den­te supera el 70 por cien­to. Hay encues­tas que cifran esos res­pal­dos en más del 90 por cien­to. Y si bien exis­ten son­deos que reco­no­cen una apro­ba­ción social de López Obra­dor de sólo 56 por cien­to, debe apun­tar­se que se tra­ta de ejer­ci­cios rea­li­za­dos por casas encues­ta­do­ras liga­das al vie­jo régi­men pri­pa­nis­ta y a sus res­pec­ti­vos voce­ros mediáticos. 

Tam­bién se debe apun­tar que, supo­nien­do, sin con­ce­der, que esas encues­tas de pro­ba­da rai­gam­bre dere­chis­ta tuvie­ran razón, ese supues­to 56 por cien­to resul­ta ser una enor­me cifra. ¿Qué gobierno des­apre­cia­ría tener en su favor a 56 de cada cien ciudadanos?

Otro pode­ro­so enemi­go de la 4T es la lla­ma­da Judi­ca­tu­ra. Ese con­glo­me­ra­do de jue­ces, magis­tra­dos y minis­tros judi­cia­les que hicie­ron carre­ra y for­tu­na apun­ta­lan­do al vie­jo régi­men median­te el tor­ci­mien­to de la ley, muy bien acei­ta­dos con el efi­caz lubri­can­te de la corrup­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da. Es una tarea colo­sal poder juz­gar y san­cio­nar a céle­bres delin­cuen­tes con el apa­ra­to judi­cial jugán­do­le las con­tras al órgano acu­sa­dor. Y si bien ese vie­jo sis­te­ma judi­cial ha rea­li­za­do su tra­ba­jo de entor­pe­ci­mien­to de la jus­ti­cia, tam­bién en esta mate­ria va ganan­do has­ta aho­ra la 4T, pues están sien­do pro­ce­sa­dos Rosa­rio Robles, Emi­lio Lozo­ya, Juan Colla­do, Sosa Cas­te­lán, Gar­cía Luna, Alon­so Anci­ra, César Duarte.

Pero aca­so el enemi­go más pode­ro­so de la 4T lo sea el con­jun­to de orga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes autó­no­mas, seña­la­da­men­te el Ins­ti­tu­to Nacio­nal Elec­to­ral (INE), pro­mo­tor y ges­tor del frau­de elec­to­ral institucionalizado.

Pre­ci­sa­men­te por su carác­ter autó­no­mo es muy difí­cil ende­re­zar al INE. Pero habrá de lograr­se. El pri­mer gran paso fue haber neu­tra­li­za­do el frau­de en la elec­ción pre­si­den­cial de 2018. Indu­da­ble­men­te y, a pesar de los pesa­res, el triun­fo de López Obra­dor mar­có el des­tino del INE. Sin el aval del Pre­si­den­te el frau­de elec­to­ral dejó de ser una tarea del Estado.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *